Mises Daily Articles

Home | Mises Library | ¿Era Jean-Baptiste Say un anarquista de mercado?

¿Era Jean-Baptiste Say un anarquista de mercado?

Etiquetas BiografíasHistoria de la Escuela Austriaca de EconomíaPropiedad Privada

05/17/2022Amadeus Gabriel

Jean-Baptiste es sin duda más conocido por su famosa ley de los mercados (la loi des débouchés), también llamada Ley de Say. Aunque la Ley de Say es uno de los puntos clave de la escuela clásica de economía, la forma en que esta proposición obvia ha sido distorsionada y malinterpretada en un número significativo de libros de texto de economía, así como en las conferencias de profesores de economía certificados, es simplemente desconcertante.

Como consecuencia, los logros de Say se reducen a menudo a una afirmación incoherente de que «la oferta crea su propia demanda».1

Pero Jean-Baptiste Say tiene mucho más que ofrecer que su ley de los mercados. En realidad, ya había concebido una sociedad sin gobierno mucho antes que Gustave De Molinari, a quien se considera a menudo como «el primer escritor que llegó a la conclusión de que el gobierno podría, en efecto, ser sustituido por empresas o agencias competidoras que se ofrecieran a proporcionar seguridad y protección».2 Me propongo demostrar que Say era consciente de las deficiencias de los servicios gubernamentales en cuanto a la seguridad y la organización de la sociedad como tal.3

En la tercera sesión de su Cours à l'Athénée,4 Say explica que el abastecimiento de la sociedad está asegurado por los individuos que la componen. Además, señala que la disposición del capital se debe al ahorro privado y a la precaución de los individuos que, en lugar de destruir sus ahorros, los acumulan con la intención de crear nuevos productos. Asimismo, considera cómo estos productos llegan a manos de quienes los necesitan, concluyendo que es el resultado de los intercambios interpersonales. A raíz de esta conclusión, plantea la siguiente pregunta final:

¿Hemos encontrado al gobierno en este análisis hasta ahora?5

Una vez más, proporciona una respuesta:

No. Y la razón de esto es el hecho de que el gobierno no es en absoluto una parte esencial de la organización social.6

Así, la sociedad podría funcionar sin la gestión del gobierno si las personas llevaran a cabo sus negocios y dejaran que otras personas llevaran a cabo sus negocios al mismo tiempo. Say subraya su posición con algunos ejemplos históricos. Escribiendo en 1819, observa que en ocasiones, durante los treinta años anteriores, Francia se había encontrado en una situación en la que todas las autoridades se habían detenido repentinamente. En estos momentos críticos, no existía ningún gobierno. ¿Y qué observa Say? Durante estos periodos, las funciones esenciales del cuerpo social no podían llevarse a cabo de mejor manera: todo funcionaba, mejor de lo que hubiera sido normal. Say afirma que lo peor ocurrió en los momentos en que la gente estaba demasiado gobernada.

Para reforzar su posición, trae a colación otro ejemplo, esta vez de ultramar. En Kentucky hay «cantones» en los que una familia se instalaba y echaba raíces, tras lo cual otra familia se instalaba en la zona, y así sucesivamente hasta que se formaban los pueblos. Había casas, ropa y comida, y la gente estaba mejor alimentada que muchos hogares de la calle Jean-pain-mollet7 y, sin embargo, no había gobierno.

Sus observaciones le llevan a declarar que no sólo se puede concebir una sociedad sin gobierno, sino que se puede ver realmente; el único problema es el viaje al exterior. Asimismo, Say argumenta correctamente que la vida social no está en el gobierno sino en los gobernados. En consecuencia, las antiguas representaciones del Estado como una familia y del jefe de la administración como el padre no son en absoluto exactas.

Según Say, todas las empresas productivas son creadas por los individuos de la sociedad, no por el Estado. Es responsabilidad de la empresa productiva apoyar la continuidad de las familias, los componentes de la sociedad. Del mismo modo, si hay funcionarios en la sociedad, éstos existen a expensas del pueblo. Sólo quienes se niegan a reconocer esta realidad pueden seguir representando al Estado bajo el emblema de la familia y al poder público como imagen del poder paternal. Además, Say ataca el papel del gobierno en el comercio. Denuncia a los que pretenden que el gobierno tenga una influencia favorable preguntando qué puede ser más favorable que la intimidad del hombre así como su libertad.

Say subraya que la condición primordial de la sociedad es la propiedad privada, dado que fomenta la producción, necesaria para existir. Por lo tanto, si se transgrede la ley natural de la propiedad privada (incluido el daño a los seres humanos, siendo la autoposesión la forma más incontestable de propiedad), todo el cuerpo social actuará contra el agresor. Pero como la implicación de todo el pueblo sería desproporcionada con respecto al objetivo que se persigue, es necesario encargar a personas la responsabilidad de garantizar el respeto a la ley fundamental de la propiedad privada.

