Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | La formación de la familia, la fertilidad y el fracaso: una reseña de la literatura sobre el aumento de los precios y su impacto en la institución de la familia

La formación de la familia, la fertilidad y el fracaso: una reseña de la literatura sobre el aumento de los precios y su impacto en la institución de la familia

Tags Medios y CulturaDinero y Bancos

11/06/2019Jeffrey Degner

Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 2 (verano de 2019) número completo.


RESUMEN: La inflación no sólo reduce el valor de la moneda al disminuir el poder adquisitivo. También sirve para erosionar la cantidad y la calidad de los matrimonios, al tiempo que crea distorsiones en los procesos de toma de decisiones de quienes esperan contraer matrimonio y tener hijos. Además, la pérdida de poder adquisitivo ayuda a crear tensiones relacionales para las parejas casadas, contribuyendo a aumentar las tasas de divorcio en todo el mundo. En cuanto a la formación de las familias a través del matrimonio, la literatura sobre la inflación y la familia muestra que los aumentos de precios en la educación superior y la vivienda limitan el número de matrimonios por primera vez y elevan la edad media a la que se celebran. Estos fenómenos están presentes en las democracias occidentales, los regímenes teocráticos islámicos y las economías altamente desarrolladas de Asia oriental. El aumento de los precios afecta a las parejas ya casadas que procrean, pero que deciden acelerar o casi eliminar la maternidad en función del entorno inflacionario en el que viven. Finalmente, la literatura muestra que la pérdida de poder adquisitivo conduce a la tensión marital y a mayores tasas de divorcio. Esta tendencia se exhibe en todo el mundo. Esta relación se da en todos los sistemas culturales y religiosos, así como en los diferentes niveles de desarrollo económico. Si bien el problema del aumento de los precios es de naturaleza económica, se ha demostrado que tiene efectos perjudiciales para la institución de la familia.

familia inflación
Clasificación de JEL: D10, E34

INTRODUCCIÓN

En la reunión del centenario de la Asociación Estadounidense Económica, el Dr. Gary Becker se dirigió a los reunidos y describió una creciente conciencia de cómo las fuerzas macroeconómicas afectan a la institución de la familia. En sus observaciones finales, señaló que la «evolución de la economía cambia en gran medida la estructura y las decisiones de las familias». (Becker 1988) El objetivo de esta revisión es resumir la literatura que describe cómo una variedad de precios crecientes impactan la formación de la familia, la fertilidad y el fracaso. Dado que existen instituciones de la familia en las diversas culturas del mundo, en el examen se observará la heterogeneidad de los efectos de la inflación en la familia a través de las culturas y las fronteras nacionales.

Hay dos distinciones clave que este escritor desea articular. La primera se refiere al marco filosófico y a la definición de la institución de la familia. En mi comprensión del papel de la familia en la sociedad, tomo prestado del filósofo calvinista holandés Abraham Kuyper (al tiempo que rechazo sus puntos de vista sobre la intervención del Estado en varios mercados, entre otros). Describe a la familia como una creación divina. Como tal, esta «esfera soberana» es una institución diseñada con sus propios derechos, responsabilidades, normas, roles y límites. Además, la institución de la familia no está sujeta al control de otras instituciones como las autoridades gobernantes, las instituciones religiosas o los mercados. Al mismo tiempo, la unidad social de la familia interactuará libremente con todas las demás instituciones sin ser absorbida por ellas o verse disminuida en su papel como la principal manera en que los niños son criados, educados y socializados. En opinión de Kuyper, las otras instituciones divinamente inspiradas, como los mercados (de bienes, servicios, creación de dinero y activos financieros) y las autoridades gubernamentales, también tienen sus propios propósitos, jurisdicción y límites divinamente construidos.

Nuestro mundo representa ahora lo que sucede cuando la humanidad rechaza el orden divino y decide fusionar las distintas esferas, sin importar la razón para hacerlo. El ejemplo más importante de tal «matrimonio impío» en nuestro tiempo ocurre cuando el mercado para la creación de dinero se combina con la institución gobernante. En tales casos, ambas instituciones ya se han salido de sus esferas de operación divinamente ordenadas. Además, esta nueva organización creada por el hombre se contrapone necesariamente a las demás instituciones que optan por conservar la forma y la función previstas. Como tal, esta entidad hecha por el hombre inevitablemente infringirá las operaciones apropiadas de las otras esferas soberanas. Este punto de vista proporciona una narrativa de los efectos corrosivos de los cárteles modernos de la banca central sobre la institución de la familia. En opinión de Kuyper, «sin duda, centralizar todo el poder en un solo gobierno central es violar las ordenanzas que Dios ha dado para las naciones y las familias. Destruye las divisiones naturales que dan vitalidad a una nación, y así destruye la energía de las vidas individuales y de las personas individuales». (Van Dyke 2015)

Esta observación es muy significativa en nuestro tiempo, ya que observamos tanto la inflación del Banco Central como la «desinstitucionalización» (Cherlin 2004) de la familia y del matrimonio en todo el mundo. La alteración de las estructuras y decisiones familiares se manifiesta en el retraso en la formación de la familia y en el aumento de las tasas de divorcio en todo el mundo. Tal vez sin darse cuenta, Cherlin afirmó que en los Estados Unidos del siglo XX ha surgido un creciente desprecio por la definición de Kuyper de la institución de la familia por las mismas razones que Kuyper describe. A la luz de esta desinstitucionalización, esta revisión de la literatura busca describir cómo los investigadores han vinculado la disminución del poder adquisitivo con la institución del matrimonio que se está desmoronando.

El segundo punto de aclaración es que el autor de esta revisión define la inflación como cualquier aumento en la oferta de dinero y crédito. Rechazo la noción de «inflación» como un aumento de los niveles de precios medidos por el gobierno. En la mayoría de los casos, la literatura no adopta la definición de este escritor. Por lo tanto, cuando algunos escritores se refieren a la «inflación», yo me referiré a los «aumentos de precios». La primera razón de esta aclaración se basa en la observación de Richard Cantillon de que los aumentos de precios no son simultáneos, universales, ni se producen en el mismo grado en todos los lugares después de las inyecciones monetarias. (Murphy 1989) Además, el autor descarta el uso generalizado del término «inflación» por considerar que es sinónimo del Índice de Precios al Consumidor de la Oficina de Estadísticas Laborales de los Estados Unidos. Rechazo el IPC y el término comúnmente utilizado «inflación» precisamente porque no refleja la experiencia del aumento de los precios dentro de los hogares, a través de los niveles de ingresos, las razas o incluso los géneros. (Michael 1975, Hobijn y Lagakos 2003, Armantier et al. 2012, Sequino y Heintz 2012, Bryan y Venkatu 2002)

Para proporcionar una visión general de la literatura sobre la formación de la familia, primero comienzo con la teoría económica de la formación de la familia articulada por Gary Becker. En 1974, describió el matrimonio como un proceso de «emparejamiento selectivo positivo» en el que los cónyuges potenciales buscan mejorar su utilidad general en comparación con la utilidad de permanecer solteros. La existencia de procesos de selección de pareja de ninguna manera requiere que se desestime el matrimonio como una institución creada divinamente. El hecho de que los hombres y las mujeres seleccionen a sus parejas para mejorar la utilidad general no requiere que la institución sea, por lo tanto, simplemente una institución creada por el hombre. Del mismo modo que una persona puede seleccionar un asiento en un avión basándose en sus valores subjetivos que tienen en cuenta los precios, la comodidad y otros factores, esto no significa que sea responsable de la construcción del avión o de las leyes físicas que rigen su funcionamiento. Asimismo, en la búsqueda de pareja, el deseo de obtener utilidad marginal adicional en un estado de matrimonio, las parejas potenciales consideran factores como el coeficiente intelectual, el nivel de educación, la estatura, el origen étnico y otros, sin alterar el diseño fundamental del matrimonio en sí.

