The Austrian

Home | Mises Library | Hoppe: la entrevista en profundidad

Hoppe: la entrevista en profundidad

Tags BiografíasSocialismoPropiedad Privada

02/28/2020Hans-Hermann Hoppe

[Esta entrevista con Jeff Deist y Hans Hoppe aparecerá en el próximo número de The Austrian (Marzo-Abril 2020)]

JEFF DEIST: Su reciente charla en Viena mencionó que creció feliz pero pobre, el hijo de padres de la Alemania Oriental que fueron llevados al oeste durante la Guerra Fría por los soviéticos. ¿Puedes explicar el impacto duradero que su experiencia tuvo en ti, en términos de cómo ve el poder del Estado y sus males concomitantes? ¿Estás de alguna manera todavía influenciado por sus raíces «orientales»?

HANS-HERMANN HOPPE: El hecho de que mis padres fueran refugiados, terminando en el occidente por el accidente de la Segunda Guerra Mundial, alejados y separados de sus hogares originales en la Alemania Oriental ocupada por los soviéticos, jugó un gran papel en nuestra vida familiar. En particular, la expropiación de la familia de mi madre y su expulsión de la casa y el hogar por los soviéticos, en 1946, como los llamados Junkers Orientales de El Cairo, fue un tema constantemente recurrente en el país y adquirió aún más importancia tras el colapso, en 1989, de Alemania Oriental y la siguiente «reunificación» alemana. Mi madre, como muchas otras víctimas de las expropiaciones comunistas, buscaba y esperaba la restitución de sus bienes, en cuyo caso yo habría sido condenado de por vida. Sin embargo, como ya sabía y predije correctamente para entonces, esto no iba a suceder. No iba a haber justicia. Pero mis padres estaban conmocionados e indignados.

Los numerosos viajes que hicimos para visitar a varios parientes en Alemania Oriental confirmaron el juicio de mis padres sobre el sistema soviético. Escasez, colas de espera, tiendas vacías, productos inferiores y pésimos servicios. Todo alrededor de los controles, espías e informantes. En todas partes la fealdad gris y la decadencia. Un muro de la prisión construido alrededor de todo el país para evitar que alguien escape. Y los comunistas hablan sin parar de los grandes éxitos alcanzados bajo su liderazgo.

Sin embargo, cuando era niño y adolescente no entendía la razón de todas estos daños y miserias. De hecho, la experiencia de Alemania Oriental hizo poco o nada para sacudir mis propias convicciones izquierdistas de la época. Alemania Oriental, pensé, era el tipo de socialismo equivocado, con la gente equivocada al mando.

Aparte de su anticomunismo, mis padres, como la mayoría de la gente de su generación, eran muy cautelosos o incluso tímidos en cuanto a los pronunciamientos políticos. Alemania había perdido una guerra devastadora, y la población alemana fue sometida a una campaña sistemática de reeducación dirigida por los Estados Unidos, un Charakterwaesche (lavado de carácter), como me di cuenta sólo muchos años después, de proporciones verdaderamente enormes, que implicaba una completa reescritura de la historia desde el punto de vista del vencedor, esencialmente retratando a los alemanes como villanos congénitos. Esto hizo aún más difícil descubrir finalmente la importancia fundamental de los derechos de propiedad privada y el mal del estatismo y la llamada propiedad pública.

En lo que respecta a cualquier influencia genuinamente «oriental», soy escéptico. Mucho más importante en cualquier caso fue el hecho de que mis padres eran refugiados empobrecidos que querían recuperarse de sus pérdidas, salir adelante en la vida e inculcar su propia voluntad de triunfar también en sus hijos. (De hecho, estudios empíricos posteriores demostraron el éxito profesional comparativamente mayor de los niños refugiados en comparación con sus pares no refugiados). Sin embargo, en el contexto alemán, puede considerar mi educación protestante-luterana y los rasgos de carácter típicamente asociados con ella, es decir, la «ética protestante», como la describe Max Weber, como algo oriental.