Vale la pena mencionar que Say califica explícitamente al gobierno como no inútil (aunque tampoco esencial) con respecto a la protección de la propiedad privada. Es en otro ensayo en el que Say concibe la idea de la seguridad privada, en Practical Politics.8

El respeto a la propiedad privada y a las personas es necesario para el correcto funcionamiento de la sociedad. Para ello, sólo es necesario abandonar la policía a la sociedad.9 Como escribe Say:

Si un hombre golpea a una mujer en la calle o un ladrón irrumpe en una tienda; toda la sociedad aprehenderá al delincuente ... en el caso de una disputa entre dos comerciantes: ambos nombran a los jueces. Los jueces se pronuncian y el punto de disputa se deja de lado.10

Pero hay otros peligros que podrían ocurrir. Por ejemplo, un viajero aislado podría ser atacado, por lo que nadie acude a su rescate. «¿Es esto lo que justifica un cuerpo de policía compuesto por treinta mil personas?» se pregunta Say. Propone confiar a una empresa los servicios de seguridad que no se pueden ejecutar por sí solos y retirarles sus responsabilidades en el caso de que no sean capaces de proteger a un individuo contra algunos ataques o, al menos, de encontrar al culpable. Subraya este punto proponiendo la introducción del principio de competencia en el ámbito de la administración pública, es decir, atribuir estas funciones a las empresas que puedan ejercerlas con la mayor eficacia y los menores costes.

Uno reconoce rápidamente la similitud con Molinari: «el gobierno podría, en efecto, ser sustituido por compañías o agencias competidoras que se ofrezcan a proporcionar seguridad y protección». Un poco más adelante en su ensayo, Say vuelve a repetir que nadie está mejor gobernado que en ausencia de gobierno.

La sociedad se compone de diferentes profesiones que tienen diferentes funciones. Una de estas funciones es la protección o seguridad de un individuo y de sus derechos. Así, la seguridad es una profesión como la de restablecer la salud de un individuo en caso de enfermedad. Este argumento refuerza la posición de Say de proporcionar seguridad con la ayuda de empresas privadas.

Sin embargo, se podría decir que el problema de la invasión por un extraño persiste. Say argumenta que no hay ejemplos históricos de invasión exitosa contra un pueblo, dadas sólo dos condiciones:

  1. la ausencia de un ejército amenazante y permanente; y
  2. una ciudadanía de individuos fuertemente armados y deseosos de defender las instituciones de la sociedad en la que viven.

Asimismo, refuerza su posición poniendo como ejemplo a los romanos:

Los romanos fueron invadidos por los galos y por Aníbal. Esto no habría sucedido si las provincias hubieran estado pobladas por ciudadanos y no por esclavos.11

Esta última afirmación de Say despeja las dudas que quedaban sobre si consideraba la posibilidad de una sociedad puramente privada. Sus ideas sobre este campo de estudio en particular son preciosas y dejan espacio para una mayor elaboración, pero sus escritos dejan claro que no sólo consideraba la sociedad separada del Estado, sino que realmente contemplaba la posibilidad de una sociedad sin Estado.


Este artículo fue originalmente publicado en marzo28, 2007.

  • 1. Para una correcta exposición de la Ley de Say, véase la biografía de Say en mises.org.
  • 2. Entre otros: «Remembering Gustave de Molinari».
  • 3. Este artículo se inspira en gran medida en los escritos de Philippe Steiner, coeditor de la recopilación de las Oeuvres Complètes de Say (París: Economica, 2003) y autor de algunas valiosas contribuciones sobre Say en la recientemente publicada Histoire du Libéralisme (París: Presses Universitaires de France, 2006) que recomiendo encarecidamente a todo lector francófilo.
  • 4. Estas conferencias se impartieron en 1819, que es también el año en que nació Gustave De Molinari. El Ateneo era una escuela privada fundada en 1781. Con la llegada de Jean-Baptiste Say, se empezó a enseñar economía política (Marivault, Auguste Walras y otros sucedieron a Say). Las clases eran una introducción a la economía para los «profanos» (laicos).
  • 5. 2003. Oeuvres Complètes, IV. Leçons d'Economie Politique, p. 101.
  • 6. 2003. Oeuvres Complètes, IV. Leçons d'Economie Politique, p. 101.
  • 7. Los editores de las Oeuvres Complètes de Say no encontraron el origen de esta expresión.
  • 8. 2003. Oeuvres Complètes, V.Oeuvres morales et politiques, p. 324-327, p. 484. Estos manuscritos fueron escritos a principios del siglo XIX. Jean-Baptiste era ya entonces un economista de gran reputación (su tratado se publicó en 1803) y fue muy prudente al evitar la publicación de estos manuscritos. Por ello, no se publicaron hasta después de su muerte.
  • 9. Esta es una traducción palabra por palabra de la frase en francés antiguo. Subraya muy claramente su posición.
  • 10. 2003. Oeuvres Complètes, V. Oeuvres morales et politiques, p. 324. Sin traducción literal.
  • 11. 2003. Oeuvres Complètes, V. Oeuvres morales et politiques, p. 325.
Author: