Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La desvalorización de la moneda y el colapso social

La desvalorización de la moneda y el colapso social

Tags Libre MercadoHistorial MundialIntervencionismoDinero y Banca

11/01/2019Ludwig von Mises

El conocimiento de los efectos de la interferencia del Estado en los precios del mercado nos hace comprender las causas económicas de un acontecimiento histórico trascendental, el declive de la civilización antigua.

Puede que no se decida si es correcto o no llamar capitalismo a la organización económica del Imperio Romano. En cualquier caso, es cierto que el Imperio Romano en el siglo II, la época de los Antoninos, los «buenos» emperadores, había alcanzado un alto grado de división social del trabajo y del comercio interregional. Varios centros metropolitanos, un número considerable de ciudades medianas y muchos pueblos pequeños fueron los asientos de una civilización refinada.

Los habitantes de estas aglomeraciones urbanas recibían alimentos y materias primas no sólo de los distritos rurales vecinos, sino también de provincias lejanas. Una parte de estas provisiones fluía hacia las ciudades como ingresos de sus residentes ricos que poseían propiedades de tierra. Pero una parte considerable fue comprada a cambio de las compras de la población rural de los productos de las actividades de procesamiento de los habitantes de la ciudad.

Había un comercio extensivo entre las diversas regiones del vasto imperio. No sólo en las industrias de procesamiento, sino también en la agricultura, había una tendencia a una mayor especialización. Las diversas partes del imperio ya no eran económicamente autosuficientes. Eran interdependientes.

Lo que provocó la decadencia del imperio y la decadencia de su civilización fue la desintegración de esta interconexión económica, no las invasiones bárbaras. Los agresores extraterrestres simplemente aprovecharon una oportunidad que la debilidad interna del imperio les ofrecía. Desde el punto de vista militar, las tribus que invadieron el imperio en los siglos IV y V no eran más formidables que los ejércitos que las legiones habían derrotado fácilmente en tiempos anteriores. Pero el imperio había cambiado. Su estructura económica y social ya era medieval.

La libertad que Roma concedía al comercio y al comercio siempre había sido restringida. En cuanto a la comercialización de cereales y otros productos de primera necesidad, fue aún más restringida que en el caso de otros productos básicos. Se consideró injusto e inmoral pedir grano, aceite y vino, los productos básicos de estas épocas, más que los precios habituales, y las autoridades municipales se apresuraron a comprobar lo que consideraban una especulación. De esta manera se impidió la evolución de un comercio mayorista eficiente de estos productos.

La política de la annona, que equivalía a una nacionalización o municipalización del comercio de cereales, tenía por objeto colmar las lagunas. Pero sus efectos fueron bastante insatisfactorios. El grano era escaso en las aglomeraciones urbanas, y los agricultores se quejaban de la falta de rentabilidad del cultivo de granos.1

La interferencia de las autoridades alteró el ajuste de la oferta a la creciente demanda.

El enfrentamiento se produjo cuando en los problemas políticos de los siglos III y IV los emperadores recurrieron a la degradación de la moneda. Con el sistema de precios máximos, la práctica del desprestigio paralizó completamente tanto la producción como la comercialización de los alimentos vitales y desintegró la organización económica de la sociedad. Cuanto más ansiosas se mostraban las autoridades para imponer los precios máximos, más desesperadas se volvían las condiciones de las masas urbanas que dependían de la compra de alimentos.

El comercio de granos y otras necesidades desapareció por completo.

Para evitar morir de hambre, la gente abandonó las ciudades, se instaló en el campo y trató de cultivar granos, aceite, vino y otras necesidades para sí mismos. Por otra parte, los propietarios de las grandes haciendas limitaron su exceso de producción de cereales y comenzaron a producir en sus granjas —las villae— los productos artesanales que necesitaban. Por su agricultura a gran escala, que ya estaba seriamente comprometida por la ineficiencia del trabajo esclavo, perdió completamente su racionalidad cuando la oportunidad de vender a precios remuneradores desapareció.

Como el propietario de la finca ya no podía vender en las ciudades, tampoco podía ser más condescendiente con los artesanos urbanos. Se vio obligado a buscar un sustituto para satisfacer sus necesidades contratando artesanos por cuenta propia en su villa. Dejó de cultivar a gran escala y se convirtió en un terrateniente que recibía rentas de inquilinos o aparceros. Estos coloni eran esclavos liberados o proletarios urbanos que se asentaron en las aldeas y se dedicaron a labrar la tierra.

Surgió una tendencia hacia el establecimiento de la autarquía del patrimonio de cada propietario. La función económica de las ciudades, del comercio, del comercio y de la artesanía urbana, se redujo. Italia y las provincias del imperio volvieron a un estado menos avanzado de la división social del trabajo. La estructura económica altamente desarrollada de la civilización antigua se retrogradó a lo que ahora se conoce como la organización señorial de la Edad Media.

Los emperadores estaban alarmados con ese resultado, que socavaba el poder financiero y militar de su gobierno. Pero su reacción fue inútil, ya que no afectó a la raíz del mal. La compulsión y la coerción a la que recurrieron no pudieron revertir la tendencia a la desintegración social que, por el contrario, fue causada precisamente por demasiada compulsión y coerción.

Ningún romano era consciente del hecho de que el proceso fue inducido por la interferencia del gobierno en los precios y por el desprestigio de la moneda. Fue en vano que los emperadores promulgaron leyes contra el habitante de la ciudad que «relicta civitate rus habitare maluerit».2

El sistema de la leiturgia, los servicios públicos a ser prestados por los ciudadanos ricos, sólo aceleró el retroceso de la división del trabajo. Las leyes relativas a las obligaciones especiales de los armadores, los navicularii, no tuvieron más éxito en el control del declive de la navegación que las leyes relativas a los cereales en el control de la contracción de la oferta de productos agrícolas de las ciudades.

La maravillosa civilización de la antigüedad pereció porque no ajustó su código moral y su sistema legal a las exigencias de la economía de mercado. Un orden social está condenado si las acciones que requiere su funcionamiento normal son rechazadas por las normas de moralidad, son declaradas ilegales por las leyes del país y son perseguidas como criminales por los tribunales y la policía.

El Imperio Romano se desmoronó porque carecía del espíritu del liberalismo y la libre empresa. La política del intervencionismo y su corolario político, el principio del Führer, descompuso el poderoso imperio, que por necesidad siempre desintegrará y destruirá cualquier entidad social.

  • 1. Cf. Rostovtzeff, The Social and Economic History of the Roman Empire (Oxford, 1926), p. 187.
  • 2. Corpus Juris Civilis, 1. un. C.X.37.

Ludwig von Mises was the acknowledged leader of the Austrian School of economic thought, a prodigious originator in economic theory, and a prolific author. Mises's writings and lectures encompassed economic theory, history, epistemology, government, and political philosophy. His contributions to economic theory include important clarifications on the quantity theory of money, the theory of the trade cycle, the integration of monetary theory with economic theory in general, and a demonstration that socialism must fail because it cannot solve the problem of economic calculation. Mises was the first scholar to recognize that economics is part of a larger science in human action, a science that he called "praxeology."

Shield icon interview