Mises Daily Articles

Home | Mises Library | La convención monetaria de Indianápolis

La convención monetaria de Indianápolis

Tags La Reserva FederalHistoria de EEUUPatrón Oro

11/16/2019Murray N. Rothbard

Las elecciones presidenciales de 1896 fueron un gran referéndum nacional sobre el patrón oro. El Partido Demócrata había sido capturado, en su convención de 1896, por las fuerzas populistas, ultrainflacionistas y antioro, encabezadas por William Jennings Bryan. Los demócratas mayores, que se habían dedicado ferozmente al dinero duro y al patrón oro, se quedaron en casa el día de las elecciones o votaron, por primera vez en sus vidas, por los odiados Republicanos. Los Republicanos han sido durante mucho tiempo el partido de la prohibición y de la inflación del dólar y la oposición al oro. Pero desde principios de la década de 1890, las fuerzas de Rockefeller, dominantes en su estado natal de Ohio y a nivel nacional en el Partido Republicano, habían decidido eludir silenciosamente la prohibición como una vergüenza política y como un grave factor disuasivo para obtener votos del cada vez más poderoso bloque de votantes germano-estadounidenses.

En el verano de 1896, anticipando la derrota de las fuerzas de oro en la convención demócrata, los Morgan, anteriormente dominantes en el Partido Demócrata, se acercaron a las fuerzas McKinley-Mark Hanna-Rockefeller a través de su joven sátrapa, el congresista Henry Cabot Lodge de Massachusetts. Lodge ofreció un trato a las fuerzas de Rockefeller: Los Morgan apoyarían a McKinley para presidente y no se sentarían en casa ni respaldarían a un tercero, el Partido Demócrata Dorado, siempre y cuando McKinley se comprometiera a cumplir con el patrón oro. El acuerdo fue cerrado, y muchos Demócratas que antes eran de mucho dinero se trasladaron a los Republicanos. La naturaleza del sistema de partidos políticos de Estados Unidos cambió drásticamente: antes, una lucha muy reñida entre los demócratas de dinero duro, de libre comercio y de laissez-faire, por un lado, y los republicanos proteccionistas, inflacionistas y estatistas, por el otro, con los demócratas ganando lenta pero seguramente el ascenso a principios de la década de 1890, era ahora un sistema de partidos que sería dominado por los Republicanos hasta la elección de la depresión de 1932.

Los Morgan se opusieron fuertemente al bryanismo, que no sólo era populista e inflacionista, sino también anti-Banco de Wall Street; los bryanitas al igual que los populistas de hoy en día, prefirieron el inflacionismo del Congreso y del dólar a la variedad más sutil y privilegiada controlada por los grandes bancos. Los Morgan, en cambio, estaban a favor del patrón oro. Pero, una vez que el oro fue asegurado por la victoria de McKinley en 1896, querían presionar para usar el patrón oro como un camuflaje de dinero duro detrás del cual podrían cambiar el sistema en uno menos abiertamente inflacionista que el populismo, pero mucho más eficazmente controlado por las élites de los grandes bancos. A largo plazo, un patrón oro controlado de Morgan-Rockefeller era mucho más pernicioso para la causa del dinero duro genuino que un sincero bryanismo de plata libre o dólar verde.

Tan pronto como McKinley fue elegido, las fuerzas de Morgan-Rockefeller comenzaron a organizar un movimiento de «reforma» para curar la «inelasticidad» del dinero en el patrón oro existente y para avanzar lentamente hacia el establecimiento de un banco central. Para ello, decidieron utilizar las técnicas que habían empleado con éxito en el establecimiento de un movimiento estándar pro-oro durante 1895 y 1896. El punto crucial era evitar la sospecha pública de Wall Street y el control de los banqueros mediante la adquisición de la pátina de un movimiento de base amplio. Para ello, el movimiento se centró deliberadamente en el Medio Oeste, el corazón de Estados Unidos, y se desarrollaron organizaciones que incluían no sólo a banqueros, sino también a empresarios, economistas y otros académicos, que aportaron respetabilidad, persuasión y experiencia técnica a la causa de la reforma.

