Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | Explicando la malinversión y la sobreinversión

Explicando la malinversión y la sobreinversión

Etiquetas Ciclos EconómicosTeoría del Capital y el Interés

06/21/2021Larry J. Sechrest

Los macroeconomistas de la corriente dominante pueden estar —y están— en desacuerdo con esta valoración, pero los macroeconomistas austriacos consideran, con razón, que la teoría misesiana/hayekiana1 del ciclo económico es uno de los logros más destacados de toda la escuela austriaca de pensamiento. Esta teoría austriaca del ciclo económico (TACE) ofrece una perspectiva única sobre el conjunto destructivo de incentivos del sector privado creado por las manipulaciones de los bancos centrales de la oferta de dinero y crédito

La TACE es esencialmente una teoría de las expansiones económicas insostenibles, es decir, de las expansiones macroeconómicas que inevitablemente deben ir seguidas en algún momento de contracciones macroeconómicas. En el centro de este escenario está el fenómeno de la malinversión. Por lo tanto, para explicar la TACE hay que ser capaz de transmitir en qué consiste la malinversión. En el pasado, los austriacos solían hacerlo, bien mediante una explicación verbal, bien con la ayuda de ciertas construcciones no convencionales, como los triángulos hayekianos.2 Estas figuras relacionan las etapas de la producción con la magnitud de la producción final y, por tanto, pueden revelar los efectos de un cambio en los tipos de interés del mercado sobre la estructura de la producción. Sin embargo, para comprender la importancia de estos triángulos hay que entender también algunas ideas típicamente austriacas, como la «producción circular» y el periodo medio de producción. Por lo tanto, los estudiantes de economía que no estén familiarizados con la Escuela Austriaca probablemente no encontrarán los triángulos hayekianos muy ilustrativos. Algo más familiar para estos estudiantes podría resultar más útil.

Siguiendo esta línea de pensamiento, el presente trabajo ofrecerá una interpretación de la malinversión en términos más convencionales, utilizando marcos como el conocido modelo de fijación de precios de los activos de capital (CAPM), tan frecuente en las clases de finanzas. Además, se demostrará que la observación cotidiana sobre los efectos desproporcionados de las variaciones de los tipos de interés en los valores actuales de los activos con diferentes vencimientos es congruente con los triángulos hayekianos, lo que saca a estos últimos del ámbito de lo exótico. Por último, se ilustrará el importante papel del «fondo de subsistencia» para entender la malinversión. Antes de nada, sin embargo, se repasarán brevemente los fundamentos de la TACE

La TACE en pocas palabras

El enfoque austriaco distintivo de los ciclos económicos se engloba en los dos «universales» de la macroeconomía, el tiempo y el dinero3 (Garrison 2001, pp. 47-52). La producción en una economía moderna es un proceso indirecto. Lleva tiempo y se mide en unidades monetarias. La dimensión intertemporal de la estructura de la producción es, y creo que con razón, incansablemente enfatizada por los austriacos. Siempre distinguen los bienes de capital de orden superior, que funcionan al principio o cerca de la cadena temporal, de los bienes de consumo de orden inferior, que son la culminación del proceso. La complicada y algo frágil estructura de producción requiere que los insumos complementarios estén disponibles no sólo en las magnitudes adecuadas, sino también en los momentos oportunos. Si no lo están, los proyectos que parecían rentables pronto se revelan como no rentables. En otras palabras, lo que parecía ser creación de capital se ve en realidad como consumo de capital. La TACE se centra en el «medio plazo», porque es ahí donde surgen los problemas. A corto plazo, la estructura de capital no puede modificarse de forma significativa, y a largo plazo todos los errores han sido rectificados. Es en el medio plazo cuando hay tiempo suficiente para iniciar proyectos de capital y cambiar la dirección de la producción, pero no hay tiempo suficiente para corregir cualquier posible malinversión, al menos no sin graves repercusiones. Esta incapacidad para liquidar o reorientar sin problemas los proyectos se debe en gran medida a la heterogeneidad de la mayoría de los bienes de capital.

