Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El reino viene: la política del milenio

El reino viene: la política del milenio

Etiquetas Libre MercadoHistorial Mundial

12/21/2012Murray N. Rothbard

[Publicado por primera vez en la revista Liberty Magazine, 1990]

El cristianismo ha desempeñado un papel central en la civilización occidental y ha contribuido a una importante influencia en el desarrollo del pensamiento clásico-liberal. No es sorprendente que las creencias cristianas sobre el «fin de los tiempos» sean muy importantes para nosotros en este momento.

El reconstruccionismo cristiano es una de las corrientes de más rápido crecimiento y más influyentes en la vida religiosa y política estadounidense. Aunque los fascinantes debates de Jeffrey Tucker y Gary North (en los números de julio y septiembre de Liberty) han llamado la atención de los libertarios sobre este movimiento y han ayudado a explicarlo, para aclarar plenamente el reconstruccionismo cristiano tenemos que entender el papel y el problema del milenarismo en el pensamiento cristiano.

El problema se centra en la disciplina de la escatología, o los Últimos Días, y en la pregunta, ¿Cómo está destinado el mundo a llegar a su fin? La opinión que casi todos los cristianos aceptan es que en un cierto momento del futuro Jesús volverá a la tierra en un Segundo Adviento, y presidirá el Juicio Final, en el que todos los que estén vivos en ese momento y todos los muertos resucitados físicamente serán asignados a sus lugares finales — y la historia humana, y el mundo tal como lo conocemos, habrá llegado a su fin.

Hasta ahora, todo bien. Un problema dificultoso, sin embargo, viene en varios pasajes de la Biblia, en el Libro de Daniel, y especialmente en el libro final del Apocalipsis, en el que se menciona un milenio, un reino de mil años de Cristo en la tierra — el Reino de Dios en la tierra (RDT) — antes del Día del Juicio Final. ¿Quién va a establecer ese reino, y cómo se supone que será?

La respuesta ortodoxa a este problema fue expuesta por el gran San Agustín, a principios del siglo V; esta línea agustiniana ha sido aceptada por todas las iglesias cristianas ortodoxas y litúrgicas: la católica romana, la ortodoxa griega y rusa, la luterana de la alta iglesia y la anglicana, así como por el ala holandesa de la iglesia calvinista (dónde se encontraba el propio Calvino es un tema de discusión). La línea agustiniana es que el milenio, o reino de mil años, es sólo una metáfora de la creación de la Iglesia cristiana; el milenio no es algo que deba ser tomado literalmente, como siempre ha ocurrido, temporalmente, en la tierra. Esta posición ortodoxa tiene la gran virtud de eliminar el problema del milenio. La respuesta — olvídalo. En algún momento desconocido del futuro, Jesús regresará, y eso es todo.

Pero para muchos siglos de disidentes cristianos, esta respuesta no ha podido satisfacer. Los priva de la esperanza, de los pasajes literales de la Biblia que parecen prometer mil años de bendiciones temporales en la tierra — el glorioso Reino. Entre los numerosos grupos de milenaristas, los que creen que el RDT llegará y debe llegar finalmente, hay dos grupos muy diferentes: los que creen que el Reino será establecido por el propio Jesús, que por lo tanto regresará a la tierra antes del milenio (los premilenaristas, o «premils»); y los que creen que Jesús volverá a la tierra después del milenio (los posmilenaristas, o «postmils»).

Esta diferencia teológica aparentemente abstrusa tiene implicaciones sociales y políticas enormemente significativas. Por mucho que el premil anhele alcanzar el RDT e instalarlo durante mil años, se ve obligado a esperar; debe esperar el regreso de Jesús. El postmil, por otra parte, sostiene que el hombre debe establecer primero el RDT, para que Jesús pueda eventualmente regresar. En otras palabras, el postmil tiene la obligación teológica, como cumplimiento del plan divino, de establecer el RDT lo antes posible. De ahí la sensación de prisa, la sensación de precipitarse hacia un triunfo inminente, que generalmente se aplica a los postmil. Para la marcha de la historia, los planes de la propia Providencia, dependen de que el postmil triunfe lo antes posible.