Por consiguiente, la campaña de reforma comenzó justo después de las elecciones de 1896 en el auténtico país del Medio Oeste. Hugh Henry Hanna, presidente de Atlas Engine Works de Indianápolis, que había aprendido tácticas organizativas durante el año con el estándar pro-oro Union for Sound Money, envió un memorándum, en noviembre, a la Junta de Comercio de Indianápolis, instando a un estado de base del Medio Oeste como Indiana a tomar la iniciativa en la reforma monetaria.1

En respuesta, los reformadores se movieron rápidamente. En respuesta al llamado de la Junta de Comercio de Indianápolis, los delegados de las juntas de comercio de 12 ciudades del medio oeste se reunieron en Indianápolis el 1 de diciembre de 1896. La conferencia convocó a una gran convención monetaria de hombres de negocios, que se reunió en Indianápolis el 12 de enero de 1897. Estuvieron presentes representantes de 26 estados y del Distrito de Columbia. El movimiento de reforma monetaria ya está oficialmente en marcha. La influyente revista Yale Review elogió a la convención por evitar el peligro de despertar la hostilidad popular hacia los banqueros. La conferencia fue una reunión de empresarios en general y no de banqueros en particular».2

Los congresistas pueden haber sido hombres de negocios, pero ciertamente no eran muy populares. Presidiendo la Convención Monetaria de Indianápolis de 1897 estuvo C. Stuart Patterson, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pennsylvania y miembro del comité de finanzas del poderoso Ferrocarril de Pennsylvania, orientado a Morgan. Al día siguiente de la apertura de la convención, Hugh Hanna fue nombrado presidente de un comité ejecutivo que él mismo nombraría. El comité estaba facultado para actuar en favor de la convención después de su clausura. El comité ejecutivo estaba compuesto por los siguientes líderes corporativos y financieros influyentes:

John J. Mitchell de Chicago, presidente del Illinois Trust and Savings Bank, y director del Chicago and Alton Railroad; del Pittsburgh, Fort Wayne and Chicago Railroad; y de la Pullman Company. Mitchell fue nombrado tesorero del comité ejecutivo.

H.H. Kohlsaat, editor del Chicago Times-Herald y del Chicago Ocean Herald, miembro del consejo de administración del Chicago Art Institute, y amigo y asesor del principal hombre político de Rockefeller, el presidente William McKinley.

Charles Custis Harrison, rector de la Universidad de Pensilvania, que había hecho una fortuna como refinador de azúcar en asociación con los poderosos intereses de Havemeyer (»Sugar Trust»).

Alexander E. Orr, banquero de la ciudad de Nueva York en el ámbito de Morgan, quien fue director de los ferrocarriles Erie y Chicago, Rock Island y Pacific Railroads de Morgan; del Banco Nacional de Comercio; y de la influyente editorial Harper Brothers. Orr también fue socio de la mayor empresa de comercialización de granos del país y director de varias compañías de seguros de vida.

Edwin O. Stanard, comerciante de granos de St. Louis, ex gobernador de Missouri y ex vicepresidente de la Junta Nacional de Comercio y Transporte.

E.B. Stahlman, propietario del Nashville Banner, comisionado de la Asociación de Ferrocarriles y Vapores del Sur, y ex vicepresidente de los Ferrocarriles de Louisville, New Albany y Chicago.

A.E. Willson, abogado influyente de Louisville y futuro gobernador de Kentucky.

