Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | La calidad del dinero

La calidad del dinero

Tags Teoría MonetariaValor e Intercambio

02/07/2020Philipp Bagus

I. INTRODUCCIÓN

La profesión de la ciencia económica ha descuidado recientemente las conexiones entre el poder adquisitivo y la calidad del dinero. Para cubrir esta brecha, analizaré la calidad del dinero y cómo sus cambios afectan el poder adquisitivo del dinero. Argumentaré que los cambios en la calidad del dinero pueden ser mucho más importantes para el valor del dinero que los cambios en su cantidad. Esta conclusión está en línea con el enfoque subjetivista de la escuela austriaca. De hecho, la cantidad de dinero es un agregado objetivo y medible. La teoría cuantitativa del dinero es el corazón de la teoría monetaria neoclásica, pero no se reconcilia bien con el enfoque austriaco. Por el contrario, la calidad del dinero es un concepto subjetivo y debe estar en el centro de una teoría monetaria basada en la acción humana. El dinero sirve a las personas para alcanzar sus fines subjetivos de manera más eficiente y cumple ciertas funciones para las personas. Cuanto mejor se cumplan estas funciones del dinero a los ojos de los actores, más valorarán el dinero. Por consiguiente, la calidad del dinero se define como la capacidad del dinero, tal como la perciben los actores, para cumplir sus funciones principales, a saber, servir como medio de intercambio, como depósito de riqueza y como unidad de contabilidad. Por lo tanto, la teoría de la calidad del dinero sostiene que la demanda de dinero depende de la calidad del dinero. De hecho, la calidad del dinero es uno de los factores importantes, junto con la incertidumbre, las innovaciones financieras (tarjetas de crédito, cajeros automáticos, MMMF), la frecuencia de los pagos, etc. que afectan a la reserva o la demanda de dinero en efectivo. La teoría de la calidad del dinero, por lo tanto, contrasta con una teoría unilateral de la cantidad para explicar el nivel de precios.

Primero revisaré el tratamiento de la calidad y la cantidad de dinero por parte de los economistas. Luego analizaré las diferentes propiedades del dinero que influyen en su calidad y cómo pueden cambiar. En el proceso me concentro en la función como medio de intercambio y como almacén de valor. Concluyo con un resumen de mis conclusiones.

II. LA TEORÍA DE LA CALIDAD DEL DINERO EN LA HISTORIA

La teoría de la calidad del dinero, aunque no bajo esta etiqueta, tiene una larga tradición. Aunque muchos autores han discutido los factores que influyen en la calidad del dinero, nunca se ha establecido un consenso unificador. Juan de Mariana (1609) explica que el deterioro de la calidad de las monedas de oro debe ser considerado un impuesto (injusto). Sir William Petty ([1662] 1889) considera el deterioro de la calidad de las monedas por el gobierno como un impuesto. Adam Smith (1776) habla del origen del dinero y de cualidades importantes como la durabilidad y la divisibilidad. Jean Baptiste Say ([1802] 1855) afirma que una buena moneda debe ser divisible, de la misma calidad, resistente a la fricción, suficientemente rara y maleable. También analiza la adulteración de la calidad del dinero en instancias históricas como en el caso de Felipe I de Francia. Nassau William Senior ([1850] 1853) y John Stuart Mill ([1848] 1965) son dos autores clásicos que discuten las cualidades de los productos que los hicieron aptos para convertirse en dinero. Carl Menger (1871) explica la aparición del dinero como un proceso de mercado espontáneo en el que prevalecen los productos básicos con cualidades específicas. Así, el tratamiento de las cualidades del dinero se había difundido antes del siglo XX, como afirma el pasaje de William Stanley Jevons (1875, p. 30):

Muchos escritores recientes, como Huskisson, MacCulloch, James Mill, Garnier, Chevalier y Walras, han descrito satisfactoriamente las cualidades que debe poseer el material del dinero. Sin embargo, los escritores anteriores parecen haber entendido el tema casi tan bien. Harris explicó estas cualidades con notable claridad en su «Ensayo sobre el dinero y las monedas», publicado en 1757, obra que apareció antes de la «Riqueza de las naciones», pero que expuso los principios del dinero que difícilmente pueden mejorarse en la actualidad. Ochenta años antes, sin embargo, Rice Vaughan, en su excelente y pequeño «Tratado del dinero», había escrito una breve pero satisfactoria declaración de las cualidades requeridas en el dinero. Incluso encontramos que William Stafford, el autor de ese notable diálogo de la época isabelina (1581), llamado «A Brief Conceipte of English Policy», mostró una perfecta comprensión del tema. De todos los escritores, M. Chevalier, sin embargo, probablemente da la cuenta más exacta y completa de las propiedades que el dinero debe poseer, y en muchos puntos seguiré sus puntos de vista.

Economistas austríacos como Mises (1953, cap. 1) y Rothbard (2004, págs. 189 a 193) han seguido a Carl Menger en su análisis de los orígenes del dinero. Si bien Mises no enumera las cualidades específicas que ayudan a que una mercancía se convierta en dinero, Rothbard (2008, pág. 6) menciona las «cualidades propias del dinero»: el dinero de las mercancías tiene una gran demanda, es altamente divisible, portátil, duradero y tiene un alto valor por unidad de peso.

Sin embargo, Mises y Rothbard no avanzan más allá de esta visión y no mencionan - al menos no explícitamente – la importancia de la calidad del dinero para la demanda de dinero. De hecho, Mises no menciona ni en La teoría del dinero y del crédito (1953, págs. 131 a 37) ni en La acción humana (1998) en su capítulo sobre la demanda de dinero (cap. 17) la calidad del dinero como factor que influye en la demanda de dinero. Como afirma Salerno (2006, pág. 39): «Mises (1998, pp. 398-402) proporcionó sólo una discusión muy superficial de la demanda de dinero que no puede soportar todo el peso de una teoría de los precios del dinero».

Rothbard (2004, p. 756) avanza más allá de Mises en su conceptualización de la demanda de dinero y estados: «La demanda total de dinero en el mercado consta de dos partes: la demanda de intercambio de dinero (por parte de los vendedores de todos los demás bienes que desean comprar dinero) y la demanda de reserva de dinero (la demanda de dinero para mantener por parte de los que ya lo tienen)».

Rothbard (2008, pág. 39) subraya que los cambios en la demanda de dinero (como las tenencias de efectivo) modifican el poder adquisitivo del dinero. En los capítulos sobre la demanda de dinero Rothbard (2008, cap. 5; 2004, cap. 11, sec. 5), al igual que Mises, no menciona la calidad del dinero como un factor que influye en la demanda de dinero de forma explícita. Sin embargo, Rothbard (2008, págs. 65 a 74) menciona dos factores importantes para la calidad del dinero: la confianza en el dinero y las expectativas inflacionistas y deflacionistas.

Al revisar las contribuciones de Mises y Rothbard, me viene una pregunta a la mente: ¿Por qué estos autores no avanzaron más y desarrollaron una teoría explícita de la calidad del dinero como factor que influye en la demanda de dinero?1 La respuesta se encuentra muy probablemente en su negligencia en la función del dinero como depósito de riqueza. Esta función es esencial para la calidad del dinero y es más sensible a los cambios que el medio de intercambio y las funciones de la unidad de contabilidad.

De hecho, Mises (1953, p. 35) sigue a Menger (1871, p. 278), y sostiene que la función de reserva de riqueza es una función derivada y no necesaria del dinero. De hecho, Mises (1998, p. 401) se centra aún más exclusivamente en la función de intercambio de dinero que Menger:

El dinero es la cosa que sirve como medio de intercambio generalmente aceptado y comúnmente utilizado. Esta es su única función. Todas las demás funciones que la gente atribuye al dinero son meramente aspectos particulares de su función primaria y única, la de un medio de intercambio.

Mises (1953, págs. 107, 110, 129; 1990, cap. 4) y Rothbard (2004, págs. 764 y 65) se centran en la función de intercambio. Así, descuidan factores importantes para el valor del dinero. Como no analizan en detalle la función de reserva de riqueza, no señalan los efectos que los cambios en ella o la calidad del dinero en general pueden tener para la demanda de dinero.

