Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La economía de Destutt de Tracy

La economía de Destutt de Tracy

Etiquetas BiografíasTeoría MonetariaTeoría Política

11/28/2008Timothy D. Terrell

Antoine Louis Claude Destutt de Tracy (1754-1836), filósofo y economista francés, es digno de atención como contribuyente al pensamiento liberal francés en la tradición de Condillac. La metodología deductiva de Tracy, su enfoque liberal de los asuntos gubernamentales y su subjetivismo lo califican como un economista protoaustríaco que gozó de una considerable influencia no sólo en Francia sino en todo el mundo. Este ensayo examinará brevemente el pensamiento de Tracy, concentrándose en su teoría del dinero y la banca y sus ideas sobre el gobierno. Concluimos con una revisión del efecto que Tracy tuvo en el pensamiento Jeffersoniano estadounidense.

Ideología e ideólogos, método y subjetivismo

La economía de Destutt de Tracy era una consecuencia de su filosofía de «ideología». La ideología, un término acuñado por Tracy alrededor de 1796, iba a ser una «ciencia de la formación de ideas»,1 un estudio exhaustivo de la acción humana que comenzó con un antisubstancialismo y sensacionalismo lockeano. Tracy concibió la ideología como una superciencia que uniría los asuntos políticos, económicos y sociales mediante la aplicación universal de sus conocimientos sobre el comportamiento humano, «la más grande de las artes, para cuyo éxito todos los demás deben cooperar, la de regular la sociedad de tal manera que el hombre encuentre allí la mayor ayuda y la menor molestia posible de su propia especie».2

En esto, la ideología buscó reemplazar a la teología como el sistema unificador dominante y, además, excluir todos los estudios religiosos de cualquier tipo del sistema ideológico. La obra maestra de Tracy fue su Elémens d' idéologie (1801-1815), un tratamiento en cuatro volúmenes de la metodología y la filosofía, que consistía en Idéologie proprement dite (1801), Grammaire (1803), Logique (1805), y Traité de la volonté et de ses effets (1815). Su Traité de la volonté, o tratado del testamento, fue aceptado con entusiasmo por Thomas Jefferson y se convirtió en el único volumen de Elémens de Tracy que se tradujo al inglés, con el título de A Treatise on Political Economy.

Los colegas de Tracy se llamaban a sí mismos «ideólogistas», aunque el burlón título de «ideólogos», que les dio Napoleón, se quedó. Estos ideólogos incluían a Cabanis, Garat, Wenceslao Jaquemont, Jean-Baptiste Say, François Thurot, y otros. Entre los amigos de Tracy estaban también Dupont de Nemours y el Marqués de Lafayette, a través de los cuales se comunicaba con Thomas Jefferson.

El inicio de la ideología fue en un momento de agitación política en Francia. Los intentos de Tracy de montar la valla entre monárquico y republicano fueron en gran parte infructuosos. Tracy apenas escapó a la ejecución durante el Reinado del Terror, habiendo sido encarcelado durante casi un año (noviembre de 1793-octubre de 1794). La aparición del imperio napoleónico no proporcionó a los ideólogos una seguridad duradera. Aunque Napoleón cortejó a los ideólogos durante algún tiempo, comenzó en 1802 a mostrar una abierta hostilidad hacia este grupo cuyo liberalismo se oponía a su política dictatorial. Sin embargo, el éxito de la ideología no estaba estrictamente limitado por esta oposición interna, ya que las ideas de Tracy encontraron entusiastas patrocinadores en el resto de Europa y el hemisferio occidental.

Destutt de Tracy y los ideólogos fueron fuertemente influenciados por Abbé de Condillac. El liberalismo y la metodología deductiva de Condillac fueron la base de gran parte del trabajo de Tracy en economía.3 La influencia de John Locke está presente en el pensamiento de los ideólogos, especialmente en los escritos de Tracy sobre los derechos de propiedad. Claramente, Tracy también siguió a Jean-Baptiste Say, especialmente en la tradición de los valores subjetivos, pero Tracy quizás se anticipó a él en su ataque al cálculo o a la expresión algebraica en las ciencias sociales. En esto, Tracy puede distinguirse eficazmente de los positivistas franceses, que, a diferencia de los ideólogos, intentaban emplear herramientas de las ciencias físicas en el campo de las ciencias sociales.

