Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La inflación

La inflación

Tags Libre MercadoHistorial MundialIntervencionismoOtras Escuelas de Pensamiento

10/25/2019Ludwig von Mises

Economic Policy: Thoughts for Today and Tomorrow (1979), transcripción de la Conferencia 4 (1958)

Si la oferta de caviar fuera tan abundante como la de patatas, el precio del caviar —es decir, la relación de intercambio entre caviar y dinero o caviar y otros productos— cambiaría considerablemente. En ese caso, se podría obtener caviar con un sacrificio mucho menor del que se requiere hoy en día. Asimismo, si la cantidad de dinero aumenta, el poder adquisitivo de la unidad monetaria disminuye, y la cantidad de bienes que se pueden obtener por una unidad de ese dinero también disminuye.

Cuando, en el siglo XVI, se descubrieron y explotaron los recursos americanos de oro y plata, se transportaron enormes cantidades de metales preciosos a Europa. El resultado de este aumento en la cantidad de dinero fue una tendencia general hacia un movimiento alcista de los precios en Europa. De la misma manera, hoy en día, cuando un gobierno aumenta la cantidad de papel moneda, el resultado es que el poder adquisitivo de la unidad monetaria comienza a caer, y así los precios suben. Esto se llama inflación.

Lamentablemente, en los Estados Unidos, así como en otros países, algunas personas prefieren atribuir la causa de la inflación no a un aumento de la cantidad de dinero sino, más bien, al aumento de los precios.

Sin embargo, nunca ha habido ningún argumento serio en contra de la interpretación económica de la relación entre los precios y la cantidad de dinero, o de la relación de intercambio entre dinero y otros bienes, mercancías y servicios. En las condiciones tecnológicas actuales no hay nada más fácil que fabricar trozos de papel en los que se imprimen ciertas cantidades monetarias. En los Estados Unidos, donde todos los billetes son del mismo tamaño, no le cuesta más al gobierno imprimir un billete de mil dólares que imprimir un billete de un dólar. Es puramente un procedimiento de impresión que requiere la misma cantidad de papel y tinta.

En el siglo XVIII, cuando se hicieron los primeros intentos de emitir billetes de banco y de darles la calidad de moneda de curso legal —es decir, el derecho a ser honrado en las transacciones de cambio de la misma manera que se honraban las piezas de oro y plata—, los gobiernos y las naciones creían que los banqueros tenían algún conocimiento secreto que les permitía producir riqueza de la nada. Cuando los gobiernos del siglo XVIII se encontraban en dificultades financieras, pensaron que todo lo que necesitaban era un banquero inteligente a la cabeza de su gestión financiera para deshacerse de todas sus dificultades.

Algunos años antes de la Revolución Francesa, cuando la realeza de Francia estaba en problemas financieros, el rey de Francia buscó a un banquero tan inteligente y lo nombró para un alto cargo. Este hombre era, en todos los aspectos, lo contrario de las personas que, hasta ese momento, habían gobernado Francia. En primer lugar, no era francés, era extranjero, un suizo de Ginebra, Jacques Necker. En segundo lugar, no era un miembro de la aristocracia, era un simple plebeyo. Y, lo que era aún más importante en la Francia del siglo XVIII, no era católico sino protestante. Así, el Sr. Necker, padre de la famosa Madame de Staël, se convirtió en ministro de finanzas, y todos esperaban que resolviera los problemas financieros de Francia. Pero a pesar del alto grado de confianza del Sr. Necker, la caja real permaneció vacía — el mayor error de Necker fue su intento de financiar la ayuda a los colonos americanos en su guerra de independencia contra Inglaterra sin aumentar los impuestos. Esa fue sin duda la manera equivocada de resolver los problemas financieros de Francia.

No puede haber un camino secreto para la solución de los problemas financieros de un gobierno; si necesita dinero, tiene que obtenerlo gravando a sus ciudadanos (o, en condiciones especiales, pidiéndoselo prestado a las personas que tienen el dinero). Pero muchos gobiernos, incluso podemos decir que la mayoría de los gobiernos, piensan que hay otro método para obtener el dinero necesario; simplemente imprimirlo.

