Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El problema de la burocracia

El problema de la burocracia

Tags El EmprendedorLibre MercadoIntervencionismo

01/30/2019David Osterfeld

Se sostiene comúnmente que la naturaleza «anárquica» no planificada de la producción capitalista requiere una regulación burocrática para prevenir el caos económico. Así, el prominente marxista húngaro, Andras Hegedus, argumenta que la burocracia es simplemente «el subproducto de una estructura administrativa» que separa a los trabajadores de la administración real de la economía. Dado que los propietarios toman las decisiones, todos los demás deben finalmente tomar sus órdenes de este pequeño grupo. Dado que eso sería impracticable en una economía industrial, el problema debe ser manejado por una división de responsabilidad que a su vez conlleva capas de burocracia. Los capitalistas toman las decisiones que luego se filtran a través de la pirámide burocrática. Esto significa que los trabajadores deben esperar a que sus superiores inmediatos les digan qué hacer, quienes a su vez deben esperar las instrucciones de sus superiores, y así sucesivamente.

Es importante darse cuenta de que Hegedus cree que estas características burocráticas son un producto del capitalismo en sí, más que la naturaleza de la producción a gran escala. «Donde prevalecen las relaciones de propiedad capitalistas», dice, «es inútil luchar contra la burocracia ... Para cambiar la situación es necesario, ante todo, eliminar la propiedad privada de los medios de producción». La burocracia, continúa, fue la

consecuencia inevitable del desarrollo de las relaciones de propiedad en una etapa dada en la división del trabajo y en la integración económica. En consecuencia, también es inevitable ... que en algún momento no habrá más necesidad de un aparato administrativo separado de la sociedad, porque las condiciones subjetivas y objetivas estarán listas para la autoadministración directa.

En términos sencillos, Hegedus dice que, dado que el capitalismo separa al trabajador del control de la industria, la producción sería descoordinada y caótica si no existiera alguna agencia para la transmisión de conocimiento. Esta es la función realizada por la burocracia en el capitalismo. Como en el socialismo los trabajadores tomarán todas las decisiones industriales, no habrá problema de coordinación en una sociedad así. La burocracia ya no será necesaria y será descartada. Pero, aparte de los meros llamamientos a «democratizar el aparato administrativo» y exige una «movilidad saludable en todas las áreas de la administración», es vago en cuanto a cómo el socialismo logrará esto.1 Dado que los puntos de vista de Hegedus, en particular con respecto a la naturaleza burocrática del capitalismo, no son infrecuentes, es hora de que sean examinados críticamente.

Tres problemas de coordinación

Israel Kirzner señala que hay tres problemas de coordinación que deben resolverse en cualquier sistema socioeconómico:

  1. el problema de las prioridades, es decir, qué bienes y servicios deben producirse;
  2. el problema de la eficiencia, es decir, qué combinación de recursos utilizados en la producción de un producto determinado dejará el mayor conjunto de recursos que quedan para la producción de otros bienes y servicios; y
  3. El problema de la distribución, es decir, cómo compensar a cada participante en el sistema por su contribución al proceso productivo.2

La función de la gestión burocrática puede analizarse mejor observando cómo tanto el capitalismo como el socialismo abordan estos problemas y qué tan bien pueden resolverlos.

I. El problema de las prioridades

Dentro de un sistema de mercado, las prioridades están establecidas por la compra de los consumidores y la abstención de comprar. Los empresarios, ansiosos por maximizar sus ganancias, tenderán a producir esos bienes con la mayor discrepancia entre precio y costo. Dado que los consumidores están dispuestos a pagar más por los bienes que desean con mayor intensidad, los precios de estos bienes, en igualdad de condiciones, tienden a ser más altos que los de los bienes menos intensamente deseados. Por lo tanto, los bienes que los miembros de la sociedad consideran más importantes son los que, sin la necesidad de una dirección burocrática consciente, son los primeros y más abundantemente producidos en un sistema capitalista.

Una crítica común de este tipo de razonamiento es que hay muchos ejemplos en los que no se puede decir que el mercado refleje las prioridades de los consumidores. Se supone, por ejemplo, que el pan es más importante que los diamantes, mientras que se observa que el precio de los diamantes es mucho mayor que el del pan. El error en esta crítica es que los individuos nunca se enfrentan a una elección entre los diamantes en abstracto y el pan en abstracto. En su lugar, eligen entre unidades individuales de pan y diamantes.

