Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | La desutilidad del trabajo

La desutilidad del trabajo

Etiquetas Teoría de la Producción

12/08/2020Tate FegleyKarl-Friedrich Israel

Resumen: Algunos economistas austriacos han argumentado que la desutilidad de la mano de obra es un supuesto empírico auxiliar necesario para complementar la teoría económica a priori para que se aplique al mundo real. Sin esta suposición, se afirma que los individuos suministrarán toda la cantidad de trabajo de la que son físicamente capaces. Sostenemos que la suposición de la desutilidad del trabajo es innecesaria para derivar esta conclusión, que en cambio puede derivarse mediante un análisis marginal estándar. El ocio (el estado de no realizar trabajo) es un bien complementario necesario para el consumo de otros bienes. Como tal, el estado del ocio como bien de consumo es a priori cierto, no una suposición empírica. Además, el concepto de desutilidad del trabajo no sólo es innecesario, sino que también lleva a confusión debido a que se utiliza de dos maneras diferentes, y por lo tanto debe ser descartado.

Clasificación JEL: D01, J01, J20, J22

Tate Fegley (tfegley@gmu.edu) es un asociado postdoctoral del Centro de Gobernanza y Mercados de la Universidad de Pittsburgh. Karl-Friedrich Israel (israel@wifa.uni-leipzig.de) es investigador principal del Instituto de Política Económica de la Universidad de Leipzig, Alemania. Los autores desean agradecer a Ash Navabi, Kristoffer Mousten Hansen, Łukasz Dominiak, y a un árbitro anónimo por sus útiles comentarios.


1. INTRODUCCIÓN

Destacados economistas de la tradición austriaca, entre ellos Ludwig von Mises y Murray Rothbard, consideran que la suposición empírica de que el trabajo implica la desutilidad es necesaria para complementar el análisis, por lo demás a priori, de la praxeología, a fin de desarrollar una teoría que sea relevante para nuestro mundo. Sin tal suposición, Mises argumenta que los individuos suministrarían tanta mano de obra como son físicamente capaces de proporcionar:

En un mundo en el que el trabajo se economiza sólo por el hecho de que está disponible en una cantidad insuficiente para alcanzar todos los fines para los que puede ser utilizado como medio, la oferta de mano de obra disponible sería igual a la cantidad total de trabajo que todos los hombres juntos son capaces de gastar. En tal mundo todos estarían ansiosos por trabajar hasta que hubieran agotado completamente su capacidad momentánea de trabajo. El tiempo que no se requiere para la recreación y la restauración de la capacidad de trabajo, agotado por el trabajo anterior, se dedicaría enteramente al trabajo. (1998, 131)

Sin embargo, en nuestro mundo, como diría Mises, la mano de obra suele también economizarse debido a su desutilidad, y por lo tanto los individuos dejarán de trabajar aunque sean físicamente capaces de proporcionar más. En contraste con el concepto fundamental de acción de Mises, la asunción de la desutilidad del trabajo no es un prerrequisito necesario del análisis praxiológico. Él explica:

La desutilidad del trabajo no es de carácter categórico y apriorístico. Podemos pensar sin contradicción en un mundo en el que el trabajo no cause malestar, y podemos describir el estado de cosas que prevalece en tal mundo. Pero el mundo real está condicionado por la desutilidad del trabajo. Sólo los teoremas basados en la suposición de que el trabajo es una fuente de intranquilidad son aplicables para la comprensión de lo que sucede en este mundo. (Mises 1998, 65)

Análogamente, Rothbard (1957, 316) afirma que la praxiología contiene un axioma fundamental, a priori —el axioma de acción— y unos pocos postulados empíricos subsidiarios, entre ellos el supuesto de que el ocio es un bien de consumo.1 Esto podría interpretarse como equivalente a la suposición de que el trabajo conlleva la desutilidad. Si el ocio no fuera un bien de consumo, entonces el trabajo no implicaría desutilidad, y los individuos no considerarían el ocio renunciado como un costo. En un mundo así, proporcionarían tanta mano de obra como fuera físicamente posible. ¿Pero es eso realmente cierto?

Sostenemos que la suposición empírica de que el trabajo implica la desutilidad no es necesaria para derivar la implicación de que los individuos no elegirán suministrar tanta mano de obra como son físicamente capaces, sino que dicha implicación puede derivarse mediante un análisis marginal estándar. Además, argumentaremos que equiparar la existencia de costos de oportunidad a la desutilidad es inconsistente. Además del beneficio de hacer la teoría económica más parsimoniosa, creemos que nuestro documento aclara este concepto, que de otra manera sería confuso.

2. LA DESUTILIDAD DEL TRABAJO DEFINIDA

Antes de definir la desutilidad del trabajo, es útil definir qué es el trabajo. Según Mises, el trabajo es «el empleo de las funciones y manifestaciones fisiológicas de la vida humana como medio» (1998, 131), mientras que el ocio es la ausencia de trabajo. Alternativamente, podríamos definir el ocio como el empleo de las funciones y manifestaciones fisiológicas de la vida humana como un fin. Esto significa que el ocio no es sólo el acto de «no hacer nada», sino la utilización del propio cuerpo para el consumo, más que para la producción. Esta distinción implica un elemento subjetivo. La misma actividad física puede ser trabajo u ocio dependiendo de si sirve directamente a los fines del individuo que realiza la actividad, o lo hace sólo indirectamente. Para ser claros, el trabajo como tal es un medio. La actividad física emprendida no puede ser únicamente un fin independiente en sí mismo, de lo contrario se consideraría como ocio.

La desutilidad del trabajo es la utilidad perdida del ocio perdido. El ocio, como cualquier otro bien de consumo, está sujeto a la ley de la utilidad marginal decreciente: si sólo se dispone de una unidad de ocio, se utiliza para satisfacer el fin más elevado. Si se dispone de dos unidades de ocio, el siguiente extremo de mayor rango será satisfecho también, y así sucesivamente. La desutilidad de la mano de obra es la inversa de este proceso: una unidad de tiempo de trabajo se obtendrá a costa del extremo de menor rango que habría sido atendido por el tiempo de ocio, la segunda unidad de trabajo se obtendrá a costa del segundo extremo de menor rango, y así sucesivamente. Por lo tanto, la mano de obra está sujeta a una desutilidad marginal creciente (Mises 1998, 132).2 En otras palabras, la desutilidad del trabajo es su costo de oportunidad en términos de tiempo libre perdido.

Sería bastante sencillo detenerse aquí en términos de definir la desutilidad del trabajo, ya que la definición dada es suficiente para cumplir la tarea de explicar lo que el razonamiento puramente a priori se acusa de ser insuficiente para explicar, es decir, por qué los individuos dejan de dedicarse al trabajo. Sin embargo, hay mucha confusión en torno al concepto de la desutilidad del trabajo que debe abordarse. Gran parte de esta confusión es el resultado de la incorporación de elementos psicológicos en la desutilidad del trabajo, de manera que son estos elementos psicológicos los que se convierten en su característica definitoria. De hecho, Greaves (1974, 34-35), en su glosario para La acción humana, define la desutilidad del trabajo como «la incomodidad, el malestar, la molestia o el dolor inherentes al esfuerzo humano». Debido a esta cualidad los hombres consideran el trabajo como una carga y prefieren el ocio al trabajo o a la labor».

No es difícil ver por qué Greaves definiría la desutilidad del trabajo de tal manera, como el mismo Mises escribe,

El gasto de trabajo se considera doloroso. No trabajar se considera un estado de cosas más satisfactorio que trabajar. El ocio es, en igualdad de condiciones, preferible al trabajo. La gente trabaja sólo cuando valora el retorno del trabajo por encima de la disminución de la satisfacción causada por la reducción del ocio. Trabajar implica desuso. (1998, 131–32)

Hay una serie de pasajes en La acción humana y Socialismo en los que la forma en que Mises se refiere a la desutilidad del trabajo hace que parezca un fenómeno psicológico, un obstáculo que hay que «superar», más que el mero costo de oportunidad de dedicarse al trabajo. Por ejemplo, Mises (1998, 584-85) enumera una serie de razones por las que alguien podría optar por renunciar al disfrute del ocio, como la fuerza de la mente y el cuerpo, para servir a Dios y evitar mayores perjuicios, y afirma que, en estos casos, «la desutilidad del trabajo en sí misma —y no su producto— satisface».

Además de ser totalmente confuso, como la declaración de Mises sugiere en última instancia que la «desutilidad» puede generar algo como la «utilidad», es decir, que puede satisfacer los deseos, implicaría que la desutilidad del trabajo no es la utilidad del ocio renunciado, sino el dolor, la incomodidad o el disgusto de participar en el trabajo. Aunque Mises (1998, 585-89) intenta distinguir la desutilidad del trabajo de los fenómenos psicológicos de la «alegría» y el «tedio» del trabajo, al hacerlo identifica la desutilidad del trabajo con la desdicha, más que estrictamente el costo de oportunidad del ocio renunciado. Una de las fuentes de las que brota la alegría del trabajo es que, después de haber completado una tarea, el trabajador «disfruta de la sensación de haber superado con éxito todo el trabajo y los problemas que conlleva». Se siente feliz de librarse de algo difícil, desagradable y doloroso, de ser aliviado durante un cierto tiempo de la desutilidad del trabajo» (Mises, 1998, 586). Mises (1981) también escribe sobre el trabajo que satisface directamente la necesidad humana de «agitación», que es «una necesidad física y mental». Pero sólo lo hace hasta cierto punto, más allá del cual el trabajo se convierte en trabajo duro.3

Asimismo, Rothbard (2009) incluye las condiciones desagradables en las que se realiza el trabajo como parte de lo que constituye la desutilidad del trabajo:

En algunos casos, el trabajo en sí mismo puede ser positivamente desagradable, no sólo por el ocio renunciado, sino también por las condiciones específicas vinculadas al trabajo particular que el actor encuentra desagradable. En estos casos, la desutilidad marginal del trabajo incluye tanto la desutilidad debida a estas condiciones como la desutilidad debida al ocio renunciado.

Así, estas dos concepciones de la desutilidad del trabajo —(Concepción 1) como la utilidad perdida del ocio y (Concepción 2) el disgusto, la incomodidad o el dolor que conlleva el trabajo— no deben considerarse mutuamente excluyentes, y la última puede clasificarse como un subconjunto de la primera. Es decir, si parte de la utilidad derivada del ocio es la evitación de la molestia del trabajo, entonces esa sería la utilidad a la que se renuncia cuando uno se dedica al trabajo.

3. POR QUÉ LA SUPOSICIÓN DE LA DESUTILIDAD DEL TRABAJO ES INNECESARIA

La concepción 2 de la desutilidad del trabajo, aunque considerada por Greaves como la esencia del concepto, es superflua en términos de hacer el trabajo que Mises y Rothbard quieren que la suposición empírica cumpla. Es decir, incluso si el trabajo no conlleva ninguna molestia, dolor o incomodidad, aún así implicaría la utilidad perdida del ocio perdido. Además, la Concepción 2 también parece ser la parte «empírica» de la «suposición empírica» de la desutilidad del trabajo que podemos imaginar que es diferente. Contrariamente a lo que argumentan Mises y Rothbard, no podemos concebir sin contradicción un mundo en el que la Concepción 1 es falsa, es decir, un mundo en el que la participación en el trabajo no tiene un coste de oportunidad. Por lo tanto, no se trata realmente de una suposición adicional que complemente de otro modo la teoría praxeológica a priori, sino más bien un aspecto de la misma que ya está implícito en el concepto o axioma de la acción. Cualquier curso de acción específico, ya sea clasificado como trabajo u ocio, tiene costos de oportunidad, ya que la elección de una acción presupone alternativas a las que hay que renunciar.

Lo que debería ser evidente en este punto de nuestra discusión es la torpeza de la frase «desutilidad de la mano de obra», si lo que se quiere decir es el costo de oportunidad de la mano de obra y si uno de los propósitos de la suposición es explicar por qué los individuos no se dedican a todo el trabajo que son físicamente capaces de realizar. No está claro qué es lo único que tiene el trabajo en este sentido. Si, como afirma Rothbard (1957, 316), la proposición de que el ocio es un bien es tan generalmente cierta que es evidente, ¿por qué no recurrimos a una suposición sobre la «desutilidad del ocio» para explicar por qué los individuos empiezan a trabajar en primer lugar? De hecho, ¿por qué no asumir que toda acción implica una «desutilidad» para explicar por qué la gente deja de hacer algo?