Si el gobierno quiere hacer algo beneficioso — si, por ejemplo, quiere construir un hospital — la manera de encontrar el dinero necesario para este proyecto es gravar a los ciudadanos y construir el hospital con los ingresos fiscales. Entonces no se producirá una «revolución de precios» especial, porque cuando el gobierno recauda dinero para la construcción del hospital, los ciudadanos —que han pagado los impuestos— se ven obligados a reducir sus gastos. El contribuyente individual se ve obligado a restringir su consumo, sus inversiones o sus ahorros. El gobierno, que aparece en el mercado como comprador, sustituye al ciudadano individual: el ciudadano compra menos, pero el gobierno compra más. El gobierno, por supuesto, no siempre compra los mismos bienes que los ciudadanos habrían comprado; pero en promedio no se produce un aumento de precios debido a la construcción de un hospital por parte del gobierno.

Elijo este ejemplo de un hospital precisamente porque la gente a veces dice: «Hace una diferencia si el gobierno usa su dinero para fines buenos o malos» Quiero asumir que el gobierno siempre usa el dinero que ha impreso para los mejores propósitos posibles — propósitos con los que todos estamos de acuerdo. Porque no es la forma en que se gasta el dinero, sino la forma en que el gobierno obtiene ese dinero lo que produce las consecuencias que llamamos inflación y que la mayoría de la gente en el mundo actual no considera beneficiosas.

Por ejemplo, sin inflarse, el gobierno podría utilizar el dinero recaudado de los impuestos para contratar nuevos empleados o para aumentar los salarios de aquellos que ya están al servicio del gobierno. Entonces estas personas, cuyos salarios han aumentado, están en condiciones de comprar más. Cuando el gobierno grava a los ciudadanos y utiliza este dinero para aumentar los salarios de los empleados del gobierno, los contribuyentes tienen menos para gastar, pero los empleados del gobierno tienen más. Los precios en general no aumentarán.

Pero si el gobierno no utiliza el dinero de los impuestos para este propósito, si utiliza dinero recién impreso en su lugar, significa que habrá gente que ahora tendrá más dinero, mientras que todas las demás personas todavía tienen tanto como antes. Así que los que recibieron el dinero recién impreso estarán compitiendo con las personas que antes eran compradores. Y como no hay más mercancías de las que había antes, pero hay más dinero en el mercado —y como ahora hay gente que puede comprar más hoy de lo que podría haber comprado ayer— habrá una demanda adicional para esa misma cantidad de mercancías. Por lo tanto, los precios tenderán a subir. Esto no puede evitarse, sin importar el uso que se le vaya a dar a este dinero recién emitido.

Y lo que es más importante, esta tendencia al alza de los precios se desarrollará paso a paso; no se trata de un movimiento alcista general de lo que se ha dado en llamar el «nivel de precios»; la expresión metafórica «nivel de precios» no debe utilizarse nunca.

Cuando se habla de «nivel de precios», se tiene en mente la imagen de un nivel de un líquido que sube o baja en función del aumento o disminución de su cantidad, pero que, como un líquido en un depósito, siempre sube de manera uniforme. Pero con los precios, no existe tal cosa como un «nivel», los precios no cambian en la misma medida al mismo tiempo. Siempre hay precios que están cambiando más rápidamente, subiendo o bajando más rápidamente que otros precios. Hay una razón para ello.

Considere el caso del empleado del gobierno que recibió el nuevo dinero añadido a la oferta monetaria. La gente no compra hoy precisamente las mismas mercancías y en las mismas cantidades que ayer. El dinero adicional que el gobierno ha impreso e introducido en el mercado no se utiliza para la compra de todos los productos y servicios. Se utiliza para la compra de ciertos productos básicos, cuyos precios aumentarán, mientras que otros productos básicos se mantendrán a los precios que prevalecían antes de que se pusiera en el mercado el nuevo dinero. Por lo tanto, cuando la inflación comienza, los diferentes grupos de la población se ven afectados por esta inflación de diferentes maneras. Aquellos grupos que reciben el nuevo dinero primero obtienen un beneficio temporal.