Dado que, en condiciones normales, la cantidad de pan supera con creces la de los diamantes, la satisfacción o insatisfacción causada por la adición o pérdida de cualquier unidad de pan en particular, es decir, su utilidad marginal, es relativamente baja en comparación con la de cualquier unidad de diamantes. Si, por alguna peculiaridad del destino, la cantidad de pan reducida en gran medida o la de los diamantes aumentara significativamente, la utilidad marginal de las unidades de pan y diamantes se alteraría, lo que provocaría un alza en el precio del pan y la caída de los diamantes. Por lo tanto, se puede ver que el mercado sí refleja las prioridades de los consumidores y lo hace sin la necesidad de una dirección burocrática. De hecho, la burocracia solo podría impedir la satisfacción del consumidor, ya que, como señala Kirzner, «cualquier obstáculo no de mercado que impida el proceso de fijación de precios interferirá necesariamente con el sistema de prioridad que los consumidores han establecido».3

Dado que el socialismo implica la eliminación del mercado, no hay ningún mecanismo mediante el cual se establezcan las prioridades sin una dirección y control conscientes. Así, es precisamente el socialismo el que no puede funcionar sin una burocracia creciente. Un rápido vistazo al proceso de planificación en la Unión Soviética resaltará claramente el endémico burocracia del laberinto incluso en una economía moderadamente socialista.

Planificación en la Unión Soviética

Para construir el plan para el próximo año, los planificadores deben tener la mayor cantidad de datos posible sobre el estado de la economía para el año en curso. Este trabajo es manejado por la Administración Estadística Central, que solo emplea a varios millones de personas. Esta información luego se transmite al Comité de Planificación del Estado, o Gosplan. Las prioridades para el próximo año son establecidas por el Consejo de Ministros junto con varias otras agencias políticas y se comunican a Gosplan, que intenta coordinar todas las prioridades así como equilibrar los objetivos de producción para cada industria en la economía con su estimación de la Insumos necesarios para producirlos.

Luego, el plan desciende por la jerarquía de planificación yendo primero a los ministerios industriales, luego a los subministros, y luego a las empresas individuales. De esta manera, cada empresa recibe información sobre los niveles de salida que se han establecido para ella, y el plan comienza a ascender en la jerarquía de planificación con cada empresa ahora en condiciones de calcular por sí misma las entradas necesarias para producir el nivel de producción dado.

A medida que el plan avanza hacia arriba, los niveles de entrada y salida se ajustan de acuerdo con un proceso de negociación entre el gerente de la empresa y los planificadores centrales. El primero intenta subestimar su capacidad productiva y sobreestimar sus necesidades de recursos para facilitar el cumplimiento de su parte del plan, mientras que el segundo hace exactamente lo contrario.

Después de llegar finalmente a Gosplan, el plan se revisa en su totalidad y se realizan las correcciones y ajustes necesarios. Luego, el plan se envía de vuelta a la jerarquía de planificación con cada empresa informada de sus objetivos de producción finales. Y más allá de esto, por supuesto, hay una gran cantidad de agencias gubernamentales necesarias para asegurar el cumplimiento del plan.4

¿Qué es esta burocracia, que se calcula en decenas de millones, capaz de lograr? Lo primero que hay que notar es que, a pesar de la jerga científica, sus planes son, de hecho, solo suposiciones sobre lo que deseará cada consumidor individual durante el próximo año. Las estimaciones del empresario también son conjeturas; sin embargo, hay una diferencia crucial: sus datos se basan en datos de mercado, mientras que los de los planificadores socialistas, al menos bajo el socialismo puro , no lo están.

Esto significa que el empresario no solo está en una mejor posición para estimar la demanda del consumidor, sino que, igualmente importante, una suposición errónea se refleja de inmediato en el mercado por una disminución en las ventas. Dado que la pérdida de ingresos provoca ajustes rápidos, cualquier estimación incorrecta tiende a autocorregirse. Pero bajo el socialismo, el gerente de planta no tiene que preocuparse por vender su producto sino solo por cumplir su cuota de producción. Por consiguiente,

  1. la calidad tiende a sufrir ya que los gerentes tratan de encontrar la manera más fácil y rápida de cumplir con sus cuotas, y
  2. La producción continúa, independientemente de si alguien quiere los productos, hasta que Gosplan modifique el plan.