Sería un malentendido de la ideología decir que su propósito era unificar las ciencias físicas y sociales. Los ideólogos reconocieron que las ciencias sociales eran fundamentalmente diferentes de las ciencias físicas, pero aplicaron métodos deductivos a ambas. Daniel Klein escribe,

El modo de análisis es el mismo en todos los esfuerzos: establecer los principios primarios que vienen de las ideas más simples ... que a su vez vienen directamente de nuestras sensaciones. Lo que distingue a las diferentes ciencias es el objeto que se investiga, y los ideólogos definitivamente creyeron que las ciencias sociales dan paso a un cuerpo de pensamiento estructurado muy diferente al de las ciencias físicas.4

Sobre la base de la sensibilidad, muchos de los predecesores de Tracy esperaban establecer una ciencia matemática exacta del pensamiento humano. Tracy, sin embargo, rompiendo con las matemáticas sociales de Condorcet y la langue des calculs de Condillac, creía con Locke que gran parte de la realidad no podía ser reducida a construcciones matemáticas. Emmet Kennedy escribe,

A través de la observación y la deducción, no del cálculo o la geometría, se podrían descubrir las otras proposiciones contenidas en la verdad original, «el hombre es un ser sensible», y así reducir todas las ciencias humanas a unas pocas verdades básicas. Esta ciencia de la observación y la deducción, el «análisis de las ideas», todas las ideas, no sólo las matemáticas, era la «ideología» a la que todas las demás ciencias podían ser reducidas. La «ideología» en sí misma reducible a ninguna, garantiza la unidad de las ciencias.5

Destutt de Tracy fue también parte de la tradición cataláctica y del valor subjetivo, que procedía de Turgot y Say. En su Traité de la volonté, escribe,

La sociedad es pura y exclusivamente una serie continua de intercambios. Nunca es otra cosa, en cualquier época de su duración, desde su comienzo el más incómodo, hasta su mayor perfección. Y éste es el mayor elogio que podemos hacerle, pues el intercambio es una operación admirable, en la que las dos partes contratantes siempre ganan; por consiguiente, la sociedad es una sucesión ininterrumpida de ventajas, que se renueva sin cesar para todos sus miembros.6

Tracy refuerza aún más la idea del valor subjetivo del intercambio, diciendo que «siempre que hago un intercambio libremente, y sin restricciones, es porque deseo la cosa que recibo más que la que doy; y por el contrario, aquel con quien negocio desea lo que ofrezco más que lo que me presta».7 En el Traité, en el capítulo «De la medida de la utilidad o de los valores», escribe que «la medida de la utilidad de una cosa... es la vivacidad con que se la desea generalmente».8 Tracy sigue esta afirmación con el argumento de que el precio del libre mercado es la mejor manera de averiguar cuál es ese valor. Tracy enfatiza los beneficios para la sociedad del libre intercambio, reconociendo la concentración de Smithiano en la división del trabajo, pero criticando a Smith por no investigar el intercambio como la fuerza motriz de la división del trabajo.9

En cambio, se mantuvo el «trabajo» como altamente productivo en comparación con la tierra. Además, el «trabajo» para Tracy era en gran medida el trabajo del empresario en el ahorro y la inversión de los frutos del trabajo anterior. El empresario, señaló, ahorra capital, emplea a otros individuos y produce una utilidad más allá del valor original de su capital. Sólo el capitalista ahorra parte de lo que gana para reinvertirlo y producir nueva riqueza. Dramáticamente, Tracy concluyó, «Los empresarios industriales son realmente el corazón del cuerpo político, y su capital es su sangre».10