JD: También mencionaste tu tiempo en la universidad, estudiando filosofía bajo la dirección del teórico crítico de izquierda Jürgen Habermas. Aunque su filosofía política difiere radicalmente de la tuya, discute su influencia en ti y su desarrollo del análisis de clase «austriaco». ¿Es una figura puramente maligna, o podemos aprender de él?

HH: Mirando hacia atrás, puedo decir con certeza que Habermas ha sido una figura mayormente maligna. Se convirtió en el intelectual más famoso e influyente de Alemania y, como tal, desempeñó un papel importante en el gradual pero constante movimiento de Alemania hacia la izquierda, tanto económica como culturalmente. De hecho, puede ser considerado como el sumo sacerdote de la corrección histórica y política, de la democracia social y de la centralización política.

No obstante, mi relación con Habermas, aunque no era estrecha, era cordial, y aprendí bastante de él, especialmente de sus obras anteriores como Erkenntnis und Interesse (Conocimiento e interés). (Desde finales de los setenta, esencialmente dejé de seguir su trabajo, ya que era cada vez más tedioso y turbio.) En cualquier caso, fue Habermas quien me introdujo en la tradición anglosajona de la filosofía analítica y la filosofía del lenguaje. Me ayudó a comprender el «dualismo metodológico», es decir, que el estudio de los objetos con los que podemos comunicarnos (y la acción comunicativa) requiere métodos diferentes de los apropiados para el estudio de los objetos no comunicativos (y la acción instrumental). Y contra todas las afirmaciones empíricas y relativistas, Habermas siempre defendió la noción de una especie de verdades sintéticas a priori.

Sin embargo, en lo que respecta a mi trabajo sobre el análisis de la clase y la teoría de la historia, no le debe nada a Habermas, que en realidad tenía poco interés en la economía y la economía política, sino a mi anterior estudio de Marx. Escribí el artículo original sobre el tema para una conferencia del Instituto Mises sobre Marx, y traté de mostrar cómo, sustituyendo sólo el Estado por las empresas comerciales y los impuestos por los salarios, la teoría de la explotación de Marx y su teoría de la historia tendría perfecto sentido.

JD: Tu discurso titulado «Coming of Age with Murray» en la ciudad de Nueva York hace dos años revela mucho sobre tu relación personal con el difunto Murray N. Rothbard. De hecho, te mudaste a Nueva York principalmente para trabajar con él. Mirando hacia atrás, ¿estás contento de haber dejado Alemania por Estados Undidos? ¿Su carrera y su trabajo serían muy diferentes si se hubiera quedado en una universidad europea?

HH: Oh sí, mudarme fue la mejor y más importante decisión que he tomado. Dadas mis opiniones en ese momento, es decir, mi perspectiva misesiana-rotbardiana, una carrera académica en Alemania, aunque no fuera del todo imposible, habría sido extremadamente difícil, incluso con credenciales académicas estelares. Puede que me haya deprimido y me haya rendido. Ciertamente, sin el constante estímulo como el que recibiría de Rothbard en América, habría escrito menos y luego mayormente en alemán, que sólo los alemanes leen.

Mientras tanto, gracias a la creciente influencia y presencia mundial en Internet del Instituto Ludwig von Mises en Auburn, la situación ha cambiado significativamente. Todavía es difícil, pero hoy en día también puedes tener una exitosa carrera académica en Europa incluso como austriaco (pero tendrás que escribir en inglés).

JD: Rothbard sigue siendo relevante y controvertido hoy en día. ¿Por qué es tan constantemente incomprendido? Dada su larga historia con él, tanto en Nueva York como en la UNLV, ¿qué es lo que sus críticos no entienden? ¿Era cálido y amistoso como sus partidarios sostienen, o acerbo y mercurial como sus detractores? ¿Su trabajo en la teoría social eclipsa su trabajo como economista?