Pero si la producción de bienes innecesarios se lleva a cabo en algunas áreas, las necesidades en otras deben permanecer insatisfechas. No es sorprendente, por lo tanto, que la Unión Soviética esté plagada regularmente por la abundancia de algunos artículos y la aguda escasez de otros. Por ejemplo, cuando los cupos para la industria del calzado y las uñas se establecieron según la cantidad, los gerentes de producción en la industria de las uñas encontraron que era más fácil cumplir con sus cuotas produciendo solo clavos pequeños, mientras que los de la industria del calzado solo fabricaban zapatos pequeños. Esto significaba un montón de pequeñas uñas y zapatos para niños y la escasez de uñas grandes y zapatos de adultos. Pero establecer cuotas por peso significaba lo contrario: exceso de uñas grandes y gruesas y zapatos de adultos. Del mismo modo, como los fabricantes de ropa no tienen que vender sus productos, no tienen que preocuparse por las preferencias de estilo. El resultado son almacenes periódicos llenos de vestidos indeseados. Y en otro momento, la Unión Soviética se encontró en la vergonzosa posición de tener solo un tamaño de ropa interior masculina y solo en azul.5

Por lo tanto, no es sorprendente que la calidad de los bienes de consumo en la Unión Soviética sea notoriamente baja, el nivel de vida promedio sea de alrededor de un cuarto a un tercio del de los Estados Unidos, y hay tantos bienes que escasean que uno debe haga cola de tres a cuatro horas cada día solo para satisfacer las necesidades básicas.6 Si bien el capitalismo puede funcionar con un mínimo de burocracia, hemos visto que el socialismo, lejos de eliminarlo, requiere una gran cantidad de agencias burocráticas. Estos son necesarios para (1) recopilar los datos para la construcción del plan, (2) formular el plan y (3) inspeccionar las plantas para asegurarse de que el plan se está llevando a cabo.

II. El problema de la eficiencia

Volviendo a la producción encontramos los mismos resultados. Bajo el capitalismo, el problema de la asignación eficiente de recursos se resuelve de la misma manera que se resolvió el problema de las prioridades: el sistema de precios. Para producir sus bienes, los empresarios deben ofertar por los recursos necesarios. Por lo tanto, tienen la misma relación con los vendedores de recursos que los consumidores con los vendedores de bienes finales. Por lo tanto, los precios de los diversos factores de producción tienden a reflejar la demanda de los empresarios. Dado que lo que el empresario puede ofrecer está limitado por el rendimiento esperado en la venta final de su producto, los factores de producción se canalizan a la producción de los productos más intensamente deseados. Los que mejor sirven a los consumidores obtienen las mayores ganancias y, por lo tanto, pueden ofrecer las ofertas más altas por los recursos que necesitan.

En resumen, el mercado es un mecanismo altamente interdependiente que, sin ninguna dirección burocrática, es capaz de lograr exactamente lo que Hegedus creía imposible: la transmisión de conocimiento a los individuos relevantes. Si, por ejemplo, el acero se volviera más escaso, ya sea porque se agotó parte de su suministro o porque se abrió un nuevo uso, su precio aumentaría. Esto podría (1) obligar a los usuarios de acero a reducir las compras, y (2) alentar a los proveedores a aumentar su producción.

No solo las acciones de todos los participantes del mercado se coordinan automáticamente por estas fluctuaciones de precios, sino que las personas involucradas ni siquiera tienen que saber por qué los precios suben o bajan. Sólo necesitan observar las fluctuaciones de los precios y actuar en consecuencia. Como afirma F. A. Hayek, «El hecho más importante de este sistema es la economía de conocimiento con la que opera ... La maravilla es que sin que se emita una orden, sin que más de un puñado de personas sepan la causa, decenas de miles de las personas cuya identidad no pudo ser determinada por meses de investigación, están obligadas a ... moverse en la dirección correcta».7

También es importante señalar que incluso dentro de una empresa la burocracia se mantiene al mínimo. Primero, si una empresa se vuelve burocráticamente superior, será subvalorada y, si no se hacen reformas, las empresas menos estructuradas burocráticamente las eliminarán. Y segundo, como señala Ludwig von Mises, «No hay necesidad de que el gerente general se preocupe por los detalles menores de la gestión de cada sección ... La única directiva que el gerente general da a los hombres a los que confía la gestión de las diversas Las secciones, los departamentos y las sucursales son: Obtenga la mayor cantidad de ganancias posible. Y un examen de las cuentas le muestra el éxito o el fracaso de la ejecución de la directiva».8