Tracy tenía ávidos seguidores en Italia, Rusia, Gran Bretaña y en otros lugares de Europa. Su sombra, como veremos más adelante, incluso se extendió a través del Atlántico hasta América del Sur y a los Jeffersonianos estadounidenses. Sin embargo, a pesar de la influencia internacional que ejerció el Destutt de Tracy y del impacto que tuvo en la escuela liberal francesa, Tracy ha sido descuidado en las investigaciones sobre la historia de la metodología económica. Daniel Klein sostiene que Nassau Senior, John Stuart Mill y otros han «recibido mucha atención en esta literatura», mientras que «los precursores Condillac y Tracy ... han sido casi totalmente pasados por alto»11. Joseph Salerno muestra que la influencia de Tracy y otros escritores liberales franceses se ha extendido a «economistas tan diversos en su enfoque analítico y preferencia ideológica como Eugen von Böhm-Bawerk, Vilfredo Pareto, Francesco Ferrara, Gustav Cassel y Othmar Spann ...»12.

Para comprender mejor la calidad de los escritos de Tracy, examinaremos brevemente su trabajo en el área de la economía política. El Traité de la volonté de Tracy es de particular interés, y vamos a ver las ideas de Tracy en la teoría monetaria y política utilizando este trabajo y otros.

Destutt de Tracy sobre el dinero y la banca

Tracy comienza su capítulo sobre el dinero en el Traité remitiendo al lector a su exposición sobre el valor, y deja claro que está escribiendo sobre «el valor convencional, o precio de mercado», todos los cuales «se miden el uno por el otro»13. Tracy procede entonces a presentar el problema de la doble coincidencia de los deseos, y a detallar las características de un dinero ideal:

Podemos dar heno para el maíz, o maíz para la madera; un carro de arcilla de alfarero, o de tierra de ladrillo, para algunos platos o azulejos, etc.; pero es evidente que esto es un gran inconveniente, que ocasiona mudanzas tan molestas que hacen impracticable la mayoría de los asuntos… .14

Este problema se resuelve con dinero, nos dice Tracy, pero se refiere específicamente a los metales preciosos. Destutt de Tracy fue un defensor del dinero duro de primer orden, creyendo que un patrón de plata era ideal, «porque es éste el que mejor se adapta al mayor número de subdivisiones, de las que hay necesidad en los intercambios. El oro es demasiado raro, los otros metales demasiado comunes».15

Después de defender el uso de un estándar de plata sobre otros estándares metálicos, Tracy casi inmediatamente se lanza a un ataque contra la manipulación gubernamental de la moneda. Tracy afirmó que la propia denominación de las monedas (livres, sous, deniers, etc.) era usada por el estado para divorciar el valor de la moneda a cambio del valor del metal en la propia moneda. Su despiadado asalto a la inflación merece ser citado ampliamente:

«Una vez admitidas y empleadas estas denominaciones arbitrarias en todas las obligaciones contraídas, debemos tener mucho cuidado de no cambiarlas; porque cuando haya recibido treinta mil libras y haya prometido pagarlas en un determinado momento, si en el intervalo, el gobierno dice que la cantidad de plata que se llamaba tres libras se llamará seis, o lo que es lo mismo, si hace coronas de seis libras, que no contienen más plata de la que contenían las coronas de tres, yo que pago con estas nuevas coronas no devuelvo realmente sino la mitad de lo que había recibido. Esto no es más que un arreglo del que un legislador endeudado desea valerse con sus numerosos acreedores... A pesar de este engaño, digámoslo claramente, esto es permitir a cada uno robar para permitirse robar...»16.

Tracy muestra claramente que la inflación (no hizo distinción entre la inflación esperada y la inesperada) enriquece a los deudores y empobrece a los acreedores. También menciona lo que hoy en día se podría llamar una expectativa racional de la inflación futura:

El efecto... es causar el temor de que a cada momento [la degradación de la moneda] pueda recomenzar, y que no se pueda confiar más en la fe comprometida; excitar por este medio la inquietud en todas las relaciones, y eventualmente disminuir todas las especulaciones industriales y comerciales.17