HH: Rothbard fue un genio de primer orden. Está entre los más grandes economistas, pero no era ni quería ser un mero economista-economista. También fue un gran filósofo, sociólogo e historiador, y como tal se convirtió en el creador de un gran sistema intelectual integrado. Cualquiera que esté familiarizado con toda la obra de Rothbard sólo puede quedarse asombrado ante su logro. Pero también está el problema. El gran volumen y el carácter interdisciplinario de la obra de Rothbard hace difícil que cualquiera, excepto el estudiante más dedicado y talentoso, pueda dar una cuenta completa y justa de su trabajo. Además, especialmente la ciencia económica, la pieza central del sistema de Rothbard, es un campo técnico bastante seco con un atractivo sexual muy limitado. Mucho más fácil, entonces, para los envidiosos, perezosos, y sin talento para participar en la selección de los puntos. Y es más fácil aún no hablar de la obra académica de Rothbard en absoluto, sino reducirlo a un activista libertario (que también lo era, aunque sólo fuera en su tiempo libre y para su propia diversión).

En lo que respecta a Rothbard, el hombre tiene algo en ambas declaraciones aparentemente contradictorias sobre su personalidad. Ciertamente no querías convertirte en el objetivo de una de las muchas misivas escritas de Rothbard. Como escritor, Rothbard podría ser despiadado y devastador, listo para la matanza argumentativa. Por otro lado, como persona, en las reuniones sociales, era un blandengue: cálido, convivial, encantador y entretenido

JD: Rothbard frecuentemente te defendió y a tu trabajo, acusando a los críticos de «hoppefobia». ¿Qué significó esto para ti como joven estudiante? ¿Por qué la lealtad y la gratitud parecen tan escasas en el mundo académico en general, y en los círculos libertarios?

HH: Si escribes y tomas una posición clara e inequívoca sobre temas muy polémicos, deberías esperar algo de calor. De lo contrario, si no te gusta el calor, no entres en la cocina. Dado lo que escribí o dije en público (o la forma en que lo dije o lo escribí), sabía que sería una figura controvertida; y de joven me deleitaba mucho con la provocación y el vigoroso debate intelectual. Sin embargo, no tenía ni idea de cuán personales, desagradables e incluso difamatorias y calumniosas podían llegar a ser algunas críticas y críticas. En tales situaciones, entonces, el hecho de que Rothbard se presentara en mi defensa fue un alivio bienvenido y me dio un gran impulso de confianza. Sin embargo, después de algunos años en el mundo académico, desarrollé una piel bastante gruesa y aprendí que muchos críticos y críticas no merecían mi atención y era mejor ignorarlos.

En cuanto a la lealtad y la gratitud, es necesario que una persona reconozca y admita que le debe algo a otra persona; que esta otra persona ha hecho algo de valor por él que merece ser reconocido. Tiendo a estar de acuerdo con su evaluación de la academia y ciertos círculos libertarios como bastante baja en este sentido. Y en ambos casos sospecho que la prevalencia de ideas igualitarias es responsable de este resultado. El típico libertario «modal», como lo describe Rothbard, es un tipo igualitario, respetuoso y sin autoridad, con poco conocimiento de la historia y los asuntos mundiales. Se imagina que ha conseguido todo lo que tiene y sabe por sí mismo, como un hombre hecho a sí mismo, y como tal piensa que no debe a nadie ninguna gratitud o respeto especial.

El igualitarismo de la academia, o más precisamente la parte de ella que se ocupa principalmente de escribir y hablar (más que de hacer, como la ingeniería, por ejemplo), es de un tipo diferente. Llamemos a este grupo los intelectuales. Los intelectuales generalmente sufren de un ego inflado. Consideran que el trabajo intelectual y, por lo tanto, ellos mismos son más importantes que el trabajo mundano o manual y los trabajadores. A sus ojos, por lo tanto, el hecho de que todos ellos están subvencionados hoy en día y mantenidos a flote financieramente por los no intelectuales es sólo como las cosas deberían ser de todos modos. No hay necesidad de agradecer lo que se entiende por sí mismo, en lo que a ellos respecta. En este sentido, los intelectuales son elitistas. Sin embargo, entre sí, son típicamente igualitarios. Todos escriben y hablan por igual, y quién puede decir que esta escritura es mejor o más original que eso. Es cierto que sus salarios y su posición en el mundo académico pueden ser muy diferentes. Sin embargo, esas diferencias son únicamente el resultado de procedimientos y criterios burocráticos que no tienen nada que ver con la verdad o la belleza. La popularidad tampoco importa en lo que respecta a la verdad y la belleza. No hay necesidad, entonces, de que un intelectual se sienta menos intelectual que nadie.

