Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El máximo artículo pro-WalMart

El máximo artículo pro-WalMart

Etiquetas El emprendedorMercados libresEconomía de EEUU

06/28/2006Paul Kirklin

Wal-Mart es uno de los grandes ejemplos brillantes de lo que puede lograr una economía de mercado. Si yo diera un tour por los Estados Unidos a los visitantes de un país socialista, que están acostumbrados a experimentar una escasez crónica de casi todo, Wal-Mart sería uno de los primeros lugares a los que los llevaría. Es un símbolo perfecto de una de las cosas más notables que tenemos —una enorme variedad de productos de alta calidad y bajo costo que están disponibles para prácticamente todo el mundo en los Estados Unidos.

Las tiendas de Wal-Mart son en efecto impresionantes, alojadas en estructuras gigantescas, capaces de servir a muchos miles de clientes cada día. El tipo de tienda más común de Wal-Mart —el Supercentro —ofrece a los clientes un área de compras bajo techo, con aire acondicionado, más grande que tres campos de fútbol. Estos gigantes de las compras proporcionan tanto— una gama tan asombrosamente enorme de productos bien hechos —que una persona podría prácticamente vivir toda su vida sin tener que comprar en ningún otro lugar.

Entra en un Supercentro Wal-Mart y mira alrededor; ¡el lugar es increíble! Es asombroso pensar en la enorme complejidad que debe tener el funcionamiento de una tienda que logra todo esto, que es realmente responsable de una mejora en nuestro nivel de vida. Para Wal-Mart proveer tanto, para tantos, tan eficiente, confiable y barato como lo hace es un milagro económico. Nunca en la historia de la humanidad tanta gente ha tenido un acceso tan asequible y conveniente a todos los productos que Wal-Mart ofrece, y el número de personas con este acceso está creciendo todo el tiempo. Como dijo el difunto fundador de Wal-Mart, Sam Walton:

«...bajaremos el coste de la vida para todos, no sólo en Estados Unidos, sino que daremos al mundo la oportunidad de ver lo que es ahorrar y tener un mejor estilo de vida, una vida mejor para todos. Estamos orgullosos de lo que hemos logrado; acabamos de empezar».

Esta es una compañía que merece ser alabada y admirada en todo el mundo.

Los críticos de Wal-Mart

A pesar de los destacados logros de Wal-Mart y los tremendos beneficios para el público, ha aparecido en escena un decidido grupo de críticos de Wal-Mart. Estas personas han hecho de la misión de su vida el desprestigio y la obstrucción de Wal-Mart a cada paso, muchos de ellos comportándose con la misma pasión que uno podría esperar de los fanáticos religiosos. Los críticos son completamente ignorantes de la economía, pero pretenden ser autoridades en el tema, y proclaman en voz alta cosas como: «Wal-Mart causa desempleo», «Wal-Mart baja los salarios», y «Wal-Mart reduce el acceso a la atención médica». Además de estos supuestos pecados económicos, dicen: «Wal-Mart destruye comunidades», «Wal-Mart trata injustamente a sus empleadas», «Wal-Mart causa consumismo codicioso», «Wal-Mart profana suelo sagrado». Al escuchar a estos críticos, uno podría pensar que Wal-Mart es la fuente de todo mal.

Cada vez que Wal-Mart intenta abrir una nueva tienda, hay una buena posibilidad de que estos cruzados anti-Wal-Mart estén allí para interferir, intentando persuadir a las juntas de zonificación y a los gobiernos locales para que intervengan y hagan imposible que Wal-Mart funcione. Han creado sitios web como Wakeupwalmart.com y Walmartwatch.com que proporcionan «educación pública» sobre su versión incorrecta de los efectos económicos de Wal-Mart. Han hecho manifestaciones anti-Wal-Mart, y han publicado anuncios, libros y películas. Han pedido una regulación paralizante de Wal-Mart, y un aumento de los impuestos sobre Wal-Mart. Una de sus actividades favoritas es señalar a alguien que ellos creen que ha sido, o podría ser, afectado negativamente por el éxito de Wal-Mart —no importa cuán temporalmente— malinterpretar el significado de este fenómeno, y proceder a trabajar ellos mismos en un frenesí porque están convencidos de que esto demuestra que Wal-Mart está destruyendo el mundo.

Todas sus objeciones se basan en la profunda ignorancia del significado económico real de Wal-Mart, y su comportamiento es destructivo para ellos mismos y para todos los demás. La gran cantidad de atención mediática dada a estos críticos por muchos cómplices voluntarios ha reforzado su influencia negativa. Los críticos han tenido éxito en hacerse a sí mismos imposibles de ignorar. Han arrastrado el buen nombre de Wal-Mart por el barro, haciendo que el público en general asocie a Wal-Mart con la interminable lista de acusaciones, en lugar de con el increíble servicio que proporcionan.

Individuos de alto perfil como Theresa Heinz Kerry, que estuvo muy cerca de ser la primera dama de los Estados Unidos, han tomado posiciones públicas a favor de estos críticos. Según una reciente encuesta de Zogby, el 56% de los estadounidenses creen ahora que «Wal-Mart es malo para Estados Unidos».

Los gerentes de Wal-Mart tienen ahora un nuevo reto; no sólo tienen que dirigir una de las mayores organizaciones del mundo, sino que tienen que hacerlo con un ejército de tontos que libran una constante guerra de propaganda contra ellos. Se ven obligados a desperdiciar una cantidad cada vez mayor de su tiempo y de los recursos de la empresa defendiendo su organización altamente eficiente, muy exitosa y perfectamente legítima contra estos viciosos saboteadores.

La respuesta de Wal-Mart

La respuesta de Wal-Mart ha sido superficial y algo contraproducente. A veces Wal-Mart acepta las falsas premisas planteadas por los críticos, y por lo tanto permite que el debate sea inadecuado. En su lugar, debe disputar audazmente las falsas premisas de sus críticos y presentar con confianza su justificación para el modelo de negocios de Wal-Mart. Este ensayo intentará exponer los puntos de vista erróneos de los críticos, así como presentar una imagen precisa de la importancia económica de Wal-Mart. Para hacer mi caso, me baso ampliamente en algunas de las ideas económicas desarrolladas por George Reisman en su libro Capitalismo.