En contraste con el vacilante análisis monetario cualitativo de los economistas mencionados anteriormente, existe también una corriente en la literatura económica que no trata en absoluto las cuestiones cualitativas. Esta es la simple teoría cuantitativa del dinero defendida por David Ricardo.2 Para Ricardo no importa si las monedas de oro, una gallina, un grano de cacao, una ficha de piedra o un billete de papel es dinero. La cantidad es lo único que importa. Las cuestiones cuantitativas explican todos los fenómenos monetarios. De hecho, para Ricardo, todas las cualidades del dinero se encuentran dentro de la limitación de la cantidad de dinero.

Ricardo y los seguidores de la teoría cuantitativa simple enfatizan fuertemente la función de intercambio de dinero establecida por John Law y Adam Smith para quienes el dinero es básicamente un vale para comprar bienes. El dinero es simplemente un instrumento de circulación. Estos teóricos cuantitativos descuidan por completo la función del dinero como depósito de riqueza. Ricardo también implica que no hay diferencia entre el papel moneda inconvertible y los certificados de dinero convertible. Por consiguiente, descuida la demanda de dinero. Para él, la convertibilidad es sólo un método práctico para asegurar una limitación de la cantidad de dinero.

Para los creyentes de esta teoría cuantitativa,

el valor del dinero está en función de su cantidad, es totalmente independiente del valor del material del que están hechas las monedas y se deriva únicamente de sus usos peculiares...(pág. 49)

Según esa teoría, mientras el número de intercambios y la rapidez de la circulación del dinero sigan siendo los mismos, nada puede afectar al valor de la unidad, y con ello al nivel de los precios, excepto los cambios en el volumen de la moneda. (Scott 1897, p. 56)

Como consecuencia, los teóricos de la cantidad tienden a descuidar la importancia de la demanda de dinero. Como señala Carver (1934, p. 188):

La mayoría de las teorías de cantidad de dinero son teorías de demanda y oferta. Lamentablemente, se ha prestado menos atención a la demanda que a la oferta de dinero. De hecho, algunos exponentes de la teoría cuantitativa ignoran por completo la demanda de dinero, y proceden suponiendo que sólo cuenta la oferta. Este desconocimiento del tema de la demanda y la concentración en el tema de la oferta parece basarse en el supuesto adicional de que la demanda de dinero es, en un momento dado y en un conjunto determinado de circunstancias, fija; que consiste exclusivamente en el número de productos y servicios que están a la venta.

La teoría cuantitativa del dinero sigue dominando en los libros de texto de economía popular hasta el día de hoy. Algunos de los textos más utilizados son: Mankiw (2004), Blanchard (2006), Stockman (1999), Hyman (1994), Slavin (1994), Boyed y Melvin (1994), Sachs y Larrain (1993), Ekelund y Tollison (2000), Case y Fair (1994), Dornbusch y Fischer (1990). Sólo unos pocos autores de libros de texto (Colander 1995 y Sloman 1994) mencionan las cualidades del dinero, mientras que Melotte y Moore (1995) afirman que un buen dinero debe ser divisible, portátil, duradero y de valor estable. El libro de texto de Abel, Bernanke y Croushore (2008) ni siquiera habla de las cualidades del dinero.

Williamson (2005, pág. 536) llega incluso a discutir varios problemas con las cualidades del dinero de los productos básicos: En primer lugar, su calidad sería difícil de identificar. En segundo lugar, sería costoso de producir. En tercer lugar, el uso del producto como dinero lo desvía de otros usos.3

Williamson (2005) puede haber dado la verdadera razón por la que sólo unas pocas líneas, si es que hay alguna, se presentan en apoyo de la calidad del dinero, ya que fue la llegada del papel moneda fiduciario lo que llevó a los economistas a creer que habían encontrado el dinero perfecto. Así, Lewis y Mizen (2000, pág. 47) afirman que el papel moneda puede, en principio, funcionar mejor que el dinero mercancía. Argumentan que el valor del papel moneda puede estabilizarse mejor e implica menores costos de recursos.

Una segunda razón para la virtual desaparición de la calidad del dinero del análisis económico es el análisis del equilibrio general y la matemática en la economía. En el análisis de equilibrio general, no hay ningún proceso. Con el análisis de equilibrio no se puede explicar la evolución y el origen del dinero, lo que requeriría un análisis de la calidad del dinero. De hecho, la teoría cuantitativa del dinero no puede explicar ni el aumento ni la desmonetización del dinero. Además, la matemática en economía y el consiguiente aumento de la teoría cuantitativa del dinero permitió la medición. Como la cantidad de dinero es más utilizable para las matemáticas y las mediciones, la calidad del dinero fue ignorada.

La comprensión de la teoría de la calidad del dinero existía antes del siglo XX. Sin embargo, estas percepciones sólo enumeran las características de lo que debe tener un buen medio de intercambio, dejando de señalar la importancia de las características para el poder adquisitivo del dinero. En otras palabras, no investigan los efectos de los cambios de estas características en el poder adquisitivo del dinero y no establecen una teoría unificada de la calidad del dinero. El dinero tiene otras funciones además de servir como medio de intercambio. El dinero también sirve como depósito de valor y unidad de cuenta. Por lo tanto, una teoría completa de la calidad del dinero, debe también investigar las cualidades de un dinero con respecto a estas otras dos funciones. No se tratará la función del dinero como unidad de cuenta. En cambio, el enfoque será en la función del dinero como un medio de intercambio y un almacén de riqueza.

III. LA CALIDAD DEL DINERO Y SU PODER ADQUISITIVO

El precio del dinero es su poder adquisitivo. Como cualquier precio, el precio del dinero está determinado por su oferta y demanda. La demanda de dinero está determinada por su utilidad marginal.4 La utilidad del dinero está, a su vez, determinada por la calidad del dinero, es decir, su capacidad para cumplir sus servicios. La cantidad de dinero afecta a la utilidad marginal del dinero al aumentar el número de unidades monetarias. La calidad del dinero afecta a su utilidad marginal al cambiar la posición de las unidades monetarias en la escala de valores de los actores en relación con otros bienes. Como Salerno (2006, pág. 52) resume los determinantes del poder adquisitivo del dinero:

la reserva de dinero es uno de los determinantes inmediatos de la estructura de los precios del dinero y del poder adquisitivo del dinero, junto con su poder adquisitivo inmediatamente anterior, las reservas de bienes existentes y la distribución de la propiedad y las clasificaciones relativas de los bienes y del dinero entre los participantes en el mercado. (cursiva añadida)

Es esta clasificación relativa de los bienes y del dinero entre los participantes en el mercado la que se ve afectada por la calidad del dinero. Los factores que influyen en la calidad del dinero y, por consiguiente, en la clasificación relativa de los bienes y del dinero se han descuidado ampliamente. Su análisis es precisamente el foco de este trabajo.

Por lo tanto, aunque la cantidad de dinero es importante para el poder adquisitivo del dinero, no es el único factor. Como dice Henry Hazlitt (1978, p. 74):

La verdad de la teoría cuantitativa es que los cambios en la cantidad de dinero son un factor muy importante para determinar el valor de cambio de una unidad de dinero dada. Esto es sólo para decir que lo que es cierto para otros bienes también lo es para el dinero. El valor de mercado del dinero, al igual que el valor de mercado de los bienes en general, está determinado por la oferta y la demanda. Pero está determinado en todo momento por valoraciones subjetivas, no por relaciones puramente objetivas, cuantitativas o mecánicas. (Cursiva en el original)

De hecho, la calidad del dinero es un factor esencial en el proceso que determina su precio, es decir, su poder adquisitivo. Cuando la calidad del dinero aumenta, la demanda de dinero y, en consecuencia, el poder adquisitivo será mayor que sin esta mejora de la calidad. El dinero no es, por lo tanto, diferente de cualquier otro bien. Si la calidad de un bien aumenta, habrá más demanda y su precio será más alto que sin este aumento de calidad.

La importancia de la calidad del dinero puede verse en el análisis de Eugen von Böhm-Bawerk sobre la determinación de los precios. Böhm-Bawerk (1884) nombra seis determinantes individuales de los precios en su teoría de los precios: el número de unidades de los bienes ofrecidos; el número de unidades del bien demandado; la intensidad con la que el vendedor potencial valora el bien; la intensidad con la que el vendedor potencial valora la unidad monetaria (o bien de intercambio); la intensidad con la que los compradores potenciales valoran el bien; y la intensidad con la que los compradores potenciales valoran la unidad monetaria (o bien de intercambio).