¿Cuál es el origen del extendido «cúmulo de errores empresariales» (Rothbard 1970, p. 746; 1975, pp. 18-21) que tipifica la secuencia de auge-caída? Es que los tipos de interés del mercado se sitúan por debajo del «tipo natural» como resultado de la expansión del crédito por parte del banco central. Los tipos de mercado son el resultado de la oferta y la demanda de crédito (o fondos prestables), mientras que el tipo natural es una expresión de las preferencias temporales de los individuos, es decir, su tasa de sustitución preferida entre los bienes presentes y los futuros. Estos descensos de los tipos de mercado hacen que parezca que los consumidores han optado por ahorrar (retrasar el consumo) a un ritmo mayor que antes, cuando en realidad no lo han hecho. Además, el aumento del crédito disponible a tipos de interés relativamente bajos debe aparecer como un aumento de la financiación para las empresas. De lo contrario, no aparecerá ningún ciclo (Rothbard 1978, pp. 152-53).

El bajo tipo de interés y la abundancia de crédito inducen a los empresarios a alargar el proceso de producción.4 Esto ocurre porque el valor actual neto de los proyectos a más largo plazo aumenta en relación con el de los proyectos a más corto plazo (véase la figura 1). Así, la demanda empresarial de bienes de capital aumenta, y los precios de los bienes de producción suben en relación con los de los bienes de consumo. El resultado es una estructura de producción insostenible. Los consumidores acabarán reafirmando sus preferencias temporales sin cambios mediante una fuerte demanda de bienes de consumo, y los precios de los bienes de consumo empiezan a subir en relación con los de los bienes de capital. Los recursos necesarios para completar los proyectos no llegarán, por lo que muchos de estos proyectos no podrán completarse en absoluto, o podrán completarse pero con pérdidas. La economía se ve arrastrada en dos direcciones. Los empresarios quieren más bienes de capital (y los complementos de esos bienes de capital), al mismo tiempo que los consumidores quieren más bienes de consumo. La corrección necesaria llega en forma de recesión, durante la cual se liquidan muchos proyectos y aumenta el desempleo. El equilibrio macroeconómico sólo puede restablecerse cuando y si el banco central deja de ampliar la oferta de crédito, permitiendo así que los tipos de interés del mercado vuelvan a ser coherentes con las preferencias temporales.

Figura 1

El fondo de subsistencia

Independientemente del aspecto de la expansión crediticia que se destaque, ya sea el patrón de los tipos de interés del mercado que primero fomenta, y luego desalienta, una mayor redondez, la lucha de suma cero por los recursos disponibles entre los bienes de orden inferior y los bienes de orden superior, la sobreinversión que prolonga la fase contractiva, La sobreinversión que prolonga la fase contractiva y correctiva del ciclo, la escasez de recursos que sirven de complemento a la estructura de capital alargada, o el «ahorro forzado» impuesto a los consumidores por la malinversión empresarial, un tema (implícito) recorre toda la exposición de la teoría austriaca de los ciclos económicos insostenibles: el fondo de subsistencia. Es, de hecho, un concepto que vincula todos los aspectos de la teoría. Además, dado que se centra en las acciones del capitalista/empresario como agente evaluador clave, señala un elemento crucial de la TACE, es decir, la proposición de que las expansiones insostenibles sólo se producen si y cuando son los empresarios los que disponen del aumento artificial del crédito.

La teoría austriaca del ciclo comercial revela que sólo la expansión del crédito bancario inflacionario que entra en el mercado a través de nuevos préstamos a las empresas (o a través de la compra de bonos empresariales) genera la sobreinversión en bienes de capital de orden superior que conduce al ciclo de auge-caída. El crédito bancario inflacionario que entra en el mercado a través de la financiación de los déficits públicos no genera el ciclo económico, ya que, en lugar de provocar una sobreinversión en bienes de capital de orden superior, simplemente reasigna los recursos del sector privado al público, y también tiende a hacer subir los precios. Así, Mises distinguía entre la «inflación simple», en la que los bancos crean más depósitos mediante la compra de bonos del Estado, y la auténtica «expansión del crédito», que entra en el mercado de préstamos a empresas y genera el ciclo económico. . . . Mises no se ocupó del fenómeno relativamente nuevo de los préstamos bancarios a gran escala a los consumidores después de la segunda guerra mundial, pero tampoco puede decirse que éstos generen un ciclo económico... porque no darán lugar a un «exceso» de inversión, que debe liquidarse en una recesión. No se invertirá lo suficiente, pero al menos no se producirá una avalancha de inversiones que luego haya que liquidar. Por lo tanto, los efectos de desviar las proporciones de consumo [/] inversión de las preferencias temporales de los consumidores serán asimétricos, y los efectos de la sobreinversión en el ciclo económico sólo se derivarán de los préstamos bancarios inflacionarios a las empresas. (Rothbard 1978, pp. 152-53)