Entonces, ¿cómo se supone que se verá este importante milenio, ya sea en la versión premil o postmil? Como es de esperar, como en muchas utopías, la visión está un poco nublada. La mayoría de los teóricos, comenzando por uno de los primeros y más influyentes, el abad calabrés de principios del siglo XIII Joachim de Fiore, han sido comunistas explícitos —es decir, que el trabajo, la propiedad privada y la división del trabajo desaparecerán en esta sociedad perfecta. Joachim, que casi convirtió a tres papas y por lo tanto alteró casi significativamente la historia de la civilización occidental, ofreció una solución única al problema de la producción bajo el comunismo —desaparecería, porque en el nacimiento de la RDT (predijo su advenimiento 50 años después de escribir), toda la carne humana desaparecería, y el hombre sería espíritu puro. Hasta aquí el problema de la producción o la propiedad. Estos espíritus humanos puros e incorpóreos, entonces, cantarían alabanzas a Dios en un éxtasis místico durante todo el milenio. Otros milenaristas, sin embargo, no podían tomar una salida tan fácil.

«En lugar de matar a todos los pecadores y herejes inmediatamente, los postmileniales tomarían las riendas del gobierno, y, por medios más amables y suaves, usarían el Estado para formar a todos, hacer a los hombres morales y eliminar el pecado, para hacerlos aptos para entrar en el Reino de Dios en la Tierra.».

Mientras que la mayoría de los teóricos del RDT han sido comunistas, algunos postmil, como el calvinista estadounidense de principios del siglo XX, J. Gresham Machen, han sido defensores del laissez-faire, libre mercado. Pero en un punto todos los milenaristas están de acuerdo —no puede haber pecadores dignos de vivir en el mundo perfecto del RDT. «Pecadores», por supuesto, se definen ampliamente para abarcar una gran parte de la raza humana existente: incluye adúlteros, sodomitas, blasfemos, idólatras, profetas de falsas doctrinas, y todo el resto. Por lo tanto, una pregunta crucial se convierte en, ¿cómo deshacerse de los pecadores, para que el RDT pueda establecerse?

Para los premil, la respuesta es que, justo antes de la Segunda Venida de Jesús que establecerá el RDT, Dios nos enviará el Armagedón, la Guerra final del Bien contra el Mal, en la que todas las extrañas criaturas que pueblan el Libro del Apocalipsis figurarán de manera prominente: la Bestia, el Anticristo, 666, y todos los demás. Al final del Armagedón, el mundo habrá sido limpiado de todos los pecadores, y Cristo y su grupo de santos podrán ir a establecer su Reino. Desde el punto de vista libertario, el premil no representa un gran peligro, ya que su papel es esperar ansiosamente las supuestas señales del inminente holocausto. Porque el premil, sin importar cuán ansioso pueda estar, se supone que debe esperar a que Dios haga los movimientos cruciales.

Lamentablemente, hay muchas tensiones en el pensamiento del premil que consideran importante, y moralmente obligatorio, que el premil, sabiendo que el Armagedón está a la mano, trate de acelerar el calendario de Dios dándole un pequeño y saludable empujón, «haciendo así la voluntad de Dios». De esa manera, para tomar prestado de otro famoso (ateo) milenarista, el premil es actuar como «la partera de la historia». Por lo que yo, por mi parte, estaría un poco inquieto de tener un premil con su dedo cerca del botón nuclear. (Nuestro querido expresidente, Ronald Reagan, es un premil declarado, pero es dudoso que entienda completamente las implicaciones de su propia posición.).

En general, si quieres un evento lo suficientemente malo, y piensas que es inevitable, tiendes a verlo venir justo sobre el horizonte. Así que los premils, a través de la historia, han estado estudiando la Biblia, y los eventos mundiales, y viendo señales presuntamente infalibles de que el Grande (Armagedón) está por llegar. Cualquier momento de guerra, agitación o revolución ha engendrado un gran número de movimientos de premil. Pero estas precisas predicciones siempre han sido falsificadas —el eterno problema de los premil «historicistas», aquellos que escogen fechas históricas específicas para el Armagedón o el Segundo Advenimiento.