Las becas recientes han revelado que en los EE.UU., el aumento de los precios y la consiguiente angustia de los préstamos por parte de los jóvenes se correlaciona positivamente con la edad media del primer matrimonio. (Bosick y Estación 2014, Gicheva 2016) Para ser más precisos, se ha demostrado que los niveles de deuda basada en la educación del cónyuge potencial tienen un impacto negativo en el emparejamiento selectivo positivo que describe Becker. Estos altos niveles de endeudamiento están asociados con la inflación en la matrícula de la educación superior. Sin embargo, estos altos niveles de deuda son más consistentes con el logro educativo de los jóvenes estadounidenses de clase media y media alta que pueden permitirse el lujo de retrasar la necesidad de trabajar.

Entre estos jóvenes más acomodados, es obvio que no todas las parejas desean vivir juntas o tener hijos. La literatura muestra que entre aquellos con mayores ingresos y mayores niveles de educación, muchas parejas evitan el matrimonio tradicional y optan por cohabitar simplemente porque tienen costos diferentes a los de sus contrapartes pobres. La literatura afirma que estas parejas están a la espera de alcanzar hitos financieros, no en términos de tenencias nominales de efectivo o de ingresos, sino en términos de acumulación de activos y bienes inmuebles. La consecución de estos objetivos se ve dificultada por la falta de poder adquisitivo. (Smock et al. 2005) En conjunto, la literatura pinta un cuadro en el que la presión inflacionaria a través de descriptores geográficos, raciales y educativos se relaciona con el retraso en la formación del matrimonio y la no formación en el caso de las parejas que cohabitan.

En el caso de los pobres en los Estados Unidos, el aumento de los precios de los bienes que consumen ha demostrado que aumenta la criminalidad entre los hombres solteros. Los hombres que han recurrido a actividades delictivas más lucrativas y el encarcelamiento que a menudo se produce, han resultado en un estado de baja capacidad matrimonial entre las cohortes en los Estados Unidos. Otra consecuencia de la criminalidad masculina es que hay niveles crecientes de niños sin padre en todos los grupos raciales, ya que estos hombres son vistos como compañeros reproductivos, pero no como esposos o padres tradicionales. (Rosenfeld et al. 2018) Esta situación erosiona aún más la institución de la familia cuando se combina con la inflación salarial que ha sido más prominente para las mujeres en los EE.UU., lo que lleva a muchas mujeres (incluso a aquellas con baja productividad laboral) a evitar a sus maridos como proveedores a cambio de la provisión del estado, de sus propios salarios o de los miembros de sus familias mayores. (Schneider et al. 2018)

También se ha demostrado que la presencia del aumento de los precios repercute en las tasas de fecundidad de las parejas casadas a lo largo del tiempo y en diferentes contextos culturales y económicos. Robert T. Michael observó que los hogares ricos y pobres experimentan aumentos de precios de manera diferente en la economía moderna de los Estados Unidos. Como éste es el caso, se deduce que los pobres y los ricos también enfocarían las decisiones sobre la fecundidad de manera diferente. (Michael 1979) Esta observación prefiguró el trabajo de Caldwell en la economía de la familia internacional, que afirmaba que las familias de los países de bajos ingresos responden a los aumentos de precios aumentando el número de niños que traen al mundo. Deciden hacerlo porque sus hijos representan flujos netos de ingresos positivos y porque los niños pueden contribuir a la riqueza general de la familia con su mano de obra poco calificada. Por el contrario, en los países desarrollados, el precio cada vez más alto de educar a los niños para la vida económica moderna lleva a las familias a tener menos hijos, ya que cada niño produce flujos de ingresos negativos durante sus años bajo el techo de sus padres. (Caldwell 1983)

En investigaciones más recientes, Kaplan sugirió una actualización del punto de vista de Caldwell mediante la introducción de diferentes medidas para determinar los flujos de riqueza intergeneracional. Concretamente, se pide que se reconozca el hecho de que las economías subdesarrolladas suelen medir la riqueza en términos de adquisición de productos básicos y no de montos monetarios nominales. (Kaplan 1994) Al considerar el conjunto de la literatura sobre cómo los precios más altos afectan la fertilidad, se muestra que la falta de riqueza a través del tiempo, la cultura y la posición económica producen tasas de fertilidad que son distorsiones de un estado natural de oferta y demanda reproductiva dentro de los hogares. En última instancia, los países desarrollados tienden a tener tasas de fecundidad más bajas, lo que lleva a algunos a no lograr un crecimiento demográfico cero, mientras que los países en desarrollo todavía luchan con los desafíos de las poblaciones jóvenes y en auge. Cuando las familias de estos países pobres también experimentan aumentos de precios, las tasas de fecundidad también aumentan. La literatura también demuestra que existe una relación negativa entre el aumento de los precios y la fertilidad en los países desarrollados.

En todo el mundo, las familias también se disuelven bajo la presión de la escalada de los precios. La literatura que examina las tasas de divorcio en los Estados Unidos desde 1929 ha demostrado que durante los períodos de grandes aumentos de precios existe una relación fuertemente positiva con la disolución del matrimonio. (Nunley y Zietz 2012) Esta relación fue ilustrada de manera más poderosa a lo largo de la década de los sesenta y durante toda la era de Vietnam. La escalada de precios causada por la legislación de la «Gran Sociedad», como Medicare y Medicaid, junto con los gastos masivos en la guerra de Vietnam, se produjo durante este período y representó un desplazamiento de los recursos reales de los hogares estadounidenses hacia el estado de bienestar y hacia la guerra. Estas realidades macroeconómicas dejaron a los ya casados con una pérdida de poder adquisitivo y todas las tensiones relacionales que conllevan. Algunas publicaciones han afirmado que este aumento continuo de las tasas de divorcio en los Estados Unidos, y en particular las altas tasas de divorcio de la década de los setenta, fueron causadas por la adopción de la ley de divorcio sin culpa. (Peters 1993, Friedberg 1998, Rogers et al. 1999) Sin embargo, Wolfers encuentra que aunque estos cambios en el entorno legal tuvieron una correlación inicialmente positiva pero débil con las tasas de divorcio, estos efectos no persistieron con el tiempo. (Wolfers 2006)

Mientras tanto, en el Reino Unido, una conclusión similar fue alcanzada por una investigación que mostró que la liberalización de la ley de divorcio simplemente reducía el costo de la transacción de divorcio, asegurando el fin de los matrimonios que ya estaban «en las rocas», sin tener impacto en la tendencia a largo plazo. (Smith 1997) En todo el continente europeo, las tasas de divorcio también han aumentado sustancialmente en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Algunos han indicado que el surgimiento del estado de bienestar (que en sí mismo forma parte del régimen inflacionario) ha favorecido tanto la reducción de las tasas de formación de la familia como la mayor frecuencia de los divorcios. (Balestrino et al. 2013)