Los cuatro últimos determinantes pueden resumirse en la intensidad de la valoración del dinero en relación con la valoración de otros bienes y servicios por parte de los posibles compradores y vendedores. En esta intensidad no sólo influye la cantidad de dinero y de bienes y servicios, sino también la calidad del dinero. Cuanto mayor es la calidad del dinero, más valoran los compradores y vendedores de dinero la unidad monetaria en relación con otros bienes y servicios. Cuanto menor es la calidad del dinero, menos valor tienen los compradores y vendedores de dinero la unidad monetaria en relación con otros bienes y servicios. Esto implica que el poder adquisitivo del dinero puede variar con un suministro constante de dinero y de bienes y servicios si la calidad del dinero cambia. Cuando la gente empiece a valorar más el dinero, el poder adquisitivo del dinero será mayor.

En realidad, los cambios en la calidad del dinero pueden tener efectos más abruptos y fuertes en el precio del dinero que los cambios en la cantidad del mismo. De hecho, los cambios en la cantidad de dinero sólo tienen efectos marginales en el valor del dinero. Sin embargo, los cambios en la calidad del dinero pueden alterar abruptamente la valoración subjetiva del dinero en general. Aparte de los dramáticos cambios en la oferta de dinero, se pueden esperar movimientos más rápidos del precio del dinero por cambios en la valoración subjetiva de la calidad del dinero que por cambios en su cantidad.

Una ramificación importante de la teoría de la calidad del dinero es que los precios en general pueden subir o bajar sin que cambie la cantidad de dinero. Frank Shostak (2008) no tiene en cuenta la teoría de la calidad del dinero cuando escribe:

Sabemos que el precio de un bien es la cantidad de dinero que se paga por el bien. De esto podemos inferir que para cualquier cantidad de bienes, un aumento general de los precios sólo puede tener lugar en respuesta al aumento o la inflación de la oferta monetaria... Ahora bien, si la reserva de dinero no aumentó, entonces los consumidores no tendrán más dinero para apoyar el aumento general de los precios de los bienes y servicios.

Shostak se equivoca precisamente porque la calidad del dinero puede caer sin que aumente la oferta de dinero.5 La valoración subjetiva del dinero y, en consecuencia, su utilidad marginal puede caer como resultado de un deterioro de la calidad del dinero. Como consecuencia de la menor valoración subjetiva del dinero, el precio del dinero cae. Si mi valoración subjetiva del dinero cae, trataré de reducir mi saldo de efectivo. Si vendiera cinco manzanas por cinco dólares, ahora que el valor del dinero es menor, podría vender una por cinco dólares. Lo mismo se aplica a los precios de otras mercancías. Como resultado, reduzco mis saldos reales de efectivo.6 Los precios del dólar han subido debido a un cambio en las valoraciones subjetivas y no a un cambio en la cantidad de dinero. Este aumento de los precios se debe a la caída de la calidad del dinero que dio lugar a una disminución de la demanda de dinero. La caída de la demanda de dinero significa que la posición del dinero en las escalas de valor en relación con las posiciones de otros bienes se ha deteriorado.

En la siguiente sección discutiremos los factores que influyen en la calidad del dinero y, en consecuencia, las valoraciones subjetivas del dinero. Algunos de los factores están relacionados con los aumentos previstos de la cantidad de dinero, una posibilidad que no ha considerado Shostak. Otros factores están completamente desconectados de las consideraciones cuantitativas.7

IV. LA CALIDAD DEL DINERO Y SU FUNCIÓN COMO MEDIO DE INTERCAMBIO

Primero veremos los factores o propiedades que influyen en la calidad del dinero en su función como medio de intercambio. Cuando estas propiedades cambian, la calidad del dinero mejora o se deteriora y afecta el poder adquisitivo del dinero.

Hay varias propiedades de un buen medio de intercambio. La mayoría de ellas han sido discutidas en la literatura en otro contexto, a saber, en la explicación del origen del dinero. De hecho, la teoría de la calidad del dinero puede explicar la aparición y desaparición del dinero mientras que la teoría cuantitativa no puede explicar estos fenómenos.8 Una de las propiedades más importantes para la calidad del dinero es la existencia de una demanda no monetaria en la sociedad por el dinero. Esta demanda puede ser en forma de bienes de consumo o factores de producción. Es importante para la calidad del dinero que su demanda no monetaria juegue un papel esencial en la sociedad, todos lo quieren y lo necesitan. El dinero no sólo se exige como medio de intercambio sino también para otros fines. Así, para el dinero, como bien, existen muchos deseos insatisfechos y la intensidad de los mismos es relativamente alta y permanente (Menger 1892, p. 5). La demanda no monetaria es importante porque le da al poseedor del dinero un «seguro». Aunque el dinero se desmonetice, es decir, pierda su demanda monetaria, sigue teniendo un valor considerable. La demanda no monetaria apoya su valor.9 En resumen, cuanto mayor sea la demanda no monetaria, mayor será la calidad del dinero. Si, por ejemplo, el oro es dinero y la demanda de joyas de oro aumenta, se utilizará más oro para estos fines y se elevará la utilidad marginal del oro. En otras palabras, la utilidad marginal del oro puede cambiar independientemente de la rapidez de la circulación, el número de intercambios y la cantidad de oro (Scott 1897, p. 56).10

Además, cuanta más gente acepte el dinero, mejor funcionará el dinero como medio de intercambio. De hecho, la incorporación de nuevos usuarios mejora la calidad del dinero. Por ejemplo, cuando las personas que se dedican al trueque empiezan a utilizar el dinero, su calidad aumenta. Cuando la Unión Soviética y China abrieron sus economías y se convirtieron en un mercado de dólares, la calidad del dólar aumentó. La introducción del euro, en un número cada vez mayor de países, puede mejorar su función como medio de intercambio a medida que más compradores potenciales lo acepten. También las leyes de moneda de curso legal influyen en la aceptación del dinero y, por lo tanto, en su calidad. Como señala Carver (1934, p. 188), para el poder adquisitivo del dinero es importante que el papel moneda sea de curso legal y aceptado por el Estado para el pago de impuestos y derechos o no. Al dar privilegios legales al papel moneda, el Estado subvenciona su calidad aumentando su uso en los intercambios.

Otras propiedades del dinero como medio de cambio son los bajos costos de almacenamiento y transporte, la facilidad de manejo, la durabilidad, la divisibilidad, la resistencia al deslustre, la homogeneidad y la reconocibilidad.11 Los cambios en estas propiedades afectan a la calidad del dinero y, por lo tanto, a su poder adquisitivo, independientemente de la cantidad de dinero o de las expectativas sobre la cantidad de dinero.

V. LA CALIDAD DEL DINERO Y SU FUNCIÓN COMO RESERVA DE VALOR

Una de las propiedades más importantes del buen dinero es que es una buena reserva de valor (Menger 1871, p. 277). El dinero es el bien más comercializable o líquido. La liquidez es mayor o menor, ya que la pérdida de valor (o la pérdida de tiempo) que se experimenta al liquidar cantidades cada vez mayores de un bien es menor o mayor. El margen entre los precios de compra y venta de un bien es una función creciente de la cantidad. El aumento de la difusión va de la mano con el aumento de las cantidades ofrecidas.12 Diferentes bienes tienen diferentes distribuciones. La velocidad con la que aumenta el esparcimiento está determinada por la velocidad con la que la utilidad marginal disminuye con el aumento de las cantidades.

Como el dinero es el bien más líquido, la gente puede fácilmente almacenar su riqueza y las ganancias de las ventas hasta que se necesite para el intercambio. El dinero almacenado sirve como poder adquisitivo para el futuro. La gente puede separar fácilmente el momento de la venta de su producto del momento de la compra de sus necesidades. El dinero es, por lo tanto, un medio para almacenar la riqueza y preservar el valor de los bienes y servicios (principalmente la mano de obra) vendidos de las fluctuaciones de precios. Es un seguro contra las incertidumbres del futuro. La función de almacenamiento de la riqueza es, por consiguiente, crucial para el origen del dinero y para la calidad del mismo. Un medio de intercambio que pierde su función de almacenamiento también perderá su función de intercambio.