El siguiente objetivo de Tracy fue el papel moneda sin respaldo, que, según él, era «la más culpable y la más fatal de todas las quiebras fraudulentas»18. Quienes afirmaban que la mercancía contenida en la moneda no era importante, que sólo el sello o el timbre del Estado era valioso, estaban sujetos a la incisiva respuesta de Tracy:

Uno podría haberles contestado, si la plata no tiene valor, ¿por qué retienes lo que debes? No tienes ocasión de hacerlo. Dénosla primero, luego puede poner su impresión en trozos de madera si quiere, y verá el efecto que producirá. No parece necesario ser muy perspicaz para idear esta abrumadora respuesta.19

Por supuesto que el gobierno no lo haría, y Tracy explica las leyes de licitación legal resultantes, y los resultados destructivos concomitantes de la inflación —un «deseo general», la devastación de la industria, los controles de precios, las dificultades en el cálculo, y la creciente pobreza de los que tienen ingresos denominados en billetes de papel.

A los banqueros no les fue mejor que a los gobiernos en manos de Tracy. Tracy señaló la cartelización de los bancos de reservas fraccionadas con el fin de reducir la competencia, y sostuvo que el gobierno alentó ese proceso, dando a los bancos numerosos privilegios, con el fin de tener un suministro de fondos listo. «El gobierno, que lo ha creado pero con este propósito, pide a esta empresa enormes préstamos; no se atreve y no puede rechazarlos...»20. Tracy explicó entonces el origen de los días festivos declarados por el gobierno como resultado de las corridas en el banco tras la emisión excesiva de billetes de papel, y concluyó que todas esas «empresas privilegiadas» apoyadas por el gobierno eran «radicalmente viciosas».

De acuerdo con su pensamiento de laissez-faire sobre el dinero y la mayoría de las otras cuestiones, Tracy estaba generalmente en contra de la fijación de los tipos de interés por la autoridad civil, argumentando que

Desde que alquilamos caballos, coches, muebles, casas, tierras, en una palabra, todo lo que es útil y tiene un valor... Esta renta de dinero es lo que se llama interés. Es tan legítimo como cualquier otra renta. Debe ser igualmente libre. No hay más razón por la que la autoridad pública deba determinar su tasa, que la del alquiler de una casa o una granja.21

Tracy hizo una excepción por «interés legal», que un juez podría establecer para los deudores morosos y similares, pero señaló que ninguna otra razón sería suficiente para la intervención del gobierno en esta área.

Los pensamientos de Tracy sobre el gobierno

El antagonismo de Destutt de Tracy hacia la intervención del gobierno en el mercado no se limitaba al ámbito monetario y bancario. A lo largo del Traité de Tracy, encontramos evidencia de su pensamiento liberal sobre el gobierno, incluyendo su apoyo a los derechos de la propiedad privada, su desdén por la regulación gubernamental, y su postura relativamente aislacionista en los asuntos de política exterior de su época.

El capítulo de Tracy «De la distribución de nuestras riquezas entre los individuos» emplea una ética Lockeana de derechos de propiedad que sería particularmente familiar para los lectores modernos de Hans-Hermann Hoppe. Tracy escribe, «Hemos visto que la propiedad existe en la naturaleza: porque es imposible que cada uno no sea el propietario de su individualidad y de sus facultades»22. Tracy trató a continuación el igualitarismo comunista de la Francia revolucionaria cuando escribió,

Deberíamos ver tantas peleas por una mayor parte de los bienes comunes, o una menor parte de los problemas comunes, como puedan existir entre nosotros para la defensa de la propiedad de los individuos; y el único efecto de tal orden de cosas sería establecer una igualdad de miseria y privación, extinguiendo la actividad de la industria personal.23

Al discutir la regulación gubernamental, Tracy es decididamente laissez-faire en su enfoque, como lo fue Condillac antes que él. Al escribir sobre la subvención del gobierno a las artes y ciencias, Tracy sostiene,

Porque es muy cierto que, en general, el estímulo más poderoso que se puede dar a la industria de todo tipo, es dejarla en paz, y no entrometerse en ella. La mente humana avanzaría muy rápidamente, si no se le reprime; y se dejaría llevar, por la fuerza de las cosas, a hacer siempre lo que es más esencial en cada acontecimiento. Dirigirla artificialmente a un lado en vez de a otro, es comúnmente desviarla en vez de guiarla.24

John Maynard Keynes habría encontrado un oponente en Destutt de Tracy. El consumo, argumenta Tracy, es improductivo, como lo es la «destrucción de la mano de obra», y esto incluye el consumo del gobierno. Tracy utiliza un ejemplo muy similar al famoso ejemplo de Henry Hazlitt de la «ventana rota» para ilustrar el hecho de que el consumo no puede ser productivo: «Si destruir es algo tan bueno, parece que no podemos destruir demasiado, y que deberíamos pensar con el hombre que rompió todos sus muebles, para fomentar la industria»25. Más adelante, Tracy añade: «En efecto, quien nombra el lujo, nombra el consumo superfluo e incluso exagerado;  —el consumo es la destrucción de la utilidad. Ahora bien, ¿cómo concebir que la destrucción exagerada puede ser la causa de la riqueza— puede ser la producción? Es repugnante para el buen sentido»26.

La evaluación de Tracy del consumo como «la destrucción de la utilidad» es curiosa, y más bien lo contrario del pensamiento moderno sobre la utilidad. El consumo es la creación de la utilidad y el objetivo de toda la producción. Tracy podría haber dicho más correctamente que hay un costo de oportunidad para todo el consumo, de modo que el efecto neto de la destrucción simplemente para fomentar el consumo es una pérdida para la sociedad. En cuanto al gobierno como consumidor, Tracy añade (más de 100 años antes que Keynes),

La cuestión es saber qué efectos producen estos ingresos y estos gastos en la riqueza pública y la prosperidad nacional. Para juzgarlos - ya que el gobierno es un gran consumidor, y el más grande de todos, - debemos examinarlo en esta calidad, como hemos examinado a los otros consumidores…

Una primera cosa muy cierta es que el gobierno no puede ser clasificado entre los consumidores de la clase trabajadora. El gasto que hace no vuelve a sus manos con un aumento de valor. No se sostiene con los beneficios que obtiene. Concluyo, pues, que su consumo es muy real y definitivo; que no queda nada del trabajo que paga; y que las riquezas que emplea, y que existían, se consumen y destruyen cuando se ha aprovechado de ellas.27

El desagrado de Tracy por los monopolios gubernamentales es evidente:

El monopolio, o la venta exclusiva del Estado, es odioso, tiránico, contrario al derecho natural que cada uno tiene de comprar y vender a su gusto, y requiere una multitud de medidas violentas. Es aún peor cuando esta venta es forzada, es decir, cuando el gobierno obliga a los individuos, como se ha hecho a veces, a comprar cosas que no quieren, con el pretexto de que no pueden prescindir de ellas, y que si no las compran es porque se han provisto de ellas mediante el contrabando.28

Tracy incluso incluye una referencia al comportamiento de búsqueda de rentas por parte de grupos de interés especial. Los grupos opositores se definen y sus intereses se dejan claros

...cada uno teme la competencia a su manera, y desearía estar solo para ser el amo. Si persigues más la complicación de estos diferentes intereses, en el progreso de la sociedad, y la acción de las pasiones que producen, verás pronto que todos estos hombres imploran el auxilio de la fuerza en favor de la idea con la que están preposeídos; o, al menos, bajo diferentes pretextos, provocan leyes prohibitivas, para constreñir a los que les obstaculizan en esta contención universal.29

Incluso con respecto a los proyectos de «obras públicas», infraestructura y similares, Tracy favoreció el control privado. En cuanto a «puentes, puertos, carreteras, canales y establecimientos y monumentos útiles», Tracy escribe que «debemos concluir que los individuos podrían haber hecho las mismas cosas, en las mismas condiciones, si se les hubiera permitido retener la disposición de las sumas tomadas de ellos para este mismo uso; e incluso es probable que las hubieran empleado con más inteligencia y economía».