 

¿Con qué criterio se considera que una expansión crediticia es generadora de ciclos? En primer lugar, debe ser una expansión «artificial», es decir, no el resultado de una disminución de la tasa de preferencia temporal. Esta es la condición necesaria pero no suficiente. Es necesaria otra estipulación: el desfase entre el crédito y el ahorro debe ser experimentado por las empresas, no por los consumidores. Los empresarios deben tener acceso al crédito por encima del ahorro del que disponen. Este es el mensaje fundamental que Rothbard transmite con bastante énfasis en la cita anterior. Algunos austriacos pueden hablar y escribir sobre un contraste entre el «ahorro» genérico y la oferta de crédito fiduciario, pero eso no es suficientemente preciso. Como reconoció Rothbard tan claramente, la única discrepancia que realmente importa en lo que respecta a los ciclos económicos es la que existe entre la magnitud del ahorro a disposición de los empresarios y la magnitud del crédito a disposición de los empresarios. La primera establece el límite de un alargamiento sostenible de la estructura de capital, y la segunda identifica la máxima inversión inicial en proyectos de capital (véase la figura 2).

Figura 2

No es el ahorro en sí mismo el punto de referencia, sino la magnitud del fondo de subsistencia. ¿Qué es exactamente este fondo de subsistencia?

Ahorro y gasto productivo

El trabajo realizado por los empleados de las empresas no es, en contra de la suposición generalizada, la fuente principal u original de ingresos. Uno de los graves defectos de la economía clásica era precisamente esa suposición errónea.5 Reflexionemos sobre un mundo precapitalista y primitivo en el que no hay empresas, pero por supuesto sí existe el trabajo y la tierra. Cuando se producen bienes, ¿cómo deben llamarse los ingresos? No pueden ser salarios, porque no hay empresarios que paguen salarios. Son, inevitablemente, beneficios. En un mundo así, los trabajadores venden bienes pero no su propio trabajo. «Smith y Marx se equivocan. Los salarios no son la principal forma de ingreso en la producción. Los beneficios lo son» (Reisman 1996, p. 479). ¿Qué ocurre cuando aparecen los capitalistas? La proporción del ingreso total que es ganancia (100% en el estado primitivo) disminuye a medida que esos capitalistas proporcionan fondos a sus empleados (salarios) por adelantado de la venta de los productos terminados.6 Esto transfiere la mayor parte del riesgo de los trabajadores a los capitalistas, pero también permite a los capitalistas beneficiarse de la mayor productividad de los procesos de producción más redondos.

¿Cuál es entonces la fuente de los salarios? Son los capitalistas y su decisión de ahorrar una parte de sus ingresos. Puesto en manos de los empresarios, este ahorro se convierte en un gasto productivo que se utiliza para adquirir los factores de producción. Cuanto mayor sea la cantidad ahorrada, más se podrá gastar en mano de obra y otros insumos. El fondo de salarios, o fondo de subsistencia,7 es la parte de la renta monetaria de los capitalistas que se ahorra y se invierte en proyectos productivos. De manera equivalente, es la parte de los fondos que los capitalistas ponen a disposición de los empresarios y que luego se utiliza para comprar insumos.8 Se superpone, pero no es idéntico, al concepto de ahorro.

Algunos economistas rechazarán el concepto de fondo de subsistencia alegando que los ingresos de las empresas dependen de las ventas a los consumidores y que, por tanto, los consumidores proporcionan los fondos que las empresas necesitan para contratar mano de obra y otros insumos. Esta línea de pensamiento puede parecer razonable, pero va en contra de otra idea clásica. John Stuart Mill se dio cuenta de que había un «teorema fundamental» en relación con el capital que a menudo se malinterpretaba incluso en su época. Hoy parece haberse olvidado casi por completo.