Pero los dos miembros más interesantes y poderosos del comité ejecutivo de la Convención Monetaria de Indianápolis fueron Henry C. Payne y George Foster Peabody. Henry Payne era un líder del Partido Republicano de Milwaukee y presidente de la Compañía de Teléfonos de Wisconsin, dominada por Morgan, asociado desde hace mucho tiempo con la máquina republicana Spooner-Sawyer orientada al ferrocarril en la política de Wisconsin. Payne también estuvo muy involucrado en los intereses bancarios y de servicios públicos de Milwaukee, en particular como director durante mucho tiempo de la North American Company, una gran empresa de servicios públicos dirigida por el financiero de la ciudad de Nueva York Charles W. Wetmore.

Tan cerca estaba Norteamérica de los intereses de Morgan que su directorio incluía a dos de los principales financistas de Morgan. Uno de ellos fue Edmund C. Converse, presidente del Liberty National Bank of New York City, administrado por Morgan, y que pronto será presidente fundador de Morgan's Bankers Trust Company. El otro era Robert Bacon, socio de J.P. Morgan and Company, y uno de los mejores amigos de Theodore Roosevelt, a quien Roosevelt nombraría secretario de Estado adjunto. Además, cuando Theodore Roosevelt llegó a la presidencia como resultado del asesinato de William McKinley, reemplazó al principal agente político de Rockefeller, Mark Hanna, de Ohio, por Henry C. Payne como jefe de correos general de los Estados Unidos. Se dice que Payne, un destacado teniente de Morgan, fue nombrado para lo que entonces era el puesto político principal en el Gabinete, específicamente para romper el control de Hanna sobre el Partido Republicano nacional. Parece claro que reemplazar a Hanna por Payne fue parte del salvaje asalto que Theodore Roosevelt lanzaría pronto contra Standard Oil como parte de la guerra abierta que está a punto de estallar entre el campamento de Rockefeller-Harriman-Kuhn, Loeb y el campamento de Morgan.3

Aún más poderoso en el ámbito de Morgan fue el secretario del comité ejecutivo de la Convención Monetaria de Indianápolis, George Foster Peabody. Toda la familia Peabody de los brahmanes de Boston había estado durante mucho tiempo personal y financieramente asociada con los Morgan. Un miembro del clan Peabody incluso había servido como padrino en la boda de J.P. Morgan en 1865. George Peabody había establecido hace mucho tiempo una firma bancaria internacional de la cual el padre de J.P. Morgan, Junius, había sido uno de los socios principales. George Foster Peabody era un eminente banquero de inversiones neoyorquino con amplias participaciones en México, que iba a ayudar a reorganizar General Electric para los Morgan, y más tarde se le ofreció el puesto de secretario del Tesoro durante la administración de Wilson. Funcionaría durante toda esa administración como un «estadista sin cartera».4

Dejemos que las masas sean engañadas con respecto a la Convención Monetaria de Indianápolis como un derramamiento espontáneo de base de pequeños empresarios de la región central. Para los conocedores, cualquier organización con Henry Payne, Alexander Orr, y especialmente George Foster Peabody significaba sólo una cosa: J.P. Morgan.

La Convención Monetaria de Indianápolis resolvió rápidamente instar al Presidente McKinley a (1) continuar con el patrón oro y (2) crear un nuevo sistema de crédito bancario «elástico». Con ese fin, la convención instó al presidente a nombrar una nueva comisión monetaria para preparar la legislación para un nuevo sistema monetario revisado. McKinley estaba muy a favor de la propuesta, señalando el acuerdo de Rockefeller, y el 24 de julio envió un mensaje al Congreso instando a la creación de una comisión monetaria especial. El proyecto de ley para una comisión monetaria nacional fue aprobado por la Cámara de Representantes pero murió en el Senado.5

Decepcionado pero intrépido, el comité ejecutivo, a falta de una comisión nombrada por el presidente, decidió en agosto de 1897 seguir adelante y elegir la suya propia. El papel principal en el nombramiento de esta comisión fue desempeñado por George Foster Peabody, quien sirvió como enlace entre los miembros de Indianápolis y la comunidad financiera de Nueva York. Para seleccionar a los miembros de la comisión, Peabody hizo arreglos para que el comité ejecutivo se reuniera en la casa de verano de Saratoga Springs de su socio de banca de inversión, Spencer Trask. En septiembre, el comité ejecutivo había seleccionado a los miembros de la Comisión Monetaria de Indianápolis.