Cuando el gobierno se infla para librar una guerra, tiene que comprar municiones, y los primeros en obtener el dinero adicional son las industrias de municiones y los trabajadores dentro de estas industrias. Estos grupos se encuentran ahora en una posición muy favorable. Tienen mayores ganancias y salarios más altos; su negocio se está moviendo. Por qué? Porque ellos fueron los primeros en recibir el dinero adicional. Y teniendo ahora más dinero a su disposición, están comprando. Y están comprando a otras personas que están fabricando y vendiendo los productos básicos que estos fabricantes de municiones quieren.

Estas otras personas forman un segundo grupo. Y este segundo grupo considera que la inflación es muy buena para los negocios. ¿Por qué no? ¿No es maravilloso vender más? Por ejemplo, el dueño de un restaurante en el barrio de una fábrica de municiones dice: «¡Es realmente maravilloso! Los trabajadores de municiones tienen más dinero; ahora hay muchos más que antes; todos son condescendientes con mi restaurante; estoy muy contento con ello», no ve ninguna razón para sentirse de otra manera.

La situación es la siguiente: las personas a las que el dinero llega primero tienen ahora mayores ingresos, y todavía pueden comprar muchos productos y servicios a precios que corresponden al estado anterior del mercado, a la condición que existía en vísperas de la inflación. Por lo tanto, se encuentran en una posición muy favorable. Y así la inflación continúa paso a paso, de un grupo de población a otro. Y todos aquellos a quienes el dinero adicional llega en el estado inicial de la inflación se benefician porque están comprando algunas cosas a precios que aún corresponden a la etapa anterior de la relación de intercambio entre dinero y materias primas.

Pero hay otros grupos de la población a los que este dinero adicional llega mucho, mucho más tarde. Estas personas están en una posición desfavorable. Antes de que les llegue el dinero adicional, se ven obligados a pagar precios más altos de lo que pagaban antes por algunos —o prácticamente todos— los productos básicos que querían comprar, mientras que sus ingresos siguen siendo los mismos, o no han aumentado proporcionalmente a los precios.

Consideremos, por ejemplo, un país como Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial; por un lado, la inflación en ese momento favoreció a los trabajadores de municiones, a las industrias de municiones, a los fabricantes de armas, mientras que, por otro lado, actuó en contra de otros grupos de la población. Y los que sufrieron las mayores desventajas de la inflación fueron los maestros y los ministros.

Como usted sabe, un ministro es una persona muy modesta que sirve a Dios y no debe hablar demasiado de dinero. Los maestros, de la misma manera, son personas dedicadas que se supone que piensan más en la educación de los jóvenes que en sus salarios. En consecuencia, los maestros y ministros estaban entre los más castigados por la inflación, ya que las diversas escuelas e iglesias fueron las últimas en darse cuenta de que debían aumentar los salarios. Cuando los ancianos de la iglesia y las corporaciones escolares finalmente descubrieron que después de todo, uno también debía aumentar los salarios de esas personas dedicadas, las pérdidas anteriores que habían sufrido aún permanecían.

Durante mucho tiempo, tuvieron que comprar menos de lo que compraban antes, para reducir su consumo de alimentos mejores y más caros, y restringir la compra de ropa, porque los precios ya se habían ajustado al alza, mientras que sus ingresos, sus salarios, aún no se habían elevado. (Esta situación ha cambiado considerablemente hoy en día, al menos para los profesores)

Por lo tanto, siempre hay diferentes grupos de la población que se ven afectados de manera diferente por la inflación. Para algunos de ellos, la inflación no es tan mala; incluso piden su continuación porque son los primeros en beneficiarse de ella. Veremos, en la próxima conferencia, cómo esta desigualdad en las consecuencias de la inflación afecta vitalmente a las políticas que conducen a la inflación.

Bajo estos cambios provocados por la inflación, tenemos grupos que son favorecidos y grupos que se están beneficiando directamente. No uso el término «especulación» como un reproche a estas personas, porque si hay alguien a quien culpar, es el gobierno el que ha establecido la inflación. Y siempre hay gente que está a favor de la inflación, porque se dan cuenta de lo que está pasando antes que los demás. Sus beneficios especiales se deben al hecho de que necesariamente habrá desniveles en el proceso de inflación.