En el suroeste de Asia, los aumentos de precios en el sector de la vivienda iraní y en los pagos de la dote han demostrado que impulsan el aumento de las tasas de divorcio desde 1982 hasta 2010. (Farzanegan y Gholipour 2015) Los autores señalan que esta es una tendencia social particularmente preocupante en un estado islámico tan conservador. Además, en Pakistán, se han establecido conexiones entre el aumento de los precios de los bienes que los hogares suelen consumir, el aumento de la violencia doméstica y el abuso conyugal femenino, la depresión clínica entre hombres y mujeres y, como es comprensible, el aumento de la tasa de divorcios. (Khanam et al. 2015)

En todo el planeta, la inflación de los bancos centrales ha provocado aumentos de precios en los mercados de bienes que son importantes para las familias de todo el mundo. No hay duda de que las costumbres locales que rodean la formación de la familia y las expectativas de comportamiento de la familia pueden producir una amplia variedad de respuestas a la pérdida de poder adquisitivo. Con el fin de captar más de esos ejemplos específicos, esta revisión se centrará ahora en una mirada más precisa a las realidades de la vida familiar bajo la presión de los precios elevados.

EL AUMENTO DE PRECIOS Y LA FORMACIÓN DE LA FAMILIA

En 1960, la edad promedio de formación de la primera familia para las mujeres estadounidenses era de 20,1 años y 22,2 años para los hombres. Cuarenta años más tarde, el primer matrimonio para las mujeres estadounidenses había aumentado a 24,4 y a 26,1 para los hombres. (Schoen y Canudas-Romo 2005) En Inglaterra y Gales se han producido cambios aún mayores durante el mismo período de tiempo. En ese país, la edad media de los primeros matrimonios de las mujeres pasó de 21,0 a 26,3 años y de 23,4 a 28,3 años en el caso de los hombres. Al mismo tiempo, estos investigadores observan el aumento de la cohabitación como un arreglo alternativo para los adultos que viven juntos, lo que lleva a una disminución de la prevalencia real del matrimonio con el paso del tiempo.

Investigaciones recientes en los EE.UU. sobre la edad tardía del primer matrimonio han arrojado resultados que indican que el aumento del costo de la educación superior y la carga de la deuda que soportan tanto hombres como mujeres se correlaciona positivamente con la edad promedio del primer matrimonio. (Addo et al. 2018) Más específicamente, la investigación de Addo muestra que cuanto mayor es la deuda de los préstamos estudiantiles, más probable es que los hombres y mujeres jóvenes cohabiten y por más tiempo en lugar de entrar en una relación matrimonial. Además, con más educación, las expectativas de los jóvenes son que se casen con alguien con un nivel educativo similar. (Becker 1974) Además, se ha demostrado que los estudiantes de MAE no sólo elevan su edad de primer matrimonio, sino que disminuyen la probabilidad de estar casados. (Gicheva 2016) Esta relación es más fuerte entre las MAEs femeninos que entre los masculinos. La investigación ha encontrado que por cada $1.000 en deudas de préstamos estudiantiles que las mujeres tienen, ellas reducen sus probabilidades de primer matrimonio en un 2 por ciento por mes después de graduarse de la universidad. (Bozick y Estacion 2014) Aunque las cargas masivas de deuda de la educación superior son peculiares de los EE.UU., es plausible que si el valor neto significativamente negativo se lleva al mercado de la vivienda, que una persona que lleva la deuda parecerá menos casadera. (Bleemer et al. 2014) Junto a estos desafíos basados en el crédito está la falta de vivienda asequible, un fenómeno que no es exclusivo de los Estados Unidos. En Gran Bretaña, los aumentos de precios en el mercado de la vivienda también han mantenido a los jóvenes en casa (y solteros) durante más tiempo que en las últimas décadas, lo que ha retrasado también la edad del primer matrimonio en ese país. (Ermisch y Francesconi 2003)

Los marcados aumentos en la edad de contraer matrimonio en Asia oriental también han sido impulsados por los precios de la vivienda. En Singapur, los estudios cualitativos sobre las actitudes de los jóvenes solteros ponen de manifiesto que el hombre está sometido a una presión social considerable por parte de la familia y de su posible cónyuge para adquirir un piso. (Jones et al. 2012, Quah 2008) Los retrasos en el primer matrimonio en Asia Oriental demuestran tendencias similares a las de los Estados Unidos, pero en un grado aún mayor. En Japón, la edad media de los hombres que contraen matrimonio por primera vez ha aumentado de 26,9 años en 1970 a 30,5 años en 2010. Sus contrapartes femeninas han visto un cambio en esta estadística de 24,2 a 28,8. (Raymo et al. 2015) El patrón es similar en Corea del Sur y Taiwán. La cuestión que se plantea aquí es si las subidas de precios tienen algo que ver con este fenómeno. La literatura indica que la edad más tardía para la formación de la familia en Asia oriental se debe en gran medida al aumento de los precios. Estos precios incluyen los sectores de vivienda, educación, alimentos y energía. Es evidente para los investigadores que estos crecientes costos de vida tienen una relación positiva con la edad en el primer matrimonio. (Park y Sandefur 2005) Estos precios crecientes se suman a las expectativas culturales de consumo con aspiraciones que también contribuyen a los retrasos en el primer matrimonio. (Mu y Xie 2014) Otras características que retrasan los primeros matrimonios en el este de Asia incluyen las expectativas de la familia extendida de co-residencia, los desajustes educativos en el mercado matrimonial, y las expectativas de la familia extendida con respecto a la fertilidad. A pesar de estos matices, el tema común de los aumentos de precios y su correlación positiva con la edad en el momento del primer matrimonio está presente tanto en el Este como en el Oeste.

EL AUMENTO DE LOS PRECIOS Y LA FERTILIDAD DE LA FAMILIA

Cuando Robert T. Michael observó que las familias pobres de los EE.UU. experimentaban aumentos de precios de manera diferente a los ricos, y que sus experiencias eran peores que las medidas del IPC reportadas, quedó claro que los pobres se comportarían de manera diferente a los ricos ante el aumento de los precios que a los que tenían niveles de ingresos más altos. (Michael 1979) Esta realidad dentro de los EE.UU. hace que los puntos de vista de Caldwell sobre el comportamiento de la familia en las economías subdesarrolladas frente a las naciones industrializadas sean aún más comprensibles. En su teoría de los flujos de riqueza, se explicó que los padres de las partes subdesarrolladas del mundo responderían a su falta de productividad laboral y de poder adquisitivo con un conjunto de opciones distintas a las de sus contrapartes en las naciones industrializadas del mundo. Observó que debido a que los niños pequeños podían conseguir mano de obra y salarios de baja cualificación, sus padres buscarían que sus ingresos generaran esfuerzos para combatir la falta de riqueza de la familia. Con este razonamiento, los padres no sólo esperarían que sus hijos trabajaran a una edad temprana, sino que ellos mismos responderían a estas condiciones teniendo aún más hijos, aumentando así la fecundidad por mujer en el mundo subdesarrollado. Además, el sistema de bienestar de los Estados Unidos crea incentivos para que las madres solteras tengan más hijos y no los eduquen más allá de sus años de educación pública gratuita. Al financiar la educación superior, los niños comenzarían a representar un flujo negativo de ingresos netos. Así, a las madres solteras y pobres se les presenta una estructura de incentivos que fomenta la no educación y los beneficios inmediatos (aunque a corto plazo) de los niños que trabajan en mercados laborales de baja cualificación, a fin de contribuir a aumentar los ingresos familiares. (Caldwell 1983)