Riqueza

Para entender el significado económico de Wal-Mart, primero hay que entender el concepto de riqueza. El progreso económico significa un nivel creciente de riqueza, tanto para el individuo como para todo el sistema económico. La riqueza, en un sentido económico, es un bien material que ha sido producido por el trabajo humano. Esto incluye autos, casas, lápiz labial, platería, mangueras de jardín, televisores y cualquier otra cosa que haya sido tomada de la naturaleza y cambiada por el hombre en algo más valioso para el hombre. Puede incluir la tierra o los recursos naturales en la medida en que los seres humanos realizan un trabajo para hacerlos útiles.

La riqueza no es lo mismo que el dinero. El dinero es simplemente un medio de intercambio de riqueza. El dinero deriva su valor de la riqueza disponible para el comercio en un sistema económico. Por ejemplo, si alguien se quedara solo en una isla desierta con pocos suministros, no sería exacto llamar a esta persona rica aunque tuviera 5 millones de dólares en efectivo en la isla. Su dinero no tiene valor aquí porque no hay riqueza en la isla desierta para que la compre. Dado que el dinero deriva su valor de la riqueza, como un sistema económico produce más riqueza total, su suministro de dinero se vuelve más valioso.

Aprender qué políticas crearían más riqueza es la preocupación más fundamental de la ciencia económica. No se trata principalmente de los gastos de consumo, ni de los empleos, ni de los tipos de interés, sino de la riqueza. Y no se trata de cómo hacer más rico a un grupo en particular, sino de cómo hacer más rico a todo el sistema económico. No es coincidencia que uno de los libros de economía más influyentes jamás escrito se titule La Riqueza de las Naciones. Este innovador trabajo fue uno de los primeros en centrarse no en la riqueza de los trabajadores del acero, o la riqueza de los herreros, sino en la riqueza de naciones enteras. Deberíamos usar este mismo enfoque para decidir si «Wal-Mart es malo para Estados Unidos».

Productividad

Hay muchas razones por las que Wal-Mart ha tenido tanto éxito. Ofrece una amplia variedad de productos, tiene un servicio de atención al cliente, comunica eficazmente su valor a través de publicidad y promociones, selecciona la mercancía que la gente quiere, y mucho más. Pero la principal razón por la que Wal-Mart ha tenido un ascenso tan meteórico es que ofrece sus productos a precios consistentemente más bajos que los de sus competidores. Su lema es «Precios siempre bajos». Siempre». Y ha cumplido con esa promesa. Los clientes de Wal-Mart han llegado a esperar buenos tratos en prácticamente todos los productos de Wal-Mart en todo momento. Sus precios bajos han atraído a un gran y creciente número de clientes, y han resultado en grandes y crecientes volúmenes de ventas.

Estos precios más bajos son posibles porque Wal-Mart es más productivo —más eficiente —que sus competidores. Esto le da costos más bajos que sus competidores y debido a que sus costos son más bajos que los de ellos, es capaz de cobrar menos que ellos y al mismo tiempo obtener una ganancia.

Aumentar la productividad es aumentar la cantidad de riqueza que se puede producir por unidad de insumo. Para ilustrar este concepto, considere el efecto de una tecnología moderna como la de las telecomunicaciones. Antes de que se inventara el teléfono, el telégrafo o la radio, las comunicaciones tenían que ser llevadas físicamente del comunicador al receptor, ya sea en persona o a través de cartas. Cuando las telecomunicaciones se generalizaron, la gente pudo comunicarse instantáneamente entre sí desde todo el país. Imagine todo el trabajo que se ahorró al no tener que llevar físicamente todas las comunicaciones de una parte a otra. Esto causó un gran aumento de la capacidad de producir más riqueza total. La economía podía producir todo lo que antes podía, además de lo que se podía producir con la mano de obra que ya no era necesaria para llevar las comunicaciones.

Esto es un aumento de la productividad. Es un aumento en la capacidad de producir. Es más riqueza con menos gastos.

Los aumentos de productividad se logran en toda la economía, en las empresas individuales y en los individuos. Pueden ser tan simples como el dueño de un puesto de perritos calientes encontrando una forma más eficiente de cocinar sus perritos calientes. Cualquiera que haya encontrado una forma de producir más con menos ha encontrado una manera de aumentar la productividad, y todos los aumentos de productividad causan una capacidad de producir una mayor cantidad total de riqueza en el sistema económico en su conjunto.

La historia de Wal-Mart es una historia de aumentos en la productividad. Wal-Mart comenzó comprando productos en grandes volúmenes para obtenerlos más baratos por unidad. Fue uno de los primeros en utilizar el autoservicio en sus tiendas para otros productos que no fueran comestibles, ahorrando así dinero a los empleados. Optó por una presentación menos extravagante de la tienda en favor de precios más bajos.

Wal-Mart ahorró dinero a lo largo de los años simplemente siendo frugal en lo que respecta al alojamiento de su gerente. Prefiere tener oficinas pequeñas y baratas en lugares baratos. Es conocido por exigir a los gerentes que viajen en autocar en viajes de negocios, se alojen de dos en dos en hoteles baratos, alquilen coches baratos y coman en restaurantes baratos.

Wal-Mart aumentó la productividad a través de nuevos métodos de capacitación de sus empleados. Utilizó sus propios centros de distribución central y camiones para mejorar la eficiencia de su flujo de inventario entrante. A medida que su negocio crecía y los volúmenes de ventas continuaban aumentando, Wal-Mart comenzó a utilizar tecnología avanzada para ayudar a aumentar aún más la productividad. Fue uno de los primeros en utilizar escáneres electrónicos para capturar el movimiento de un artículo en el punto de venta. Fue uno de los principales impulsores del desarrollo del Código Universal de Productos (UPC), que aumentó la productividad de los minoristas de todo el mundo al agilizar el procesamiento de los pedidos, la gestión del inventario y el seguimiento de las ventas.

Wal-Mart ahorró dinero a lo largo de los años simplemente siendo frugal en lo que respecta al alojamiento de su gerente. Prefiere tener oficinas pequeñas y baratas en lugares baratos. Es conocido por exigir a los gerentes que viajen en autocar en viajes de negocios, se alojen de dos en dos en hoteles baratos, alquilen coches baratos y coman en restaurantes baratos.