El gobierno puede pensar que la inflación —como método para recaudar fondos— es mejor que los impuestos, que siempre son impopulares y difíciles. En muchas naciones ricas y grandes, los legisladores han discutido a menudo, durante meses y meses, las diversas formas de nuevos impuestos que eran necesarios porque el parlamento había decidido aumentar los gastos. Habiendo discutido varios métodos para obtener el dinero por medio de los impuestos, finalmente decidieron que tal vez era mejor hacerlo por medio de la inflación.

Pero, por supuesto, no se utilizó la palabra «inflación». Los métodos técnicos empleados para lograr la inflación son tan complicados que el ciudadano promedio no se da cuenta de que la inflación ha comenzado.

Una de las mayores inflaciones de la historia se produjo en el Reich alemán después de la Primera Guerra Mundial. La inflación no fue tan trascendental durante la guerra; fue la inflación después de la guerra lo que provocó la catástrofe. El gobierno no dijo: «Estamos avanzando hacia la inflación», sino que simplemente pidió dinero prestado muy indirectamente al banco central. El gobierno no tuvo que preguntar cómo el banco central encontraría y entregaría el dinero. El banco central simplemente lo imprimió.

Hoy en día las técnicas de inflación se complican por el hecho de que hay dinero en la chequera. Se trata de otra técnica, pero el resultado es el mismo. De un plumazo, el gobierno crea dinero fiduciario, aumentando así la cantidad de dinero y crédito. El gobierno simplemente emite la orden, y el dinero fiduciario está ahí.

Al gobierno no le importa, al principio, que algunas personas sean perdedoras, no le importa que los precios suban. Los legisladores dicen: «Este es un sistema maravilloso», pero este sistema maravilloso tiene una debilidad fundamental: no puede durar. Si la inflación pudiera continuar para siempre, no tendría sentido decirle a los gobiernos que no deberían inflarse. Pero el hecho cierto sobre la inflación es que, tarde o temprano, debe llegar a su fin. Es una política que no puede durar.

A la larga, la inflación llega a su fin con la ruptura de la moneda; llega a una catástrofe, a una situación como la de Alemania en 1923. El 1 de agosto de 1914, el valor del dólar era de cuatro marcos y veinte peniques. Nueve años y tres meses después, en noviembre de 1923, el dólar estaba fijado en 4,2 billones de marcos. En otras palabras, la marca no valía nada. Ya no tenía ningún valor.

Hace algunos años, un famoso autor, John Maynard Keynes, escribió: «A la larga todos estamos muertos», lo cual es cierto, lamento decirlo. Pero la pregunta es, ¿cuán corto o largo será el corto plazo? En el siglo XVIII había una famosa dama, Madame de Pompadour, a quien se le atribuye el dicho «Après nous le déluge» («Después de nosotros vendrá el diluvio»). Madame de Pompadour fue lo suficientemente feliz como para morir a corto plazo. Pero su sucesora en el cargo, Madame du Barry, sobrevivió al corto plazo y fue decapitada a la larga. Para muchas personas, el «largo plazo» se convierte rápidamente en el «corto plazo», y cuanto más larga sea la inflación, más pronto se producirá el «corto plazo».

¿Cuánto tiempo puede durar el corto plazo? ¿Cuánto tiempo puede un banco central continuar con una inflación? Probablemente mientras la gente esté convencida de que el gobierno, tarde o temprano, pero ciertamente no demasiado tarde, dejará de imprimir dinero y por lo tanto dejará de disminuir el valor de cada unidad de dinero.

Cuando la gente ya no lo cree, cuando se da cuenta de que el gobierno seguirá adelante sin ninguna intención de detenerse, entonces empieza a entender que los precios de mañana serán más altos que los de hoy. Luego comienzan a comprar a cualquier precio, haciendo que los precios suban a tales alturas que el sistema monetario se rompe.