Cuando se trata de la clase media y los ricos en los Estados Unidos, la disminución de las tasas de fertilidad no sólo se ha vinculado al razonamiento proporcionado por economistas de la familia como Caldwell, sino que los economistas de la salud también han influido. El Journal of Medical Economics sostiene que el retraso en el primer matrimonio y la formación de la familia contribuye a la disminución general de la fecundidad a lo largo de la vida. Con el aumento de la edad del primer matrimonio y la posterior primera concepción dentro del matrimonio, las tasas de fecundidad son más bajas entre las mujeres que tienen su primer hijo más tarde en la vida. Esta observación puede parecer tan obvia como trivial. Sin embargo, si está claro que las realidades económicas tienen un impacto en los resultados fisiológicos, es fácil ver por qué algunos describirían el aumento de los precios y la consiguiente pérdida de fertilidad como un problema de salud pública. (Tannus y Dahan 2018, Sunderam et al. 2015)

En pocas palabras, la literatura demuestra una cadena de acontecimientos en los que los aumentos en los costos de la educación y los precios de la vivienda retrasan el primer matrimonio, el primer parto y, en última instancia, conducen a una disminución de la fecundidad. Para cuantificar la disminución de la fecundidad en los Estados Unidos, el número promedio de hijos por mujer ha caído de 3,65 en 1960 a 1,84 en 2015. (FRED 2019) Un nuevo estudio sobre la relación entre el aumento de los precios y la disminución de la fertilidad sugiere que los padres sienten la obligación moral de abstenerse de tener hijos durante los períodos de expansión monetaria y crediticia a través de la política del banco central (Abo-Zaid 2013). Además, esta pérdida de poder adquisitivo lleva a muchas parejas casadas a buscar más de un ingreso, lo que dificulta la crianza de los hijos, ya que la pareja demuestra una preferencia subjetiva por el tiempo de trabajo en comparación con el tiempo dedicado a la crianza de los hijos. La literatura anterior defiende un modelo en el que este resultado significa que los hijos de estos padres disminuirán la oferta de mano de obra de la siguiente generación, lo que elevará la producción per cápita de las mujeres, que a su vez sustituirán el hecho de tener hijos por la obtención de ingresos. (Galor y Weil 1996) Esta conexión teórica, sin embargo, no ha sido encontrada robusta por algunos (Jones et al. 2012) quienes afirman que lo mismo sería cierto para los hombres cuyo mayor poder adquisitivo les permitiría a las mujeres retomar los roles más tradicionales de crianza de los hijos.

La investigación innovadora de Inglaterra y Gales ha surgido a medida que los investigadores han tratado de distinguir entre la respuesta de la fertilidad al aumento del precio de las viviendas entre los inquilinos y los propietarios actuales. Los resultados son complementarios a los de Estados Unidos para los inquilinos, ya que los precios más altos de las viviendas disuaden a los posibles propietarios de tener más hijos. Esta relación negativa entre los precios de la vivienda y la fertilidad no es válida para los propietarios británicos desde 1995 hasta 2008. (Washbrook 2018) Aunque existe una relación positiva entre los precios de la vivienda y la fertilidad para los propietarios, se encontró que este efecto es temporal. Este hallazgo no es necesariamente contrario a la teoría económica porque los propietarios creen que adquirirán más riqueza en el futuro a través de la venta de esa casa. Es plausible que este aumento anticipado de la riqueza les haga sentir como si fueran capaces de mantener a más niños. Esta explicación del comportamiento de los propietarios es consistente con estudios anteriores en los Estados Unidos donde los inquilinos tienen una disminución del 2,4 por ciento en la fertilidad por cada $10.000 en el precio promedio de la vivienda, mientras que los propietarios responden con un aumento del 1 por ciento en la fertilidad. (Dettling y Kearney 2011) Si utilizamos el razonamiento de Becker para arrojar algo de luz sobre este resultado, es razonable afirmar que para los inquilinos, el costo de una futura casa será demasiado grande para pagar el costo de la entrega y el cuidado de un niño adicional. Sin embargo, el razonamiento podría ser invertido para las familias que actualmente son propietarias de una casa. Pueden considerar los ingresos potenciales de la venta de su casa como un beneficio financiero mayor que les permite tener otro hijo y quizás la compra de una nueva casa con más espacio para acomodar a esos niños adicionales.

Se ha descubierto que para las familias de Asia oriental, la relación negativa entre el aumento de los precios y la fecundidad no sólo está presente, sino que tiene efectos aún más fuertes que en Occidente. Japón ha estado en o por debajo de las tasas de reemplazo desde 1957. Corea del Sur ha experimentado una rápida disminución de la fecundidad desde a década de los setenta, y la fecundidad de Taiwán ha alcanzado un nivel extremadamente bajo de 0,9 hijos por madre en 2010. Una vez más, estas menores tasas de fecundidad a lo largo de la vida se asocian a una mayor edad para el primer matrimonio y el primer parto de la madre, estimulados por los altos costos de la educación y la vivienda. De hecho, la edad media del primer parto en el Japón fue de 29,3 años en 2010. En el mismo año, la edad media del primer parto fue de 30,1 años en Corea del Sur y de 29,6 años en Taiwán. Otra literatura sobre Asia Oriental se refiere explícitamente al modelo de Becker de comportamiento de la fecundidad cuando estudia el impacto de los precios de la vivienda en Hong Kong sobre las tasas de fecundidad desde 1971 hasta 2005. (Yi y Zhang 2009) Usando un análisis de cointegración, los investigadores encontraron que por cada 1 por ciento de aumento en los precios de la vivienda había una relación negativa estadísticamente significativa en las tasas de fertilidad de 0,45 por ciento. Pruebas adicionales revelaron que la inflación en el precio de la vivienda puede representar alrededor del 65 por ciento de la disminución de la fertilidad en Hong Kong desde la década de los setenta.

El patrón general de la literatura pinta un cuadro de familias de clase media y rica en los países desarrollados que reducen su fertilidad en respuesta a los crecientes costos de vivienda y educación. En las economías premodernas, así como entre los pobres de los países desarrollados con grandes estados de bienestar, la literatura apunta a un patrón en el que los padres aumentan sus tasas de fecundidad para beneficiarse de los ingresos netos positivos que los niños pueden producir. Este es especialmente el caso en los mercados laborales de baja cualificación dentro de esas naciones. Los padres en esas situaciones a menudo sacan a sus hijos de la escuela, ya que los costos de oportunidad para el nivel de vida de la familia son demasiado altos. (Rosenzweig y Evenson 1977)