Wal-Mart aumentó la productividad a través de nuevos métodos de capacitación de sus empleados. Utilizó sus propios centros de distribución central y camiones para mejorar la eficiencia de su flujo de inventario entrante. A medida que su negocio crecía y los volúmenes de ventas continuaban aumentando, Wal-Mart comenzó a utilizar tecnología avanzada para ayudar a aumentar aún más la productividad. Fue uno de los primeros en utilizar escáneres electrónicos para capturar el movimiento de un artículo en el punto de venta. Fue uno de los principales impulsores del desarrollo del Código Universal de Productos (UPC), que aumentó la productividad de los minoristas de todo el mundo al agilizar el procesamiento de los pedidos, la gestión de las existencias, y tWal-Mart fue uno de los primeros en utilizar el Intercambio Electrónico de Datos, que le permitió transmitir electrónicamente órdenes de compra, facturas y otras comunicaciones con los proveedores. Creó un sistema denominado Retail Link, que integra a todos sus proveedores directamente con su sistema informático para que puedan coordinarse de manera más eficiente.

Wal-Mart posee la base de datos privada más grande del mundo, junto con el sistema de satélites privados más grande del mundo. Esto ha conectado cada tienda de Wal-Mart directamente con la oficina central. Esto ha acelerado sus comunicaciones, integrado virtualmente todo su negocio, le ha permitido automatizar un número creciente de procesos, y le ha permitido analizar datos de negocios y ventas en un grado sin precedentes.

Wal-Mart es ahora la fuerza impulsora de un movimiento hacia la tecnología RFID (Radio Frequency Identification) como sucesora de los códigos de barras. Esto implica el uso de etiquetas de identificación dentro del embalaje de cada artículo que pueden ser detectadas por radiofrecuencia. En lugar de tener que escanear cada artículo poniendo su código de barras en la línea de visión de un escáner óptico, con la RFID, muchos artículos pueden ser escaneados a la vez simplemente estando en su proximidad con un lector de etiquetas. Esto podría aumentar potencialmente la productividad de muchas maneras. Podría revolucionar el seguimiento de los artículos a través de la línea de suministro. Camiones enteros de productos podrían ser contabilizados en segundos. La tecnología RFID podría permitir a los clientes comprar todos sus productos pasando por delante de un lector de etiquetas sin tener que detenerse y hacer que se escaneen individualmente los códigos de barras de cada artículo. Dado que las etiquetas RFID pueden ocultarse en los envases, el hurto en las tiendas podría eliminarse prácticamente y la gestión del inventario podría mejorarse radicalmente.

Todo lo anterior simplemente rasca la superficie de todo lo que Wal-Mart ha hecho o planea hacer para aumentar la productividad. El significado de todos estos incrementos de productividad es el aumento de nuestra capacidad de producir más riqueza. El resultado de este proceso se puede ver en la historia de muchos productos, como los televisores. Cuando se inventó el televisor, su producción era muy costosa y sólo unas pocas personas podían permitírselo. A medida que la productividad aumentó en la industria de la televisión, los televisores se hicieron más baratos de producir, más abundantes, mejores y más baratos. Cada vez más gente podía permitirse aparatos de televisión cada vez mejores. Hoy en día los televisores están en todas partes. Este fenómeno se destacó con humor en la película Back to the Future. Cuando el protagonista viaja en el tiempo de 1985 a 1955; mientras cena con la familia de los 50, menciona que tiene dos aparatos de televisión y ellos asumen que está bromeando o es rico.

Lo mismo puede decirse de radios, coches, ordenadores, frigoríficos, aire acondicionado y un sinfín de otros productos. Un ejemplo reciente es el de los teléfonos móviles. Cuando se dispuso por primera vez de la tecnología para su creación, su producción era cara y poco frecuente, por lo que sólo unas pocas personas podían tenerlos a precios elevados. El aumento de la productividad hizo que se fabricaran más baratos y en abundancia, por lo que prácticamente todo el mundo podía tenerlos a precios mucho más asequibles.

Los efectos del aumento de la productividad son más fáciles de detectar en los nuevos productos, ya que su suministro comienza en cero y a menudo se multiplica rápidamente. Pero este mismo fenómeno ocurre en todos los productos en los que aumenta la productividad. La mayor importancia económica de Wal-Mart es que está aumentando la abundancia y el acceso no a los automóviles o al aire acondicionado, sino a muchos de los productos de compra más básicos, como los comestibles, la ropa, las drogas, los productos de belleza, los juguetes, los artículos deportivos, los electrodomésticos y mucho más. Debido a sus esfuerzos, hay más de estos bienes para todos. A medida que siga produciendo más, y baje los precios, un grupo cada vez más grande tendrá un acceso cada vez más barato a estos bienes. ¿Quién sabe? En el futuro, si se le permite a Wal-Mart continuar por este camino, la compra de comestibles podría algún día ser tan simple y barata como lo es hoy en día pedir una pizza.

Precios

Hay que destacar la importancia de los precios más bajos. Sin tener en cuenta los precios, muchas personas confunden el dinero con la riqueza y, por lo tanto, se hacen susceptibles de cometer graves errores al juzgar el efecto de una acción o una política sobre la riqueza. Los ingresos se consideran típicamente en términos nominales. El ingreso nominal es la cantidad de unidades monetarias (por ejemplo, dólares) de ingreso. El ingreso real es la cantidad de riqueza que puede adquirirse con los ingresos; es la relación entre el ingreso nominal y los precios. Así, por ejemplo, si una persona gana 50.000 dólares al año y los precios de todo lo que compra caen en un 50%, su ingreso nominal no ha cambiado, pero su ingreso real se ha duplicado desde que puede comprar el doble de riqueza. Si consigue un aumento de sueldo de 50.000 a 100.000 dólares y los precios de todo lo que compra también se duplican, su ingreso nominal se ha duplicado, pero su ingreso real no ha cambiado ya que no puede comprar más riqueza.