Lo que sustenta y emplea el trabajo productivo es el capital gastado en ponerlo a trabajar, y no la demanda de los compradores por el producto del trabajo una vez terminado. La demanda de mercancías no es la demanda de trabajo. La demanda de mercancías determina en qué rama concreta de la producción se empleará el trabajo y el capital; determina la dirección del trabajo; pero no la mayor o menor cantidad de trabajo en sí, ni el mantenimiento o el pago del trabajo. Éstos dependen de la cantidad de capital, o de otros fondos directamente dedicados al sustento y a la remuneración del trabajo. (Mill 1987, p. 79; énfasis en el original)

Se podría pensar en lo anterior en los siguientes términos. Desde una perspectiva macroeconómica, el nivel de ahorro determina el nivel de la demanda total potencial de insumos y, por tanto, el empleo total potencial de los mismos. Establece un límite superior para la producción sostenible. Desde una perspectiva microeconómica, la demanda de bienes finales por parte de los consumidores determina la demanda relativa de insumos y, por tanto, el patrón de empleo de dichos insumos en la producción de determinados bienes y servicios. A un nivel, los capitalistas y los empresarios dirigen la economía. A otro nivel, los consumidores dirigen (indirectamente) la economía. Los economistas clásicos hicieron hincapié en el primero, mientras que los austriacos hacen hincapié en el segundo. Hay que tener muy en cuenta que lo fundamental no es el ahorro per se, sino los gastos productivos de los empresarios, que se realizan con la totalidad de la financiación de que disponen esos empresarios. En una economía de libre mercado que funcione correctamente, ese conjunto de fondos estará formado únicamente por el ahorro real, y no se producirán expansiones macroeconómicas insostenibles.9

Los austriacos están acostumbrados a pensar en términos de los precios relativos de todas las cosas, incluidos los de los insumos, la imputación de los valores de los bienes de capital de orden superior a partir de la demanda de los bienes de consumo de orden inferior, y la asignación de los insumos basada en sus productos de valor marginal descontado.10 ¿Es necesario que los austriacos abandonen este enfoque? No, en absoluto. Las asignaciones de insumos entre industrias y empresas se rigen por la productividad marginal descontada de esos insumos, mientras que los precios relativos determinan las opciones de producción específicas. Sin embargo, la consideración del fondo de subsistencia arroja algunas ideas que pueden ser más difíciles de conseguir si se evita el uso del concepto. En primer lugar, en un sistema de banca central con moneda fiduciaria, el vínculo entre el ahorro real y la oferta de fondos prestables es muy débil. Por lo tanto, el vínculo entre el ahorro real (tanto de los consumidores como de los empresarios) y el conjunto de fondos disponibles para la inversión empresarial es igualmente flojo. En un sistema de este tipo, las empresas que invierten en nuevos proyectos pueden, de hecho, no estar realizando gastos verdaderamente productivos. Esto no será evidente ex ante, pero se hará dolorosamente claro ex post cuando las inversiones tengan que ser liquidadas. Lo que parecía ser creación de capital se revela como consumo de capital.

Asimismo, cabe recordar las dos dimensiones de la inversión errónea que caracterizan un ciclo económico típico impulsado por el crédito: la malinversión y la sobreinversión. Los austriacos han explicado muy bien la primera.11 La malinversión se produce debido a las señales engañosas de los precios relativos, y requiere una contracción correctiva. Pero, ¿qué ocurre con la sobreinversión? Es decir, ¿por qué debe persistir la contracción durante un tiempo considerable y, por tanto, provocar un sufrimiento considerable? La respuesta a esta pregunta puede resultar menos opaca si se aplica el concepto de fondo de subsistencia. En pocas palabras, la sobreinversión se produce porque los empresarios creen que el fondo de subsistencia es mayor de lo que realmente es.