EL AUMENTO DE PRECIOS Y EL FRACASO DE LA FAMILIA

Cuando se producen aumentos sustanciales de precios en los mercados de bienes y servicios demandados por las parejas casadas, los beneficios de permanecer casados disminuyen. Este hallazgo de Nunley y Zietz se aclara observando el dramático aumento de la tasa de nuevos divorcios en Estados Unidos durante las décadas de los sesenta y setenta. Cuando la era de la estanflación terminó a principios de los años ochenta, descubrieron que la ralentización de los incrementos de los niveles de precios también contribuyó a la disminución de la tasa de nuevos divorcios, que continuó hasta 2005. (Nunley y Zeist 2012) La literatura también muestra que cuando ocurren choques macroeconómicos inesperados, cambios como el aumento de los precios o el aumento del desempleo también producen mayores tasas de divorcio. El vínculo causal entre el aumento del precio de los bienes de consumo y el divorcio comienza cuando los cónyuges tienen que aumentar la cantidad de mano de obra suministrada para mantener los mismos niveles de gasto y ocio que habían disfrutado anteriormente. Esto conduce a una disminución del tiempo dedicado al ocio y a la producción doméstica, lo que provoca tensiones y conflictos relacionales. Dado que los posibles aumentos salariales no siguen el ritmo de los aumentos de precios, hay un empeoramiento de los rendimientos financieros y relacionales de la relación matrimonial. (Christiano et al. 2001)

Algunas publicaciones han hecho hincapié en el aumento de los logros educativos de las mujeres y en su mayor tasa de participación en la fuerza laboral como causas principales del aumento de las tasas de divorcio en los Estados Unidos en las décadas de los sesenta y setenta, pero estos resultados no están exentos de controversia. (Lombardo 1999) Esta disputa surge porque otros han encontrado que es la mayor tasa de divorcio la que impulsa un aumento en la tasa de participación en la fuerza laboral entre las mujeres que ya han recibido mayores cantidades de educación en las décadas anteriores. (Bremmer y Kesselring 2004, Spitze y South 1986, Mincer 1984) Este enfoque sugiere un circuito de retroalimentación en el que más divorcio conduce a una mayor participación de la mujer en la fuerza laboral, lo que conduce a un mayor poder adquisitivo y, finalmente, a un mayor divorcio. Otra explicación de las mayores tasas de divorcio en los años sesenta y setenta es que el aumento de los precios exigía que ambos cónyuges trabajaran fuera del hogar. Este choque macroeconómico requirió que las mujeres comenzaran a acelerar su ingreso a la fuerza laboral, lo que creó las tensiones relacionales ya descritas. El ingreso a gran escala de la mujer en la fuerza laboral perturbó la armonía familiar, los patrones de crianza de los hijos y la división doméstica del trabajo. Esta narrativa se sustenta en la metodología empírica de Nunley y Zietz, que produjo resultados que muestran una relación positiva entre las tasas de inflación, las tasas de crecimiento del PIB nominal, el aumento de los logros educativos de las mujeres y las tasas de divorcio. (Nunley y Zietz 2012) Sin embargo, este estudio no establece vínculos entre esos tres determinantes, lo que conduce a oportunidades para estudios posteriores. Una advertencia importante a esta explicación es que no incluye la liberalización de las leyes de divorcio. Mientras que algunos han sugerido que esto es una fuerza impulsora en las altas tasas de divorcio, (Friedberg 1988) Nunley y Zietz excluyen esta variable debido a la literatura que muestra que el advenimiento de la ley de divorcio sin culpa en los EE.UU. tiene un impacto positivo pequeño y de corta duración en el aumento de las tasas de divorcio, pero no tiene impacto en la frecuencia del divorcio a largo plazo. (Wolfers 2006)

En el contexto británico, la literatura también busca establecer las causas multivariantes del divorcio, incluyendo el marco legal dentro del Reino Unido, así como los desencadenantes macroeconómicos. La literatura señala que cuando se introdujeron reformas en la ley de divorcio en el contexto europeo, las tasas de divorcio ya estaban aumentando y la oferta de estas reformas simplemente satisfacía las demandas de innovación y menores costes de divorcio. En otras palabras, las reformas fueron una respuesta y no una causa del aumento de las tasas de divorcio. (Becker 1993, Michael 1988) En el transcurso del período posterior a la Segunda Guerra Mundial, el Reino Unido ha experimentado tendencias similares en las tasas de divorcio a las de los Estados Unidos. Los británicos tuvieron un rápido aumento en las tasas de divorcio en los años sesenta y setenta y encontraron que las tasas eran más bajas a partir del ascenso de Thatcher en adelante. (Smith 1997) En Gran Bretaña, Smith llega a conclusiones similares a las de Wolfers en Estados Unidos. Si bien existe una correlación positiva entre la liberalización del divorcio y la tasa de divorcio, la correlación es débil y temporal. Sin embargo, la falta de literatura es evidente en el caso de identificar el impacto de los aumentos de precios en las tasas de divorcio en Gran Bretaña. Esta falta de investigación puede ser el resultado de una falta de preocupación sobre el tema en general, ya que los valores sociales con respecto al divorcio han pasado de considerar el divorcio como un tabú a verlo con indiferencia.

En Oriente Medio, la cuestión del divorcio apenas se considera a la ligera e incluso se considera un riesgo para la salud pública debido a su impacto negativo en los niños y las mujeres. (Barikani et al. 2012) Un cuerpo significativo de investigación ha llegado de Irán en los últimos años. Al examinar las causas del aumento de la tasa de divorcio en la República Islámica, tanto las mujeres como los hombres citan la dependencia económica de otros miembros de la familia para mantener un nivel de vida aceptable como una de las principales causas de divorcio. El cincuenta y ocho por ciento de los hombres que buscan el divorcio en esta literatura citan la dependencia económica de los miembros de la familia extendida como una fuerza impulsora en la disolución de sus matrimonios, mientras que el 49 por ciento de las mujeres dicen lo mismo. Además, el 53 por ciento de las mujeres divorciadas citó específicamente la incapacidad de su ex marido para pagar el aumento del costo de la vida como un factor prominente en sus divorcios. Investigaciones adicionales de Irán indican que de 2002 a 2010, Irán había alcanzado la tasa de divorcio más alta del mundo islámico. Además, el precio de la vivienda, tanto para los inquilinos como para los propietarios, está directamente relacionado con la tensión matrimonial y el divorcio. (Farzanegan y Gholipour 2015) Además, las crecientes tasas de desempleo y el aumento del gasto público y privado en educación se correlacionaron positivamente con este cambio en las tasas de divorcio. En un entorno urbano único, se descubrió que Teherán tenía miles de residencias de inversión vacías, lo que redujo la oferta y elevó los precios de alquiler a niveles muy altos. Farzanegan y Gholipour se cuidan de señalar que cuando hay aumentos repentinos e inesperados en los precios de la vivienda, hay efectos positivos aún más fuertes en la tasa de divorcio. En una nota interesante sobre el gasto en educación en Irán, estos investigadores explican (como Caldwell) que el aumento de los precios de la educación también sugiere menores tasas de fertilidad entre las parejas casadas. A su vez, el menor número de niños disminuye la presión social para que las familias permanezcan unidas. En otras palabras, las familias con menos hijos tienen una mayor probabilidad de divorcio que las que tienen hijos.