Para el propósito de nuestro artículo no es importante si la función de medio de intercambio o la función de depósito de riqueza es más importante para el origen del dinero o si son dos caras de la misma moneda.13 La función de reserva de riqueza es clave para la calidad del dinero.14 De hecho, el intercambio siempre tiene lugar a tiempo. La producción y el consumo no son simultáneos.15 Abstraer del tiempo en economía ha llevado a errores cruciales en la teoría de los precios, la teoría del capital, etc., y es igualmente engañoso abstraer del tiempo en la teoría monetaria o la teoría de los intercambios. Cuando la gente vende sus productos no puede, o no compra los bienes y servicios que necesita en el mismo momento, sino más bien en un momento posterior. Un bien líquido para almacenar la riqueza que no pierda valor es, por lo tanto, crucial.

Hay varias características de una buena reserva de riqueza. Una característica importante es la capacidad de acopio o almacenamiento de un bien (Fekete 2003, pág. 2). Un bien es más almacenable cuanto menor sea la pérdida sufrida al comprarlo y venderlo en las cantidades más pequeñas, cuando es posible sumar y restar pequeñas cantidades de la reserva de valor de uno con costos mínimos. Cabe señalar que la capacidad de acaparamiento es ligeramente diferente de la liquidez. Cuanto más líquido es un bien, más lento es el aumento de la diferencia entre los precios de oferta y demanda con cantidades cada vez mayores. Sin embargo, la acaparabilidad no se refiere a los costos de la venta y la compra de grandes cantidades de un bien, sino más bien a los costos de la venta y la compra de pequeñas cantidades de un bien. Así, la sal puede ser más acaparable que el oro pero menos líquida. La acaparabilidad también es diferente de la divisibilidad. La divisibilidad es la capacidad de dividir un bien para hacer compras exactas, mientras que la capacidad de acaparamiento se refiere a los costos económicos de sumar o restar de una reserva de riqueza. Teleológicamente, estos conceptos se refieren a diferentes fines, a saber, el intercambio y el almacenamiento.

Otra característica importante en relación con la función del dinero como reserva de valor es la posibilidad de cambios en la cantidad de dinero. Por lo tanto, la calidad del dinero como reserva de valor está influenciada por las posibilidades de cambiar la cantidad de dinero. Cabe señalar desde el principio que la posibilidad de modificar la cantidad de dinero (y que de esta posibilidad se deriva la cantidad esperada de dinero) es sólo uno de los varios factores que influyen en la calidad del dinero. Además, la cantidad esperada es relevante para la acción humana precisamente porque afecta a la calidad del dinero. Es relevante porque influye en la capacidad del dinero para funcionar como reserva de valor. La cantidad de dinero esperada es uno de los factores importantes que determinan la calidad del dinero.

Veamos primero cómo aumenta la cantidad de dinero en la libre competencia. Dos características de la producción de dinero en el libre mercado influyen en la calidad del dinero como depósito de riqueza. En primer lugar, los costos de producción del dinero son importantes. Los costos de producción de dinero se determinan por el valor que los individuos le dan al dinero adicional. Cuanto más altos sean los costos de producción del dinero en relación con su valor de mercado, más lentamente aumentará la cantidad de dinero. En segundo lugar, la reserva de dinero ya existente en relación con la producción potencial es importante. Cuanto mayor sea la reserva existente en relación con la producción potencial, menor será la tasa potencial de aumento de la oferta monetaria y mejor se cumplirá la función de almacenamiento del dinero.

Ahora miramos el caso de un productor de dinero monopolista. Cuando hay un productor monopólico de dinero una propiedad importante del dinero es cómo se espera que cambie su cantidad. En un estándar de papel moneda fiduciario con un banco central, por ejemplo, el marco institucional del banco central se vuelve relevante.16 El entorno institucional de la moneda, por lo tanto, también determina la calidad del dinero. Por ejemplo, es más probable que un banco central que recibe sus órdenes directamente del gobierno se utilice para monetizar la deuda pública con el fin de financiar el gasto. Por consiguiente, un banco central formalmente «independiente» mejora la calidad de la moneda.17 Los estatutos del banco central, hasta que se modifiquen, pueden limitar en cierta medida el posible aumento de la oferta monetaria. Los incentivos (como los pagos de bonificaciones a los bancos centrales) para inflar menos la oferta monetaria también pueden aumentar la calidad del dinero. Si los bancos centrales son responsables de sus políticas y si hay transparencia, esto puede mejorar la calidad del dinero.

Los objetivos o mandatos oficiales del banco central, así como las reservas mínimas que imponen a los bancos, influyen en la forma en que se espera que aumente la cantidad de dinero e influyen en la calidad del mismo. En otras palabras, la filosofía de su política monetaria implícita en los estatutos del banco central, o la filosofía de los banqueros centrales, influye en la calidad del dinero de la manera en que se espera que cambie la cantidad.

Un banco central, cuya política oficial es estabilizar los precios de los bienes de consumo, representa una calidad de dinero superior a la de un banco central que, además del control de los precios de los bienes de consumo, trata de estimular la economía, estabilizar los precios de los activos o buscar el pleno empleo.

La ideología del presidente del banco central y otros funcionarios del banco central influye en la calidad del dinero. Además, los comentarios de los banqueros centrales y los políticos pueden alterar inmediatamente la calidad del dinero. Por ejemplo, cuando el presidente de la junta de la Reserva Federal declara que está dispuesto a hacer cualquier cosa para evitar una recesión, esto se interpretará como la promesa de una futura inflación monetaria. Como resultado, la calidad del dinero disminuye y habrá un impacto inmediato en los precios, ya que la moneda se deprecia en términos de divisas. El precio en dólares de todos los bienes y servicios fuera de los Estados Unidos aumenta. Además, los precios de los productos básicos pueden verse influidos por los comentarios de los bancos centrales sin que se produzca un cambio necesario en la cantidad de dinero. El anuncio, así como su anticipación, de un Paul Volcker o un Ben Bernanke como presidente de la Reserva Federal influye inmediatamente en la calidad del dinero.

La integridad de la unidad monetaria es otra propiedad importante de la calidad del dinero. La integridad del dinero, por ejemplo, puede ser alterada por el desgaste de las monedas metálicas. Aunque la cantidad nominal de dinero sigue siendo la misma, el desgaste lleva a precios más altos que de otra manera. El recorte de monedas es otro ejemplo. El gobierno denigra la calidad de la unidad monetaria cortando parte de la moneda y sustituyéndola por metal de valor inferior (como el cobre), sin cambiar la cantidad de monedas en circulación. Por ejemplo, el gobierno puede recortar el 10 por ciento de las monedas de oro en circulación y acumular el oro recortado o hacer lo que quiera con él. La calidad del dinero puede disminuir independientemente de si el gobierno gasta el oro acumulado o no. Cuando la gente se dé cuenta de esta práctica, se incrementarán los precios, ya que en lugar de monedas de 100 por ciento de oro, las monedas son de 90% de oro y 10% de cobre.18 Es entonces probable que las personas valoren el oro y el cobre, así como otros bienes y servicios, más que antes en relación con la unidad monetaria. En este caso los precios no aumentan porque la cantidad de dinero aumente o se prevea que aumente, sino más bien porque la calidad del contenido de oro de la unidad monetaria ha disminuido.

Otro caso de alteración de la integridad del dinero es el cambio en la tasa de reembolso de una norma de productos básicos controlada por el gobierno. Cuando el gobierno de los EEUU cambió la tasa de rescate del dólar de 1/20,67 a 1/35 onzas de oro en 1933, la cantidad de dólares pendientes no se modificó. Sin embargo, la calidad de los dólares cambió al haber menos respaldo de oro (Carver 1934).

Esto nos lleva a la cuestión del respaldo del dinero en el sentido más amplio, es decir, el dinero propiamente dicho y los sustitutos del dinero. Los bienes o derechos de diferentes calidades pueden utilizarse para respaldar el dinero en el sentido más amplio. La pregunta crucial es: ¿puede un sustituto del dinero ser canjeado por bienes o derechos de mayor calidad? ¿Representan los billetes de banco un derecho de redención en especie? ¿Son los billetes sólo billetes de papel fiduciario? ¿Es el billete un certificado monetario que puede ser canjeado por activos de los bancos o bancos centrales o no?