El papel fundamental que desempeña el concepto de fondo de subsistencia es abordado directamente, aunque desde un ángulo ligeramente diferente, por George Reisman, un misesiano que ve muchas cosas en la economía clásica que cree que deberían interesar a los austriacos:

La doctrina de los fondos salariales sostenía que en un momento dado existe un gasto total determinado de fondos para el pago de salarios en el sistema económico, y que los salarios de los empleados de las empresas comerciales son pagados por los empresarios y capitalistas, con cargo al capital, que es el resultado del ahorro; no por los consumidores en la compra de bienes de consumo. . . . El abandono de la doctrina de los fondos salariales y, con ella, de la perspectiva de la economía clásica sobre el ahorro y el capital, hizo posible la aceptación del keynesianismo y de la política de inflación, déficit y gasto público en constante expansión. (Reisman 1996, p. 474)

 

La utilidad del concepto de fondo de subsistencia se extiende también a la cuestión de la complementariedad. En la TACE la expansión crediticia que inicia la secuencia cíclica conduce a una estructura de capital que no puede mantenerse, porque

Es la escasez relativa de factores complementarios lo que aquí provoca un exceso de capacidad y trastorna los planes. . . . La complementariedad es la esencia de todos los planes, y la retirada de un factor, o su no aparición en el momento previsto, pondrá igualmente en peligro el éxito de los planes de producción. (Lachmann 1978, p. 107)

 

Imaginemos que el factor ausente es la mano de obra de un tipo determinado. Si no está disponible, ¿por qué no está disponible? ¿No existe? Seguramente existe, pues de lo contrario nadie planificaría un proyecto que requiriera su participación. Entonces, ¿por qué no está disponible en el contexto de un proceso de producción indirecto que los empresarios han alargado?

Una estructura de producción más larga significa que la mano de obra debe aplicarse en una fase anterior del proceso, más alejada de los productos finales. En otras palabras, el intervalo de tiempo entre la aplicación de la mano de obra y la venta del producto final se ha ampliado. Esto requiere, en términos reales, que los trabajadores dispongan de un mayor stock de bienes de consumo con los que puedan mantenerse durante este periodo de tiempo más largo. Sin estos bienes, no habrá mano de obra disponible para estos proyectos más largos, o la mano de obra puede estar disponible pero sólo por un período más corto que la duración del proyecto. En un sentido crucial, los bienes de consumo se utilizan para «comprar» los factores de producción necesarios (Strigl 2000, p. 11). Y, ceteris paribus, ese stock ampliado de bienes de consumo sólo puede existir si las preferencias temporales han disminuido, los capitalistas consumen proporcionalmente menos y esos capitalistas han dotado así a los empresarios de un mayor fondo de subsistencia. Además, los proyectos multiperíodo sólo son viables si las condiciones requeridas se reproducen intertemporalmente. «La producción sólo puede mantenerse si cada fondo de subsistencia alcanzado se utiliza para apoyar otro método de producción indirecto» (Strigl 2000, p. 12). Un fondo de subsistencia que sólo es adecuado para un período de tiempo conducirá, en los períodos siguientes, al consumo de capital, ya que el proceso de producción se ve obligado a ser más «momentáneo» y menos rotundo.

La tensión entre la expansión de los bienes de capital y una demanda no disminuida de bienes de consumo ayuda a resaltar el valor del fondo de subsistencia para explicar otra cuestión clave de la TACE, es decir, por qué se produce tanto la sobreinversión como la malinversión. Algunos críticos, como John Hicks, han afirmado que, si bien un aumento de la masa monetaria y el crédito barato pueden inducir efectivamente un auge artificial que muestre un sesgo hacia los bienes de capital, el exceso de saldos monetarios en manos de los consumidores debería corregir rápidamente la reestructuración de la producción o incluso impedir su aparición en primer lugar. Como señala Garrison, «sin el exceso de inversión, la malinversión sería tan efímera como sugieren las observaciones críticas de Hicks» (Garrison 2001, p. 81).

El tiempo es la cuestión que nos ocupa. Los empresarios han invertido en exceso en proyectos a largo plazo, es decir, han invertido en exceso en bienes de orden superior alejados de los bienes finales. La mezcla de bienes es insostenible, y también lo es el nivel de producción (Garrison 2001, p. 74). En la medida en que esos bienes de orden superior son duraderos y específicos, el proceso de corrección del desequilibrio requerirá un periodo de tiempo considerable.