Una idiosincrasia cultural convincente en Irán que se ha demostrado que impulsa el aumento de las tasas de divorcio es la práctica del «Mehrieh» o dote. Este pago es tradicionalmente requerido para ser entregado en monedas de oro. (Farzanegan y Gholipour 2018) El precio del oro como medida fiable de la pérdida de poder adquisitivo global es una de las premisas más comúnmente aceptadas en la teoría económica monetaria. El Mehrieh afirma el derecho legal de la esposa a solicitar el pago en joyas o monedas de oro en el momento del matrimonio o después de que el matrimonio ya ha comenzado. El precio nominal del oro, cada vez más elevado, supone una gran carga financiera para la pareja masculina, lo que produce una mayor tensión matrimonial. También se ha comprobado que la existencia de esta disposición ha dado lugar a un aumento de la edad de contraer matrimonio de un promedio de 3 años adicionales entre 1986 y 2011. El propósito cultural del Mehrieh es actuar como una forma de autoseguro para la esposa y su familia. Solía amortiguar el golpe financiero de un divorcio para proteger a las mujeres de la ruina económica después de un divorcio. El Mehrieh esto reduce el costo del divorcio para las mujeres, haciendo menos probable que las mujeres permanezcan en matrimonios tensos. Además, las novias jóvenes que son conscientes de la disminución del poder adquisitivo de la moneda frente al oro en realidad planean un divorcio anticipado con el fin de recoger el Mehrieh como un bien preciado con el fin de facilitar su propio arreglo de vida independiente. Aunque esta narrativa puede presentar un sistema de incentivos perversos para la mente occidental, ilustra la similitud de los efectos sobre las familias debido a la caída del poder adquisitivo frente a los activos reales como el oro o la vivienda y el aumento de las tasas de divorcio. (Conger et al. 1990, Jensen y Smith 1990, Amato y Beattie 2011, Harknett y Schneider 2012, Dehghanpisheh 2014)

Asia oriental, al igual que el Cercano Oriente y Occidente, también ha experimentado un aumento de las tasas de divorcio y la literatura señala causas similares a las de otras partes del mundo. La literatura general en torno al matrimonio en Asia Oriental señala que el matrimonio como institución se ha vuelto cada vez menos atractivo tanto para los que se casarían como para los que ya están casados, y que los factores macroeconómicos juegan un papel importante en la decadencia de la estima del matrimonio. (Bumpass et al. 2009, Rindfuss et al. 2004) Aunque muchos valores del matrimonio de Asia Oriental permanecen intactos, algunos investigadores muestran que también ha adoptado valores occidentales. (Cai 2010, Thornton et al. 2012) A la luz de estos cambios, las proyecciones muestran que se espera que el 20 por ciento de los matrimonios surcoreanos fracasen para el año 2023. (Park y Raymo 2013) Se espera que casi 1/3 de los matrimonios japoneses terminen en divorcio. Un contraste importante entre los que se divorcian en Asia Oriental es que el divorcio es claramente más frecuente entre las parejas de bajos ingresos que entre las familias de altos ingresos. Esta narrativa es similar a la de Irán, donde las familias jóvenes y de ingresos relativamente bajos tienen dificultades para conseguir una vivienda adecuada y la tensión relacional que se ejerce sobre los matrimonios tiene un efecto corrosivo en su longevidad. Estas familias de bajos ingresos también tienen menos educación y, como tales, los investigadores han demostrado que existe una fuerte relación negativa entre el nivel de educación (y, por lo tanto, el nivel de ingresos y el poder adquisitivo) y las tasas de divorcio. (Chen 2012)

CONCLUSIÓN

En todo el mundo, la formación de familias, la fertilidad y el fracaso se ven afectados por el aumento de los precios. En los Estados Unidos, la edad del primer matrimonio es más alta que nunca debido a los altos costos de educación que se manifiestan en el aumento de la carga de la deuda de los adultos jóvenes. Esta realidad significa que sus ingresos son redirigidos al pago de la deuda, lo que hace que los precios de la vivienda, ya en aumento, sean aún más difíciles de costear. En toda Europa y Asia Oriental, la asequibilidad de la vivienda también está llevando a los jóvenes a retrasar su primer matrimonio. En todo el mundo, estos precios crecientes están haciendo que la cohabitación sea más sensata desde el punto de vista financiero que el matrimonio.

La literatura muestra que las decisiones sobre fertilidad están distorsionadas en el mundo en desarrollo y para los pobres en los países desarrollados. Se observa que cuando los precios suben, los padres tienen más hijos, ya que se considera que éstos aumentan los bienes de la familia. Las familias toman estas decisiones reproductivas y a edades más avanzadas pueden sacar a los niños de la escuela debido a su capacidad de obtener ingresos a través de su mano de obra poco calificada a fin de combatir los aumentos de precios. Esto impide que las familias inviertan en la educación de sus hijos y, en última instancia, en un nivel de vida más alto. Mientras tanto, en el mundo desarrollado, los padres más ricos optan por tener menos hijos en respuesta a los crecientes costos de vivienda y educación de sus hijos. El cuerpo de la literatura está de acuerdo con gran parte de la teoría de Caldwell sobre los flujos de riqueza intergeneracional.

Investigaciones de todo el mundo muestran que cuando las parejas casadas se encuentran con un poder adquisitivo decreciente, las tensiones matrimoniales aumentan. En el mundo desarrollado, estas parejas que se enfrentan a precios crecientes tienen menos motivación para seguir casados, ya que el número medio de hijos ya es relativamente bajo. En el mundo subdesarrollado, la literatura muestra que la tensión relacional provocada por el aumento de los precios se ve exacerbada por las expectativas culturales de la oferta masculina y las presiones de la familia extendida. Esta es una receta para lograr mayores tasas de divorcio incluso entre algunas de las sociedades más tradicionales.

Todas estas realidades muestran un cuerpo de literatura que afirma la visión de Kuyper de que la institución de la familia está bajo presión por parte de instituciones creadas por el hombre, como los bancos centrales, que producen moneda degradada y crédito fácil. Esta situación conduce al detrimento de las familias, que ven cómo el valor de sus ahorros y su poder adquisitivo se evaporan para las cosas que son más importantes para mantener un nivel de vida adecuado. La literatura descrita en esta revisión pinta un cuadro de la «desinstitucionalización» del matrimonio y la familia que Cherlin describió. Al buscar un hilo conductor entre la erosión en la cantidad y calidad de los matrimonios en todo el mundo, es la pérdida de poder adquisitivo provocada por la inflación de la oferta monetaria del banco central lo que lleva a la gente a evitar el matrimonio en todo el mundo a través del retraso, la cohabitación y el divorcio. Los niños de los países pobres también sufren la inflación porque sus padres les exigen que trabajen para que la familia pueda sobrevivir. Mientras tanto, en el mundo desarrollado, los niños ven menos a sus padres, ya que a menudo se necesitan dos ingresos para llegar a fin de mes, mientras que los matrimonios de sus padres están amenazados de divorcio debido a las dificultades relacionales y financieras provocadas por el aumento de los precios.

Hay espacio en el cuerpo de la literatura para una declaración más fuerte sobre la fuerza de la correlación entre el aumento de los precios en las categorías que son importantes para la formación de la familia. Aún queda mucho trabajo por hacer para establecer cómo el aumento de las tasas de matrícula en los EE.UU. conduce a una mayor edad para contraer matrimonio por primera vez. También existe la oportunidad de describir las distinciones entre las decisiones relativas a la fecundidad en las economías desarrolladas y en desarrollo del mundo. La investigación podría centrarse en el aumento de los precios del cuidado de los niños, la educación, los alimentos, la energía y la vivienda por su impacto en las tasas de fecundidad de ambos tipos de economías. La literatura sobre el aumento de los precios de la vivienda y el oro y el divorcio ha recibido un conjunto muy prometedor de estudios de Irán y los investigadores podrían intentar el mismo tipo de examen en otras naciones también. Si bien se han hecho varios intentos de describir las leyes liberales de divorcio y las normas cambiantes relativas a la sexualidad y los puntos de vista sobre la cohabitación, también hay espacio para vínculos más específicos para descubrir qué precios en la economía tienen el efecto más poderoso sobre los matrimonios que terminan en divorcio.