Uno de los grupos más influyentes de historicistas fue el movimiento millerita, seguidores en Estados Unidos e Inglaterra del predicador yanqui William Miller, que pronosticó el Armagedón en un día específico de 1843. Típicamente, cuando no ocurre nada en la fecha prevista, el gurú se replantea el asunto y concluye que hubo un ligero error en sus cálculos científicos —la fecha es en realidad un año o así más tarde. Esto es lo que pasó con Miller. Pero entonces, cuando no sucede nada en la segunda fecha —en este caso 1844— la confusión se establece y el movimiento se derrumba.

En el caso de los milleritas, surgió un subgrupo que afirmaba que Jesús realmente llegó, reivindicando así la predicción, pero que su Adviento era invisible; el Adviento se haría visible para todos en algún momento del futuro. Esta resolución menos que satisfactoria fue el camino tomado por el grupo que más tarde se conoció como los adventistas del séptimo día.

Pero finalmente se descubrió una salida creativa a las irritantes falsificaciones de las predicciones de los historicistas. John Nelson Darby, un predicador y místico inglés, inventó alrededor de esta época el concepto de dispensacionalismo, que más tarde se extendió como un incendio forestal en los Estados Unidos y que se conocería como «fundamentalismo» (después de los volúmenes, The Fundamentals, publicados en 1910.) Lo que Darby y los fundamentalistas hicieron fue repudiar el método básico de los historicistas, que era cronometrar la cuenta atrás para el Armagedón a partir de los relojes de profecía que descubrieron en la Biblia.

Darby evitó que los premils estuvieran ligados a las profecías de números basadas en la Biblia. Según Darby, el reloj bíblico de las profecías siguió funcionando hasta la fundación de la Iglesia cristiana. La fundación de la Iglesia detuvo ese reloj, ya que constituía una nueva dispensación en la historia. La Iglesia, en una famosa frase de Darby, «es el gran paréntesis de la historia». En algún momento, sin embargo, para el cual los premils buscan signos, el reloj de la profecía se pondrá en marcha de nuevo, y la cuenta atrás para el inminente Armagedón comenzará. Una de las señales predichas fue el regreso de todos los judíos a Palestina y su conversión masiva al cristianismo. Con un poco de esfuerzo, entonces, la corriente principal de los premils eligió la fundación del Estado de Israel en 1948 como el comienzo de la cuenta atrás, por lo que muchos de ellos eligieron cuarenta años después, o 1988, como el Año del Armagedón.

Sin embargo, a medida que se desarrolló el pensamiento premil, el Armagedón —que ahora se considera que lleva siete años, y que se conoce como «la tribulación»— comenzó a plantear un gran problema. Es cierto que los malos, la gran masa de pecadores, serán eliminados satisfactoriamente por la ira de Dios. ¿Pero qué hay de los buenos? Después de todo, ellos también, durante esos maravillosos pero extenuantes años, estarán en peligro de quedar atrapados en el fuego cruzado, y ser masacrados junto con todos los demás. No me pareció justo.

Así que los teóricos premil, analizando la Biblia, encontraron una solución: los buenos muchachos no tendrán que sufrir durante el Armagedón. En su lugar, justo antes de que comience el Armagedón, Jesús regresará de forma invisible (una variante de los adventistas del séptimo día) y «arrebatará» a los buenos muchachos en cuerpo y alma al Cielo. Entonces, los buenos, los salvados, se sentarán a la derecha de Dios en el Cielo viendo (¿disfrutando?) el espectáculo de los malos masacrándose unos a otros abajo.

Entonces, después de que la guerra termine, el polvo se asiente, y tal vez la lluvia radioactiva termine, Jesús regresará visiblemente a la Tierra junto con sus Santos, para gobernar la Tierra por mil años, con los pecadores eliminados de la manera más satisfactoria. Así, el Segundo Adviento se divide en dos partes: la primera invisible, donde Jesús arrebata a los buenos muchachos; y la segunda visible, donde regresa con ellos para establecer el RDT.

