Mises Daily Articles

Home | Mises Library | James Watt: monopolista

James Watt: monopolista

Etiquetas Sistema legalMonopolio y CompetenciaFilosofía y MetodologíaPropiedad Privada

01/17/2009Michele BoldrinDavid K. Levine

[Extracto del «Capítulo 1: Introducción» en Against Intellectual Monopoly de Michele Boldrin y David K. Levine. Copyright © 2008 Michele Boldrin y David K. Levine. Reproducido con el permiso de Cambridge University Press. Puede obtenerse información adicional aquí. ]

A finales de 1764, mientras reparaba una pequeña máquina de vapor de Newcomen, surgió en la mente de James Watt la idea de permitir que el vapor se expandiera y condensara en recipientes separados. Pasó los siguientes meses en un trabajo incesante construyendo un modelo del nuevo motor. En 1768, tras una serie de mejoras y sustanciales préstamos, solicitó la patente de la idea, lo que le obligó a viajar a Londres en agosto. Pasó los seis meses siguientes trabajando duro para obtener la patente. Finalmente se la concedieron en enero del año siguiente. No hubo mucha producción hasta 1775. Entonces, con un gran esfuerzo apoyado por su socio comercial, el rico industrial Matthew Boulton, Watt consiguió una ley del Parlamento que prorrogaba su patente hasta el año 1800. El gran estadista Edmund Burke habló elocuentemente en el Parlamento en nombre de la libertad económica y contra la creación de un monopolio innecesario, pero fue en vano1. Las conexiones de Boulton, el socio de Watt, eran demasiado sólidas para ser derrotadas por simples principios.

Una vez obtenidas las patentes de Watt y comenzada la producción, una parte importante de su energía se dedicó a defenderse de los inventores rivales. En 1782, Watt obtuvo una patente adicional, «necesaria porque [Matthew] Wasborough se le había adelantado injustamente en el movimiento de la manivela»2. De forma más dramática, en la década de 1790, cuando se puso en producción el motor Hornblower, de calidad superior, Boulton y Watt fueron tras él con toda la fuerza del sistema legal. 3

Durante el periodo de las patentes de Watt, el Reino Unido añadía unos 750 caballos de potencia de máquinas de vapor al año. En los treinta años siguientes a las patentes de Watt, se añadieron más caballos de fuerza a un ritmo de más de 4.000 al año. Además, la eficiencia del combustible de las máquinas de vapor cambió poco durante el periodo de la patente de Watt; mientras que entre 1810 y 1835 se estima que se multiplicó por cinco.4

Nuestros cálculos de potencia se basan en 510 máquinas de vapor que generaban unos 5.000 caballos de potencia en el Reino Unido en 1760. Durante los cuarenta años siguientes, calculamos que se añadieron unas 1.740 máquinas que generaban unos 30.000 caballos de potencia. Esto nos da la estimación de que el total aumentó a un ritmo de aproximadamente 750 caballos de fuerza cada año. Para 1815 estimamos unos 100.000 caballos de potencia, es decir, la media de las cifras que Kanefsky y Robey [1980] dan para 1800 y 1830. Esto, junto con los 35.000 caballos de fuerza que estimamos para 1800, nos da nuestra estimación de que el total aumentó a un ritmo de aproximadamente 4.000 caballos de fuerza cada año después de 1800.

Los datos sobre la eficiencia del combustible, el «duty», de las máquinas de vapor proceden de Nuvolari [2004b].

 

Tras la expiración de las patentes de Watt, no sólo se produjo una explosión en la producción y eficiencia de las máquinas, sino que la energía del vapor se convirtió en la fuerza motriz de la Revolución Industrial. A lo largo de treinta años, las máquinas de vapor se modificaron y mejoraron a medida que se generalizaban innovaciones cruciales como el tren de vapor, el barco de vapor y la máquina de vapor. La innovación clave fue la máquina de vapor de alta presión, cuyo desarrollo había sido bloqueado por el uso estratégico de la patente de Watt. Muchas nuevas mejoras de la máquina de vapor, como las de William Bull, Richard Trevithick y Arthur Woolf, estuvieron disponibles en 1804: aunque se desarrollaron antes, estas innovaciones se mantuvieron inactivas hasta que expiró la patente de Boulton y Watt. Ninguno de estos innovadores quería correr la misma suerte que Jonathan Hornblower.5