Los miembros de la nueva Comisión Monetaria de Indianápolis fueron los siguientes:6

El presidente fue el ex senador George F. Edmunds, republicano de Vermont, abogado y ex director de varios ferrocarriles.

C. Stuart Patterson, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Pennsylvania, y un alto funcionario del Ferrocarril de Pennsylvania controlado por Morgan.

Charles S. Fairchild, un importante banquero neoyorquino, presidente de New York Security and Trust Company, ex socio de la firma de banca de inversión Boston Brahmin de Lee, Higginson and Company, y ejecutivo y director de dos importantes ferrocarriles. Fairchild, un líder en la política del estado de Nueva York, había sido secretario del Tesoro en la primera administración de Cleveland. Además, el padre de Fairchild, Sidney T. Fairchild, había sido uno de los principales abogados del Ferrocarril Central de Nueva York controlado por Morgan.

Stuyvesant Fish, descendiente de dos familias aristocráticas de Nueva York, fue socio del banco de inversiones de Morton, Bliss and Company, dominado por Morgan, y luego presidente de Illinois Central Railroad y fideicomisario de Mutual Life. El padre de Fish había sido senador, gobernador y secretario de Estado.

Louis A. Garnett era un importante empresario de San Francisco.

Thomas G. Bush de Alabama fue director del Ferrocarril de Mobile y Birmingham.

J.W. Fries era un fabricante líder de algodón de Carolina del Norte.

William B. Dean era un comerciante de St. Paul, Minnesota, y director del Great Northern Railroad transcontinental con sede en St. Paul, propiedad de James J. Hill, aliado de Morgan en la lucha titánica sobre el Northern Pacific Railroad con Harriman, Rockefeller, y Kuhn, Loeb.

George Leighton de St. Louis era un abogado del Ferrocarril del Pacífico de Missouri.

Robert S. Taylor era un abogado de patentes de Indiana para la General Electric Company, controlada por Morgan.

El miembro trabajador más importante de la comisión fue James Laurence Laughlin, profesor jefe de economía política en la nueva Universidad de Chicago, fundada por Rockefeller, y editor de su prestigioso Journal of Political Economy. Fue Laughlin quien supervisó las operaciones del personal de la comisión y la redacción de los informes. De hecho, los dos asistentes de la comisión que escribieron los informes eran estudiantes de Laughlin's en Chicago: el ex-estudiante L. Carroll Root, y su actual estudiante de posgrado Henry Parker Willis.

La impresionante suma de 50.000 dólares fue recaudada a través de la comunidad bancaria y corporativa de la nación para financiar el trabajo de la Comisión Monetaria de Indianápolis. La gran cuota de la ciudad de Nueva York fue recaudada por los banqueros de Morgan Peabody y Orr, y las grandes contribuciones para llenar la cuota vinieron rápidamente del magnate minero William E. Dodge; del comerciante de algodón y café Henry Hentz, un director del Banco Nacional de Mecánica; y del propio J.P. Morgan.

Con el dinero en la mano, el comité ejecutivo alquiló un espacio de oficinas en Washington, DC, a mediados de septiembre, y dispuso que el personal enviara y cotejara las respuestas a un cuestionario monetario detallado, enviado a varios cientos de expertos seleccionados. La comisión monetaria se reunió desde finales de septiembre hasta diciembre de 1897, examinando las respuestas al cuestionario recopilado por Root and Willis. El propósito del cuestionario era movilizar una amplia base de apoyo a las recomendaciones de la Comisión, que, según ellos, representaban cientos de opiniones de expertos. En segundo lugar, el cuestionario sirvió como un importante dispositivo de relaciones públicas, haciendo que la comisión y su trabajo fueran muy visibles para el público, para la comunidad empresarial de todo el país y para los miembros del Congreso. Además, a través de este dispositivo, la comisión podría ser vista como una voz de la comunidad empresarial en todo el país.