Recuerdo muy bien un sermón de mi televangelista favorito, el reverendo Jimmy Swaggart (antes de que las fuerzas personales o satánicas lo derribaran). El Rapto, que Jimmy afirmó que era inminente, fue el colmo emocional para el reverendo junto con su masiva congregación.

Mientras describía las glorias del Rapto, gritos y sollozos de alegría estremecieron a los celebrantes. No pareció contradictorio para ninguno de los fieles cuando, unos sobrios momentos después, Jimmy suplicó contribuciones para su colegio bíblico. Pero, ¿por qué preocuparse por las escuelas y universidades cuando el Rapto fue prometido en unas pocas semanas?

El premilenarismo es básicamente un credo pasivo, y sin embargo, desde principios de los 70, los cristianos fundamentalistas se han comprometido cada vez más fervientemente en la acción política. Muchos se han cansado comprensiblemente de esperar el Rapto, y han comenzado a buscar un programa político coherente y una estrategia, que el premilenarismo nunca puede ser equipado para proporcionar. De ahí la oportunidad de oro para los reconstruccionistas cristianos.

Introduzca, entonces, los matasellos. Los postmils deben tener algún tipo de programa político, porque creen que el hombre debe establecer el RDT por su cuenta. Los postmils se pueden dividir en los «inmediatistas», que quieren tomar el poder y establecer el RDT inmediatamente, y los gradualistas, que están prudentemente dispuestos a esperar un poco.

Los inmediatistas más notorios florecieron al principio de la Reforma, en quince breves pero turbulentos años, de 1520 a 1535. En numerosas ciudades de Alemania y Holanda, diferentes sectas de anabaptistas trataron de tomar el poder y crear el RDT. Los pecadores debían ser eliminados mediante la inmediata matanza de todos los herejes, lo que incluía a todos los que se negaban a recibir órdenes del máximo líder de la secta. Líderes como Thomas Müntzer y Jan Bockelson1 trataron de imponer el comunismo teocrático, prometiendo exterminar a los no creyentes y actuar como «la guadaña de Dios», hasta que, como algunos de ellos lo expresaron, la sangre cubriera el mundo a la altura de la brida de un caballo. Finalmente, en 1535, el último y más importante de los sangrientos experimentos del comunismo anabaptista, en la ciudad de Münster, fue derrocado, y sus adherentes masacrados a su vez.

Los fracasos anabaptistas sirvieron para desacreditar el inmediatismo, y a partir de entonces, los postmils se convirtieron en medidas más graduales, y por lo tanto algo menos coercitivas. La idea era que en lugar de matar a todos los pecadores y herejes inmediatamente, los postmils tomarían las riendas del gobierno y, por medios más amables y suaves, usarían el Estado para formar a todos, hacer a los hombres morales y erradicar el pecado, para hacerlos aptos para entrar en el RDT.

Las principales iglesias protestantes de Estados Unidos del siglo XIX, por ejemplo, fueron tomadas por una ferviente versión pietista del postmilenarismo, que enfatizaba el renacimiento, las explosiones de emoción y el gobierno del Espíritu Santo. Estos protestantes postmils se volvieron cada vez más progresistas y estatistas, y su punto de vista fue expresado de la mejor manera por uno de sus líderes, el Profesor Richard T. Ely, fundador de la Asociación Estadounidense de Economía, sociólogo cristiano y activista y organizador infatigable, que consideraba «el gobierno como el principal instrumento de salvación de Dios». Los pecados que los pietistas protestantes estaban particularmente interesados en erradicar eran el ron demoníaco, la violación de los sábados, y ese conocido instrumento del Anticristo, la Iglesia católica romana.

Por otro lado, los puritanos del siglo XVII en Estados Unidos eran teonomistas, creyentes en la ley de Dios, tratando de construir una Mancomunidad Cristiana en lugar de buscar emocionalmente el Espíritu Santo. Los modernos reconstruccionistas cristianos son los descendientes espirituales de los puritanos. Pero los teonómicos postmils tienen un problema. Porque Jesús nunca ocupó o se postuló para un cargo político, ni abogó nunca por ninguna legislación —quizás, después de todo, una indicación de que Jesús era más libertario o menos mentalidad-RDT de lo que los reconstruccionistas y otros postmils han creído.