JD: Mencionas que compartes con Rothbard un profundo interés en la religión y la sociología de varias religiones a pesar de ser agnóstico. ¿Ha cambiado su perspectiva sobre el cristianismo y su influencia en Occidente? ¿El Occidente poscristiano va a ser un lugar desagradable y tribal, en contra de las garantías de los secularistas?

HH: Tanto si eres creyente como si no, no hay forma de negar que la religión ha desempeñado un papel enormemente importante en la historia de la humanidad y que es Occidente, es decir, la parte del mundo conformada por la cristiandad latina en particular, la que ha superado a todas las demás regiones del mundo tanto en términos de sus logros materiales como culturales, y que entre sus logros culturales superiores en particular está también la idea de los derechos humanos naturales y la libertad humana. La noción cristiana de que cada persona es creada a imagen de Dios contribuyó a la tradición singularmente occidental del individualismo y fue decisiva para abolir, por fin, la institución de la esclavitud dentro de la órbita cristiana (todo el tiempo que permaneció fuera de Occidente, incluso hasta hoy). Y la separación institucional y la celosa competencia por el reconocimiento social y la autoridad en Occidente entre la iglesia cristiana y su jerarquía de papas, cardenales, obispos y sacerdotes, por un lado, y todo el poder mundano con su jerarquía de emperadores, reyes, nobles y cabezas de familia por el otro, contribuyó en gran medida a la singular tradición occidental de gobierno limitado (en contraposición al absolutismo).

Este feliz acuerdo de limitación de poder comenzó a desmoronarse ya en los siglos XVI y XVII con la Reforma Protestante y la Contrarreforma que le siguió. Hoy en día, las diversas iglesias cristianas son esencialmente apéndices del estado. Como tal, promueven incluso la importación masiva de personas de creencias rivales a tierras anteriormente cristianas, socavando así aún más cualquier autoridad que aún puedan poseer en la opinión pública y fortaleciendo al mismo tiempo el poder del estado post-cristiano totalmente secular.

JD: Democracia: el dios que falló sigue siendo quizás su libro más conocido y controvertido. Casi veinte años después, danos tu opinión sobre el legado del libro. ¿Está contento con su notoriedad e impacto, o desea que su trabajo sobre el socialismo, la propiedad y la ética sea mejor apreciado?

HH: De hecho, de todos mis principales escritos, Democracia ha sido el best-seller, y no es exagerado decir que el libro mientras tanto ha ejercido una notable influencia en ayudar a desangrar la institución de la democracia (gobierno de la mayoría) en la opinión pública. Naturalmente, estoy muy contento con esto. El libro tiene un cierto «sex appeal», si se quiere. Es interdisciplinario y no demasiado técnico, y ofrece algunas tesis teóricas nuevas, originales y provocativas, combinadas con visiones y perspectivas históricas alternativas y revisionistas. Puede que sea la única obra importante mía que una persona lee y asocia con mi nombre. Pero entonces, siempre espero, que también haya otras personas a las que les abra la puerta a otras obras mías, posiblemente más importantes, aunque menos sexys.

JD: Tanto sus fans como sus críticos aprovecharon un pasaje de Democracia argumentando que los individuos con objetivos y estilos de vida en desacuerdo con un orden social libertario serían «removidos físicamente» de esa comunidad. Desde entonces ha aclarado cómo esta frase funciona como un adjetivo, no como un verbo. En otras palabras, la gente que no está de acuerdo con los términos acordados de una comunidad privada simplemente debería vivir en otro lugar, al igual que un pueblo está físicamente separado de un pueblo cercano. ¿Qué opina de la controversia de hoy?

HH: Esto se remonta a su pregunta anterior sobre la hoppefobia. Todo el asunto, muy probablemente iniciado por uno de los habituales sujetos libertarios de izquierda de la beltway de DC, fue un intento deliberado de difamarme y calumniarme personalmente y con ello también el programa de un liberalismo realista o de derecha que se esboza por primera vez en el libro.