Otro dilema soviético

Pero en una economía socialista pura , todo el aparato del mercado estaría ausente. Todas las decisiones relacionadas con la asignación de recursos y la coordinación económica deberían ser hechas manualmente por la junta de planificación. En una economía como la de la Unión Soviética, que tiene más de 200,000 empresas industriales, esto significa que la cantidad de decisiones que la junta de planificación tendría que tomar cada año sumaría miles de millones. Esta tarea ya hercúlea se volvería infinitamente más difícil por el hecho de que, en ausencia de datos de mercado, no tendrían ninguna base para guiar sus decisiones. Este problema se hizo evidente en el único intento de establecer una economía socialista, sin mercado, pura: el período del «comunismo de guerra» en la Unión Soviética de 1917 a 1921. Para 1920, la productividad promedio era solo el diez por ciento de la década de 1914. volumen con el de mineral de hierro y hierro fundido cayendo a 1.9 y 2.4 por ciento de sus totales de 1914. A principios de la década de 1920, se abandonó el «comunismo de guerra» y, desde entonces, la producción se ha guiado a través de mercados internos restringidos y mediante la cooptación de los métodos determinados en los mercados occidentales extranjeros.

La tarea de los planificadores soviéticos se ve simplificada en gran medida por la existencia de mercados limitados, pero el hecho de que sean tan limitados significa que la economía aún funciona de manera ineficiente y sufre dos problemas inherentes a la gestión burocrática: cuellos de botella incesantes y autarquía industrial.

Cuellos de botella incesantes

Dado que es simplemente imposible para una agencia poder familiarizarse con cada matiz y peculiaridad de cada planta en toda la economía, y mucho menos poder planificar para cada posible contingencia con un año de anticipación, los planificadores se ven obligados a realizar Decisiones basadas en informes resumidos.Además, deben establecer amplias categorías de clases que necesariamente oculten innumerables diferencias entre las empresas. En consecuencia, cada plan contiene numerosos desequilibrios que surgen solo mientras se implementa el plan.

Como no hay mercado, estos excedentes y carencias no pueden resolverse automáticamente, sino que solo pueden modificarse mediante los ajustes del plan realizados por Gosplan. Por lo tanto, la escasez de la mercancía A no puede ser rectificada a menos o hasta que así lo ordene la junta de planificación. Pero el ajuste del plan en un área tendrá ramificaciones en toda la economía. Para aliviar la escasez del bien A, los recursos deberán transferirse de la producción del bien B. Como esto reducirá la producción prevista de B, la producción de aquellas industrias que dependen de B también tendrá que ser reevaluada. Y así sucesivamente, en círculos cada vez más amplios.

La evidencia empírica confirma la teoría económica. Paul Craig Roberts señala que lo que se debe a la pretenciosa afirmación de planificación en la Unión Soviética es simplemente «la previsión de un objetivo para los próximos meses agregando un aumento porcentual a los resultados de los meses anteriores». Sin embargo, incluso este «plan» se «cambia tan a menudo que no es congruente decir que controla el desarrollo de los acontecimientos en la economía». La burocracia de planificación, continúa diciendo, simplemente funciona como «agentes de suministro para las empresas con el fin de evitar la libre formación de precios y el intercambio en el mercado ...». Si bien esta apariencia de planificación central «satisface la ideología,» el «resultado ha sido señales irracionales para la interpretación gerencial, y la irracionalidad de la producción en la Unión Soviética ha sido la consecuencia».9

Por lo tanto, la evidencia indica que las perennes cosechas de granos soviéticas decepcionantes son mucho más un resultado del sistema que el clima, ya que incluso en las «temporadas pico de siembra y cosecha, hasta un tercio de todas las máquinas en un distrito pueden estar inactivas porque hay no hay piezas de repuesto. Los planificadores centrales son muy conscientes de la necesidad de piezas de repuesto ... sin embargo, el sistema de administración parece incapaz de hacer coincidir las piezas con las máquinas que las necesitan».10

