Mises Daily Articles

Home | Mises Library | En defensa del cobro de deudas

En defensa del cobro de deudas

Etiquetas Mercado FinancieroImpuestos y GastoDinero y Banca

06/15/2021Llewellyn H. Rockwell Jr.

¿Conoces la hipocresía, como cuando la olla llama a la tetera negra? Pues bien, esta noticia da un nuevo significado a la idea:

El aumento de las deudas de los consumidores americanos ha ido acompañado de un fuerte incremento de las quejas por las tácticas agresivas y a veces poco escrupulosas de las agencias de cobro de deudas, un fenómeno que tiene cada vez más preocupados a los reguladores gubernamentales.

Así que el gobierno se preocupa por las tácticas rudas, ¿eh? Pruebe a no pagar sus impuestos este año y vea lo duras que pueden llegar a ser las tácticas. Pruebe a contratar a un empleado por debajo del suelo salarial oficial y vea en qué se convierte su negocio. Intente poner una caseta de herramientas en el «pantano» de su patio trasero y vea lo que hacen los reguladores.

Si los productores extranjeros intentan vender demasiados cacahuetes o camisetas, o intentan cobrar un precio de mercado auténtico, todo el peso del leviatán cae sobre sus cabezas. Si sus gobernantes dicen algo desagradable sobre el presidente de EEUU, se arriesgan a ser derrocados o a que sus ciudades vuelen por los aires.

En otras palabras, el gobierno de los Estados Unidos no está en condiciones de quejarse de las tácticas bruscas en la incautación de bienes.

Además, el gobierno actúa sin contrato previo. Nunca se le pregunta a nadie si quiere o no pagar impuestos, obedecer reglamentos o adherirse a los dictados de EEUU en materia de comercio o política exterior. El gobierno presume que uno está bajo su control sólo por haber nacido en un territorio que controla. En resumen, el gobierno siempre y en todas partes actúa de forma agresiva, lo que significa usar la fuerza contra alguien sin ninguna base en el contrato.

Por el contrario, la forma más segura de evitar que le molesten los cobradores privados es no endeudarse. No le quitarán ni podrán quitarle el dinero que no se haya comprometido a darles. Sin embargo, si ha prometido pagar en el futuro, pero ha recibido bienes o servicios en el presente, debe y debe pagar.

A veces las personas aceptan pagar, reciben bienes y servicios y luego se niegan a pagar. Esto se llama robar. La economía de mercado lo desalienta a través de la institución crítica llamada calificación crediticia. La calificación crediticia es una medida de confianza y carácter. Indica a los futuros prestamistas qué tipo de persona eres y si se puede confiar en que cumplirás con tus obligaciones. Después de todo, estas cosas tienden a seguir patrones.

En cualquier caso, la institución de la calificación crediticia premia a las personas que cumplen sus compromisos y castiga a las que no lo hacen. Es una forma en la que el libre mercado ayuda a formar el buen carácter y a mejorar la cultura, todo ello sin el diseño del gobierno.

¿Y qué pasa con los que no pagan, es decir, roban? Tienen que devolver la propiedad o su equivalente. Ahí es donde entran los cobradores de deudas. Son figuras impopulares, sin duda. Pero son esenciales. Y sí, utilizan tácticas coercitivas, pero tengamos clara la distinción entre la agresión que el gobierno utiliza de forma continuada, que no puede cuadrar con la moral, y el uso general de la fuerza, que puede cuadrar con la moral siempre que se utilice en defensa de la propiedad y la persona.

El cobro de deudas, por tanto, no es más que el uso de la fuerza retributiva en defensa de la propiedad, una función totalmente legítima de algunos organismos en una sociedad libre.

Pero deja que el gobierno -que reclama el monopolio del uso de la fuerza- le haga la vida imposible a los que usan la fuerza por razones legítimas.

La Comisión Federal de Comercio es todo oídos cuando se trata de quejas sobre agencias de cobro de deudas. Reciben quejas todo el tiempo y luego utilizan la fuerza contra las personas que simplemente intentan recuperar los bienes robados.

Al parecer, los intentos de cobro se están intensificando desde que se han endurecido las leyes de quiebra. Pero si le preocupa la seguridad de la propiedad, esta es una tendencia positiva.

Ahora bien, la historia en cuestión cita una serie de casos en los que la agencia de cobro de créditos aparentemente fue a por la persona equivocada y se comportó de forma impermeable a las protestas. Esto puede ocurrir, como en el caso del robo de identidad o de un error técnico. ¿Qué ocurre en este caso? La mayoría de estas situaciones acaban resolviéndose mediante un acuerdo. Una agencia de cobros que se dirige a la persona equivocada suele ser eliminada del mercado. Esto se debe a que ninguna empresa tiene interés a largo plazo en intentar cobrar un dinero que no es suyo.

No es necesario que el gobierno intervenga como fuerza policial para determinar qué agencias son buenas y precisas o malas e inexactas. Estos sistemas pueden autocontrolarse internamente. Y, en contra de la leyenda, ninguna empresa quiere tener que cobrar deudas incobrables; de hecho, es muy costoso hacerlo. Una empresa de tarjetas de crédito o un concesionario de automóviles prefieren llegar a un acuerdo que tener que registrar y embargar. No hay grandes beneficios en hacer que la gente cumpla con sus compromisos.

Comparemos también lo que ocurre cuando una agencia privada comete un error como cuando lo hace el gobierno. En los mercados privados, el caso puede ser frustrante y, sí, incluso humillante. Pero hay vías abiertas para enderezar el rumbo. Pero cuando el gobierno tiene un caso de error de identidad, puedes encontrarte languideciendo en la cárcel o incluso ir a la silla eléctrica. El gobierno no admite fácilmente los errores, mientras que los mercados privados tienen el incentivo de descubrirlos y corregirlos.

El recobrador es una de las personas más impopulares de la sociedad. Pero cumple la función esencial de asegurar la protección de la propiedad, que es la base de la libertad. Cuando el gobierno dificulta el cobro de las deudas, no hay que ser ingenuo sobre la verdadera naturaleza de lo que ocurre. El gobierno sólo pretende apuntalar su monopolio del uso de la fuerza y dificultar la vida de quienes quieren utilizar métodos pacíficos para establecer distinciones claras entre lo que es mío y lo que es tuyo.

[Publicado originalmente el 5 de julio de 2006].

Author:

Contact Llewellyn H. Rockwell Jr.

Llewellyn H. Rockwell, Jr., is founder and chairman of the Mises Institute in Auburn, Alabama, and editor of LewRockwell.com.

Image source:
Getty
Shield icon library