Esencialmente, no dije nada más controvertido o escandaloso en el corto pasaje que que cualquiera que insista en usar un traje de baño en una playa nudista puede ser expulsado de esta playa (pero ser libre de buscar otra), así como cualquiera que insista en la desnudez puede ser expulsado de una cena formal (pero ser libre de buscar otra). En mi ejemplo, sin embargo, no eran los desnudos sino los homosexuales los que figuraban. Escribí que en un pacto establecido con el propósito de proteger a la familia y sus parientes, las personas que exhiben abiertamente y promueven habitualmente la homosexualidad pueden ser expulsadas y obligadas a buscar otro lugar para vivir. Pero en algunos círculos «despiertos», mencionar la homosexualidad y la expulsión en una misma frase aparentemente lleva a un vacío intelectual y a una pérdida de toda comprensión de lectura.

Al final, toda la campaña de desprestigio fracasó e incluso se volvió en contra, aumentando mi propia popularidad y la influencia del libro.

JD: En su conferencia sobre Propiedad y libertad en Turquía ha hablado sobre el proceso de «descivilización», por el cual el derecho positivo supera al derecho natural bajo el dominio de un actor estatal monopolizado. Los derechos de propiedad y la resolución de conflictos están bajo el control de este poder monopólico. Nos gusta su concepción de lo contrario: un orden social que surge de los «principios de justicia», tomando la forma de una sociedad de derecho privado, totalmente voluntaria, más en armonía con el simple orden natural. ¡Suena mejor y más razonable que el anarquismo para la gente común! ¿Son el anarcocapitalismo y las «comunidades pactadas» privadas resultantes mucho menos radicales de lo que se piensa comúnmente? ¿Son, de hecho, consecuencia de conceptos de leyes naturales que mucha gente ya acepta?

HH: De hecho, sí, y sí otra vez. Aunque parezca ser poco más que un cambio de semántica, por las razones que mencionas hace tiempo que prefiero los términos «sociedad de derecho privado» y «orden natural» a «anarcocapitalismo». Porque todo el mundo está familiarizado con los fundamentos del derecho privado. De nuestra vida cotidiana, sabemos lo que la propiedad es e implica y cómo se adquiere y se transfiere (y cómo no). También sabemos lo que es un intercambio, un acuerdo y un contrato (y lo que no debe contar como tal). No hay nada difícil o especialmente exigente en la ley natural de la propiedad y el contrato. De hecho, en muchos pueblos pequeños la gente vive según estas leyes, sin la presencia o la presión de ningún policía o juez del gobierno. Hay autocontrol. Sin embargo, quien hace la política está sujeto a las mismas reglas que todos los demás. Y si es necesario, en caso de conflicto, hay autoarbitraje y autoajuste. Pero quien actúa como juez o árbitro también está sujeto al derecho privado natural.

La aparición de un orden natural regido por el derecho privado, por lo tanto, no es difícil de explicar. Lo que es difícil de explicar es la aparición de un Estado. ¿Por qué debería haber alguien, cualquier institución, que no esté sujeta al derecho privado? ¿Por qué debería haber alguien que pueda hacer leyes? ¿Por qué debería haber una institución que pueda eximirse de las normas que se aplican a todos los demás? ¿Por qué debe haber algunos policías que no pueden violar la ley o algunos jueces que no pueden violar la ley? ¿Por qué, en efecto, debería haber un juez último y definitivo, exento de todo enjuiciamiento? Ciertamente, todo esto no puede ser el resultado de un acuerdo o contrato, porque nadie en su sano juicio firmaría un contrato que estipulara que en cualquier conflicto que pudiera surgir entre usted y yo, usted siempre tendrá la última palabra.