Un billete de banco que es un certificado de dinero es de mayor calidad que el papel moneda inconvertible.19 Esto es así, porque el papel moneda inconvertible presenta una reclamación sobre una cantidad indeterminada, mientras que un certificado de dinero (convertible) es una reclamación sobre una suma claramente definida. El papel moneda inconvertible presenta una reclamación sobre algo que no está especificado, su valor fluctúa según la estimación del titular de lo que el papel moneda inconvertible podrá comprar. Si esta estimación es muy baja, el valor puede muy bien caer a cero.20 La capacidad de los billetes inconvertibles para servir como depósito de riqueza está dominada por esta incertidumbre. Nada de esto ocurre con un certificado de dinero (convertible) que, por ejemplo, puede ser cambiado en cualquier momento por oro. Como resume Rist (1966, p. 200): «En resumen, la convertibilidad no es un mero dispositivo para limitar la cantidad; la convertibilidad otorga a los billetes cualidades jurídicas y económicas que no posee el papel moneda, y que son independientes de la cantidad».

Por lo tanto, cuando se suspende la redención de los billetes de banco en un patrón oro, la calidad del dinero, de un segundo a otro, se reduce (independientemente de lo que pueda suceder con la cantidad de dinero). Los billetes se negocian con un descuento en relación con el oro. Este descuento crece cuando la gente teme que la redención sea menos probable, mientras que el descuento se reduce cuando la gente considera la redención como inminente. Mises (1953, pág. 52) señala que el valor del dinero de crédito fluctúa independientemente del producto básico subyacente, en función de la probabilidad prevista de que se redima en el futuro y de la lejanía de la fecha futura de redención prevista. Una ilustración es la historia de los billetes verdes en los EEUU.21 Después del comienzo de la Guerra Civil Americana, la redención fue suspendida con la promesa de reanudar la redención en algún momento futuro. Como consecuencia, los precios aumentaron en términos de dólares verdes, reflejando el deterioro de la calidad. Durante la Guerra Civil, el poder adquisitivo de los billetes verdes fluctuó con el éxito militar de la Unión, independientemente de las cuestiones de cantidad (Carver 1934, pág. 203). Con la reanudación del pago por especies en 1879, se esperaba que la calidad del dinero aumentara, lo que se traduciría en un aumento del poder adquisitivo (Bagus 2008).

Otra ilustración histórica de la importancia del respaldo de una moneda son las «Marcas de Bully» en un campo de prisioneros de guerra alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, como se describe en Radford (1945). Las «marcas de matón» estaban respaldadas al 100% por la comida de la tienda y el restaurante del campamento. Cuando el campo fue bombardeado, el restaurante se cerró por un corto tiempo y los paquetes de comida se redujeron a la mitad. Como consecuencia, se hizo evidente que el respaldo de las «Marcas de la Intimidación» se volvió inseguro. Las «Marcas de la Matanza» perdieron cada vez más valor en relación con la moneda más segura de los cigarrillos. Al final hubo una fuga de la «Marca del Matón», un hecho que no fue causado por cambios en su cantidad sino por su calidad.

Cuando la redención se suspende indefinidamente y no hay esperanza de que se reanude, como ocurre en el caso del papel moneda fiduciario, los activos y las reservas que poseen los bancos centrales y los bancos siguen siendo importantes para la calidad del dinero. Esto es así, porque esos activos y reservas respaldan los pasivos de los bancos.

Cuando un banco entra en quiebra, a causa de una ejecución bancaria, los activos del banco son tomados por los depositantes y los acreedores. Cuanto más líquidos y valiosos sean los activos, menos pueden perder los poseedores de dinero y mejor será la calidad del dinero. Por ejemplo, consideremos dos bancos de reserva fraccionaria de papel moneda que tienen un 10% de reservas en efectivo y ambos experimentan una corrida bancaria que lleva a la quiebra. El Banco A mantiene como activos las reservas de divisas, el oro y las letras comerciales, lo que permite una rápida venta y la recuperación de grandes cantidades de dinero de los depositantes. El Banco B tiene hipotecas de baja calidad y otros préstamos a largo plazo sin liquidez que sólo pueden venderse con grandes pérdidas o no pueden venderse en absoluto. Por supuesto, la gente tenderá a preferir los billetes del Banco A a los del Banco B. Así pues, los cambios en los activos de los bancos afectan a la calidad de sus billetes.

Del mismo modo, los activos del sistema bancario en su conjunto influyen en la calidad del dinero. Imagine que el Banco A o el Banco B representa el balance general del sistema bancario. Los activos del banco central son especialmente importantes para la calidad del dinero (Bagus y Schiml 2008). Los activos de un banco central pueden utilizarse para defender el valor de una moneda tanto interna como externamente. Además, estos activos pueden utilizarse para apoyar un sistema bancario en colapso o una reforma monetaria. Respaldan los pasivos del banco central que es principalmente la base monetaria. El deterioro de la calidad media de los activos del banco central podría denominarse «relajación cualitativa». Una flexibilización cualitativa es posible sin un aumento de la cantidad de dinero. Por ejemplo, un banco central puede vender sus reservas de oro y a su vez adquirir préstamos concedidos a un banco insolvente o a un gobierno en dificultades. Este deterioro de la calidad media de los activos de los bancos centrales, sin afectar a la cantidad de dinero, deteriora su calidad.22

Una última característica de la calidad del dinero como depósito de riqueza es la política, la ideología, el personal, el crédito y el estatus del gobierno.23 Cuando la condición fiscal del gobierno mejora (se deteriora), el peligro de que el gobierno recurra a un deterioro de la norma monetaria es menor (mayor) de lo que hubiera sido de otro modo. El deterioro del estándar monetario (mejora) puede consistir en el abandono (retorno) de un estándar de productos básicos, un cambio en la tasa de reembolso o el aumento (reducción) del uso de la imprenta para financiar sus gastos.

De hecho, un déficit presupuestario es como una «enfermedad de la moneda» y reduce la calidad del dinero (Röpke 1954, p. 142). El monto de las deudas públicas es como un «cáncer de moneda» y pesa sobre la calidad del dinero. La condición del gobierno puede llegar a ser muy alarmante y surge el temor de que el gobierno deje de existir, por ejemplo, el gobierno podría ser derrocado en una revolución o sufrir una derrota en una guerra.

En un estándar de papel fiat la quiebra o el fin del gobierno probablemente significa el fin de la moneda y la deja sin valor. Es la confianza en la economía y la capacidad tributaria del gobierno lo que mantiene el valor del dinero fiduciario. La capacidad tributaria es crucial, porque un papel moneda fiduciario está respaldado por las reservas del sistema bancario y del banco central, que son en gran parte deudas del gobierno. Cuando las deudas del gobierno se vuelven inútiles por el fin del gobierno debido a la guerra o la revolución, el dinero fiduciario también perderá su valor y puede dejar de existir. Un ejemplo serían los billetes verdes durante la Guerra Civil Americana. La depreciación de los billetes verdes en términos de oro aumentó después de las derrotas del Norte y se redujo por las victorias del Norte (Studenski y Kroos, 1963, pág. 147).

Otro ejemplo es la evolución de la moneda de Filipinas emitida por los japoneses en la Segunda Guerra Mundial, como lo menciona Henry Hazlitt (1978, pág. 76):

Una de las ilustraciones más sorprendentes de la importancia de la calidad de la moneda se produjo en Filipinas a finales de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas bajo el mando del general Douglas MacArthur habían realizado un desembarco en Leyte en la última semana de octubre de 1944. A partir de entonces, lograron una serie casi ininterrumpida de éxitos. El gasto salvaje estalló en la capital de Manila. En noviembre y diciembre de 1944, los precios en Manila subieron a alturas vertiginosas. ¿Por qué? No hubo ningún aumento en las acciones de dinero. Pero los habitantes sabían que tan pronto como las fuerzas americanas tuvieran éxito, sus pesos emitidos por los japoneses no valdrían nada. Así que se apresuraron a deshacerse de ellos por cualquier mercancía real que pudieran conseguir.