Con este fin, la idea original era publicar el informe preliminar de la Comisión Monetaria de Indianápolis, adoptado a mediados de diciembre, así como las respuestas al cuestionario en un volumen complementario. Los planes para el volumen del cuestionario fracasaron, aunque más tarde fue publicado como parte de una serie de publicaciones sobre economía política y derecho público por la Universidad de Pennsylvania.7

Sin dejarse intimidar por el ligero revés, el comité ejecutivo desarrolló nuevos métodos para moldear la opinión pública utilizando las respuestas al cuestionario como herramienta de organización. En noviembre, Hugh Hanna contrató como su periodista financiero asistente en Washington, Charles A. Conant, cuya tarea era propagandizar y organizar la opinión pública para las recomendaciones de la comisión. La campaña de tocar los tambores para el próximo informe de la comisión fue lanzada cuando Conant publicó un artículo en la edición del 1 de diciembre de la revista Sound Currency, tomando una línea avanzada sobre el informe, y reforzando las conclusiones no sólo con su propio conocimiento de la historia monetaria y bancaria, sino también con declaraciones frecuentes de las respuestas aún no publicadas al cuestionario del personal.

Durante los meses siguientes, Conant trabajó en estrecha colaboración con Jules Guthridge, secretario general de la comisión; primero indujeron a los periódicos de todo el país a imprimir resúmenes de las respuestas al cuestionario. Mientras Guthridge escribía a algunos miembros de la comisión, estimulaba así la «curiosidad pública» sobre el próximo informe, y se jactaba de que mediante una «manipulación cuidadosa» podía conseguir que el informe preliminar «se imprimiera en su totalidad o en parte —principalmente en parte— en casi 7.500 periódicos, grandes y pequeños» Mientras tanto, Guthridge y Conant orquestaron cartas de apoyo de hombres prominentes de todo el país, cuando se publicó el informe preliminar el 3 de enero de 1898. Tan pronto como se publicó el informe, Guthridge y Conant pusieron estas cartas a disposición de los periódicos. Rápidamente, los dos crearon un sistema de distribución para difundir el evangelio del informe, organizando a casi 100.000 corresponsales «dedicados a la promulgación del plan de la comisión para la reforma bancaria y monetaria». 8

El énfasis principal e inmediato del informe preliminar de la Comisión Monetaria de Indianápolis fue completar la promesa de la victoria de McKinley codificando y promulgando lo que ya estaba en vigor de facto: un patrón oro único, con la plata reducida a la condición de moneda simbólica subsidiaria. Sin embargo, completar la victoria sobre el brianismo y la plata libre fue sólo una operación de limpieza; más importante a largo plazo fue el llamamiento que se hizo en el informe a favor de una reforma bancaria que permitiera una mayor elasticidad. El crédito bancario podría entonces incrementarse en recesiones y cuando la presión estacional de los bancos de los países agrícolas para su rescate obligara a los grandes bancos centrales de reserva a contraer sus préstamos. Las medidas concretas solicitadas por la Comisión tienen una importancia marginal. (Más importante era que la cuestión de la reforma bancaria se había planteado en absoluto)

Habiendo despertado el público por el informe preliminar, el comité ejecutivo decidió organizar una segunda y última reunión de la Convención Monetaria de Indianápolis, que se reunió debidamente en Indianápolis el 25 de enero de 1898. La segunda convención fue mucho más grande que la primera, ya que reunió a 496 delegados de 31 estados. Además, la reunión fue una muestra representativa de los principales líderes corporativos de Estados Unidos. Mientras que el estado de Indiana tenía naturalmente la delegación más grande, de 85 representantes de juntas de comercio y cámaras de comercio, Nueva York envió 74 delegados, incluyendo muchos de la Junta de Comercio y Transporte, la Asociación de Comerciantes y la Cámara de Comercio de la ciudad de Nueva York.