Los motores de baja presión de Watt eran un callejón sin salida para el desarrollo posterior; la historia demuestra que los motores de alta presión y sin condensación eran el camino a seguir. La patente de Boulton y Watt, que cubría todo tipo de máquinas de vapor, impidió que nadie trabajara seriamente en la versión de alta presión hasta 1800. Entre ellos se encontraba William Murdoch, empleado de Boulton y Watt, que había desarrollado una versión del motor de alta presión a principios de la década de 1780. Lo denominó «carro de vapor» y se le impidió legalmente desarrollarlo al añadir Boulton y Watt el motor de alta presión a su patente, aunque Boulton y Watt nunca gastaron un céntimo en desarrollarlo. Para conocer los detalles de esta historia, el lector debe consultar el Cotton Times en línea o Carnegie [1905, pp. 140-141]. La entrada «William Murdoch» en Wikipedia ofrece un buen resumen. De forma más general, varios investigadores relacionan directamente a Murdoch con Trevithick, a quien se considera ahora el «inventor» oficial (en 1802) del motor de alta presión. La evidencia sugiere que la patente de Boulton y Watt retrasó la máquina de vapor de alta presión, y por tanto el desarrollo económico, durante unos 16 años.

 

Irónicamente, Watt no sólo utilizó el sistema de patentes como un garrote legal con el que aplastar a la competencia, sino que sus propios esfuerzos por desarrollar una máquina de vapor superior se vieron obstaculizados por el mismo sistema de patentes que utilizó para mantener a raya a los competidores. Una importante limitación de la máquina original de Newcomen era su incapacidad para proporcionar un movimiento rotatorio constante. La solución más conveniente, que implicaba el uso combinado de la manivela y un volante de inercia, se basaba en un método patentado por James Pickard, lo que impedía a Watt utilizarlo. Watt también hizo varios intentos de transformar eficazmente el movimiento alternativo en rotativo, llegando, aparentemente, a la misma solución que Pickard. Pero la existencia de una patente le obligó a idear un dispositivo mecánico alternativo menos eficiente, el engranaje «sol y planeta». Sólo en 1794, tras la expiración de la patente de Pickard, Boulton y Watt adoptaron la manivela económica y técnicamente superior. 6

El impacto de la expiración de sus patentes en el imperio de Watt puede resultar sorprendente. Como era de esperar, cuando las patentes expiraron «se iniciaron entonces muchos establecimientos para fabricar motores de vapor según el principio del Sr. Watt». Sin embargo, los competidores de Watt «buscaban principalmente... la baratura más que la excelencia». Como resultado, encontramos que, lejos de ser expulsados del negocio, «Boulton y Watt mantuvieron durante muchos años su precio y aumentaron los pedidos»7.

De hecho, Boulton y Watt no empezaron a fabricar máquinas de vapor hasta que expiraron sus patentes. Antes de eso, su actividad consistía principalmente en la obtención de cuantiosas regalías monopólicas mediante la concesión de licencias. Los contratistas independientes fabricaban la mayoría de las piezas y Boulton y Watt se limitaban a supervisar el montaje de los componentes por parte de los compradores.

En la mayoría de las historias, James Watt es un inventor heroico, responsable del inicio de la Revolución Industrial. Los hechos sugieren una interpretación alternativa. Watt es uno de los muchos e inteligentes inventores que trabajaron para mejorar la energía del vapor en la segunda mitad del siglo XVIII. Después de adelantarse a los demás, se mantuvo a la cabeza no por una innovación superior, sino por una explotación superior del sistema legal. El hecho de que su socio comercial fuera un hombre rico con fuertes conexiones en el Parlamento, no fue una ayuda menor.

¿Fue la patente de Watt un incentivo crucial necesario para desencadenar su genio inventivo, como sugiere la historia tradicional? ¿O su uso del sistema legal para inhibir la competencia retrasó la revolución industrial una o dos décadas? En términos más generales, ¿son los dos componentes esenciales de nuestro actual sistema de propiedad intelectual —las patentes y los derechos de autor—, con todos sus numerosos defectos, un mal necesario que debemos soportar para disfrutar de los frutos de la invención y la creatividad? ¿O son simplemente males innecesarios, reliquias de una época anterior en la que los gobiernos concedían rutinariamente monopolios a los cortesanos favorecidos? Esta es la pregunta que pretendemos responder.