Al final, observamos que una institución creada por lo divino puede tener su definición e incluso su existencia malformada y eventualmente aplastada bajo el peso de instituciones artificiales como los cárteles de bancos centrales. Esta descripción de la desinstitucionalización de la familia y el matrimonio debería merecer una seria atención por parte de los pensadores austrolibertarios. La simple razón de esto es que el matrimonio y la familia son instituciones claramente no estatales que siempre han sido capaces de proporcionar riqueza, orden y continuidad, dentro de un marco de cooperación pacífica y voluntaria. Por lo tanto, la familia ocupa un lugar único entre las instituciones como baluarte contra los efectos nocivos del estado de bienestar. Como tal, es una institución que vale la pena defender y fortalecer, ya que la escuela austrolibertaria pretende abolir los bancos centrales artificiales y sustituirlos por la producción y el consumo de dinero en el mercado libre.

Jeffery Degner is Assistant Professor of Economics in the Business Division at Cornerstone University.

References

Abo-Zaid, Salem. 2013. “The Effects of Macroeconomic Aggregates on Fertility Decisions: Theory and Evidence from US Annual Data.” Accessed December 21, 2018. https://www.aeaweb.org/aea/2014conference/program/retrieve.php?pdfid=709.

Addo, Fenaba R., Jason N. Houle, y Sharon Sassler. 2018. “The Changing Nature of the Association Between Student Loan Debt and Marital Behavior in Young Adulthood.” Journal of Family and Economic Issues 40, no. 1: 86–101.

Amato, Paul R., y Brett Beattie. 2011. “Does the Unemployment Rate Affect the Divorce Rate? An Analysis of State Data 1960–2005.” Social Science Research 40, no. 3: 705–15.

Armantier, Olivier, Scott Nelson, Giorgio Topa, Wilbert Van Der Klaauw, y Basit Zafar. 2012. “The Price Is Right: Updating of Inflation Expectations in a Randomized Price Information Experiment.” FRB of New York Staff Report No. 543. https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=1995811

Balestrino, Alessandro, Cinzia Ciardi, and Claudio Mammini. 2013. “On the Causes and Consequences of Divorce.” Journal of Socio-Economics 45, no. 1: 1–9.

Barikani, Ameneh, Sarichlow Mohamad Ebrahim, and Mohammadi Navid. 2012. “The Cause of Divorce among Men and Women Referred to Marriage and Legal Office in Qazvin, Iran.” Global Journal of Health Science 4, no. 5.

Becker, Gary S. 1974. “A Theory of Marriage: Part 2.” Journal of Political Economy 82, no. 2: S11–S26.

———. 1993. “Nobel Lecture: The Economic Way of Looking at Behavior.” Journal of Political Economy 101, no. 3: 385–409.

Becker, Gary S., Elisabeth M. Landes, y Robert T. Michael. 1977. “An Economic Analysis of Marital Instability.” Journal of Political Economy 85, no. 6: 1141–87.

Becker, Gary S., y Kevin M. Murphy. 1988. “The Family and the State.” Journal of Law and Economics 31, no. 1: 1–18.

Bleemer, Zachary, Meta Brown, Donghoon Lee, y Wilbert Van Der Klaauw. 2014. “Debt, Jobs, or Housing: What’s Keeping Millennials at Home?” SSRN Electronic Journal no. 700: 1–49.

Bozick, Robert, y Angela Estacion. 2014. “Do Student Loans Delay Marriage? Debt Repayment and Family Formation in Young Adulthood.” Demographic Research 30, no. 69: 1865–91.

Bremmer, Dale, y Randy Kesselring. 2004. “Divorce and Female Labor Force Participation: Evidence from Times-series Data and Cointegration.” Atlantic Economic Journal 32, no. 3: 175–90.

Bryan, Michael F., y Guhan Venkatu. 2002. “The Curiously Different Inflation Perspectives of Men and Women.” Federal Reserve Bank of Cleveland Economic Commentary.

Bumpass, L. L., R. R. Rindfuss, M. K. Choe, y N. O. Tsuya. 2009. “The Institutional Context of Low Fertility: The Case of Japan.” Accessed December 22, 2018. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/17441730903351479.

Cai, Yong. 2010. “China’s Below-Replacement Fertility: Government Policy or Socioeconomic Development?” Population and Development Review 36, no. 3: 419–40.

Caldwell, John C. 1983. “Theory of Fertility Decline.” Journal of Marriage and the Family 45, no. 1: 238.

Chen, Wan-Chi. 2012. “The Changing Pattern of Educational Differentials in Divorce in the Context of Gender Egalitarianization: The Case of Taiwan.” Population Research and Policy Review 31, no. 6: 831–53.

Cherlin, Andrew J. 2004. “The Deinstitutionalization of American Marriage.” Journal of Marriage and Family 66, no. 4: 848–61.

Christiano, Lawrence, Martin Eichenbaum, y Charles Evans. 2001. “Nominal Rigidities and the Dynamic Effects of a Shock to Monetary Policy.” Journal of Political Economy 113, no. 1: 1–45.

Conger, Rand D., Glen H. Elder, Frederick O. Lorenz, Katherine J. Conger, Ronald L. Simons, Les B. Whitbeck, Shirley Huck, y Janet N. Melby. 1990. “Linking Economic Hardship to Marital Quality and Instability.” Journal of Marriage and the Family 52, no. 3: 643–56.

Dehghanpisheh, Babak. 2014. “Rise in Divorce in Iran Linked to Shift in Status of Women.” Reuters. Accessed December 22, 2018. https://www.reuters.com/article/us-iran-divorce-iduskcn0ib0gq20141022.

Dettling, Lisa J., y Melissa Schettini. Kearney. 2011. House Prices and Birth Rates: The Impact of the Real Estate Market on the Decision to Have a Baby. Cambridge, Mass: National Bureau of Economic Research.

Ermisch, John F., y Marco Francesconi. 2003. “Family Structure and Children’s Achievements.” Pp. 151–72 in Family, Household and Work, ed. K. F. Zimmerman and M. Vogler. London: Springer Verlag.

Farzanegan, Mohammad Reza, y Hassan Fereidouni Gholipour. 2015. “Divorce and the Cost of Housing: Evidence from Iran.” Review of Economics of the Household 14, no. 4: 1029–54.

Farzanegan, Mohammad Reza, y Hassan F. Gholipour. 2018. “Does Gold Price Matter for Divorce Rate in Iran?” Journal of Family and Economic Issues 39, no. 4: 588–99.

FRED. 2018. “Fertility Rate, Total for the United States.” Federal Reserve Economic Data. Accessed December 20, 2018. https://fred.stlouisfed.org/series/SPDYNTFRTINUSA.

Friedberg, Leora. 1998. “Did Unilateral Divorce Raise Divorce Rates? Evidence from Panel Data.” American Economic Review 88, no. 3: 608–27.

Gicheva, Dora. 2016. “Student Loans or Marriage? A Look at the Highly Educated.” Economics of Education Review 53, no. 1: 207–16.