Tales líderes corporativos asistieron como el fabricante de hierro de Cleveland Alfred A. Pope, presidente de la National Malleable Castings Company; Virgil P. Cline, asesor legal de Rockefeller's Standard Oil Company de Ohio; y C.A. Pillsbury de Minneapolis-St. Paul, organizador de los molinos de harina más grandes del mundo. De Chicago vinieron empresas tan notables como Marshall Field y Albert A. Sprague, director de la Chicago Telephone Company, subsidiaria del monopolio telefónico controlado por Morgan, American Telephone and Telegraph Company. No se debe pasar por alto al delegado Franklin MacVeagh, un mayorista de Chicago, y tío de un socio principal de la firma de abogados de Wall Street, Bangs, Stetson, Tracy y MacVeagh, abogados de J.P. Morgan and Company. MacVeagh, que más tarde se convertiría en secretario del Tesoro en la administración Taft, se encontraba totalmente en el ámbito de Morgan. Su suegro, Henry F. Eames, fue el fundador del Commercial National Bank of Chicago, y su hermano Wayne pronto se convirtió en fideicomisario de la Mutual Life Insurance Company, dominada por Morgan.

El propósito de la segunda convención, como el ex Secretario del Tesoro Charles S. Fairchild explicó con franqueza en su discurso ante la reunión, era movilizar a los principales empresarios de la nación hacia un poderoso e influyente movimiento de reforma. Concluyó diciendo: «Si los hombres de negocios prestan una atención seria y estudian estos temas, se pondrán de acuerdo en la legislación y, por lo tanto, su influencia prevalecerá», y concluyó: «Les doy mi palabra de que se unan todos»; sin embargo, la presidenta de la convención, la gobernadora de Iowa, Leslie M. Shaw, era un poco insincera cuando dijo a la reunión: «Hoy en día, ustedes no representan a los bancos, ya que hay pocos banqueros en este piso. Usted representa a las industrias comerciales y los intereses financieros del país».

También había muchos banqueros allí.9 El mismo Shaw, que más tarde sería secretario del Tesoro bajo la dirección de Theodore Roosevelt, era banquero de un pequeño pueblo de Iowa, y presidente del Bank of Denison, quien continuó como presidente del banco durante su mandato como gobernador de la convención. Más importante en la perspectiva y carrera de Shaw fue el hecho de que fue un amigo cercano y leal por mucho tiempo partidario de la Regencia de Des Moines, la máquina republicana de Iowa encabezada por el poderoso senador William Boyd Allison. Allison, que iba a obtener el puesto en el Tesoro para su amigo, estaba a su vez estrechamente vinculado a Charles E. Perkins, un aliado cercano de Morgan, presidente de los ferrocarriles de Chicago, Burlington y Quincy, y pariente del poderoso grupo financiero Forbes de Boston, vinculado durante mucho tiempo a los intereses de Morgan.10

También sirvieron como delegados a la segunda convención varios economistas eminentes, cada uno de los cuales, sin embargo, no vinieron como observadores académicos sino como representantes de elementos de la comunidad empresarial. El profesor Jeremiah W. Jenks de Cornell, partidario de la cartelización de la confianza por parte del gobierno y pronto amigo y asesor de Theodore Roosevelt como gobernador, vino como delegado de la Asociación de Hombres de Negocios de Ítaca. Frank W. Taussig de la Universidad de Harvard representó a la Asociación de Comerciantes de Cambridge. Arthur Twining Hadley de Yale, que pronto será el presidente de Yale, representó a la Cámara de Comercio de New Haven, y Frank M. Taylor de la Universidad de Michigan vino como representante de la Asociación de Hombres de Negocios Ann Arbor. Cada uno de estos hombres ocupó cargos poderosos en la profesión de economía organizada, Jenkins, Taussig, y Taylor sirviendo en el comité de divisas de la Asociación Económica Americana. Hadley, uno de los principales economistas ferroviarios, también formó parte de las juntas directivas de Morgan's New York, New Haven y Hartford and Atchison, Topeka y Santa Fe Railroads.11