Tracy fue inequívoco en sus observaciones sobre la práctica de obstruir la salida de un país: «No conozco nada más odioso que impedir a un hombre emigrar de su país, que está allí tan desdichado que desea abandonarlo, a pesar de todos los sentimientos de la naturaleza y de toda la fuerza de los hábitos que le atan a él. Es además absurdo...»30. Tracy creía que a veces se requerían barreras a la inmigración, porque la mayoría de los inmigrantes traían consigo pocos conocimientos útiles, pensaba Tracy, de modo que los beneficios de su venida quedaban anulados por la carga añadida de sus personas.

Un punto en el que Tracy parece desviarse de su postura abrumadoramente liberal es su tolerancia de la propiedad gubernamental de las tierras cultivadas, especialmente las tierras forestales. Su posición sobre este punto parece contradecir no sólo sus argumentos en otros lugares, sino también el buen sentido económico. Es cierto que hace observaciones sobre la «mucha inexperiencia» que debe acompañar a la gestión gubernamental de las tierras, pero sostiene que esto «no es un inconveniente muy grande»31.  Basa esta afirmación en las creencias de que: 1) la preferencia temporal de los individuos no permitirá el largo ciclo de plantación a cosecha de la explotación maderera, 2) el gobierno tiene un mejor conocimiento y sirve fielmente al interés público, 3) la oferta de tierras en el mercado disminuirá, aumentando su precio y, por tanto, (de alguna manera) reduciendo el tipo de interés general, y 4) no es necesario recaudar en impuestos lo que el gobierno recibe en concepto de ingresos de estas tierras.

Tracy analiza la tributación en profundidad, detallando varios tipos de impuestos y su incidencia, así como sus diversos efectos negativos. Algunos impuestos despiertan la intensa desaprobación de Tracy:

Todos estos impuestos sobre la mercancía ocasionan una infinidad de precauciones y formalidades embarazosas. Dan lugar a una multitud de dificultades ruinosas, y son necesariamente susceptibles de ser arbitrarias; obligan a que las acciones indiferentes en sí mismas se constituyan en crímenes, e infligen castigos a menudo los más crueles. Su recaudación es muy costosa, y requiere la existencia de un ejército de oficiales y un ejército de estafadores, hombres todos ellos perdidos para la sociedad, y que continuamente llevan a cabo una verdadera guerra civil, con todas las graves consecuencias económicas y morales que ello conlleva.32

Tracy también muestra cómo la imposición de los productos básicos de demanda más inelástica es la más eficaz para generar ingresos:

La impostura despliega toda su fuerza cuando el artículo es muy necesario y cuesta muy poco, como la sal por ejemplo: todo es ganancia para el tesoro, por lo que sus agentes siempre han prestado una atención particular a la sal... El aire y el agua, si se hubieran podido apropiar de ellos, habrían sido objetos de impuestos muy pesados y muy fructíferos para el tesoro; pero la naturaleza los ha difundido demasiado. No lo dudo, pero, en Arabia, los agricultores de renta obtendrían grandes beneficios de un impuesto sobre el agua, y por lo tanto nadie debería beber sin su permiso. En cuanto al aire, el impuesto de ventana logra tanto en eso como es posible.33

El impacto mundial de Destutt de Tracy

Destutt de Tracy disfrutó de una considerable influencia sobre los estudiosos de su propia nación, pero quizás más notable es la influencia que Tracy tuvo en otros países. Sus escritos fueron traducidos al italiano y atrajo a varios seguidores en posiciones elevadas en el gobierno italiano. En Gran Bretaña, James Mill pudo haber sido influenciado de alguna manera por Tracy y los ideólogos. Murray Rothbard señala que en 1825, un intento de asesinar al dictador Nicolás I fue hecho por «uno de los principales decembristas liberales, Pavel Ivanovich Pestel, quien consideró el Comentario [sobre Montesquieu, (1807)] de Tracy como su Biblia...»34. En 1817, Dom Manuel María Gutiérrez, quien sería un líder de la revolución liberal española tres años después, tradujo el Traité de la volonté de Tracy al español. Otros dos revolucionarios fueron responsables de traducir otras dos obras de Tracy. El presidente de Argentina, Berardino Rivadavia, era seguidor de Tracy. En otros dos países sudamericanos, Brasil y Bolivia, Tracy también gozó de una amplia popularidad.