En el caso concreto de Watt, la concesión de las patentes de 1769 y, sobre todo, de 1775, retrasó probablemente la adopción masiva de la máquina de vapor: la innovación se vio sofocada hasta que expiraron sus patentes y se construyeron pocas máquinas de vapor durante el periodo de monopolio legal de Watt. Por el número de innovaciones que se produjeron inmediatamente después de la expiración de la patente, parece que los competidores de Watt simplemente esperaron hasta entonces antes de lanzar sus propias innovaciones. Esto no debería sorprendernos: las nuevas máquinas de vapor, por muy mejores que fueran las de Watt, tenían que utilizar la idea de un condensador independiente. Dado que la patente de 1775 otorgaba a Boulton y Watt el monopolio de esa idea, no pudieron aplicarse muchas otras mejoras de gran valor social y económico. Del mismo modo, hasta 1794 los motores de Boulton y Watt fueron menos eficientes de lo que podrían haber sido porque la patente de Pickard impidió a cualquier otro utilizar, y mejorar, la idea de combinar una manivela con un volante.

Además, vemos que la capacidad inventiva de Watt estaba mal distribuida: lo encontramos dedicando más tiempo a las acciones legales para establecer y preservar su monopolio que a la mejora y producción real de su motor. Desde un punto de vista estrictamente económico, Watt no necesitaba una patente tan duradera: se calcula que en 1783 —diecisiete años antes de que expirara su patente— su empresa ya había alcanzado el equilibrio. De hecho, incluso después de la expiración de su patente, Boulton y Watt pudieron mantener una prima sustancial sobre el mercado por haber sido los primeros, a pesar de que sus competidores habían tenido treinta años para aprender a fabricar máquinas de vapor.

Los economistas denominan a este derroche de esfuerzos para suprimir la competencia y obtener privilegios especiales como comportamiento de búsqueda de rentas. La historia y el sentido común demuestran que es un fruto envenenado del monopolio legal. El intento de Watt de ampliar la duración de su patente de 1769 es un ejemplo especialmente atroz de búsqueda de rentas: la ampliación de la patente era claramente innecesaria para incentivar la invención original, que ya se había producido. Además, vemos que Watt utiliza las patentes como herramienta para suprimir la innovación de sus competidores, como Hornblower, Wasborough y otros. El motor de Hornblower es un caso perfecto: supuso una mejora sustancial respecto al de Watt, ya que introdujo el nuevo concepto de «motor compuesto» con más de un cilindro. Éste, y no el diseño de Boulton y Watt, fue la base para el desarrollo posterior de las máquinas de vapor tras la expiración de sus patentes. Sin embargo, como Hornblower se basó en el trabajo anterior de Watt, utilizando su «condensador separado», Boulton y Watt pudieron bloquearlo en los tribunales y poner fin al desarrollo de la máquina de vapor. El monopolio sobre el «condensador separado», una innovación útil, bloqueó el desarrollo de otra innovación igualmente útil, la «máquina compuesta», retrasando así el crecimiento económico. Este retraso de la innovación es un caso clásico de lo que denominaremos ineficiencia de la propiedad intelectual, o ineficiencia de la PI para abreviar.

Por último, está la lentitud con la que se adoptó la máquina de vapor antes de que expirara la patente de Watt. Al mantener los precios altos e impedir que otros produjeran máquinas de vapor más baratas o mejores, Boulton y Watt obstaculizaron la acumulación de capital y frenaron el crecimiento económico.

La historia de James Watt es un caso perjudicial para los beneficios de un sistema de patentes, pero veremos que no es una historia inusual. Una nueva idea llega casi por casualidad al innovador mientras realiza una actividad rutinaria destinada a un fin completamente distinto. La patente llega muchos años después y se debe más a una mezcla de perspicacia jurídica y abundantes recursos disponibles para «engrasar los engranajes de la fortuna» que a otra cosa. Por último, una vez obtenida la protección de la patente, ésta se utiliza principalmente como herramienta para impedir el progreso económico y perjudicar a los competidores.