Me refiero al caso de Alemania, que todo el mundo estaba observando. Muchos libros han descrito los acontecimientos de esa época. (Aunque no soy alemán, sino austriaco, lo he visto todo desde dentro: en Austria, las condiciones no eran muy diferentes de las de Alemania, ni muy diferentes en muchos otros países europeos). Durante varios años, el pueblo alemán creyó que su inflación era sólo un asunto temporal, que pronto llegaría a su fin. Lo creyeron durante casi nueve años, hasta el verano de 1923. Entonces, finalmente, comenzaron a dudar. A medida que la inflación continuaba, la gente pensó que era más prudente comprar cualquier cosa disponible, en lugar de mantener el dinero en sus bolsillos. Además, razonaron que no se deben dar préstamos de dinero, sino que, por el contrario, es una muy buena idea ser deudor. Así, la inflación continuó alimentándose de sí misma.

Y así fue en Alemania hasta exactamente el 20 de noviembre de 1923. Las masas habían creído que el dinero de la inflación era dinero real, pero luego descubrieron que las condiciones habían cambiado. Al final de la inflación alemana, en el otoño de 1923, las fábricas alemanas pagaban a sus trabajadores cada mañana por adelantado por ese día. Y el obrero que llegó a la fábrica con su esposa, le entregó su salario —todos los millones que recibió— inmediatamente. Y la señora fue inmediatamente a una tienda a comprar algo, sin importar lo que pasara. Se dio cuenta de lo que la mayoría de la gente sabía en ese momento — que de la noche a la mañana, de un día para otro, la marca perdió el 50% de su poder adquisitivo. El dinero, como el chocolate en un horno caliente, se derretía en los bolsillos de la gente. Esta última fase de la inflación alemana no duró mucho tiempo; al cabo de unos días, toda la pesadilla había terminado: la marca no tenía valor y había que establecer una nueva moneda.

Lord Keynes, el mismo hombre que dijo que a la larga todos estamos muertos, era uno de los muchos autores inflacionistas del siglo XX. Todos escribieron en contra del patrón oro. Cuando Keynes atacó el patrón oro, lo llamó una «reliquia bárbara» y la mayoría de la gente hoy en día considera ridículo hablar de un regreso al patrón oro. En los Estados Unidos, por ejemplo, se le considera más o menos un soñador si dice: «Tarde o temprano, los Estados Unidos tendrán que volver al patrón oro».

Sin embargo, el patrón oro tiene una tremenda virtud: la cantidad de dinero bajo el patrón oro es independiente de las políticas de los gobiernos y los partidos políticos. Esta es su ventaja. Es una forma de protección contra los gobiernos derrochadores. Si, bajo el patrón oro, se le pide a un gobierno que gaste dinero en algo nuevo, el ministro de finanzas puede decir: «¿Y de dónde saco el dinero? Dime, primero, cómo encontraré el dinero para este gasto adicional».

Bajo un sistema inflacionario, nada es más fácil para los políticos que ordenar a la oficina de impresión del gobierno que proporcione todo el dinero que necesiten para sus proyectos. Bajo un patrón oro, un buen gobierno tiene una oportunidad mucho mejor; sus líderes pueden decir a la gente y a los políticos: «No podemos hacerlo a menos que aumentemos los impuestos».

Pero en condiciones inflacionarias, la gente adquiere el hábito de considerar al gobierno como una institución con medios ilimitados a su disposición: el Estado, el gobierno, puede hacer cualquier cosa. Si, por ejemplo, la nación quiere un nuevo sistema de carreteras, se espera que el gobierno lo construya. ¿Pero de dónde sacará el gobierno el dinero?

Se podría decir que en los Estados Unidos hoy — e incluso en el pasado, bajo McKinley — el Partido Republicano estaba más o menos a favor del dinero sano y del patrón oro, y el Partido Demócrata estaba a favor de la inflación, por supuesto no de la inflación del papel, sino de la inflación de la plata.

Sin embargo, fue un presidente demócrata de los Estados Unidos, el Presidente Cleveland, quien a finales de la década de 1880 vetó una decisión del Congreso, para dar una pequeña suma —alrededor de 10.000 dólares— para ayudar a una comunidad que había sufrido algún desastre. Y el presidente Cleveland justificó su veto escribiendo: «Si bien es el deber de los ciudadanos apoyar al gobierno, no es el deber del gobierno apoyar a los ciudadanos», algo que todo estadista debería escribir en la pared de su oficina para mostrar a la gente que viene a pedir dinero.