No sólo las guerras influyen en la calidad del dinero. También el desarrollo económico influye en la calidad del dinero. Cualquier cosa que perturbe o interrumpa el desarrollo inhibe la capacidad tributaria del gobierno y, por lo tanto, potencialmente la calidad de un dinero. La importancia de las políticas públicas para la calidad del dinero implica que el Estado puede mejorar la calidad del dinero si puede imponer de manera creíble restricciones a sus políticas fiscales. Así, la introducción de un nuevo artículo en la constitución de un país, que hace obligatorio un presupuesto equilibrado, puede aumentar la calidad del dinero. Un ejemplo relacionado es el «Pacto de Estabilidad y Crecimiento» de la Unión Europea. El «Pacto de estabilidad y crecimiento» ordena un déficit presupuestario anual no superior al 3% del PIB y una deuda nacional inferior al 60 por ciento del PIB o que se aproxime a ese valor. Esto fue instigado para aumentar la confianza en la moneda del euro y dar una garantía de su calidad. Por otro lado, la firma de un tratado que probablemente conduzca a políticas gubernamentales imprudentes y a la monetización de las deudas, disminuirá la calidad del dinero. Un ejemplo es la firma del Tratado de Versalles después de la Primera Guerra Mundial (Bresciani-Turroni 1968, p. 54). La confianza en el futuro de Alemania declinó y se estableció un vuelo desde el Marco Alemán. Asimismo, Charles Rist (1966, p. 152) enfatiza la importancia de las finanzas gubernamentales para una moneda:

cuando hay que restablecer la convertibilidad del papel y estabilizar los intercambios, una financiación sólida y un presupuesto equilibrado cuentan mucho más que la limitación de la cantidad de papel. Lo importante en tal caso es tranquilizar a los titulares extranjeros de valores o divisas en cuanto al valor final del papel, y esto sólo puede hacerse convenciéndoles de que se ha restablecido la estabilidad financiera del Estado.

De todo esto podemos inferir que un gobierno fiscalmente irresponsable reduce la calidad del dinero. Esto es así, porque por medio de una excesiva imposición fiscal destruye las capacidades productivas del país, reduciendo la calidad de las deudas públicas existentes. También aumenta el monto de las deudas del gobierno en sí, lo que implica un aumento de los impuestos futuros o la monetización de las deudas. Esto implica una reducción de la calidad del dinero. Por lo tanto, un cambio en el propio gobierno, su personal, filosofía, promesas, etc., puede cambiar la calidad del dinero sin que cambie la cantidad del mismo.

VI. CONCLUSIÓN

La profesión de la ciencia económica ha descuidado en gran medida la teoría de la calidad del dinero, concentrándose principalmente en la cantidad de dinero. Los cambios en la calidad del dinero son muy importantes para el poder adquisitivo del dinero y tienen un importante poder explicativo. La calidad del dinero afecta al poder adquisitivo del dinero alterando primero la demanda de dinero, lo que refleja el cambio de valoración de una cantidad fija de dinero en las escalas de valor del público. La cantidad de dinero prevista es sólo uno de los muchos factores que influyen en la calidad del dinero y deriva su importancia de sus efectos en la calidad del dinero. Así pues, una teoría integrada del dinero debe hacer hincapié en la calidad del dinero y explicar la importancia de la cantidad de dinero prevista relacionándola con sus efectos sobre la calidad del dinero.

La calidad del dinero cambia continuamente. Los cambios en la calidad del dinero pueden ser lentos pero también abruptos. Por consiguiente, pueden tener efectos más fuertes para el poder adquisitivo del dinero que los cambios en la cantidad de dinero, que rara vez son bruscos. En realidad, el aumento de la cantidad de dinero es cada vez menos importante cuanto más alta es la calidad del dinero. Esto es así porque con un dinero de alta calidad habrá una fuerte demanda para absorber la cantidad adicional de dinero como reserva de valor o para fines industriales o de consumo. Si su calidad se deteriora o se espera que se deteriore, puede tener fuertes efectos en el poder adquisitivo del dinero. Además, el aumento de la cantidad de un dinero de alta calidad, como un patrón de oro al 100%, no resulta en un deterioro de la integridad del dinero. La integridad de las monedas de oro existentes anteriormente no se ve perjudicada por la nueva producción de oro. Por el contrario, el aumento de la cantidad de un dinero de menor calidad, es decir, un papel moneda de reserva fraccionado, puede hacer que la calidad del dinero se deteriore al disminuir el respaldo medio de las unidades monetarias anteriormente existentes.

En resumen, es hora de que los economistas se centren en el análisis de la calidad del dinero y en cómo se puede cambiar en línea con el análisis de este artículo. Por ejemplo, la calidad de los diferentes regímenes monetarios y políticos, las propiedades relevantes de una buena moneda, el papel de las expectativas y la calidad de los medios de intercambio deben analizarse con más detalle.