Por lo tanto, al intentar construir una mancomunidad basada en la ley de Dios, los puritanos sólo podían recurrir al Antiguo Testamento y al gobierno del Antiguo Israel. De ahí el énfasis en la lapidación hasta la muerte de los transgresores, y de ahí la disputa sobre si la antigua ley israelita se aplica hoy en día a los infractores de los sabbath.

Los cristianos concienciados tratan de cumplir con una ética personal y política. Es difícil ver cómo un cristiano puede ser un utilitarista, un nihilista, o un defensor de el-poder-crea-derechos. Me parece que sólo hay dos sistemas éticos genuinos posibles para un cristiano. Uno es la posición de la ley natural/derechos naturales de los escolásticos (católicos o anglicanos), en el que la razón humana está equipada para descubrir la ley natural, y la ética puramente teológica o divinamente revelada es una parte muy pequeña y separada aunque importante del sistema. Otra es el punto de vista calvinista de que la razón del hombre está tan corrompida que la única ética viable, de hecho la única verdad sobre cualquier cosa, debe provenir de la revelación divina tal como se presenta en la Biblia.

Con su habitual perspicacia, Gary North ve que las dos posiciones están y deben estar enfrentadas, y por lo tanto apuesta todo su caso al presuposicionismo calvinista. Desafortunadamente, el presuposicionismo no es una posición que pueda ganar adeptos fuera del núcleo de los fieles calvinistas, e incluso allí sospecho que podría tener problemas. (¿Existe realmente sólo una química cristiana, una matemática cristiana, una forma cristiana de volar un avión?).

Finalmente, debo confesar que encuentro toda la charla sobre «alianzas», coaliciones, asociaciones, o «voluntad de trabajar juntos de manera informal» (Tucker), un ejercicio de sutilezas. Los libertarios viven en un mundo en el que —¡desgraciadamente!— no todos son 100% libertarios. Mucha gente —sin duda la mayoría— es una mezcla de X por ciento libertario y Y por ciento no- o antilibertario. Decir que es inadmisible hablar o trabajar con alguien que no es 100% libertario es seguir el desastroso y descabellado camino del randismo ortodoxo, es decir, cavar un profundo agujero sectario y meterse en él.

Me parece que tanto lo cuerdo como lo sensato es trabajar con el X por ciento de libertario de la gente, e ignorar, desalentar o trabajar contra el otro Y por ciento. Ya sea que lo llames alianza, coalición o lo que sea, no hay diferencia. Obviamente, en diferentes contextos y tiempos, algunos temas serán más importantes que otros, y corresponde al libertario individual, dependiendo del contexto y de su temperamento e intereses personales, decidir qué temas y coaliciones destacar.

Obviamente, es importante que los libertarios discutan qué cuestiones pueden ser dominantes o más importantes en un período histórico determinado. Así, durante la guerra de Vietnam, en mi opinión los temas políticos más importantes fueron la guerra y la conscripción, y de ahí mi argumento de que una coalición, alianza, asociación informal, o lo que sea con la Nueva Izquierda estaba en orden. Ahora, la conscripción se ha reducido a la inscripción, y parece claro que los «luchadores por la libertad» de Wheeler-Rohrabacher han desaparecido bastante bien, y que la propia Guerra Fría está en proceso de llegar a su fin.

Si eso es cierto, entonces, en el próximo período, algún tipo de asociación/coalición o lo que sea con algunos tipos de conservadores podría estar en orden. Pero sólo, por supuesto, como se aplicó una vez a la izquierda, con tipos antiestablishment. Nunca puede haber un argumento persuasivo para unirse o aliarse con el aparato del Estado. En cualquier caso, uno esperaría que las discusiones estratégicas puedan llevarse a cabo entre libertarios con un mínimo de anatemas y amenazas de excomunión, ya que, como bien dice Jeff Tucker, en «las cuestiones de estrategia, las respuestas finales son difíciles de encontrar».

  • 1. Nota del editor: Comúnmente conocido como Juan de Leiden, o Jan van Leiden.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library