Me avergüenza la necesidad de simplificar estos problemas. Hay tantos problemas complejos en el sistema monetario, y no habría escrito volúmenes sobre ellos si fueran tan simples como los estoy describiendo aquí. Pero los fundamentos son precisamente estos: si se aumenta la cantidad de dinero, se produce la disminución del poder adquisitivo de la unidad monetaria. Esto es lo que no le gusta a la gente cuyos asuntos privados son afectados desfavorablemente. Las personas que no se benefician de la inflación son las que se quejan.

Si la inflación es mala y la gente se da cuenta, ¿por qué se ha convertido casi en una forma de vida en todos los países? Incluso algunos de los países más ricos padecen esta enfermedad. Hoy en día, Estados Unidos es sin duda el país más rico del mundo, con el nivel de vida más alto. Pero cuando usted viaja en los Estados Unidos, descubrirá que se habla constantemente de la inflación y de la necesidad de detenerla. Pero sólo hablan, no actúan.

Para darles algunos datos: después de la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña volvió a la paridad de oro de antes de la guerra de la libra. Es decir, revaluó la libra al alza. Esto aumentó el poder adquisitivo de los salarios de cada trabajador. En un mercado sin trabas, el salario nominal en dinero habría caído para compensar esto y el salario real de los trabajadores no habría sufrido. No tenemos tiempo para discutir las razones de esto. Pero los sindicatos en Gran Bretaña no estaban dispuestos a aceptar un ajuste de los salarios monetarios a la baja a medida que aumentaba el poder adquisitivo de la unidad monetaria. Por lo tanto, los salarios reales aumentaron considerablemente con esta medida monetaria. Esto fue una grave catástrofe para Inglaterra, porque Gran Bretaña es un país predominantemente industrial que tiene que importar sus materias primas, productos semiacabados y alimentos para poder vivir, y tiene que exportar productos manufacturados para pagar estas importaciones. Con el aumento del valor internacional de la libra, el precio de los bienes británicos subió en los mercados extranjeros y las ventas y exportaciones disminuyeron. Gran Bretaña, en efecto, se había quedado fuera del mercado mundial.

Los sindicatos no podían ser derrotados. Conoces el poder de un sindicato hoy en día. Tiene el derecho, prácticamente el privilegio, de recurrir a la violencia. Por lo tanto, digamos que un orden sindical no es menos importante que un decreto del gobierno. El decreto del gobierno es una orden para la aplicación de la cual el aparato de aplicación de la ley del gobierno — la policía — está listo. Usted debe obedecer el decreto del gobierno, de lo contrario tendrá dificultades con la policía.

Desafortunadamente, ahora tenemos, en casi todos los países del mundo, una segunda potencia que está en condiciones de ejercer la fuerza: los sindicatos. Los sindicatos determinan los salarios y luego se declaran en huelga para hacerlos cumplir de la misma manera en que el gobierno podría decretar una tasa de salario mínimo. No discutiré la cuestión del sindicato ahora; me ocuparé de ella más tarde. Sólo quiero establecer que la política del sindicato es elevar las tasas salariales por encima del nivel que tendrían en un mercado sin obstáculos. Como resultado, una parte considerable de la fuerza laboral potencial sólo puede ser empleada por personas o industrias que están dispuestas a sufrir pérdidas. Y, como las empresas no pueden seguir sufriendo pérdidas, cierran sus puertas y la gente se queda sin trabajo. La fijación de tasas salariales por encima del nivel que tendrían en el mercado sin trabas siempre provoca el desempleo de una parte considerable de la mano de obra potencial.

En Gran Bretaña, el resultado de las altas tasas salariales impuestas por los sindicatos fue un desempleo duradero, prolongado año tras año. Millones de trabajadores estaban desempleados, las cifras de producción disminuyeron. Incluso los expertos estaban perplejos. En esta situación, el gobierno británico tomó una medida que consideró indispensable y urgente: devaluar su moneda.

