Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La inflación genera aun más inflación

La inflación genera aun más inflación

Etiquetas La Reserva FederalEconomía GlobalDinero y BancosIntervencionismo

01/16/2021Thorsten Polleit

I. Advertencia contra los medios fiduciarios

A principios del siglo XX, Ludwig von Mises advirtió de las consecuencias de conceder al gobierno el control de la oferta monetaria. Tal régimen inevitablemente crea dinero a través del crédito bancario que no está respaldado por ahorros reales, un tipo de dinero que Mises denominó «medios fiduciarios».

En 1912, Mises escribió,

Sería un error suponer que la organización moderna de intercambio está destinada a seguir existiendo. Lleva en sí el germen de su propia destrucción; el desarrollo del medio fiduciario debe conducir necesariamente a su ruptura.1

Mises sabía que los colapsos de la actividad económica eran el resultado inevitable de la interferencia del gobierno en la esfera monetaria. Sin embargo, la opinión pública no ha diagnosticado correctamente la causa de fondo, culpando regularmente en cambio al sistema de libre mercado —en lugar del gobierno— por el malestar. En tiempos de crisis, la gente pide una mayor intervención del gobierno en todo tipo de mercados, poniendo así en marcha una espiral de intervención que, con el tiempo, erosiona el orden económico y social liberal.

Por lo tanto, es una verdad bastante incómoda que los gobiernos de hoy en día en todo el mundo producen medios fiduciarios, el mismo tipo de dinero del que Mises nos había advertido.

Es un régimen inflacionario. El aumento incesante de la masa monetaria reduce necesariamente el poder adquisitivo del dinero por debajo del nivel que prevalecería si no se aumentara la oferta monetaria. Los primeros receptores del nuevo dinero se benefician a expensas de los que lo reciben más tarde.

Además, la creación de medios fiduciarios suprime artificialmente los tipos de interés del mercado y, por lo tanto, distorsiona la asignación intertemporal de recursos escasos. Conduce a una mala inversión, que finalmente debe desembocar en el colapso de la producción y el empleo.

II. El implacable aumento de los medios fiduciarios

La debacle financiera y económica mundial da testimonio del análisis de Mises de las fuerzas económicas y políticas perjudiciales puestas en marcha por un régimen de medios patrocinados por el gobierno y de carácter fiduciario.

En un esfuerzo por combatir la corrección de las distorsiones causadas por los medios fiduciarios patrocinados por el Estado, los gobiernos, por un lado, están acumulando enormes cantidades de deuda pública para financiar sus desembolsos, es decir, están realizando gastos deficitarios.

Por otra parte, los bancos centrales han reducido los tipos de interés oficiales esencialmente a cero y han ampliado la oferta monetaria básica a unos tipos sin precedentes, lo que refleja en gran medida la monetización de los activos problemáticos de los bancos comerciales por parte de los bancos centrales.

Los bancos no rentables serán devueltos a la salud con el propósito de producir aún más crédito y dinero. Esto es ampliamente visto como un paso necesario para revertir la recesión, en realidad el mismo proceso que corrige la mala inversión, en una recuperación.

En efecto, para evitar que se derrumbe un auge inducido por la inflación, nunca basta con mantener las existencias de crédito y dinero a los niveles actuales. Se necesitan dosis cada vez mayores de crédito y dinero.

La estructura de producción, que se ha formado por el incesante aumento del crédito y el dinero a tasas de interés cada vez más bajas, comienza a deshacerse tan pronto como la inyección de crédito y dinero adicional llega a su fin.

Murray N. Rothbard describió sucintamente el efecto desastroso puesto en marcha por los niveles cada vez mayores de crédito y dinero: «Como el repetido dopaje de un caballo, el auge se mantiene en su camino y por delante de su inevitable venida, por repetidas dosis del estimulante del crédito bancario».2

Sin embargo, tal estrategia tiene sus límites:

Sólo cuando la expansión del crédito bancario debe finalmente detenerse... ya sea porque los bancos se están tambaleando o porque el público se está poniendo inquieto por la continua inflación, esa retribución finalmente alcanza el auge. Tan pronto como la expansión del crédito se detenga, el gaitero debe ser pagado.3

III. Miedos a la deflación

En vista del fuerte aumento de la base monetaria, podría sorprender que algunos observadores del mercado sigan expresando su temor a la deflación, es decir, a una disminución de las existencias de dinero acompañada de su síntoma habitual: la caída generalizada de los precios.

Si los bancos empiezan a controlar los préstamos concedidos a los hogares, las empresas y las entidades gubernamentales, el crédito y el dinero de la economía se contraerán, y el dinero escaseará rápidamente.

La disminución de la masa monetaria no sólo obligaría a bajar los precios de los consumidores, los productores y los activos, sino que también entrañaría la quiebra de empresas, prestatarios privados y bancos a gran escala, ya que estos últimos ya no conseguirían superar sus niveles de deuda cada vez más elevados.

En Estados Unidos y la zona euro, por ejemplo, el sector bancario está a punto de desapalancarse y de reducir el riesgo de su balance. Si los bancos reducen sus balances, el crédito y la oferta de dinero en la economía disminuirán.