JD: Pasemos a la inmigración. Propones la admisión contractual de inmigrantes, con patrocinadores (o los propios inmigrantes) financiando una fianza o un seguro de responsabilidad civil para pagar cualquier coste penal o civil impuesto a los contribuyentes existentes. Los inmigrantes permanecen en su nuevo hogar condicionalmente durante un período inicial, sujeto a la revocación de la admisión por violaciones contractuales. No reciben «asistencia social»; la ciudadanía y el derecho al voto llegan mucho más tarde. Se refiere a este sistema como que satisface el «principio del costo total». En muchos sentidos esto es mucho más «abierto» que las propuestas de fronteras abiertas, ya que no requiere de puestos de control o centros de admisión o vastos organismos de policía fronteriza. Utiliza los contratos y las fuerzas del mercado para dar forma a la inmigración, en lugar de las maquinaciones políticas. Esto parece mucho más humano y práctico, sin embargo se le acusa de ser anti-inmigración. ¿Qué explica esto?

HH: Como ya se ha mencionado, en algunos círculos la mera mención de dos palabras en una frase, esta vez «inmigración» y «restricción», es suficiente para provocar un vacío. No hay necesidad de leer más y tratar de comprender. Primero homófobo, luego xenófobo. De hecho, nunca he conocido a un defensor serio de «no inmigración, punto». Tampoco he tomado nunca una postura que pueda describirse como anti-inmigración. En cambio, siempre he defendido el enfoque de sentido común de la inmigración selectiva.

Lo ideal sería que con todos los terrenos y todo lo que hay en ellos de propiedad privada, hubiera una gran variedad de requisitos de entrada, es decir, de grados, respectivamente, de apertura y cierre. Lo he descrito, por ejemplo, en mi pieza «El orden natural, el Estado y el problema de la inmigración». Los aeropuertos, carreteras, centros comerciales, hoteles, etc., estarían más bien abiertos, mientras que las asociaciones residenciales, los retiros privados, los clubes, etc., podrían estar casi completamente cerrados. En cualquier caso, sin embargo, toda migración sería por invitación e invariablemente se aplicaría el principio del costo total. El anfitrión o el invitado, o ambos conjuntamente, tendrían que pagar el costo total de la presencia del invitado. No se podría trasladar y externalizar ningún coste a terceros, y el invitante y/o el invitado serían responsables de todos y cada uno de los daños resultantes de la invitación a la propiedad de otros.

Si y mientras exista un Estado con la llamada propiedad pública, como sucede en el mundo de hoy, entonces lo mejor que se puede esperar es una política de inmigración que trate de acercarse a este ideal de orden natural. Ha mencionado algunas medidas posibles a este respecto. Pero abogar, en las condiciones actuales, por la adopción de una política de «libre inmigración» –cada extranjero puede entrar y moverse y permanecer en todo el país, sin hacer preguntas– no es ciertamente una forma de lograr este objetivo. Por el contrario, haría ubicua la integración forzada y el cambio de costos, y terminaría rápidamente en un desastre. Sólo las personas que carecen de todo sentido común podrían abogar por una política de este tipo.

JD: En sus intercambios con Walter Block sobre la inmigración, él argumenta que todas las propiedades del Estado deben estar sujetas a la apertura de la propiedad de los inmigrantes. Su respuesta suele caracterizarse como «los contribuyentes deben ser dueños de bienes públicos financiados por los contribuyentes». Pero de hecho su argumento se aplica sólo en el contexto del argumento de Block, para refutar la noción de que la propiedad pública debe ser vista como «no poseída». Si debemos tener propiedad pública, los agentes del Estado al menos deberían actuar como fideicomisarios de esa propiedad en nombre de los contribuyentes que la financian. ¿Precisa?

HH: Exacto. Permítanme sólo añadir que en el mundo actual la a veces mencionada «naturaleza salvaje» de las cimas de las montañas, pantanos, tundra, etc., ya no es verdaderamente salvaje y por lo tanto está lista para ser cultivada. No queda ninguna pulgada en la tierra hoy en día que no sea reclamada como «propiedad» de algún gobierno. Por lo tanto, cualquiera que sea la naturaleza que exista, es la naturaleza que ha sido prohibida y evitada por algún gobierno, es decir, con los fondos de los contribuyentes, para que no sea propiedad de particulares (muy probablemente de los propietarios de propiedades vecinas). Si alguien, son los contribuyentes nacionales los legítimos propietarios de tales tierras salvajes.