Para determinar el nivel de riqueza que representa el ingreso, se debe considerar el ingreso real y no el ingreso nominal. Los precios son tan importantes como los ingresos en dólares; son la mitad de la ecuación. Para el bienestar de una persona, una caída de los precios (otras cosas sin cambios) es el equivalente a un aumento de la paga (otras cosas sin cambios). Como se verá, los críticos de Wal-Mart ignoran por completo la importancia fundamental de los precios para los ingresos reales.

La abundancia de riqueza y, por consiguiente, los precios más bajos, de los que es responsable Wal-Mart, provocan un aumento de los ingresos reales de todos sus clientes. Les permite adquirir más riqueza con el dinero que tienen. De esos clientes, aquellos cuyos ingresos reales aumentan en el mayor porcentaje son los que gastan la mayor parte de sus ingresos en productos de Wal-Mart. Este grupo está compuesto principalmente por personas con ingresos más bajos. Wal-Mart ofrece una buena porción de lo que necesitas para sobrevivir en este mundo, y si tienes un ingreso bajo, Wal-Mart es tu mejor amigo. Al comprar allí, incluso con los salarios más bajos, la mayoría de la gente puede permitirse vivir bastante bien, o por lo menos mucho mejor de lo que podría hacerlo de otra manera.

Pobreza

Una de las principales estrategias de los críticos de Wal-Mart es pretender que están del lado de los llamados «pobres» de nuestro país, y alegar que Wal-Mart es un enemigo de los pobres. La verdad es al revés. Debido a nuestra cada vez mayor producción de riqueza (debido a una larga lista de innovadores como Wal-Mart) la verdadera pobreza en Estados Unidos ha sido en gran medida erradicada. La «pobreza» aquí no es como la pobreza en el pasado o en la mayoría de los otros lugares del mundo. Por ejemplo, el hambre fue un peligro constante para la mayoría de la humanidad desde tiempos inmemoriales, pero es casi inaudito hoy en día en Estados Unidos, incluso con todos sus trescientos millones de ocupantes. La mayoría de las personas que están «por debajo del umbral de pobreza» aquí tienen acceso a agua corriente, fontanería moderna, electricidad, refrigeración de alimentos, una cama, muebles, aire acondicionado, productos de higiene personal, productos de limpieza, utensilios de cocina y para comer, mucha ropa de abrigo y alimentos más que suficientes para mantenerse sanos. Además de estos bienes que satisfacen las necesidades más básicas, prácticamente cualquier persona puede ahorrar lo suficiente para tener acceso a bienes modernos como televisores, teléfonos, reproductores de DVD, lavadoras, ordenadores personales, libros, radios, reproductores de CD y hornos de microondas. Muchos de estos bienes, no hace mucho tiempo, no existían o sólo eran accesibles para unos pocos ricos. Este alto y creciente nivel de vida, incluso para aquellos con ingresos comparativamente modestos, es posible gracias a los aumentos radicales en la producción de todos estos productos. Los «ricos» del pasado no podrían haber soñado con tener todo esto. Si en el pasado se hubieran seguido políticas como las que propugnan los críticos, este progreso económico para los pobres nunca se habría producido.

Los críticos de Wal-Mart sobre la riqueza

Los críticos de Wal-Mart no tienen en cuenta el hecho de que Wal-Mart es responsable de un aumento significativo de la riqueza total, y que los mayores beneficiarios de este aumento son los que tienen los ingresos más bajos. De hecho, ni siquiera parecen capaces de entender que es posible crear más riqueza total. No les importan los aumentos de productividad que ha logrado Wal-Mart, ni ven ninguna importancia en los precios más bajos de Wal-Mart. Los críticos creen que cualquier persona o compañía que se haga rica está tomando inmoralmente una parte excesiva de la cantidad fija de riqueza disponible. Un libro escrito por uno de los críticos llamado «El Caso Contra Wal-Mart» comienza con la siguiente cita: «Detrás de cada gran fortuna hay un crimen». Esto dice mucho sobre las motivaciones de muchos de los críticos de Wal-Mart. Demuestra que no tienen una mente abierta sobre si Wal-Mart es bueno o malo. Tienen una agenda en contra de Wal-Mart y todas sus acusaciones y métodos se utilizan para promover esa agenda, que es castigar a la compañía por ser tan grande y exitosa. Si hay un crimen detrás de cada gran fortuna, entonces Wal-Mart debe ser el mayor criminal de todos. Estos críticos no ven que las grandes fortunas de los hombres de negocios y las empresas se construyen produciendo riqueza para todos los demás, y no tomando la riqueza de otros. Como los críticos no pueden imaginar la creación de riqueza, reaccionan a los ricos con celosa furia. Su única solución al deseo de cualquiera de tener más riqueza es tomar la riqueza ya existente de una parte —en este caso Wal-Mart —y dársela a otra. Desafortunadamente, esta práctica no sólo no crea más riqueza total, sino que causa la destrucción de la riqueza y de nuestra capacidad de crear más riqueza total.

Capital

La riqueza puede ser usada básicamente de dos maneras. Puede ser consumida en el uso personal, o puede ser empleada en la producción. Por ejemplo, las semillas de girasol se consumen para uso personal al ser consumidas, o pueden ser empleadas en la producción al ser plantadas en la tierra para cultivar un mayor número de semillas. Cuando utilizamos la riqueza en el uso personal se consume en el disfrute presente. Cuando empleamos la riqueza en la producción renunciamos al disfrute presente para obtener más riqueza en el futuro. En el contexto de un sistema económico moderno de división del trabajo, toda la riqueza que se utiliza personalmente fuera de un negocio se consume para uso personal y reduce la riqueza futura en aras del disfrute presente. Toda la riqueza que se usa para propósitos de inversión en negocios se emplea en la creación de riqueza para el futuro y se llama «capital».