Aunque esta visión del papel de Watt en la Revolución Industrial pueda parecer iconoclasta, no es nueva ni especialmente original. Frederic Scherer, un prestigioso académico partidario del sistema de patentes, tras repasar los detalles de la historia de Boulton y Watt, concluyó su examen de 1986 de su historia con las siguientes palabras esclarecedoras:

Si no hubiera habido protección de patentes,... Boulton y Watt se habrían visto obligados a seguir una política comercial muy diferente de la que siguieron en realidad. La mayor parte de los beneficios de la empresa procedían de los cánones por el uso de los motores y no de la venta de los componentes de los motores fabricados, y sin la protección de las patentes la empresa claramente no habría podido cobrar los cánones. La alternativa habría sido enfatizar las actividades de fabricación y servicio como principal fuente de beneficios, que de hecho fue la política adoptada cuando se acercó la fecha de expiración de la patente del condensador separado a finales de la década de 1790.... Es posible concluir de forma más definitiva que las actividades de litigio de patentes de Boulton y Watt durante la década de 1790 no incitaron directamente a un mayor progreso tecnológico.... La negativa de Boulton y Watt a conceder licencias que permitieran a otros fabricantes de motores emplear el principio del condensador separado retrasó claramente el desarrollo y la introducción de mejoras.8

  • 1. Lord [1923] p. 5-3.
  • 2. Carnegie [1905] p. 157.
  • 3. Gran parte de la historia de James Watt puede encontrarse en Carnegie [1905], Lord [1923] y Marsden [2004]. La información sobre el papel de Boulton en la empresa de Watt se ha extraído de Mantoux [1905]. En Marsden [2004] se puede encontrar una animada descripción del verdadero Watt, así como de sus guerras legales contra Hornblower —y muchos otros— y de cómo posteriormente utilizó su estatus para alterar la memoria pública de los hechos. Que la patente de Pickard era injusta es también la opinión de Selgin y Turner (2006), quienes, al igual que Watt, no parecen aportar ninguna prueba de por qué fue así.
         Como tanto la obra de Lord como la de Carnegie están fuera de los derechos de autor, ambas están disponibles en línea en el excelente sitio de Rochester sobre la historia de la energía de vapor. Los borradores posteriores de este capítulo se beneficiaron enormemente de la llegada de Google Book Search, que nos permitió consultar tantas fuentes históricas originales sobre James Watt y la máquina de vapor que nunca hubiéramos creído posible.
  • 4. Lord [1923] da cifras sobre el número de máquinas de vapor producidas por Boulton y Watt entre 1775 y 1800, mientras que The Cambridge Economic History of Europe [1965] ofrece datos sobre la difusión de la potencia total de los caballos entre 1800 y 1815 y la difusión de la potencia de vapor en general. Sin embargo, Kanefsky [1979] ha desacreditado en gran medida las cifras de Lord, por lo que utilizamos las cifras sobre máquinas y caballos de fuerza de Kanefsky y Robey [1980].
  • 5. Kanefsky y Robey [1980], junto con Smith [1977-78], ofrecen un cuidadoso relato histórico del impacto perjudicial de las patentes de Newcomen, primero, y de Watt, después, en el ritmo de adopción de la tecnología del vapor. Aparte de los libros que acabamos de citar, la información sobre el motor de Hornblower y su relación con el de Watt está ampliamente disponible en sitios web de fácil acceso, como la Enciclopedia Británica, Wikipedia, etc. Algunos detalles del invento de Hornblower pueden ser de interés. Fue patentado en 1781 y consistía en una máquina de vapor con dos cilindros, significativamente más eficiente que el diseño de Boulton y Watt. Boulton y Watt impugnaron su invento - alegando la violación de su patente porque el motor de Hornblower utilizaba un condensador independiente —y ganaron. Con la decisión judicial de 1799 en su contra, Hornblower tuvo que pagar a Boulton y Watt una importante cantidad de dinero en concepto de derechos pasados, al tiempo que perdía todas las oportunidades de seguir desarrollando el motor compuesto. Su principio de motor de vapor compuesto no fue recuperado hasta 1804 por Arthur Woolf. Se convirtió en uno de los principales ingredientes de la explosión de eficiencia que siguió a la expiración de la patente de Boulton y Watt.
  • 6. La historia del bloqueo de la patente de Pickard por parte de Watt se cuenta en von Tunzelmann [1978].
  • 7. Thompson [1847] p. 110 y citado también en Lord [1923].
  • 8. Scherer [1984] pp. 24-25.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Authors:

Contact Michele Boldrin

Michele Boldrin teaches economics at Washington University in Saint Louis and is co-author of Against Intellectual Monopoly. See his website. Send him mail.

Contact David K. Levine

David K. Levine teaches economics at Washington University in Saint Louis and is co-author of Against Intellectual Monopoly. See his website.

Image source:
Getty
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library