Tracy tuvo un profundo impacto en el Presidente Thomas Jefferson, quien se encargó de que el Comentario sobre Montesquieu de Tracy  y su Traité de la volonté se tradujera al inglés, siendo la traducción de este último Un Tratado de Economía Política. Jefferson había sido ministro de Francia en la década de 1780 y había conocido y admirado a los ideólogos desde entonces. Jefferson promovió con entusiasmo la obra de Tracy y expresó su deseo de que el Tratado fuera aceptado como el principal texto económico de América. En una carta al editor, Jefferson escribió,

El mérito de este trabajo, espero, lo pondrá en las manos de cada lector de nuestro país. Al difundir los principios sólidos de la Economía Política, protegerá a la industria pública de las instituciones parásitas que la consumen actualmente, y nos llevará a esa distribución justa y regular de las cargas públicas de las que a veces nos hemos desviado. Por lo tanto, se adelanta con mis sinceras oraciones, que mientras la Revista [Comentario] de Montesquieu, del mismo autor, se haga con nosotros el libro elemental de instrucción en los principios del gobierno civil, para que la presente obra sea en la rama particular de la Economía Política.35

El amigo de Jefferson, John Adams, también estaba enamorado del Tratado. Adams, que escribió que «Todo nuestro sistema bancario que siempre aborrecí, sigo aborreciendo, y moriré aborreciendo...» creía que el capítulo de Tracy sobre el dinero contenía «los sentimientos que he albergado toda mi vida»36. Creía que el libro era «una revista de pólvora colocada bajo los cimientos de todas las instituciones mercantiles».

En una carta a Lafayette, un amigo mutuo de Jefferson y Tracy, Jefferson le pide a Lafayette que lleve el mensaje a Tracy de que

su Economía política ha entrado en rápida y general circulación aquí, que ya se cita en el Congreso y fuera del Congreso como nuestro código estándar; y que el nombrarlo en eso como el autor del comentario sobre Montesquieu ha excitado una nueva demanda de esa obra... Estas dos obras prestarán más servicio a nuestro país que todos los escritos de todos los santos y santos padres de la Iglesia.37

Sin embargo, Jefferson parece haber sobrestimado el éxito del trabajo de Tracy. Michael O'Connor escribe que, en comparación con el Traité d'Économie Politique de Say, la obra de Tracy «encontró poco reconocimiento en las universidades»38. Aunque las obras de Tracy no encontraron la aceptación general que tuvo la obra de Say, tuvo no poca influencia en el futuro de la economía política estadounidense, especialmente en el Sur. Salerno escribe,

Después de la Guerra Civil, apareció en escena un movimiento cataláctica y subjetivista en la economía estadounidense que estaba fuertemente endeudado con las doctrinas económicas liberales, especialmente como se presenta en las obras de Say, Destutt de Tracy y Bastiat. Entre los adherentes de este enfoque se encontraban economistas tan notables como Amasa Walker, Arthur Latham Perry, y el hijo del primero, Francis Amasa Walker.39

A través de John Taylor, a quien Salerno se refiere como «el principal economista político jeffersoniano»40, las opiniones liberales francesas de Tracy sobre el dinero y la banca también se escucharon durante el debate estadounidense sobre la banca centralizada de reservas fraccionadas.

La influencia de Destutt de Tracy en la actualidad

El nivel general de calidad de los escritos de Destutt de Tracy hace difícil explicar por qué este filósofo y economista ha sido tan a menudo pasado por alto en los estudios modernos de la historia del pensamiento económico. Ciertamente su influencia no ha sido tan leve como para desacreditar completamente sus contribuciones. Podríamos decir en conclusión, sin embargo, que la metodología deductiva de Tracy, su subjetivismo, su cataláctica, y su oposición al fraude monetario gubernamental y a la regulación han sido llevados a la escuela moderna austriaca en la tradición de Ludwig von Mises y Murray Rothbard.