Contrariamente a lo que los críticos probablemente imaginan, Wal-Mart no mantiene su riqueza en enormes montones de dinero para que los gatos gordos codiciosos se sienten encima mientras encienden sus cigarros con billetes de cien dólares quemados. Wal-Mart mantiene la gran mayoría de su riqueza en capital, es decir, riqueza material empleada en la producción de más riqueza. Esto puede incluir cosas como edificios, camiones, herramientas, barcos, grúas, teléfonos, trapeadores, cintas transportadoras, antorchas de soldadura, estacionamientos, centros de distribución, computadoras y montacargas. Una gran parte del capital de Wal-Mart se compone de inventarios. Sin capital, el hombre sólo puede producir lo que puede hacer con sus propias manos. En cuanto a la comida, no podía hacer mucho más que recoger frutas y nueces de plantas silvestres. El capital aumenta enormemente la capacidad de producción del hombre. A medida que nuestro capital se hace más grande y más avanzado tecnológicamente, nuestras habilidades de creación de riqueza aumentan. El aumento progresivo de la acumulación de capital es responsable de nuestros crecientes niveles de productividad y nivel de vida.

Así como un individuo puede desperdiciar su riqueza consumiendo demasiado y no ahorrando e invirtiendo lo suficiente, así puede todo un sistema económico desperdiciar su riqueza consumiendo demasiado en uso personal e invirtiendo demasiado poco en capital. Los asalariados suelen consumir la gran mayoría de sus ingresos, y las grandes empresas suelen utilizar una gran parte de sus ingresos para acumular capital. Cuando los críticos de Wal-Mart tratan de quitarle la riqueza a Wal-Mart para dársela a los asalariados, están tratando de quitarle la riqueza a los empleos productivos para consumirla de manera no productiva. En el ejemplo de las semillas de girasol, sería como quitarle a la fuerza las semillas a alguien que planea seguir replantándolas para hacer que el suministro de semillas crezca exponencialmente, y dárselas en cambio a alguien que planea comerlas de inmediato. Si se le permitiera al sembrador de semillas continuar como estaba, podría producir semillas más que suficientes para que todos las comieran, las cuales pondría a disposición de todos los demás a través del comercio. De la misma manera, si a cada productor se le permitiera producir así, habría más de todo para todos, sin importar su lugar en el sistema económico.

Si permitimos que las empresas mantengan e inviertan su riqueza en la acumulación de capital, nuestra capacidad de creación de riqueza aumenta progresivamente y, por lo tanto, el ingreso real de todos aumenta progresivamente. Si tomamos por la fuerza a los que acumulan capital y redistribuimos su riqueza a los que la consumen, como proponen los críticos de Wal-Mart, destruimos los motores de la futura creación de riqueza para el mayor consumo actual de un grupo. Sin esa interferencia, la riqueza total para todos seguiría aumentando progresivamente, y los ingresos reales de todos —incluidos los supuestos beneficiarios de la redistribución —superarían rápidamente lo que se podría haber logrado con la redistribución.

Los críticos de Wal-Mart están preocupados con la idea de la «codicia corporativa», de la cual Wal-Mart es supuestamente el niño del cartel. Cuando consideran las grandes cantidades de riqueza que poseen las corporaciones en comparación con los individuos de menores ingresos, toman esto como prueba de que las corporaciones están obsesionadas de manera antinatural e inmoral con hacer dinero en detrimento de todos los demás. No ven que los negocios —principalmente las corporaciones —son la fuente de toda nuestra riqueza. Echa un vistazo a tu casa y considera de dónde vinieron todos los productos que posees. Para mí, cuando miro alrededor desde mi silla ahora mismo, veo un ordenador, papel, un escritorio, alfombra, mini-persianas, un sofá, un televisor y una nevera. No puedo hacer ninguna de estas cosas por mí mismo. Todos estos productos fueron producidos por una corporación y están disponibles para mí porque las corporaciones han producido tal abundancia de ellos que ha bajado su precio a un nivel tal que puedo fácilmente permitirme tenerlos todos. Atacar a las corporaciones que producen estos productos es atacar estos productos. Por ejemplo, si quisiéramos, seguramente podríamos paralizar a las corporaciones que se especializan en hacer, vender o instalar alfombras, pero esto paralizaría la capacidad de todos de obtener alfombras. El resultado sería menos alfombras disponibles, y por consiguiente, precios mucho más altos de las alfombras. La alfombra sería una vez más algo que sólo los ricos podrían permitirse. Al atacar a las corporaciones de alfombras «codiciosas», las personas con los ingresos más bajos sufrirían más porque son los que perderían la capacidad de comprar alfombras. Lo mismo ocurre con todas las demás corporaciones y los productos que venden. Con sus intentos de paralizar a Wal-Mart, los críticos intentan así paralizar la capacidad de los consumidores —especialmente la capacidad de los consumidores de menores ingresos —de obtener los productos que Wal-Mart vende.

Por cierto, esto es precisamente lo que ha sucedido recientemente en la industria petrolera. Los gobiernos y el movimiento ecologista pusieron interminables obstáculos a la producción de petróleo y, he aquí, restringieron tanto la oferta de petróleo ante el aumento de la demanda que ahora hemos aumentado considerablemente los precios del petróleo. Para añadir un insulto a la herida, los responsables de este estado de cosas culpan de los altos precios del petróleo que han causado a la «codicia» de las compañías petroleras.

Trabajos

Si bien los aumentos de productividad, como los logrados por Wal-Mart, siempre causan una ganancia neta al sistema económico, también, en muchos casos, causan un cambio en los puntos del sistema económico donde el trabajo humano es más valioso. Cada vez que una nueva innovación en la tecnología o la organización permite a las personas producir más con menos, el paisaje del mercado cambia. Algunos trabajos desaparecen, mientras que otros aparecen por primera vez. Cuando se inventó el automóvil, causó un aumento radical de la productividad de las empresas en todo el sistema económico al permitir que casi todo se transportara mucho más fácilmente. Pero no llegó sin causar problemas a algunas personas a corto plazo. Innumerables personas empleadas en negocios que dependían del uso generalizado de caballos y carros se quedaron sin trabajo, pero esto no representó ningún tipo de pérdida neta para el sistema económico. El hecho de que los estadounidenses ya no necesitaran dedicar una gran parte de su mano de obra a la producción y mantenimiento de caballos y carros fue un avance, no un retroceso.