Y aparte de esto, incluso si se abriera alguna zona salvaje para el cultivo de la tierra, serían los vecinos, los residentes domésticos, a los que se les había prohibido más inmediata y directamente hacerlo antes, los que deberían tener la primera oportunidad de cultivar la tierra, mucho antes que cualquier extranjero lejano.

JD: La ética de la argumentación europea sigue siendo un tema de riguroso debate, más recientemente entre el (economista) Robert Murphy y el (teórico legal) Stephan Kinsella. ¿Qué importancia tiene una justificación puramente lógica de la libertad humana, en oposición a los argumentos normativos de la ley natural de Rothbard o el utilitarismo de Mises? ¿Es la experiencia humana compartida de la persona física el mejor punto de partida para los argumentos contra la iniciación de la violencia, es decir, los argumentos contra el Estado?

HH: Hay algunas preguntas que pueden ser respondidas definitivamente mediante la realización de un simple experimento. Para muchos otros eso no es posible. A veces nos conformamos con respuestas que suenan plausibles o parecen convincentes por razones intuitivas. Pero para la mente curiosa, algunas preguntas son tan importantes que piden más que sólo plausibilidad o intuición.

Los argumentos trascendentales están diseñados para satisfacer este deseo de más, es decir, de certeza lógica o justificación última. Son respuestas al escéptico que niega que exista tal cosa como la justificación última y las verdades a priori. Intentan establecer, mediante la autorreflexión, lo que el escéptico ya debe presuponer como dado y verdadero simplemente para ser el escéptico que es, es decir, para hacer posible su escepticismo. Uno ha llegado a la certeza de algo, entonces, si uno puede demostrar que incluso un escéptico debe admitirlo, aunque sólo sea para expresar significativamente su propia duda.

La ética de la argumentación es la respuesta al relativista ético, es decir, a cualquier persona que afirme –como un proponente vis-à-vis un oponente en la argumentación– que no existe una ética racional u objetiva.

En respuesta al proponente relativista se señala esencialmente que, en virtud de su propio compromiso con la argumentación, ya ha rechazado efectivamente su propia tesis, porque la argumentación es una actividad, una forma especial y libre de conflicto de interacción entre un proponente y un oponente con el propósito específico de aclarar y posiblemente llegar a un acuerdo mutuo en relación con algunas reivindicaciones rivales de la verdad. Como tal, presupone la aceptación como válida de las normas o reglas de conducta humana que hacen posible la propia argumentación. Y es imposible, entonces, argumentar en contra y negar la validez de tales normas sin encontrarse con una contradicción performativa o dialéctica.

Los presupuestos praxeológicos de la argumentación son, pues, dos, y todos los conocemos por experiencia personal más generalmente también como las condiciones y requisitos de la paz y las interacciones pacíficas: en primer lugar, cada persona tiene derecho al control exclusivo o a la propiedad de su cuerpo físico (que él y sólo él puede controlar directamente, a voluntad) para actuar independientemente de los demás y llegar a una conclusión por sí mismo. Y en segundo lugar, por la misma razón de posición o autonomía mutuamente independiente, tanto el proponente como el oponente deben tener derecho a sus respectivas posesiones anteriores, es decir, el control exclusivo de todos los demás medios de acción externos de los que se apropien indirectamente con anterioridad e independientemente el uno del otro.

Rothbard aceptó inmediatamente mi prueba. De hecho, lo aclamó como un gran avance. En cuanto a las diversas críticas que he encontrado, no me han impresionado, por decirlo suavemente.

JD: ¿Eres generalmente optimista o pesimista sobre el futuro de Occidente? ¿Cree que los estados escleróticos y burocráticos cederán ante arreglos políticos más felices y descentralizados? ¿O cree que Washington, DC, Bruselas y otros repetirán los terribles errores del siglo XX: política exterior agresiva, banca central desenfrenada y globalización política?