El resultado fue que el poder adquisitivo de los salarios monetarios, en los que los sindicatos habían insistido, ya no era el mismo. Los salarios reales, los salarios de los productos básicos, se redujeron. Ahora el trabajador no podía comprar tanto como había podido comprar antes, a pesar de que los salarios nominales seguían siendo los mismos. De esta manera, se pensó, las tasas de salarios reales volverían a los niveles del mercado libre y el desempleo desaparecería.

Esta medida —la devaluación— fue adoptada por varios otros países, Francia, los Países Bajos y Bélgica. Un país incluso recurrió dos veces a esta medida en un período de año y medio. Ese país era Checoslovaquia. Fue un método encubierto, digamos, para frustrar el poder de los sindicatos. Sin embargo, no se puede decir que haya sido un verdadero éxito.

Después de unos años, la gente, los trabajadores, incluso los sindicatos, empezaron a entender lo que estaba pasando. Se dieron cuenta de que la devaluación de la moneda había reducido sus salarios reales. Los sindicatos tenían el poder de oponerse a esto. En muchos países introdujeron una cláusula en los contratos salariales que establece que los salarios en dinero deben aumentar automáticamente con un aumento de los precios. Esto se llama indexación. Los sindicatos se volvieron conscientes del índice. Así, este método de reducir el desempleo que el gobierno de Gran Bretaña inició en 1931 —que más tarde fue adoptado por casi todos los gobiernos importantes— este método de «resolver el desempleo» ya no funciona hoy en día.

En 1936, en su Teoría general del empleo, el interés y el dinero, Lord Keynes lamentablemente elevó este método —las medidas de emergencia del período entre 1929 y 1933— a un principio, a un sistema fundamental de política. Y lo justificó diciendo, en efecto: «El desempleo es malo. Si quieres que el desempleo desaparezca, debes inflar la moneda».

Se dio cuenta muy bien de que las tasas salariales pueden ser demasiado altas para el mercado, es decir, demasiado altas para que sea rentable para un empleador aumentar su fuerza de trabajo, por lo tanto demasiado altas desde el punto de vista de la población activa total, ya que con las tasas salariales impuestas por los sindicatos por encima del mercado, sólo una parte de los que están ansiosos por ganar salarios pueden obtener empleos.

Pero en lugar de sugerir que las tasas salariales podrían y deberían ajustarse a las condiciones del mercado, dijo, en efecto, «si uno devalúa la moneda y los trabajadores no son lo suficientemente inteligentes como para darse cuenta de ello, no ofrecerán resistencia contra la caída de las tasas salariales reales, siempre y cuando las tasas salariales nominales sigan siendo las mismas».»En otras palabras, Lord Keynes decía que si un hombre recibe hoy la misma cantidad de libras esterlinas que recibía antes de que la moneda fuera devaluada, no se dará cuenta de que, de hecho, ahora está recibiendo menos.

En un lenguaje anticuado, Keynes propuso engañar a los trabajadores. En lugar de declarar abiertamente que las tasas salariales deben ajustarse a las condiciones del mercado —porque, de lo contrario, una parte de la fuerza laboral permanecerá inevitablemente desempleada—, dijo, en efecto, «el pleno empleo sólo se puede alcanzar si se tiene inflación». El hecho más interesante, sin embargo, es que cuando se publicó su Teoría General, ya no era posible engañar, porque la gente ya se había vuelto consciente del índice. Pero el objetivo del pleno empleo se mantuvo.

¿Qué significa «pleno empleo»? Tiene que ver con el mercado laboral sin trabas, que no es manipulado por los sindicatos ni por el gobierno. En este mercado, las tasas salariales para cada tipo de trabajo tienden a llegar a un punto en el que todos los que quieren un trabajo pueden conseguirlo y cada empleador puede contratar a tantos trabajadores como necesite. Si hay un aumento en la demanda de mano de obra, la tasa salarial tenderá a ser mayor, y si se necesitan menos trabajadores, la tasa salarial tenderá a bajar.

El único método para lograr una situación de «pleno empleo» es el mantenimiento de un mercado laboral sin obstáculos. Esto es válido para todo tipo de trabajo y para todo tipo de mercancía.