Los recursos ahorrados por el aumento de la productividad se utilizaron para construir otras industrias y crear otras nuevas. Los trabajadores desplazados encontraron rápidamente trabajo en otras áreas del sistema económico donde sus esfuerzos se hicieron más valiosos. Algunos aceptaron empleos en las nuevas industrias, como la producción o el mantenimiento de automóviles, otros aceptaron empleos en industrias ya existentes que fueron habilitadas para hacerse más grandes, y algunos reemplazaron a los trabajadores que se habían trasladado a las industrias nuevas o más grandes de los empleos que todavía estaban en demanda.

Cambios como estos, causados por el aumento de la productividad, no causan desempleo a largo plazo. Como explicaré más adelante, la interferencia artificial en el mercado causa desempleo a largo plazo. Si el aumento de la productividad causara desempleo, la tasa de desempleo estaría aumentando todo el tiempo. Pero la tasa de desempleo en este país es casi la misma hoy que hace cien años. El efecto real de estos cambios es un reposicionamiento constante del esfuerzo humano desde los puntos menos productivos hacia los más productivos, y por consiguiente una capacidad general de producir más riqueza total por persona. Esto significa que cada vez más y mejores productos se vuelven cada vez más asequibles para más personas, lo que no se ejemplifica mejor que en Wal-Mart.

Así como los críticos de Wal-Mart no pueden comprender nuestra capacidad de aumentar la riqueza total, tampoco pueden comprender nuestra capacidad de crear nuevas formas de empleo. Cuando un trabajo se vuelve obsoleto porque hemos descubierto una forma de hacer las cosas más productivas, los críticos de Wal-Mart creen que hemos despilfarrado un bien precioso, el trabajo. Creen que el reto de la economía no es encontrar una forma de producir más riqueza, sino asegurarse de que todo el mundo tenga algo que hacer. Todos sus interminables quejas sobre Wal-Mart «enviando trabajos al extranjero» y «cerrando negocios locales» se basan en la creencia errónea de que cuando alguien pierde su trabajo ha perdido para siempre su único empleo posible. En realidad, un trabajo que se vuelve innecesario es simplemente una señal de que hay cosas más productivas que hacer. No hay límite a nuestra necesidad de trabajo humano ya que no hay límite a nuestro deseo de más riqueza.

El hecho de que los seres humanos «siempre quieren más», sin importar lo ricos que lleguen a ser, se cita a menudo como si fuera un triste hecho de la naturaleza humana. Pero es este hecho el que garantiza que nunca nos quedaremos sin oportunidades de empleo. Los críticos de Wal-Mart pasan la mitad de su tiempo preocupándose por algo que es cuidado automáticamente por la naturaleza humana. Preocuparse por quedarse sin cosas para la economía es como preocuparse de que el sol no salga mañana. Las posibilidades de nuevos productos, negocios e industrias enteras son infinitas. Así como habría sido difícil para alguien hace cien años imaginar todas las cosas que nuestra economía hace hoy, es difícil para nosotros imaginar hoy todas las cosas nuevas que la economía hará en los años venideros.

La mayoría de la gente no podía haber predicho la Internet hace sólo unos años; desde entonces, ha reformado totalmente nuestra economía. Además del potencial de las nuevas tecnologías, existe un potencial ilimitado de empleo en las líneas de producción ya existentes. Prácticamente todo el mundo querría tener de cinco a diez veces los ingresos reales que tiene ahora. Casi todo el mundo querría las casas más grandes, las segundas y terceras casas, las piscinas y las pistas de tenis, los coches de lujo, los mejores armarios, las comidas en los restaurantes y los viajes que hoy en día disfrutan casi exclusivamente los más acomodados. La producción de estos bienes en las cantidades que la gente quisiera tener de ellos, usando los métodos de producción actuales, requeriría más trabajo del que la gente es capaz de realizar. A medida que la productividad del trabajo aumenta, se dispone de más mano de obra para expandir la producción de lo que antes eran lujos. Lo único que nos impide aprovechar posibilidades como éstas es la falta de recursos disponibles para dedicarlas. A medida que el aumento de la productividad libera recursos, la economía siempre se expandirá a nuevas áreas.1

Salarios

Tal vez la queja favorita de los críticos es que «Wal-Mart baja los salarios». Los críticos de Wal-Mart creen que un empleador cálido y confuso pagará más a sus empleados, mientras que un explotador de corazón frío pagará menos a sus empleados. Los críticos creen que Wal-Mart es un inusualmente malicioso explotador sin corazón, y que obtuvo gran parte de su ventaja «exprimiendo» inmoralmente el dinero de sus empleados. Creen que esto alentará a otras empresas a empezar a exprimir a sus empleados, y así se producirá una epidemia de maldad hacia los empleados y de salarios más bajos en todo el sistema económico.

Este punto de vista, que es tan central en su sistema de creencias, no podría estar más equivocado. Un empleador no es un cuidador de sus empleados; es un comprador de los servicios que ellos venden. Las empresas no tienen un poder arbitrario sobre los salarios que pagan a sus trabajadores. Cualquier empresa racional debería querer pagar a sus empleados lo menos posible para realizar adecuadamente el trabajo, y cualquier empleado racional debería querer que se le pague lo máximo posible. Si un empleador no ofrece suficiente dinero a un empleado potencial, éste elegirá no trabajar para él. Si un empleado insiste en obtener más dinero del que el empleador puede encontrar para otro trabajador calificado, el empleador elegirá no contratarlo. Un acuerdo que es aceptable para ambas partes es donde deben terminar para que acepten trabajar juntos. El nivel de la paga se determina por todos los factores que entran en la oferta y la demanda, al igual que con todos los demás bienes.

La economía de la venta de servicios laborales puede ser comparada con la economía de la venta de un auto usado. Cuando se vende un automóvil usado, los factores relevantes para determinar el precio de mercado son la oferta del tipo de automóvil en venta y la demanda de ese tipo de automóvil. Los individuos que están interesados en vender sus coches desean recibir tanto como sea posible, así como los individuos que venden sus servicios laborales desean recibir tanto como sea posible. En un momento dado hay un cierto número de coches usados de cualquier tipo específico disponibles para la venta. La oferta de ese tipo de auto es un hecho, y el deseo de los vendedores de maximizar su precio de venta es un hecho. Entonces, ¿cómo se determina el precio de mercado? Se determina por la competencia de los compradores por esa limitada oferta de coches. En algunas circunstancias, esa competencia será más intensa, y en otras circunstancias será menos intensa. Cuando una persona vende su coche, se lo da a la parte que hace la oferta más alta, al igual que la gente cuando vende sus servicios laborales. Para tener éxito en la compra de un coche, aunque un comprador quiera pagar lo menos posible, debe hacer una oferta más alta que cualquier otro comprador potencial de ese coche. No importa lo bueno o malo que sea un comprador potencial; su oferta es lo que cuenta. Debe ser el mejor postor para adquirir el auto.