  • 1. Esta cuestión es intrigante teniendo en cuenta que Mises (1953, parte II, cap. 2) y Rothbard (2004, pp. 831-42) critican la teoría cuantitativa mecanicista del dinero. De hecho, Mises (1953, págs. 128-30) critica incluso la teoría cuantitativa por no ir por detrás de la oferta y la demanda para explicar lo que en última instancia determina el valor del dinero. Analizando la calidad del dinero nos basaremos en la teoría monetaria de Mises y Rothbard.
  • 2. Para un análisis de la teoría monetaria de Ricardo y su versión de la teoría cuantitativa ver, Rist (1966), esp. chap. 3.
  • 3. Véase también Burda y Wyplosz (2005, pág. 176).
  • 4. En un mercado libre, la oferta de dinero, como la oferta de cualquier bien, está determinada indirectamente por las valoraciones subjetivas de los consumidores. Mientras que los economistas neoclásicos sostienen que el suministro de un bien está determinado por sus costos históricos de producción, los economistas austriacos han sostenido que el suministro de un bien está determinado por los usos alternativos de los factores de producción para la satisfacción de los deseos de los consumidores y, por lo tanto, por factores subjetivos.
  • 5. La teoría del valor subjetivo muestra que el precio de los bolígrafos puede caer cuando la calidad de los mismos disminuye incluso con un suministro constante de bolígrafos. Lo mismo ocurre con el precio del dinero.
  • 6. El caso opuesto es, por supuesto, también posible. Cuando las personas tratan de aumentar sus saldos reales de efectivo debido a un aumento de la calidad del dinero, los precios serán más bajos que de otro modo. El efecto es independiente de la cantidad de dinero. El fenómeno de la caída de los precios debido al deseo generalizado de aumentar los saldos de caja se ha denominado «deflación del edificio de caja» (Salerno 2003). Véase también Hülsmann (2003).
  • 7. En este punto, considere algunos ejemplos proporcionados por Carver (1934, p. 194):
    El deseo de [dinero] está, a su vez, compuesto de varios elementos. En primer lugar, está el hecho de que el Gobierno lo aceptará en los pagos a sí mismo; en segundo lugar, está el hecho de que los acreedores deben aceptarlo; en tercer lugar, está el hecho, a veces, de que el Estado dará oro por él; en cuarto lugar, como resultado de los tres primeros, está el hecho de que la costumbre lo ha hecho aceptable en las compras privadas. Si se elimina cualquiera de estos elementos, el poder adquisitivo del dinero disminuirá sin que aumente la cantidad de dinero ni disminuya el número de productos y servicios disponibles para el intercambio.
  • 8. Otra deficiencia de la teoría cuantitativa del dinero es que recurre a la llamada «velocidad de circulación»; una caja negra utilizada ad hoc para explicar los cambios de precio inexplicables a través de los cambios de cantidad. Sin embargo, el aumento de la «velocidad de circulación» o el incremento del volumen de las bolsas en un período no implica que los precios tengan que aumentar necesariamente. De hecho, el aumento del volumen de las bolsas en el mercado de valores puede coincidir con el aumento o la disminución de los precios de las acciones. Agradezco a José Ignacio del Castillo que me haya llamado la atención sobre este punto. Además, como consecuencia de los cambios en la reserva de riqueza y la función de los medios de intercambio, la demanda de dinero puede cambiar por una multitud de razones. Explicar todos estos fenómenos refiriéndose a la «velocidad de circulación» no aclara nada. Así, Mises (1990, cap. 5) llama a la «velocidad de circulación» una «metáfora nebulosa» y Rothbard (2008, p. 29) un concepto mal definido. En cualquier caso, una mayor «velocidad» puede ser el resultado de un deterioro de la calidad del dinero (o de una disminución de la incertidumbre, o de innovaciones financieras como las tarjetas de crédito, los cajeros automáticos, etc.), pero no su causa. Como dice Salerno (2006, pág. 51): «el flujo agregado de gasto de dinero está determinado por el valor del dinero y no al revés». Salerno critica con razón la «vacuidad de la teoría cuantitativa». De manera similar, Carver (1934, pág. 191) afirma que cuando «el papel moneda ya no es redimible se vuelve menos deseable, y por lo tanto se gasta más rápidamente». Pierde parte de su atractivo como reserva de valor». En otras palabras, una calidad inferior como almacén de riqueza puede conducir a un aumento de los gastos independientemente de las cuestiones cuantitativas. Como añade Carver, el aumento del gasto puede, sin embargo, ser compensado por un menor afán de venta, porque los vendedores también valoran el dinero menos que antes. Entonces, no está nada claro si la velocidad de la circulación aumentará o disminuirá. Por lo tanto, no es el aumento de la «velocidad de circulación» sino la disminución de la deseabilidad lo que explica la caída del poder adquisitivo.
  • 9. Cuando el oro, en 1971, se desmonetizó, quedó una fuerte demanda industrial, y también como depósito de riqueza. El precio del oro en términos de dólares se disparó incluso cuando la calidad de los dólares se redujo. La calidad de los dólares se redujo al suspender la redención en oro. El precio del oro en dólares aumentó desde el tipo de conversión de 35 dólares en 1971 a un promedio anual de 58 dólares en 1972, a 97 dólares en 1973, a 159 dólares en 1974 y a 613 dólares en 1980. El aumento de la cantidad de dólares también fue importante cuando se eliminó el control de precios del oro.
  • 10. Carver (1897) también destacó que el valor del dinero está determinado por las mismas leyes generales de valor que cualquier otro bien y, específicamente, por su valor metálico independiente del número de unidades monetarias. De manera similar, Conant (1904) menciona la importancia de la intensidad de la demanda de dinero. Muestra que una mayor demanda de oro para uso en las artes reduce su oferta para uso monetario.
  • 11. En realidad, el oro se convirtió en un dinero mundial sólo después de que los avances en la metalurgia hicieron más fácil la divisibilidad. Véase Fekete (1996, págs. 12 y 13). Estos avances condujeron a un aumento de la calidad de las monedas de oro y a un mayor poder adquisitivo. De hecho, innovaciones como las nuevas técnicas de fusión mejoraron la calidad del dinero (monedas). Asimismo, las innovaciones que reducen los costos de transporte, facilitan la manipulación, la resistencia, la reconocibilidad o aumentan la homogeneidad y la durabilidad también mejoran la calidad del dinero.
  • 12. Esto no contradice el hecho de que los diferenciales son altos en algunos mercados y más bajos en otros. Es cierto que en los mercados «delgados» los márgenes son altos. Sin embargo, cuando las cantidades ofrecidas en los mercados «delgados» aumentan, los márgenes también se incrementan. Cuando compremos y vendamos un libro en sánscrito tendremos una gran difusión. Cuando compramos y vendemos 1.000 libros en sánscrito, la difusión tiende a aumentar. En otros mercados, como el de la bolsa de valores, los márgenes son comparativamente bajos. Sin embargo, los márgenes del mercado de valores aumentan con las cantidades ofrecidas. Cuando compramos 1.000 acciones de IBM y las vendemos al segundo siguiente, la diferencia suele ser muy baja. Cuando compramos 100.000.000 de acciones de IBM y las vendemos al segundo siguiente, el diferencial tiende a aumentar.
  • 13. Es cierto que otros bienes además del dinero, como las mercancías, sirven como depósito de riqueza. Si los productos básicos se vuelven relativamente más deseables como depósito de riqueza que el dinero, el poder adquisitivo del dinero disminuye. Lo mismo ocurre con la función de intercambio de dinero. En las bolsas se utilizan otros bienes además del dinero, como las acciones (utilizadas como medio de pago en una compra) o las letras de cambio, y su conveniencia en relación con el dinero influye en el poder adquisitivo de éste. De hecho, cualquier cosa puede servir como medio de intercambio mientras que no cualquier objeto puede servir como depósito de riqueza.
  • 14. Rist (1966, p. 329) es un ejemplo de un autor que argumenta que la función de almacenamiento de riqueza es más fundamental y anterior a la función de medio de intercambio:
    De hecho, y este punto es fundamental, la función de actuar como medio de intercambio, ya que el tiempo está necesariamente implicado (siempre hay un cierto intervalo entre la recepción del dinero y el gasto) presupone la función de una reserva de valor...[la función de almacenamiento e intercambio del dinero son] tan inseparables como el anverso y el reverso de una medalla. (Cursiva en el original)
  • 15. Rist (1966, págs. 107-8) hace hincapié en el elemento tiempo. Explica las características que debe cumplir una buena reserva de riqueza y cómo lo hace el oro:
    hay que tener en cuenta que el hombre vive en sociedad, que la vida social implica intercambios de servicios y productos, que la mayor parte de estos intercambios sólo pueden ser efectos después de un intervalo de tiempo, y que los bienes que ofrecen la mejor posibilidad de protegerse de las incertidumbres del tiempo, de tomar precauciones contra sus riesgos, de preservar, para proveer contra futuras desgracias, el equivalente del trabajo y los servicios prestados, son objetos preciosos, raros, duraderos e indestructibles, como el oro....La moneda estable, la moneda metálica, es el puente entre el presente y el futuro. Es debido al dinero estable, o, en su ausencia, a otros objetos estables y preciosos, que, dentro de la esfera económica, el hombre puede esperar, puede reservar su elección y calcular sus posibilidades. Sin eso, estaría completamente perdido. (Cursiva en el original)
  • 16. La configuración y la independencia «formal» del banco central puede ser cambiada, por supuesto, y esto también puede ser anticipado.
  • 17. En un estudio empírico, Spiegel (1998) sostuvo que el anuncio de la independencia del Banco de Inglaterra el 6 de mayo de 1997 dio lugar, ese mismo día, a una reducción de los tipos de interés a largo plazo en un promedio de 34 puntos básicos y, por lo tanto, a una reducción de las expectativas inflacionistas. Esta reducción de las expectativas inflacionistas representó un aumento en la calidad del dinero.
  • 18. Para dejar el punto aún más claro, imagina que el gobierno no sólo acapara la bola de oro, sino que la transporta en un barco sobre el océano. El barco se hunde en una tormenta y el oro se pierde irremediablemente.
  • 19. Como señala Carver (1934, p. 188), los teóricos de la cantidad deben sostener erróneamente que el dinero tendría el mismo poder adquisitivo a partir del oro, siempre que la cantidad de papel moneda siga siendo la misma.
  • 20. En esta estimación influye la evolución monetaria cuantitativa y cualitativa prevista.
  • 21. Un caso similar son las cesiones francesas que fluctuaron en valor según las opiniones de las posibilidades de redención. Véase Rist (1966, pág. 189).
  • 22. Un ejemplo es la crisis de las hipotecas de alto riesgo. Si bien la cantidad de dinero no cambió mucho entre enero de 2007 y agosto de 2008, la calidad media de los activos que poseía el Sistema de la Reserva Federal se deterioró sustancialmente. Los bonos del Estado fueron sustituidos por activos de dudosa calidad. Este proceso podría explicar parte de la inflación de los precios durante el período. Véase Bagus y Schiml (2009). Véase Bagus y Howden (2009a) para un análisis de la calidad del dinero según lo influyeron las acciones del Banco Central Europeo durante la crisis financiera y Bagus y Howden (2009b) para una comparación de las políticas de balance del Sistema de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo y las consecuencias para la calidad de las respectivas monedas.
  • 23. Véase en este punto también Hazlitt (1978, p. 76).
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Philipp Bagus

Philipp Bagus is professor at Universidad Rey Juan Carlos. He is a Fellow of the Mises Institute, an IREF Scholar, and the author of numerous books including In Defense of Deflation, The Tragedy of the Euro, and is coauthor of Blind Robbery! , Small States. Big Possibilities: Small states are simply better, and Deep Freeze: Iceland's Economic Collapse.

References

Abel, Andrew B., Ben S. Bernanke, y Dean Croushore. 2008. Macroeconomics. 6th ed. Boston: Pearson.

Anderson, Benjamin M. [1917] 1999. The Value of Money. Repr. Grove City, PA: Libertarian Press.

Bagus, Philipp. 2008. “Deflation, Growth and the Quality of Money—A Revealing Chapter of Monetary History from 1865–1896.” German Review of New Austrian Economics 2008 2, no. 2: 1–20.

Bagus, Philipp, y David Howden. 2009a. “Qualitative Easing in Support of a Tumbling Financial System: A Look at the Eurosystem’s Recent Balance Sheet Policies.” Economic Affairs 29, no. 4: 60–65.