HH: A corto y medio plazo, soy pesimista. Es cierto que nuestro nivel de vida ha aumentado y que el progreso tecnológico nos permite hacer cosas que hasta hace poco se consideraban imposibles, pero al mismo tiempo los poderes coercitivos del Estado se han ampliado continuamente, y los derechos de propiedad privada y la libertad personal han disminuido en consecuencia. El proceso de centralización política y monetaria no ha disminuido. Los bancos centrales crean más dinero y crédito de la nada que nunca antes. La deuda y las obligaciones de los gobiernos han aumentado a niveles exorbitantes, de modo que algunos incumplimientos futuros son prácticamente seguros. Mientras tanto, los impuestos y las regulaciones han paralizado el crecimiento económico. Está claro, entonces, que se está gestando un grave colapso económico.

Al mismo tiempo, en la mayoría de los países occidentales las poblaciones han sido completamente deshomogeneizadas por las políticas de inmigración que favorecen el multiculturalismo. Y la migración hacia Occidente por parte de los no occidentales ha aumentado masivamente aún como consecuencia de las interminables guerras y aventuras militares de los EEUU en el Medio Oriente y en otros lugares. La mayoría de los países occidentales contienen ahora dentro de sus propias culturas nativas grandes bolsas y grupos de personas de culturas no sólo diferentes, sino también rivales e incluso hostiles.

Combinado con una gran crisis económica, esto hace una mezcla explosiva, los ingredientes de una guerra civil.

Es sorprendente cómo las élites gobernantes han logrado mantener el espectáculo en marcha. Pero no hay duda de que el día del juicio final debe llegar, y cuando llegue, veo dos escenarios probables de cómo escapar del peligro de la guerra civil. La primera es la variante del hombre fuerte, un régimen autoritario que trata de mantener todas las cosas unidas por medio de poderes centralizados y dictatoriales. Y la segunda variante es la de la descentralización: de secesión, separación y desagregación para acercarse al ideal de un orden natural. Naturalmente, la segunda variante es la preferida por los libertarios (y recomendada por Mises). Sin embargo, para que esta variante gane, los libertarios tienen que preparar el terreno. Es necesario educar al público sobre las ventajas económicas y sociales de las pequeñas unidades políticas en competencia, y es necesario encontrar y cultivar potenciales líderes carismáticos para las diversas causas descentralistas y secesionistas.

JD: Por último, ¿cómo afecta la vida en Turquía a tu perspectiva? ¿Se están rompiendo las viejas nociones de Oriente y Occidente, y deberíamos considerar buscar aliados en el Este en la lucha por la civilización y la propiedad?

HH: Como se mencionó antes y también se enfatizó por Mises, la idea de la libertad es originalmente una idea occidental, creada por hombres blancos occidentales, y aunque ha perdido algo de fuerza allí, todavía es más prominente y extendida en Occidente. Sin embargo, eso no significa que esté restringido a Occidente o que sólo sea accesible a las mentes occidentales.

Si hay algo que he aprendido de la vida en varios países y de mis muchos viajes, es que existe mucha más variedad y variabilidad sociocultural en la Tierra de lo que el típico occidental podría imaginar: no sólo la variedad de los diferentes países, sino aún más las variaciones regionales y locales dentro de cada país. Casi en todas partes se pueden encontrar algunos libertarios o liberales clásicos, y hay que buscarlos dondequiera que estén, por supuesto. Pero así como debemos aprender en nuestros tratos privados con otros individuos cómo distinguir entre los potenciales conversos por un lado y los casos desesperados por el otro, para no perder nuestro tiempo y esfuerzo sin fin, así, y por la misma razón, también debemos aprender en nuestra búsqueda de aliados cómo distinguir entre países, regiones y localidades esperanzados, menos esperanzados o incluso desesperados. Y debemos reconocer de manera realista que los diferentes lugares ofrecen perspectivas y potencialidades enormemente diferentes y desiguales a este respecto.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Hans-Hermann Hoppe

Hans-Hermann Hoppe is an Austrian school economist and libertarian/anarcho-capitalist philosopher. He is the founder and president of The Property and Freedom Society.

Cite This Article

Hoppe, Hans-Hermann, "Hans-Hermann Hoppe: The In-Depth Interview," The Austrian 6, no. 2 (March–April 2020): 4–13

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library