Los críticos de Wal-Mart que se preocupan por que Wal-Mart baje los salarios, es tan absurdo como preocuparse de que algún grupo que compra coches decida bajar los precios de los coches. A todos los compradores de autos les encantaría bajar los precios de los autos, pero no pueden. Si algún comprador tratara de ser malo con los vendedores de coches negándose a superar las ofertas de otros posibles compradores de esos coches, los vendedores de esos coches dejarían de vendérselos a ese comprador. Lo mismo puede decirse de los empleadores que compran servicios de mano de obra. No pagan a sus empleados una cierta cantidad porque son buenos o malos. Le pagan a sus empleados lo menos posible para superar las ofertas de los negocios de la competencia. Si su oferta no es suficiente, el empleado potencial es libre de intentar conseguir una oferta más alta en otro lugar.

Los críticos de Wal-Mart confunden la economía del mercado laboral cuando ven ejemplos de que Wal-Mart paga a sus empleados menos que sus competidores por puestos de tipo similar. Creen erróneamente que esto prueba que Wal-Mart tiene un poder arbitrario sobre los salarios y elige pagar menos. Si es el caso de que los trabajadores de Wal-Mart reciben salarios más bajos que los trabajadores con posiciones similares en otros negocios, no significa que esté «exprimiendo» los ingresos de sus empleados. Un número de fuerzas de mercado puede causar que esto suceda. Puede significar que hay demasiados empleados en la industria y que los salarios más bajos son una señal para que los trabajadores hagan otra cosa, o que Wal-Mart ha simplificado los trabajos necesarios para dirigir una tienda Wal-Mart y puede utilizar solicitantes de empleo menos calificados. En el caso de Wal-Mart, los trabajos simplificados son probablemente al menos parcialmente responsables. Como Wal-Mart ha avanzado tecnológicamente y organizativamente, en promedio, los trabajos de sus empleados se han vuelto menos complicados que los de sus competidores. Debido a que las personas menos calificadas necesitan aceptar salarios más bajos para poder competir con personas más calificadas, Wal-Mart puede pagar menos que sus competidores si puede utilizar trabajadores menos calificados.

Por ejemplo, al utilizar un elaborado sistema informático integrado con los proveedores, Wal-Mart ha simplificado radicalmente las exigencias a los empleados para que rastreen y pidan nuevos inventarios. Cada vez que un cajero procesa la venta de cualquier producto, el efecto exacto en el inventario de la tienda se registra electrónicamente de forma instantánea, y un programa informático gestiona los nuevos pedidos. Imagina lo que se necesitaría para manejar el inventario en una tienda como Wal-Mart sin la ayuda de las computadoras. Sin duda requeriría los esfuerzos de muchas personas mucho más capaces que trabajan las 24 horas del día. Para atraer a tales personas tendría que ofrecer salarios mucho más altos, pero Wal-Mart ha hecho el sistema ingenioso para que sus empleados no tengan que serlo. Por eso es muy común ver a individuos con calificaciones modestas trabajando para Wal-Mart, como adolescentes y aquellos con poca educación o experiencia. A pesar de sus modestas calificaciones, todavía se puede confiar en ellos para realizar los trabajos relativamente simples que Wal-Mart requiere.

Esto no representa una disminución de los salarios, sino un aumento de la capacidad de las personas menos cualificadas para realizar tareas más productivas. La simplificación y automatización de los procesos de Wal-Mart podría llegar a eliminar algún día la necesidad de la mayor parte de la mano de obra que actualmente se emplea en las tiendas de Wal-Mart. Los cajeros serán probablemente el próximo puesto que se automatice completamente. Algún día las máquinas podrían incluso hacerse cargo del almacenamiento de los inventarios. Esto sería beneficioso de la misma manera que eliminar nuestra necesidad de gastar mano de obra en fustas y carros fue beneficioso. Los trabajadores que ya no trabajaban en Wal-Mart encontrarían rápidamente cosas más productivas que hacer y la riqueza total aumentaría.

Es una pérdida de tiempo para los críticos de Wal-Mart preocuparse de que los salarios medios caigan demasiado bajo. Los salarios nominales medios de toda la economía siempre tenderán hacia el nivel de pleno empleo. Si los salarios medios suben o bajan más que este punto, el mercado trabaja automáticamente para devolverlos a este nivel.

En un momento dado, hay una cierta cantidad de dólares totales de demanda de servicios laborales por parte de todos los empleadores en todo el sistema económico. El salario medio en el pleno empleo será el nivel de la cantidad total de demanda monetaria de servicios laborales dividido por el número total de personas que eligen vender sus servicios laborales. Cuando el salario promedio es forzado por encima del nivel de pleno empleo no hay suficiente demanda monetaria total de mano de obra para pagar a todos los que quieren trabajar en este promedio más alto. Si, por ejemplo, en una hipotética pequeña economía, la demanda monetaria total de mano de obra es de mil millones de dólares, y el número total de trabajadores que buscan empleo es de un millón, el salario medio debe ser de mil dólares para alcanzar el pleno empleo. Si el salario promedio es forzado a ser más alto que este punto —digamos a 2,000 dólares —entonces los empleadores sólo podrían contratar a 500,000 trabajadores. Sin interferencias artificiales con los salarios medios, como las leyes de salario mínimo o la coerción de los sindicatos, los trabajadores desempleados superarán a los empleados aceptando salarios más bajos. Si el salario medio era de 2.000 dólares, un desempleado podía superar al empleado ofreciendo sus servicios por 1.500 dólares. El siguiente desempleado podría conseguir un trabajo aceptando 1.400 dólares. A medida que los salarios disminuyeran, los empleadores podrían contratar más trabajadores en total. Esto sucedería en todo el sistema económico hasta que la tasa de salario promedio volviera a ser de 1.000 dólares, en cuyo momento habría suficiente demanda monetaria total para contratar a todo un millón de trabajadores. La libertad en el mercado laboral es todo lo que se requiere para alcanzar el pleno empleo.