Timothy Terrell es profesor asociado de economía en el Wofford College y académico adjunto del Instituto Ludwig von Mises.

Agradecimientos: Gracias a Bob Ekelund, Scott Kjar y James Yohe por sus comentarios y críticas. Todos los errores y omisiones, por supuesto, no deben ser cargados a su cuenta. Comente en el blog

  • 1. Emmet Kennedy, A Philosophe in the Age of Revolution (Philadelphia: American Philosophical Soc. 1978) 45.
  • 2. Kennedy 47.
  • 3. Véase Daniel Klein, "Deductive economic methodology in the French Enlightenment: Condillac and Destutt de Tracy," History of Political Economy 17:1 (1985), 51–71.
  • 4. Klein 53, 54.
  • 5. Kennedy 50.
  • 6. Destutt de Tracy, A treatise on political economy (1817). (Reprinted, New York: Center for Health Education. 1970) 6.
  • 7. Tracy 8.
  • 8. Tracy 27.
  • 9. Ver Kennedy 198.
  • 10. Murray N. Rothbard, An Austrian Perspective on the History of Economic Thought, vol. 2 (Classical Economics) (Brookfield, VT.: Edward Elgar, 1995) 6.
  • 11. Klein 51.
  • 12. Joseph T. Salerno, "The Neglect of the French Liberal School in Anglo-American Economics: A Critique of Received Explanations," The Review of Austrian Economics 2 (1988): 113.
  • 13. Tracy 75.
  • 14. Tracy 75, 76.
  • 15. Tracy 79.
  • 16. Tracy 82.
  • 17. Tracy 84.
  • 18. Tracy 94.
  • 19. Tracy 85, 86.
  • 20. Tracy 104.
  • 21. Tracy 95.
  • 22. Tracy 111, 112.
  • 23. Tracy 112.
  • 24. Tracy 234.
  • 25. Tracy 176.
  • 26. Tracy 176.
  • 27. Tracy 196, 197.
  • 28. Tracy 204, 205.
  • 29. Tracy 42.
  • 30. Tracy 145.
  • 31. Tracy 198.
  • 32. Tracy 205, 206.
  • 33. Tracy 219.
  • 34. Rothbard 11.
  • 35. Thomas Jefferson, frontispiece in Destutt de Tracy, A Treatise on Political Economy.
  • 36. Citado en Michael O'Connor, Origins of Academic Economics in the United States (New York: Garland. 1974) 26.
  • 37. Gilbert Chinard, The Letters of Lafayette and Jefferson (New York: Arno. 1979) 397.
  • 38. Ver O'Connor 27.
  • 39. Salerno 132.
  • 40. Salerno 142.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Timothy D. Terrell

Timothy Terrell is professor of economics at Wofford College in Spartanburg, South Carolina. He is assistant editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics and is a Senior Fellow of the Mises Institute.

References

Chinard, Gilbert. The Letters of Lafayette and Jefferson. New York: Arno Press, 1979.

Kennedy, Emmet. A Philosophe in the Age of Revolution. Philadelphia: American Philosophical Society, 1978.

Klein, Daniel. "Deductive economic methodology in the French Enlightenment: Condillac and Destutt de Tracy," History of Political Economy, 17:1 (1985): 51–71.

O'Connor, Michael. Origins of Academic Economics in the United States. New York: Garland, 1974.

Rothbard, Murray N. An Austrian Perspective on the History of Economic Thought. Vol. 2 (Classical Economics) Brookfield, VT: Edward Elgar, 1995.

Salerno, Joseph T. "The Neglect of the French Liberal School in Anglo-American Economics: A Critique of Received Explanations," The Review of Austrian Economics, 2 (1988); 113–156.

de Tracy, Count Destutt. A Treatise on Political Economy. Reprinted in John M. Dorsey, Psychology of Political Science. Detroit: Center for Health Education, 1973 (1817).

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library