El problema de los cuellos de botella no es nada nuevo, como lo indica un informe de hace algún tiempo: «La fábrica de tractores de Bielorrusia, que tiene 227 proveedores, tuvo su línea de producción detenida 19 veces en 1962 debido a la falta de piezas de caucho, 18 veces debido a rodamientos de bolas, y ocho. veces debido a los componentes de la transmisión». El mismo escritor señala que «el patrón de averías continuó en 1963».11

Quizás un absurdo reportado por Joseph Berliner ilustra los esfuerzos absurdos a los que se pueden llevar a cabo los intentos de planificación central. Un inspector de planta, con el trabajo de ver por qué una planta se había retrasado en su entrega de máquinas mineras, descubrió que «las máquinas estaban apiladas por todas partes». Cuando le preguntó al gerente por qué no los envió, le dijeron que, según el plan, las máquinas debían pintarse con pintura roja, pero que el gerente solo tenía verde y tenía miedo de alterar el plan. Se otorgó el permiso para usar verde, pero solo después de un retraso considerable, ya que cada capa de la burocracia también temía autorizar un cambio de plan por sí solo y, por lo tanto, envió la solicitud a la siguiente agencia superior. Mientras tanto, las minas tuvieron que cerrarse mientras las máquinas se amontonaban en los almacenes.12

Autarquía industrial

El problema de los cuellos de botella está estrechamente relacionado con el de la autarquía organizativa. Los gerentes de planta son recompensados ​​según hayan cumplido o no sus cuotas de producción. Para evitar ser víctima de un cuello de botella y, por lo tanto, no cumplir con la cuota, surgió la tendencia de cada industria a controlar el recibo de sus propios recursos al producirlos ellos mismos. «Cada industria», dice David Granick, «estaba bastante dispuesta a pagar el precio de la producción de alto costo para lograr la independencia». En 1951, solo el 47 por ciento de toda la producción de ladrillos se llevó a cabo bajo el Ministerio de Industria de Materiales de Construcción. Y, en 1957, 116 de las 171 plantas de máquinas-herramienta estaban fuera de la industria apropiada, a pesar de que sus costos de producción eran en algunos casos hasta un 100 por ciento más altos.13

Para combatir esta tendencia, Nikita Khrushchev reorganizó la economía en 1957 mediante la creación de 105 Consejos Económicos Regionales para reemplazar a los ministerios industriales. Sin embargo, en ausencia de otras reformas, simplemente logró sustituir el «localismo» por el «departamentalismo», ya que cada región económica se esforzaba por volverse autosuficiente. Para contrarrestar esto, la economía se centralizó aún más en 1963, pero esto solo incrementó la ineficiencia al fortalecer aún más una economía ya inflexible. Incapaz de encontrar la clave para una planificación eficiente, 1965 marcó otro paso significativo hacia el retorno a una economía de mercado. Estas reformas no solo introdujeron un sistema de ganancias limitadas, sino que también exigieron un «alto grado de autonomía local para los productores y proveedores. La planificación detallada de todos los aspectos importantes de la producción desaparecería, para ser reemplazada por una guía directa mínima desde arriba».14

Marx postuló la desaparición del estado. Es al menos tan significativo como irónico que el cambio continuo de los países socialistas de la planificación burocrática al mercado, lo que William Grampp denomina «nuevas direcciones en las economías comunistas», indica una «desaparición» como nunca se había previsto Marx.15

III. El problema de la distribución

Al considerar el problema de la distribución, nuevamente encontramos que el capitalismo es el enemigo de la burocracia. Bajo el capitalismo, la producción es con fines de lucro. El capital y la mano de obra fluyen constantemente hacia donde pueden obtener el mayor rendimiento. Como puede verse, no puede haber separación entre producción y distribución; para aquellos individuos que, a los ojos de los consumidores, prestan los mejores servicios a la «sociedad», son precisamente los que obtienen las mayores recompensas.

En cuanto al socialismo, es difícil decir mucho en términos teóricos sobre la forma en que se distribuye la riqueza, ya que existen varias bases concebibles para la distribución: igualdad, necesidad, mérito y servicios prestados a la sociedad. Sin embargo, debería ser obvio que la implementación de cualquiera de estos requeriría una dirección burocrática consciente. También debe señalarse en este contexto que los intentos de establecer una igualdad estricta nunca han tenido éxito y probablemente nunca lo serán. Esto es así por dos razones.