Tanto Taussig como Taylor eran teóricos monetarios que, aunque comprometidos con el patrón oro, instaron a una reforma que hiciera más elástica la oferta monetaria. Taussig pidió una expansión de los billetes de banco nacionales, que se inflarían en respuesta a las «necesidades de las empresas» y, como dijo Taussig,12 la moneda «crecería sin trasmallos, ya que las necesidades de la comunidad exigen espontáneamente un aumento». Taylor también, como dice un historiador, quería que el patrón oro fuera modificado por «un control consciente del movimiento de dinero» por parte del gobierno «con el fin de mantener la estabilidad del sistema de crédito», y justificó las suspensiones gubernamentales del pago de las especies para «proteger la reserva de oro».13

El 26 de enero, los delegados de la convención aprobaron debidamente el informe preliminar con casi unanimidad, tras lo cual se asignó al profesor J. Laurence Laughlin la tarea de redactar un informe final más elaborado, que se publicó y distribuyó unos meses más tarde. El informe final de Laughlin -y el de la convención- no sólo se pronunció a favor de una base de activos más amplia para una cantidad mucho mayor de billetes de banco nacionales, sino que también pidió explícitamente un banco central que disfrutara del monopolio de la emisión de billetes de banco.14

Los delegados de la convención llevaron el evangelio de la reforma bancaria a lo largo y ancho de las comunidades corporativa y financiera. En abril de 1898, por ejemplo, A. Barton Hepburn, presidente del Chase National Bank de Nueva York -en ese momento un banco comercial emblemático para los intereses de Morgan— y un hombre que desempeñaría un papel importante en la campaña para establecer un banco central, invitó al Comisionado Monetario de Indianápolis Robert S. Todos los comisionados monetarios, especialmente Taylor, estuvieron activos durante la primera mitad de 1898 exhortando a grupos de empresarios de todo el país a la reforma monetaria.

Mientras tanto, en Washington, el equipo de cabildeo de Hanna y Conant fue extremadamente activo. Un proyecto de ley que encarna las sugerencias de la comisión monetaria fue presentado por el congresista de Indiana Jesse Overstreet en enero, y fue reportado por el Comité de Banca y Moneda de la Cámara de Representantes en mayo. Mientras tanto, Conant se reunía casi continuamente con los miembros del comité bancario. En cada etapa del proceso legislativo, Hanna envió cartas a los delegados de la convención y al público, instando a una campaña de redacción de cartas en apoyo del proyecto de ley.

En esta agitación, el Secretario del Tesoro de McKinley, Lyman J. Gage, trabajó estrechamente con Hanna y su personal. Gage patrocinó proyectos de ley similares, y en 1898 y 1899 se presentaron en la Cámara varios proyectos de ley similares. Gage, amigo de varios de los comisionados monetarios, fue uno de los principales líderes de los intereses de Rockefeller en el campo bancario. Su nombramiento como secretario del Tesoro había sido obtenido para él por Mark Hanna de Ohio, cerebro político y patrocinador financiero del presidente McKinley, y viejo amigo, compañero de clase de secundaria y socio de negocios de John D. Rockefeller, Sr. Antes de su nombramiento como miembro del gabinete, Gage era presidente del poderoso First National Bank de Chicago, uno de los principales bancos comerciales en el ámbito de Rockefeller.