——. 2009b. “The Federal Reserve and Eurosystem’s Balance Sheet Policies During the Financial Crisis: A Comparative Analysis.” Romanian Economic and Business Review 4, no. 3: 165–85.

Bagus, Philipp, y Markus H. Schiml. 2009. “New Modes of Monetary Policy: Qualitative Easing by the FED.” Economic Affairs 29, no. 2: 46–49.

——. 2008. “Bilanzpolitik und—analyse von Notenbanken im Kontext der Qualitätstheorie des Geldes.” German Review of New Austrian Economics 2, no. 3: 1–30.

Blanchard, Olivier. 2006. Macroeconomics. 4th ed. Upper Saddle River, NJ: Prentice-Hall.

Böhm-Bawerk, Eugen von. 1889. Kapital und Kapitalzins, Zweite Abtheilung: Positive Theorie des Kapitals. Innsbruck: Verlag der Wagner’schen Universitätsbuchhandlung.

Boyes, Willam, y Nichal Melvin. 1994. Economics. 2d ed. Boston: Houghton Mifflin.

Burda, Michael, y Charles Wyplosz. 2005. Macroeconomics—A European Text. 4th ed. Oxford: Oxford University Press.

Burdekin, Richard C. K., y Pierre M. Siklos, eds. 2004. Deflation—Current and Historical Perspectives. Cambridge: Cambridge University Press.

Bresciani-Turroni, Costantino. 1968. The Economic of Inflation. A Study of Currency Depreciation in Post-War Germany. Northampton, UK: John Dickens.

Carver, T. N. 1934. “The Demand for Money.” Economic Journal 44 (174): 188–206.

——. 1897. “The Value of the Money Unit.” Quarterly Journal of Economics 11, no. 4: 429–35.

Colander, David C. 1995. Macroeconomics. 2d ed. Chicago: Irwin.

Conant, Charles A. 1904. “What Determines the Value of Money.” Quarterly Journal of Economics 18, no. 4: 551–69.

Dornbusch, Rudiger, y Stanley Fischer. 1990. Macroeconomics. 5th ed. New York: McGraw-Hill.

Ekelund, Robert B., y Robert D. Tollison. 2000. Economics—Private Markets and Public Choice. 6th ed. Reading, MA: Addison Wesley.

Fekete, Antal E. 2003. “The Janus-Face of Marketability.” Gold Standard University, Winter Semester.

——. 1996. “Whither Gold? New York: Foundation for the Advancement of Monetary Education.” http://www.fame.org/HTM/Fekete_Anatal_ Whither _Gold_AF-001-B.HTM.

Hayek, Friedrich A. von. 1978. Denationalisation of Money—The Argument Refined. 2d. ed. London: The Institute for Economic Affairs.

Hazlitt, Henry. 1978. The Inflation Crisis, and How to Resolve It. New Rochelle, NY: Arlington House.

Hoppe, Hans-Hermann. 2001. Democracy—The God That Failed. Rutgers, NJ: Transaction Publishers.

—— . 1994. “How is Fiat Money Possible?—Or, the Devolution of Money and Credit.” Review of Austrian Economics 7, no. 2: 49–74.

Hülsmann, Jörg Guido. 2003. “Optimal Monetary Theory.” Quarterly Journal of Austrian Economics 6, no. 4: 37–60.

Hyman, David. 1994. Economics. 3rd ed. Burr Ridge, IL: Irwin.

Jevons, William Stanley. [1875] 1876. Money and the Mechanism of Exchange. New York: D. Appleton.

Lewis, Mervyn K., and Paul D. Mizen. 2000. Monetary Economics. Oxford: Oxford University Press.

Mankiw, Gregory N. 2005. Principles of Economics. 3rd ed. Harvard, MA: Thomson.

Mariana, Juan de. [1609] 1994. De Monetae Mutatione, ed. Josef Falzberger. Heidelberg: Manutius Verlag.

Melotte, Yvonne. 1995. Economics. Sydney: Prentice Hall.

Menger, Carl. 1892. “On the Origins of Money.” Economic Journal 2: 239–55.

——. 1871. Grundsätze der Volkswirtschaftslehre. Vienna: Wilhelm Braumüller.

Mill, John Stuart. [1848] 1965. The Principles of Political Economy with Some of Their Applications to Social Philosophy (Books I–II). Vol. II of The Collected Works of John Stuart Mill, ed. John M. Robson. London: Routledge and Kegan Paul.

Mises, Ludwig von. 1998. Human Action. Scholar’s edition. Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute.

——. 1990. Money, Method and the Market Process, ed. Richard M. Ebeling. Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute and Norwell, Mass.: Kluwer Academic Publishers.

——. 1953. The Theory of Money and Credit. New Haven, CT: Yale University Press.

——. 1920. “Die Wirtschaftsrechnung im sozialistischen Gemeinwesen.” Archiv für Sozialwissenschaft und Sozialpolitik 47: 86–121.

Nassau, William Sr. [1850] 1854. Political Economy. 3d ed. London: Richard Griffin.

Palyi, Melchior. 1972. The Twilight of Gold, 1914–1936: Myths and Realities. Chicago: Henry Regnery.

——. 1961. Die Inflation in Amerika, trans. Bertie Böcklie. Frankfurt: Fritz Knapp.

——. 1936. "Liquidity." Minnesota Bankers Assoc. http://www. 24hgold.com/viewcompanyarticle.aspx?langue=en&articleId=217737.

Petty, William (Sir). [1662] 1899. The Economic Writings of Sir William Petty, Together with the Observations Upon Bills of Mortality, More Probably by Captain John Graunt, ed. Charles Henry Hull. Cambridge: Cambridge University Press.

Radford, R. A. 1945. “The Economic Organization of a P.O.W. Camp.” Economica 12: 189–201.

Rist, Charles. 1966. History of Monetary and Credit Theory: From John Law to to the Present Day. New York: Augustus M. Kelley.

Röpke, Wilhelm. 1954. Die Lehre von der Wirtschaft. 7th ed. Erlenbach-Zürich: Eugen Rentsch.

Rothbard, Murray N. 2008. The Mystery of Banking. Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute.

——. 2001. Man, Economy, and State. Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute.

Sachs, Jeffrey, and Felipe Larrain. 1993. Macroeconomics in the Global Economy. New York: Prentice Hall.

Salerno, Joseph T. 2006. “A Simple Model of the Theory of Money Prices.” Quarterly Journal of Austrian Economics 9, no. 4: 39–55.

——. 2003. “An Austrian Taxonomy of Deflation—With Application to the U.S.” Quarterly Journal of Austrian Economics 6, no. 4: 81–109.

Samuelson, Paul A., y William D. Nordhaus. 2004. Macroeconomics. 18th ed. New York: McGraw-Hill/Irwin.

Say, Jean Baptiste. [1803] 1855. A Treatise on Political Economy; or the Production, Distribution, and Consumption of Wealth, ed. Clement C. Biddle and trans. C.R. Prinsep from the 4th ed. of the French. Philadelphia: Lippincott, Grambo.

Scott, William. A. 1897. “The Quantity Theory.” Annals of the American Academy of Political and Social Science 9: 40–58.

Shostak, Frank. 2008. “Commodity Prices and Inflation: What is the Connection?.” Mises Wire, July 1. http://mises.org/ story/3018.

Slawin, Stephen L. 1994. Economics. 3d ed. Burr Ridge, IL: Irwin.

Sloman, John. 1994. Economics. 2d ed. New York: Prentice Hall.

Smith, Adam. [1776] 1904. An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, ed. Edwin Cannan. 2 vols. London: Methuen.

Spiegel, Mark M. 1998. “Central Bank Independence and Inflation Expectations: Evidence from British Index-Linked Gilts.” Economic Review, pp. 3–14.

Stockman, Alan C. 1999. Introduction to Economics. 2d ed. Fort Worth, TX: Dryden Press.

Studenski, Paul, y Herman E. Kroos. 1963. Financial History of the United States. 2d ed. New York: McGraw-Hill.

Williamson, Stephen D. 2005. Macroeconomics. 2d ed. Boston: Pearson.

Cite This Article

Bagus, Philipp. 2009. «La calidad del dinero», Revista Trimestral de Economía Austriaca 12, no. 4: 22–45.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library