La economía «se hunde» porque se han realizado inversiones injustificadas en las primeras etapas de la producción. La economía se recupera lentamente, y sin duda de forma dolorosa, de la contracción porque el exceso de inversión en las primeras etapas de la producción seguramente afectará al menos a algunos bienes que son duraderos, además de ser específicos de la empresa o incluso del proyecto. La liquidación de estos bienes, y de las empresas o proyectos que los emplean, será un proceso difícil y largo. El restablecimiento de un nivel y una combinación sostenibles de bienes llevará tiempo. Los ajustes rápidos e indoloros están fuera de lugar. (Sechrest 2001, p. 68)

 

Esto queda claro al considerar el fondo de subsistencia en términos reales. Una vez que se vea que el auge es insostenible, ¿no pueden los empresarios simplemente vender los bienes de capital producidos en exceso? Es muy posible, pero esto no ayudará a corregir el problema de fondo. En primer lugar, los precios que obtendrán seguramente estarán por debajo de los valores actuales que pensaron originalmente que tenían los bienes de capital. Una vez que comience la contracción, la demanda de bienes de capital disminuirá y los tipos de interés del mercado aumentarán. Ambos acontecimientos harán bajar sus precios. Además, incluso si los empresarios recuperan de algún modo el valor original completo de sus inversiones, lo único que habrá ocurrido es que la economía habrá experimentado una redistribución de la liquidez. Lo que se necesita es una mayor cantidad de bienes de consumo reales y terminados. Y los bienes de capital no pueden convertirse inmediatamente en bienes de consumo final. Los cambios en la estructura de la producción no pueden revertirse fácilmente. La reestructuración del capital que se produce a medio plazo tiene un grado significativo de «dependencia de la trayectoria». La economía no puede simplemente «borrar» los errores y empezar de nuevo. En última instancia, la única solución es disponer de un fondo de subsistencia suficiente para satisfacer las necesidades de los consumidores. Pero si eso fuera así todo el tiempo, entonces no se habría producido ningún ciclo de auge-caída en primer lugar.

En términos diagramáticos

¿Cómo se pueden ilustrar los componentes de este escenario TACE? Además, ¿cómo pueden ilustrarse en términos más o menos familiares para el típico estudiante de economía? Para responder a esta pregunta, primero habrá que volver a ver las figuras 1 y 2, que muestran los efectos de los tipos de interés sobre (a) el valor actual neto (VAN) de los proyectos y (b) las decisiones de inversión de las empresas. Luego, para revelar la excesiva asunción de riesgos inherente a la malinversión, se puede examinar la figura 3, una versión modificada del modelo de valoración de activos de capital.

Figura 3

En la figura 1, el valor actual neto de la corriente de flujos de caja descontados de un proyecto (el eje vertical) se ve afectado por (a) el tiempo necesario para completar el proyecto (el eje horizontal) y (b) los tipos de interés del mercado. Esto es notablemente similar a las dimensiones del triángulo hayekiano. En estos triángulos, «el tramo horizontal del triángulo representa el tiempo de producción. El cateto vertical mide el valor del producto consumible del proceso de producción» (Garrison 2001, p. 46). En la figura 1, el tipo de interés del mercado disminuye, lo que aumenta el VAN de todos los proyectos de capital. Sin embargo, estos aumentos del VAN se aceleran a medida que se alarga el plazo del proyecto. Los proyectos a más largo plazo aumentan su valor en un porcentaje mayor que los proyectos a más corto plazo, para el mismo descenso inicial de los tipos de interés. Por lo tanto, mientras los empresarios piensen que los insumos complementarios necesarios estarán disponibles, siempre hay un incentivo para emprender proyectos a más largo plazo en un entorno de tipos de interés a la baja. Y, si los empresarios piensan que la caída de los tipos es un reflejo de la caída de las preferencias temporales, creerán efectivamente que esos insumos complementarios estarán disponibles cuando los necesiten.

En la figura 2, los empresarios actúan sobre los incentivos creados en la figura 1. El tipo de interés de mercado (im), inicialmente igual al tipo natural (in), disminuye hasta im*. Los empresarios optan por un número proporcionalmente mayor de bienes de alto nivel (de capital) y un número proporcionalmente menor de bienes de bajo nivel (de consumo). Esto es posible gracias a la expansión del crédito. Sin embargo, las preferencias temporales no han disminuido, por lo que no existe un fondo de subsistencia mayor que antes de la expansión del crédito. La diferencia entre el nuevo nivel de gastos de inversión y el fondo de subsistencia es, pues, insostenible.