Durante su mandato, Gage trató de operar el Tesoro como un banco central, bombeando dinero durante las recesiones mediante la compra de bonos del Estado en el mercado abierto, y depositando grandes fondos en bancos comerciales de mascotas. En 1900, Gage pidió en vano el establecimiento de bancos centrales regionales.

Finalmente, en su último informe anual como secretario del Tesoro en 1901, Lyman Gage dejó salir al gato por completo de la bolsa, pidiendo directamente un banco central del gobierno. Sin un banco central de este tipo, declaró alarmado, «los bancos individuales están aislados y separados, unidades separadas, sin lazos de reciprocidad entre ellos» A menos que un banco central establezca tales lazos, advirtió Gage, el pánico de 1893 se repetiría.15 Cuando dejó el cargo a principios del año siguiente, Lyman Gage asumió su cargo como presidente de la compañía fiduciaria estadounidense controlada por Rockefeller en la ciudad de Nueva York.16

Originalmente publicado como «The Origins of the Federal Reserve System», Quarterly Journal of Economics 2, no. 3 (Otoño 1999): pp. 3-51, este artículo ha sido reeditado por el Instituto Mises en The Origins of the Federal Reserve, como capítulo 3, «The Beginnings of the 'Reform' Movement: The Indianapolis Monetary Convention» (2009).]

  • 1. Para el memorando, véase James Livingston, Origins of the Federal Reserve System: Money, Class, and Corporate Capitalism, 1890-1913 (Ithaca, N.Y.: Cornell University Press, 1986), pp. 104-05.
  • 2. Yale Review 5 (1897): 343-45, citado en ibíd., pág. 105.
  • 3. Véase Philip H. Burch, Jr. en Elites in American History, vol. 2, The Civil War to the New Deal (Nueva York: Holmes y Meier, 1981), pág. 189, n. 55.
  • 4. Ibídem, págs. 231, 233. Véase también Louise Ware, George Foster Peabody (Atenas: University of Georgia Press, 1951), págs. 161-67.
  • 5. Véase Kolko, Triumph, págs. 147-48.
  • 6. Ver Livingston, Origins, pp. 106-07.
  • 7. Ver Livingston, Origins, pp. 107-08.
  • 8. Ibídem, págs. 109 a 10.
  • 9. Ibídem, págs. 113 a 15.
  • 10. Véase Rothbard, «Federal Reserve», págs. 95-96.
  • 11. Sobre Hadley, Jenks, y especialmente Conant, véase Carl P. Parrini y Martin J. Sklar, «New Thinking about the Market, 1896-1904: Some American Economists on Investment and the Theory of Surplus Capital», Journal of Economic History 43 (septiembre de 1983): 559-78. Los autores señalan que las principales obras de Conant y Hadley de 1896 fueron publicadas por G.P. Putnam's Sons of New York. El presidente de Putnam fue George Haven Putnam, un líder del nuevo movimiento de reforma bancaria. Ibídem, p. 561, n. 2.
  • 12. Frank W. Taussig, «What Should Congress Do About Money» Review of Reviews (agosto de 1893): 151, citado en Joseph Dorfman, The Economic Mind in American Civilization (Nueva York: Viking Press, 1949), 3, p. xxxvii. Véase también ibíd., pág. 269.
  • 13. Ibídem, págs. 392 a 393.
  • 14. El informe final, incluyendo sus recomendaciones para un banco central, fue aclamado por F.M. Taylor, en su «The Final Report of the Indianapolis Monetary Commission», Journal of Political Economy 6 (Junio 1898): 293-322. Taylor también se regocijó de que la convención haya sido «uno de los movimientos más notables de nuestro tiempo — el primer movimiento minuciosamente organizado de las clases empresariales en todo el país dirigido a lograr un cambio radical en la legislación nacional», Ibid., p. 322.
  • 15. Livingston, Origins, p. 153.
  • 16. Rothbard, «Federal Reserve», págs. 94-95.

Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Shield icon interview