La razón es que ya tenemos conceptos para explicar estas cosas: la utilidad marginal decrecoemte y el costo de oportunidad. El hecho de que la gente no se dedique plenamente al trabajo también puede explicarse a través de estos conceptos. Hay rendimientos marginales decrecientes del trabajo: la primera unidad de tiempo asignada al trabajo será para satisfacer el extremo de mayor rango, la siguiente unidad al segundo extremo de mayor rango, etcétera. El uso del cuerpo para el trabajo de parto implica una oportunidad, el cuerpo no puede ser usado para servir a otros fines que uno pueda tener. Así, a medida que los individuos se dedican a más trabajo, la utilidad derivada de los frutos de su trabajo disminuye, mientras que la utilidad marginal de los fines a los que se renuncia sigue siendo la misma. Eventualmente, la utilidad marginal de otra unidad de trabajo será menor que la utilidad marginal de una unidad de ocio, y uno dejará de trabajar.

Pero, ¿no es ese el trabajo que hace la suposición de que «el ocio es un bien de consumo», es decir, asumir que el trabajo tiene un costo de oportunidad? Sostenemos que tal suposición es superflua, y ya está implícita en la definición de trabajo. Recordemos que el trabajo es «el empleo de las funciones fisiológicas y las manifestaciones de la vida humana como un medio». Por lo tanto, la gente trabaja para poder consumir. Esto plantea la pregunta, aunque ni Mises ni Rothbard la abordan específicamente, de cuál es, si es que existe, la relación entre el ocio y el consumo.4 Sólo en el caso de que no exista una relación necesaria y se pueda realizar todo tipo de consumo que se desee sin dejar de trabajar, podría ser posible que los individuos suministraran todo el trabajo que son físicamente capaces de proporcionar. Sólo en esas condiciones no habría ningún costo de oportunidad, en términos de consumo renunciado, para dedicarse a la mano de obra. Pero el axioma de la acción implica que el uso del cuerpo humano es escaso y uno debe priorizar entre los fines. Con el fin de utilizar el cuerpo para disfrutar de los bienes de consumo, el ocio, el empleo de las funciones fisiológicas y las manifestaciones de la vida humana como un fin es un bien complementario. Por eso concluimos que un mundo en el que el ocio no sea un bien de consumo es inconcebible, a menos que sea un mundo en el que no se consuma, pero esto plantea la cuestión de por qué alguien elegiría dedicarse al trabajo en primer lugar, ya que el fin último del trabajo es el consumo.

La razón por la que la gente se dedica al trabajo es para poder consumir y si van a consumir, deben abstenerse de trabajar. Por lo tanto, eventualmente dejar de trabajar ya está implícito en el concepto mismo de trabajo, es decir, cuando el trabajo es entendido como un medio para alcanzar fines, notablemente alguna forma de consumo. El fin no es, pues, el trabajo en sí mismo, sino el goce de su logro final, lo que excluye el trabajo. Si se diera el caso de que los individuos no dejaran nunca de trabajar, entonces los actos físicos que realizan ya no pueden considerarse como trabajo (que es un medio), sino que deben considerarse como fines en sí mismos.

Incluso si se considerara como un fin en sí mismo, el trabajo tendría obviamente una utilidad o valor. Y aún así, tendría costos de oportunidad. Por lo tanto, incluso si fuera un fin en sí mismo, en algún momento dejaríamos de trabajar. La suposición adicional de la desutilidad no es necesaria. Tampoco se requiere para el trabajo como medio. De hecho, incluso simplemente por el hecho de ser un medio, el trabajo debe ser considerado como útil en lugar de desutilidad. Como cualquier otro medio, deriva su valor de los fines que sirve para alcanzar.

Un mundo en el que el trabajo no conlleva ninguna molestia, dolor o incomodidad es concebible sin contradicción. Pero debe quedar claro por qué ese mundo no sería uno en el que los individuos suministran todo el trabajo que son físicamente capaces de realizar. El trabajo todavía implicaría el costo de oportunidad de varios tipos de consumo perdidos. Pero del mismo modo, cualquier tipo específico de consumo conlleva el costo de oportunidad de otro tipo de consumo. Por lo tanto, ¿alguien podría argumentar que existe una desutilización del consumo?