La figura 3 aplica a la TACE una versión modificada del modelo de valoración de activos de capital. En este caso, la tasa de rendimiento requerida (el eje vertical) debe considerarse como la tasa interna de rendimiento (TIR) de proyectos de capital específicos. El riesgo, en el eje horizontal, no es el riesgo sistemático de un activo, medido por la β del activo, sino el riesgo total, medido por la varianza de los rendimientos del proyecto (σ2). A medida que el banco central amplía la oferta de dinero y crédito, los tipos de interés del mercado caen, por lo que la tasa de descuento de los flujos de caja disminuye, haciendo subir los valores actuales netos. Pero los propios flujos de caja previstos también aumentarán, ya que, en un entorno inflacionista, los precios de la producción suelen subir más rápido que los de los insumos. En ambas direcciones, los VAN aumentan, siendo los proyectos a más largo plazo los que presentan mayores incrementos porcentuales. Esto hace que parezca que, para el mismo nivel de exposición al riesgo, las empresas pueden disfrutar ahora de una mayor tasa de rendimiento. La línea del mercado de capitales (LMC) parece girar hacia arriba desde la LMC (real) a la LMC (percibida), y los empresarios se mueven hacia lo que creen que será un nivel de utilidad más alto (U1 a U2). Sin embargo, de hecho, esto lleva a las empresas al ámbito de las inversiones de capital excesivamente arriesgadas -de hecho, en última instancia insostenibles-.

Resumen

El beneficio, el rendimiento del empresario, es la forma original de la renta, no el salario. Las rentas salariales sólo nacen cuando y si los capitalistas reservan una parte de su renta en lugar de consumirla toda. De este ahorro sale el gasto productivo (o en términos reales el fondo de subsistencia), incluida la demanda de trabajo, porque la demanda de bienes finales por parte de los consumidores no es la fuente de demanda de los factores de producción originarios. El fondo de subsistencia es la fuente de la demanda de factores originarios y establece el límite de las expansiones sostenibles al identificar la asignación intertemporal adecuada de los recursos.

Tanto la malinversión como la sobreinversión aparecen siempre que un banco central inicia expansiones crediticias, porque en tales circunstancias el fondo de subsistencia será inadecuado para sostener el nuevo proceso de producción artificialmente alargado. Un exceso de dinero y crédito crea el problema. La solución lleva tiempo, porque los bienes de capital reales no pueden transformarse en bienes de consumo reales de la noche a la mañana. Los cambios monetarios pueden efectuarse con bastante rapidez, pero una vez emprendidos, sus efectos sobre los bienes reales no pueden revertirse fácil o rápidamente. Ver estas cuestiones a través de la lente del fondo de subsistencia puede ser muy útil. Hacerlo nos recuerda ciertamente que son los capitalistas/empresarios los que se encuentran en el centro del proceso, sobre todo en lo que se refiere a una distinción enfatizada por Rothbard. Es decir, lo que importa no es la brecha entre el ahorro y el crédito per se, sino la brecha entre el ahorro en manos de los empresarios (el fondo de subsistencia) y el crédito en manos de los empresarios.

En realidad, el fondo de subsistencia siempre ha sido una parte implícita de la TACE. El análisis verbal y diagramático que se encuentra en el presente documento ha tratado de convertirlo en una parte explícita de la TACE. Además, con el fin de transmitir más fácilmente estos elementos esenciales del macro pensamiento austriaco a los estudiantes de economía de la corriente principal, se han empleado ciertas construcciones más bien convencionales. Se espera que las consideraciones pedagógicas, por muy importantes que sean, no hayan desviado el objetivo teórico más importante.