Primero, para estimular la producción, la Unión Soviética, por ejemplo, siempre ha tenido que depender en gran medida del sistema de bonos para sus gerentes de planta y del sistema de tarifa por pieza para los trabajadores. La creciente centralidad del sistema de bonos está indicada por el hecho de que mientras en 1934 los bonos equivalían a aproximadamente el cuatro por ciento del salario de un gerente, hoy en día a menudo llega a la mitad, con bonos para algunas industrias que comprenden tanto como el ochenta por ciento de los ingresos.16

Segundo, en cualquier sociedad donde el estado controle todas las facetas esenciales de la economía, existe una tentación natural para aquellos que controlan el gobierno para usar su poder político para obtener privilegios económicos. Por lo tanto, no es sorprendente que la revolución de 1917, independientemente de las intenciones, solo resultara en el reemplazo de una élite privilegiada por otra.17

Un ejemplo ilustrará este punto. Hay una gran cantidad de «tiendas especiales» en la Unión Soviética que venden de todo, desde comida hasta joyería. Estas tiendas, que supuestamente benefician a los turistas extranjeros, tienen mercadería de alta calidad a precios de bajo costo para compensar al turista por la tasa de cambio artificialmente alta del gobierno para los rublos. Sin embargo, James Wallace señala que «los funcionarios gubernamentales de alto rango, los oficiales militares de alto rango y los rangos superiores del Partido Comunista tienen el privilegio de comprar en estas tiendas como un beneficio adicional de sus empleos». Por lo tanto, pueden comprar «productos difíciles de obtener por una fracción de los precios que pagan sus vecinos por productos a menudo de menor calidad».18

Es una luz lateral reveladora, y debe ser especialmente notada por aquellos que condenan al capitalismo por su desigual «distribución» de la riqueza, que existe una mayor desigualdad de la riqueza en los países más socialistas como la Unión Soviética que en el mercado relativamente más grande. Economías orientadas como Estados Unidos. Además, esto no es un accidente histórico sino de conformidad con la teoría económica. Para el capitalismo bajo, existe una tendencia natural de que los capitalistas inviertan en áreas con un nivel salarial bajo, lo que obliga a esas tasas a un nivel acorde con el de otras áreas que realizan el mismo trabajo, mientras que los trabajadores con empleos mal pagados tienden a migrar a áreas donde la paga es mayor Del mismo modo, los empresarios invierten en áreas que manifiestan altos beneficios. Pero el aumento de la producción hace que caigan los precios y las ganancias en esas áreas. En resumen, si bien el capitalismo nunca eliminará la desigualdad, tiende a reducir los extremos de riqueza y pobreza.

Conclusión

Bajo el capitalismo, el sistema de precios desempeña la función crucial de transmitir el conocimiento a toda la sociedad y, por lo tanto, elimina la necesidad de la burocracia. Pero precisamente porque elimina el mercado, la gestión burocrática es indispensable para una economía socialista. Además, dado que existe una relación inversa entre la planificación central y el mercado, la gestión burocrática es intrínsecamente contradictoria. Su dilema puede resumirse mejor, quizás, en la forma de dos paradojas de planificación:

Paradoja Uno: para que la planificación central sea viable, se necesitan datos del mercado para guiar sus decisiones. Pero cuanto mayor es el papel de los mercados, menor es el de la planificación central. A la inversa, cuanto más extensa sea el área de planificación central, más limitados serán los datos de mercado y, por lo tanto, más ineficiente será la operación de la economía.

Paradoja dos: si la junta de planificación se esfuerza por maximizar la satisfacción del consumidor, simplemente hace manualmente lo que el mercado hace automáticamente. Entonces es solo una entidad desperdiciada, redundante. Pero si la agencia de planificación planea operaciones que no se habrían llevado a cabo en el mercado, eso es una indicación de que las prioridades establecidas por la agencia están en conflicto con las de los consumidores. Está claro que, independientemente del curso adoptado por la agencia, la posición de los consumidores debe estar en peor situación de lo que hubiera sido en una economía de mercado.

Este artículo apareció originalmente en The Freeman , marzo de 1979.