4. CONCLUSIÓN

Hemos tratado de aclarar el significado de la frase «desutilidad del trabajo» y de poner de relieve las confusiones que su uso ha causado. La mayoría de las veces se identifica con la desutilidad del trabajo (Concepción 2), que puede afectar a la oferta de mano de obra en diversas ocupaciones y, por tanto, a la respectiva altura de los salarios monetarios, pero dicha concepción es irrelevante en lo que respecta a si los individuos dejarán de trabajar alguna vez. Si lo único que se quiere decir es que el trabajo tiene un costo de oportunidad (Concepción 1) —que el uso del cuerpo para el trabajo se hace a costa de no usar el cuerpo para el consumo— entonces no hay nada excepcional en el esfuerzo humano comparado con cualquier otro recurso escaso que tenga usos alternativos. Al igual que para cualquier bien de consumo o factor productivo, no es necesario recurrir al concepto de «desutilidad» para explicar por qué la gente deja de consumir un bien o de emplear un factor antes de haber agotado todas sus existencias. Más bien, consumen unidades de un bien y emplean factores productivos siempre que los beneficios marginales previstos sean mayores que los costos marginales. El uso de sus cuerpos para el trabajo y el ocio está sujeto al mismo razonamiento.

Esto tiene implicaciones para el análisis aplicado del comportamiento del consumidor. Una suposición no declarada de la idea de que la gente se dedicaría al trabajo tanto como son físicamente capaces si no valoraran directamente el ocio es que el proceso de consumo tiene lugar más o menos instantáneamente. Sin embargo, al igual que la producción tiene lugar a lo largo del tiempo, también lo hace el consumo, y al igual que el tiempo involucrado en un proceso de producción es relevante para su valor, el tiempo necesario para consumir diversos bienes es relevante para la valoración de esos bienes por parte de los consumidores. La oferta de mano de obra puede ser más sensible a los cambios en la calidad de los bienes de consumo que requieren mucho tiempo que a los cambios en la productividad laboral o a lo desagradable que es el trabajo.5 La apreciación del papel que desempeña el tiempo en la toma de decisiones de los consumidores puede conducir a un análisis más informado de diversos fenómenos observados, desde los cambios en la participación de la fuerza laboral hasta los cambios en las tasas de fertilidad.

  • 1. Curiosamente, Rothbard (1957, 316) afirma que esta suposición es innecesaria «para un análisis de la economía de Crusoe, del trueque y de una economía monetaria».
  • 2. Mises (1998, 132) escribe: «Debemos concluir que la primera unidad de ocio satisface un deseo más urgente que la segunda, la segunda un deseo más urgente que la tercera, y así sucesivamente. Invirtiendo esta proposición, obtenemos la afirmación de que la inutilidad del trabajo sentida por el trabajador aumenta en mayor proporción que la cantidad de trabajo gastada».
  • 3. El único gráfico que Mises (1981, 145) utiliza en sus textos es para ilustrar la relación entre el tiempo de trabajo y su satisfacción o insatisfacción directa.
  • 4. Rothbard (2009, 46) afirma: «El ocio es la cantidad de tiempo que no se pasa en el trabajo, y el juego puede ser considerado como una de las formas que el ocio puede tomar para producir satisfacción». Esto implica que hay una mutua exclusividad entre el trabajo y al menos algunos tipos de consumo .
  • 5. Véase en Becker (1965) un análisis de la distribución del tiempo entre las actividades generadoras de ingresos y otras actividades.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Authors:

Contact Tate Fegley

Tate Fegley is a Postdoctoral Associate at the Center for Governance and Markets at the University of Pittsburgh. Research Fellow at the Independent Institute.

Contact Karl-Friedrich Israel

Karl-Friedrich Israel is an assistant professor in the department of economics and business at Western Catholic University in Angers, France. He is an organizing member of the Austrian Economics Meeting Europe and is a Mises Institute Research Fellow.

References

Becker, Gary S. 1965. “A Theory of the Allocation of Time.” Economic Journal 75, no. 299: 493–517.

Greaves, Percy L. 1974. Mises Made Easier: A Glossary for Ludwig von Mises’ Human Action. Dobbs Ferry, N.Y.: Free Market Books.

Mises, Ludwig von. 1981. Socialism: An Economic and Sociological Analysis. Indianapolis, Ind.: Liberty Fund.

———. 1998. Human Action: A Treatise on Economics. Scholar’s Edition. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Rothbard, Murray N. 1957. “In Defense of ‘Extreme Apriorism.’” Southern Economic Journal 23, no. 3: 314–20.

———. 2009. Man, Economy, and State with Power and Market. Scholar’s Edition, 2d ed. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Cite This Article

Tate Fegley and Karl-Friedrich Israel, "The Disutility of Labor," Quarterly Journal of Austrian Economics 23, no. 2 (Summer 2020): 171–79.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library