  • 1. El autor reconoce que, al menos en términos de énfasis, existen algunas diferencias entre los tratamientos de los ciclos de estos dos teóricos. Sin embargo, el propósito de este ensayo es otro, por lo que aquí se hará poco hincapié en esas diferencias.
  • 2. Recientemente, Roger Garrison ha ampliado este enfoque empleando también una versión modificada de la frontera de posibilidades de producción convencional (2001, pp. 59-83). Esta técnica, muy útil, establece la inversión frente al consumo como las opciones de producción alternativas, junto con la distinción adicional entre fronteras sostenibles e insostenibles.
  • 3. En términos financieros, ¿se podría decir que los universales paralelos son el riesgo y la rentabilidad?
  • 4. Los críticos de la TACE han cuestionado la plausibilidad de los «errores» empresariales generalizados de este tipo. Carilli y Dempster (2001) han aportado una intrigante refutación teórica de juegos a tal desafío.
  • 5. Es probable que este error, más la ausencia de análisis marginal, haya hecho que algunos austriacos presten bastante poca atención a la economía clásica.
  • 6. En este caso, el «beneficio» se entiende en el sentido contable y no en el sentido económico del término. Es decir, los valores imputados de los recursos que posee el capitalista no se restan de sus ingresos brutos. Y como, inicialmente, no realiza ningún pago a los propietarios de los recursos, sus «costes explícitos» son nulos. Por lo tanto, en el estado primitivo, todos los ingresos son beneficios.
  • 7. El fondo de subsistencia es realmente el término más preciso, ya que los empresarios deben compensar a los proveedores de todos y cada uno de los insumos, no sólo a los proveedores de mano de obra.
  • 8. Hay que señalar en este punto que existe una categoría de trabajadores cuyos ingresos salariales no dependen del ahorro previo de los capitalistas, a saber, el trabajo que no se utiliza como medio para generar ingresos para las empresas. Los mejores ejemplos son los empleados domésticos y los empleados públicos (Reisman 1996, p. 695).
  • 9. Por otro lado, en un sistema de banca central con moneda fiduciaria, la oferta de fondos prestables no es coextensiva con el ahorro. Por lo tanto, los fondos a disposición de las empresas pueden aumentar mientras el ahorro real permanece constante, o incluso disminuye. Esta última situación es, por supuesto, una característica distintiva de la TACE.
  • 10. Véase, por ejemplo, la presentación de este enfoque por parte de Rothbard (1970, pp. 387-424), en cuyo transcurso nos recuerda que «los salarios se pagan con el capital».
  • 11. Sin embargo, en un resumen de la TACE, Rothbard se refiere sorprendentemente sólo a la sobreinversión (1978, pp. 152-53).
Author:

Larry J. Sechrest

Larry Sechrest (1946–2008) was professor of economics at Sul Ross University, adjunct scholar of the Mises Institute, and author of Free Banking: Theory and History of a Laissez-Faire Model.

References

Carilli, Anthony M., and Gregory M. Dempster. 2001. “Expectations in Austrian Business Cycle Theory: An Application of the Prisoner’s Dilemma.” Review of Austrian Economics 14 (4): 319–30.

Garrison, Roger W. 2001. Time and Money: The Macroeconomics of Capital Structure. London: Routledge.

Lachmann, Ludwig M. [1956] 1978. Capital and Its Structure. Kansas City: Sheed Andrews and McMeel.

Mill, John Stuart. [1848] 1987. Principles of Political Economy. Fairfield, N.J.: Augustus M. Kelley.

Reisman, George. 1996. Capitalism: A Treatise on Economics. Ottawa, Ill.: Jameson Books.

Rothbard, Murray N. 1978. “Austrian Definitions of the Supply of Money.” En New Directions in Austrian Economics, Louis M. Spadaro, ed. Kansas City: Sheed Andrews and McMeel.

———. [1963] 1975. America’s Great Depression. Kansas City: Sheed and Ward.

———. [1962] 1970. Man, Economy, and State: A Treatise on Economic Principles. Los Angeles: Nash Publishing.

Sechrest, Larry J. 2001. “Capital, Credit, and the Medium Run.” Quarterly Journal of Austrian Economics 4 (3): 63–77.

Strigl, Richard von. [1934] 2000. Capital and Production. Margaret Rudelich Hoppe y Hans-Hermann Hoppe, trad. Jörg Guido Hülsmann, ed. Auburn, Ala.: Ludwig von Mises Institute.

Cite This Article

Sechrest, Larry J., «Explaining Malinvestment and Overinvestment», Quarterly Journal of Austrian Economics 9, no. 4 (invierno de 2006): 27-38.

Shield icon library