Harknett, Kristen, y Daniel Schneider. 2012. “Is a Bad Economy Good for Marriage? The Relationship between Macroeconomic Conditions and Marital Stability from 1998–2009.” The National Poverty Center Working Paper Series. #12–06.

Hobijn, Bart, y David Lagakos. 2003. “Inflation Inequality in the United States.” Review of Income and Wealth 51, no. 4: 581–606.

Jensen, Peter, y Nina Smith. 1990. “Unemployment and Marital Dissolution.” Journal of Population Economics 3, no. 3: 215–29.

Jones, G.W., Z. Yanxia, P. C. Zhi. 2012. “Understanding High Levels of Singlehood in Singapore.” Journal of Comparative Family Studies 43, no. 5: 731–50

Kaplan, Hillard. 1994. “Evolutionary and Wealth Flows Theories of Fertility: Empirical Tests and New Models.” Population and Development Review 20, no. 4: 753–91.

Khanam, Farida, Syed S. Pirzada, y Shafufta Nasreen. 2015. “Impact of Inflation on Economic Growth in Pakistan.” International Journal of Science and Research 4, no. 11: 1091–96.

Lombard, Karen V. 1999. “Women’s Rising Market Opportunities and Increased Labor Force Participation.” Economic Inquiry 37, no. 2: 195–212.

Michael, Robert T. 1975. “Variation Across Household in the Rate of Inflation.” Journal of Money, Credit, and Banking 11, no. 1: 32–46.

———. 1988. “Why Did the US Divorce Rate Double Within a Decade?” Research in Population Economics 6, no. 1: 367–99.

Mincer, Jacob. 1984. “Inter-Country Comparisons of Labor Force Trends and of Related Developments: An Overview.” Journal of Labor Economics 3, no. 1: 1–32.

Mu, Zheng, y Yu Xie. 2014. “Marital Age Homogamy in China: A Reversal of Trend in the Reform Era?” Social Science Research 44, no. 1: 141–57.

Murphy, Antoin E. 1989. “The Publication of the Essai in 1755.” Richard Cantillon: Entrepreneur and Economist. Oxford: Oxford University Press.

Nunley, John M., y Joachim Zietz. 2012. “The Long-Run Impact of Age Demographics on the US Divorce Rate.” The American Economist 57, no. 1: 65–77.

Park, Hyunjoon, y Gary D. Sandefur. “Transition to Adulthood in Japan and Korea: An Overview.” Sociological Studies of Children and Youth 10, no. 1: 43–73.

Park, Hyunjoon, y James M. Raymo. 2013. “Divorce in Korea: Trends and Educational Differentials.” Journal of Marriage and Family 75, no. 1: 110–26.

Peters, Elizabeth H. 1993. “The Importance of Financial Considerations in Divorce Decisions.” Economic Inquiry 31, no. 1: 71–86.

Quah, Stella. 2008. Families in Asia. Singapore: Eastern University Press

Raymo, James M., Larry Bumpass, y Miho Iwasawa. 2004. “Marital Dissolution in Japan.” Demographic Research 11, no. 14: 395–420.

Raymo, James M., Hyunjoon Park, Yu Xie, y Wei-Jun Jean Yeung. 2015. “Marriage and Family in East Asia: Continuity and Change.” Annual Review of Sociology 41, no. 1: 471–92.

Rindfuss, Ronald R., Larry L. Bumpass, Minja Kim Choe, y Noriko O. Tsuya. 2004. “Social Networks and Family Change in Japan.” American Sociological Review 69, no. 6: 838–61.

Rodgers, Joseph Lee, Paul A. Nakonezny, y Robert D. Shull. 1999. “Did No-Fault Divorce Legislation Matter? Definitely Yes and Sometimes No.” Journal of Marriage and the Family 61, no. 3: 803–09.

Rosenfeld, Richard, Matt Vogel, y Timothy Mccuddy. 2018. “Crime and Inflation in U. S. Cities.” Journal of Quantitative Criminology 35, no. 1: 195–210.

Rosenzweig, Mark R., y Robert Evenson. 1977. “Fertility, Schooling, and the Economic Contribution of Children of Rural India: An Econometric Analysis.” Econometrica 45, no. 5: 1065–79.

Schneider, Daniel, Kristen Harknett, y Matthew Stimpson. 2018. “What Explains the Decline in First Marriage in the United States? Evidence from the Panel Study of Income Dynamics, 1969 to 2013.” Journal of Marriage and Family 80, no. 4: 791–811.

Schoen, Robert, y Vladimir Canudas-Romo. 2005. “Timing Effects on First Marriage: Twentieth-century Experience in England and Wales and the USA.” Population Studies 59, no. 2: 135–46.

Seguino, Stephanie, y James Heintz. 2012. “Monetary Tightening and the Dynamics of US Race and Gender Stratification.” American Journal of Economics and Sociology 71, no. 3: 603–38.

Smith, Ian. 1997. “Explaining the Growth of Divorce in Great Britain.” Scottish Journal of Political Economy 44, no. 5: 519–43.

Smock, P. J., Manning, W. D., y Porter, M. 2005. “Everything’s There Except Money”: How Money Shapes Decisions to Marry among Cohabitors. Journal of Marriage and Family 67, no. 3: 680–96.

Spitze, Glenna, y Scott J. South. 1985. “Women’s Employment, Time Expenditure, and Divorce.” Journal of Family Issues 6, no. 3: 307–29.

Sunderam, Saswati, Dmitry M. Kissin, Sara B. Crawford, Suzanne G. Folger, Sheree L. Boulet, Lee Warner, y Wanda D. Barfield. 2018. “Assisted Reproductive Technology Surveillance—United States, 2015.” MMWR Surveillance Summaries 67, no. 3: 1–28.

Tannus, Samer, y Michael H. Dahan. 2018. “Decrease in American Birth Rates Makes It Imperative for the United States to Implement State Mandated Fertility Coverage.” Journal of Medical Economics 22, no. 3: 252–53.

Thornton, Arland, Georgina Binstock, Kathryn M. Yount, Mohammad Jalal Abbasi-Shavazi, Dirgha Ghimire, y Yu Xie. 2012. “International Fertility Change: New Data and Insights from the Developmental Idealism Framework.” Demography 49, no. 2: 677–98.

Van Dyke, Harry. 2015. Our Program: A Christian Political Manifesto by Abraham Kuyper. Bellingham, Wash.: Lexham Press.

Washbrook, E. 2014. “Do High Prices Deter Fertility: Evidence from England and Wales.” October 30. Accessed December 21, 2018. http://www.bristol.ac.uk/cmm/research/housing/publications/do-high-prices-deter-fertility.html.

Weil, David N., y Obed Galor. 1993. “The Gender Gap, Fertility, and Growth.” American Economic Review 86, no. 3: 374–87.

Wolfers, Justin. 2006. “Did Unilateral Divorce Laws Raise Divorce Rates? A Reconciliation and New Results.” American Economic Review 96, no. 5: 1802–20.

Yi, Junjian, y Junsen Zhang. 2009. “The Effect of House Price on Fertility: Evidence from Hong Kong.” Economic Inquiry 48, no. 3: 635–50.

Cite This Article

Degner, Jeffrey, «La formación de la familia, la fertilidad y el fracaso: una reseña de la literatura sobre el aumento de los precios y su impacto en la institución de la familia», Quarterly Journal of Austrian Economics 22, no. 2 (Summer 2019): 218–41.

Shield icon interview