¿Qué hace un hombre de negocios que quiere vender una mercancía por cinco dólares la unidad? Cuando no puede venderlo a ese precio, la expresión técnica comercial en Estados Unidos es: «el inventario no se mueve», pero debe moverse. No puede retener las cosas porque tiene que comprar algo nuevo; las modas están cambiando. Así que vende a un precio más bajo. Si no puede vender la mercancía a cinco dólares, debe venderla a cuatro. Si no puede venderlo a cuatro, debe venderlo a tres. No hay otra opción mientras siga en el negocio. Puede sufrir pérdidas, pero estas pérdidas se deben al hecho de que su anticipación del mercado para su producto era errónea.

Lo mismo ocurre con los miles y miles de jóvenes que cada día vienen de los distritos agrícolas a la ciudad tratando de ganar dinero. Ocurre así en todas las naciones industrializadas. En los Estados Unidos vienen a la ciudad con la idea de que deberían recibir, digamos, $100 a la semana. Esto puede ser imposible. Así que si un hombre no puede conseguir un trabajo por $100 a la semana, debe tratar de conseguir un trabajo por $90 u $80, y quizás incluso menos. Pero si dijera —como hacen los sindicatos— «100 dólares a la semana o nada», entonces tendría que seguir desempleado. (A muchos no les importa estar desempleados, porque el gobierno paga los beneficios de desempleo —a partir de los impuestos especiales que gravan a los empleadores— que a veces son casi tan altos como los salarios que el hombre recibiría si estuviera empleado).

Debido a que cierto grupo de personas cree que el pleno empleo sólo puede lograrse mediante la inflación, la inflación es aceptada en los Estados Unidos. Pero la gente está discutiendo la pregunta: ¿debemos tener una moneda sólida con el desempleo o la inflación con el pleno empleo? De hecho, se trata de un análisis muy vicioso.

Para hacer frente a este problema debemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿Cómo se puede mejorar la situación de los trabajadores y de todos los demás grupos de la población? La respuesta es, manteniendo un mercado laboral sin obstáculos y logrando así el pleno empleo. Nuestro dilema es, ¿el mercado determinará las tasas salariales o serán determinadas por la presión y la compulsión del sindicato? El dilema no es «¿tendremos inflación o desempleo?»

Este análisis erróneo del problema se argumenta en Inglaterra, en los países industrializados europeos e incluso en los Estados Unidos. Y algunos dicen: «Mira, hasta Estados Unidos se está inflando. ¿Por qué no deberíamos hacerlo también?»

A estas personas se les debe responder en primer lugar: «Uno de los privilegios de un hombre rico es que puede permitirse el lujo de ser un necio por mucho más tiempo que un hombre pobre», y esta es la situación de los Estados Unidos. La política financiera de los Estados Unidos es muy mala y está empeorando. Tal vez Estados Unidos pueda permitirse ser un poco más tonto que otros países.

Lo más importante que hay que recordar es que la inflación no es un acto de Dios; la inflación no es una catástrofe de los elementos o una enfermedad que viene como la peste. La inflación es una política — una política deliberada de personas que recurren a la inflación porque la consideran un mal menor que el desempleo. Pero el hecho es que, a corto plazo, la inflación no cura el desempleo.

La inflación es una política. Y una política puede ser cambiada. Por lo tanto, no hay razón para ceder a la inflación. Si uno considera la inflación como un mal, entonces tiene que dejar de inflarse. Hay que equilibrar el presupuesto del gobierno. Por supuesto, la opinión pública debe apoyar esto; los intelectuales deben ayudar a la gente a entenderlo. Con el apoyo de la opinión pública, es posible que los representantes electos del pueblo abandonen la política de inflación.

Debemos recordar que, a la larga, todos podemos estar muertos y ciertamente estaremos muertos. Pero debemos arreglar nuestros asuntos terrenales, para el corto plazo en el que tenemos que vivir, de la mejor manera posible. Y una de las medidas necesarias para ello es el abandono de las políticas inflacionistas.

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian School of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called "praxeology."

Shield icon interview