  • 1. Andras Hegedus, «Marxist Theories of Leadership and Bureaucracy: A Marxist Analysis,» Political Leadership in Eastern Europe and the Soviet Union, Ed.: RB Farrell (Chicago, 1970), pp. 53-54.
  • 2. Israel Kirzner, Market Theory and the Price System (Princeton, 1963), pp. 36–38.
  • 3. Ibid., Pág. 39.
  • 4. Para un buen resumen de este proceso, véase Herbert Levine, «Input-Output Analysis and Soviet Planning», American Economic Review (mayo de 1962), págs. 128–31.
  • 5. Ver William Loucks y William Whitney, Comparative Economic Systems (Nueva York, 1973), pp. 302–4; y Marshall Goldman, The Soviet Economy (Englewood Cliffs, 1968), págs. 92-4.
  • 6. Loucks y Whitney, pp. 322-26; y James Wallace, «In Classless Russia 'Some Are More Equal Than Others», US News and World Report (4 de agosto de 1975), pág. 35.
  • 7. F. A. Hayek, Individualism and Economic Order (Chicago, 1972), págs. 86–7.
  • 8. Ludwig von Mises, Burocracia (New Rochelle, 1961), pág. 33.
  • 9. Paul Craig Roberts, Alienation and the Soviet Economy (Albuquerque, 1971), pp. 78–85.
  • 10. James Wallace, «Communist System's Toll on Farms», US News and World Report (18 de agosto de 1975), páginas 16–7.
  • 11. CR McConnell, «Some Fundamentals of Economic Planning in the Soviet Command Economy», The Soviet Economy, Ed .: Harry Shaffer (Nueva York, 1968), pág. 32.
  • 12. En David Granick, The Red Executive (Nueva York, 1961), pp. 133–34.
  • 13. Ibid., P. 135. La autarquía industrial no es, por supuesto, ni más ni menos que un monopolio. Es interesante observar que esto se ha convertido en un problema tan grave para muchas economías socialistas que Yugoslavia, por ejemplo, se ha visto obligada a adoptar leyes antimonopolio para enfrentarlo. Ver William D. Grampp, «New Directions in the Communist Economies», Business Horizons (otoño, 1963), pág. 34.
  • 14. JP Hardt, et al., «Institutional Stagnation and Changing Economic Strategy in the Soviet Union,» , Man, State and Society in the Soviet Union, Ed .: Joseph Nogee (Nueva York, 1972), pág. 183. Ver también el especial «Socialism», en Time (13 de marzo de 1978), págs. 24–41. Ver especialmente p. 26: Las economías socialistas, señala, se caracterizan por el «exceso de personal (de) todas las oficinas y fábricas con trabajadores que rara vez pueden ser despedidos por no producir. Los controles burocráticos disminuyen la eficiencia y los gerentes tienen poco margen para innovar. Los bienes de consumo son todavía es pobre y crónicamente escaso ... Yugoslavia parece tener la menor cantidad de problemas económicos entre los estados marxistas-leninistas. También tiene la economía menos rígidamente controlada en Europa del Este».
  • 15. Grampp, pp. 29-36.
  • 16. Granick, pág. 111.
  • 17. Ver Milovan Djilas, The New Class (Nueva York, 1968). Vea también los interesantes comentarios sobre la Revolución bolchevique de un anarcosindicalista ruso y contemporáneo de la Revolución, "M. Sergven", en «The Paths of Revolution», reimpreso en Libertarian Analysis (Winter, 1970), págs. 9–12.
  • 18. Wallace, «Classless Russia», pág. 35. Los recientes escándalos en la Administración de Servicios Gubernamentales de EE. UU. – escándalos a los que Newsweek se refirió como «el mayor escándalo de dinero en la historia del gobierno federal» (11 de septiembre de 1978, p. 29) – solo demuestran con mayor facilidad la facilidad con que la planificación burocrática presta En si mismo a la explotación. También vea el brillante artículo sobre la burocracia de Washington por Tom Bethell, «La riqueza de Washington», Harper's (junio de 1978), págs. 41–59. Consulte especialmente la página 43: «Las leyes de la oferta y la demanda no solo no se aplican a Washington, sino que se dan la vuelta. Los problemas en otras partes del país simplemente contribuyen a la riqueza de Washington. La crisis del combustible toma la forma de un nuevo Departamento de energía, donde 19.000 burócratas bajo el mando del Dr. James Schlesinger tendrán $10 mil millones para jugar con aproximadamente el mismo beneficio que las ganancias totales de todas las compañías petroleras».
Image source:
iStock
Shield icon interview