¿Se está desarrollando algo parecido a lo que ocurrió en el Japón, a partir de finales de los años noventa y hasta alrededor de 2005, cuando se contrajo la oferta de préstamos de los bancos? Es esta misma pregunta la que merece una atención especial por parte de aquellos que quieren hacerse una idea de lo que puede ocurrir en Occidente.

IV. Oposición política a la deflación

En un régimen de dinero controlado por el gobierno, se trata de una decisión política sobre si la reserva de dinero cambia o no, es decir, si habrá una inflación continua (un aumento de la reserva de dinero) o una deflación (una disminución de la reserva de dinero).

Los gobiernos tienen una marcada preferencia por aumentar las existencias de dinero. Es un instrumento de engrandecimiento del gobierno. La inflación permite al Estado financiar sus propios ingresos, los déficits públicos y las elecciones, lo que alienta a un número creciente de personas a unirse al poder estatal.

Un gobierno que tenga el monopolio de la oferta monetaria tiene, de facto, un poder ilimitado para cambiar el stock de dinero en cualquier dirección y en cualquier momento que se considere políticamente deseable.

Esto puede hacerse a través de varias medidas. La «forma normal» es proporcionar a los bancos comerciales condiciones de crédito favorables, permitiéndoles prestar a los hogares, las empresas y las entidades del sector público, emitiendo así dinero nuevo. Si esto no funciona, el gobierno y el banco central pueden seguir rutas alternativas:

Primero, el gobierno puede aumentar su déficit y obligar a los bancos a monetizar la deuda pública. Al aumentar el gasto (por ejemplo, en subsidios de desempleo, infraestructura, etc.), el recién creado stock de dinero entra en los bolsillos del pueblo.

Segundo, el banco central puede empezar a comprar activos de los bancos y otras empresas (por ejemplo, acciones, viviendas, etc.), distribuyendo así nuevo dinero mediante compras directas.

Tercero, el gobierno puede nacionalizar los bancos, obligándolos a seguir otorgando crédito al sector privado y público en «condiciones favorables».

Y cuarto, el banco central puede crear el dinero del helicóptero de Friedman, y «de alguna manera [distribuirlo] al público como un pago de transferencia».4

El gobierno puede evitar que la oferta monetaria de la economía se contraiga si la opinión pública apoya una política de no deflación. Mises era muy consciente del sesgo de inflación ideológica y políticamente arraigado cuando escribió: «El favor de las masas y de los escritores y políticos ávidos de aplausos va a la inflación».5

Se puede esperar que el sesgo de la inflación sea especialmente pronunciado en tiempos de emergencia. Ante la caída de la producción y el aumento del desempleo —el resultado inevitable de los medios fiduciarios, de la inflación en sí misma— la gente puede considerar fácilmente que una mayor inflación es el mal menor. Por lo tanto, la inflación engendra aún más inflación.

Mises señaló que la gente

sostienen que aunque la inflación puede ser un gran mal, no es el mayor de los males, y que el Estado puede, en ciertas circunstancias, encontrarse en una posición en la que haría bien en oponer a los males mayores el mal menor de la inflación.6

Mises, sin embargo, refutó este argumento de «emergencia»:

Ninguna emergencia puede justificar el regreso a la inflación. La inflación no puede proporcionar ni las armas que una nación necesita para defender su independencia ni los bienes de capital necesarios para cualquier proyecto. No cura las condiciones insatisfactorias. Simplemente ayuda a los gobernantes cuyas políticas provocaron la catástrofe a exculparse.7

El firme punto de vista antiinflacionario de Mises —y su recomendación de volver al dinero sano (es decir, al dinero de libre mercado)— se basaba en su conciencia de las desastrosas consecuencias de una política inflacionista:

Con respecto a estos esfuerzos debemos destacar tres puntos. Primero: La política inflacionista o expansionista debe dar lugar a un exceso de consumo por un lado y a una mala inversión por el otro. De esta manera se despilfarra el capital y se perjudica el futuro estado de satisfacción deseada. Segundo: El proceso inflacionario no elimina la necesidad de ajustar la producción y reasignar los recursos. Simplemente lo pospone y por lo tanto lo hace más problemático. Tercero: La inflación no puede ser empleada como una política permanente porque debe, cuando se continúa, resultar finalmente en una ruptura del sistema monetario.8

[Publicado originalmente en agosto de 2009.]

  • 1. Ludwig von Mises, The Theory of Money and Credit (New Haven, CT: Yale University Press, 1953), p. 409.
  • 2. Murray N. Rothbard, For a New Liberty: The Libertarian Manifesto (Auburn, AL: Instituto Ludwig von Mises, 2006), p. 237.
  • 3. Ibíd.
  • 4. Karen Johnson, David Small, Ralph Tryon, «Monetary Policy and Price Stability», International Finance Discussion Papers No. 641, Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal, julio de 1999.
  • 5. Ludwig von Mises, Human Action: A Treatise on Economics, 4ª edición. (San Francisco, CA: Fox y Wilkes, 1996), pág. 432.
  • 6. Ludwig von Mises, The Theory of Money and Credit (New Haven, CT: Yale University Press, 1953), p. 221.
  • 7. Ibíd., pág. 438.
  • 8. Mises, Human Action, p. 432.
Author:

Thorsten Polleit

Dr. Thorsten Polleit is Chief Economist of Degussa and Honorary Professor at the University of Bayreuth. He also acts as an investment advisor.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library