A los empleadores les conviene evitar que los salarios caigan por debajo del punto de pleno empleo, porque cualquier salario más bajo causaría una escasez de servicios laborales para los empleadores. El salario medio más bajo permitiría a los empleadores que no pudieron obtener empleados anteriormente, poder pagarlos. Esto dejaría a muchos empleadores que estaban dispuestos y eran capaces de pagar salarios más altos sin los empleados que deseaban. En respuesta a este desequilibrio, los empleadores que necesitaban más servicios laborales, y estaban dispuestos y eran capaces de pagar salarios más altos, simplemente ofrecerían salarios más altos y superarían a los empleadores que no eran capaces de pagar los salarios más altos. Esto sucedería en todo el sistema económico hasta que el salario promedio volviera a subir en el punto de pleno empleo.

La gran idea de los críticos para solucionar el inexistente problema de la caída de los salarios en toda la economía es esencialmente la misma que la de los sindicatos, a saber, acosar, intimidar o forzar a las empresas —en este caso Wal-Mart —a entregar salarios nominales más altos a sus empleados. Esta práctica no sólo es moralmente repugnante, sino que es ineficaz para mejorar la suerte de los asalariados. Los aumentos artificiales de los salarios nominales causan desempleo, y al atacar a los productores, los sindicatos y los críticos de Wal-Mart atacan la capacidad del sistema económico para acumular capital y producir riqueza. Pueden lograr que ciertos grupos favorecidos obtengan más riqueza a corto plazo, pero esto es a costa de menos riqueza para todos a largo plazo.

Los críticos de Wal-Mart se centran demasiado en los salarios nominales cuando deberían centrarse en la producción, ya que es la capacidad de las empresas como productoras la que puede hacernos más ricos a todos, y no su capacidad como empleadores. Como se ha dicho antes, hay dos partes en el ingreso real, los salarios nominales y los precios. Así como los críticos de Wal-Mart ignoran la posibilidad de crear más riqueza total y la existencia de oportunidades de empleo potencialmente ilimitadas, también ignoran el efecto fundamental de los precios en los ingresos reales. La parte en la que se centran miopemente —los salarios nominales —es la parte en la que es inútil centrarse en el cambio. Los precios son la parte que puede cambiar de manera significativa para hacernos a todos cada vez más ricos. Mientras que el aumento de la producción puede hacer que los precios de los bienes caigan, aumentando los ingresos reales de todos potencialmente sin límite, es imposible hacer más ricos a todos los asalariados haciendo que todos reciban salarios nominales más altos. Todos no pueden obtener un aumento sin un incremento en la cantidad total de dinero. Pero un aumento en la cantidad total de dinero no aumenta los ingresos reales ni un poco. No se ha producido ninguna riqueza extra por tal aumento. Los precios aumentarían tanto como los ingresos en dólares y así los ingresos reales se mantendrían sin cambios. Si los críticos quieren ayudar a los asalariados, deberían encontrar formas de aumentar la producción. Probablemente ninguna empresa ha logrado esto en los últimos años en mayor medida que Wal-Mart.

Beneficios del cuidado de la salud

Wal-Mart mejora el acceso a la atención sanitaria aumentando los ingresos reales de todos los millones de personas que son sus clientes o los clientes de sus competidores, cuyos precios son más bajos debido a su poderosa competencia. Esto permite a la gente ser capaz de pagar la atención sanitaria más fácilmente de lo que podría hacerlo de otra manera.

A pesar de este hecho, otra de las quejas favoritas de los críticos de Wal-Mart es que Wal-Mart «reduce el acceso al cuidado de la salud». Los críticos de Wal-Mart creen que esto se debe a que Wal-Mart no ofrece beneficios sustanciales de salud a todos sus empleados. Los empleados que no tienen beneficios de salud sustanciales a menudo no pueden pagar el cuidado de la salud por su cuenta, y por lo tanto se quedan con poco o ningún acceso a la atención médica. Se culpa a Wal-Mart por su difícil situación, ya que la empresa es supuestamente capaz de ofrecer más beneficios de salud, pero decide no hacerlo. En parte los críticos tienen razón; el acceso a la atención médica se está volviendo más problemático, pero esto no es causado por Wal-Mart o por la «codicia corporativa». Es el resultado de un sistema de salud irracional que nos hace sufrir a todos, incluyendo a Wal-Mart.

Este no es un artículo sobre los problemas de nuestro sistema de salud. Así que sólo puedo tratar ese tema muy brevemente aquí. Mucha gente tiene la falsa impresión de que los empleadores son responsables de los costos de salud de sus empleados. La razón por la que tanta gente tiene esta idea errónea se debe a la intervención del gobierno. Durante varias décadas, el gobierno ha presionado —principalmente con poderosos incentivos fiscales —a las empresas para ofrecer asistencia sanitaria como un beneficio adicional. Ha creado artificialmente un sistema en el que es más barato para un empleador comprar la atención médica para un empleado que para ese empleado comprar la atención médica para sí mismo con los salarios de bolsillo. Esto ha causado que los beneficios marginales de la salud se hayan extendido tanto tiempo que la mayoría de la gente ha olvidado que son beneficios marginales (es decir, una forma alternativa de pagar los salarios). En cambio, mucha gente cree incorrectamente que los beneficios de salud para los empleados son un deber moral de los empleadores además de los salarios. Pero los costos de la salud no son responsabilidad de los empleadores más que los costos de la comida o la ropa o cualquier otra cosa.

El desastroso subproducto de los beneficios marginales de la asistencia sanitaria que se ofrecen de forma tan generalizada es que los costos de la asistencia sanitaria se han colectivizado. Los empleadores no pueden pagar directamente cantidades ilimitadas por toda la atención médica que cualquier empleado desearía, así que en su lugar contribuyen rutinariamente con cantidades en las pólizas de «seguro» de salud de los empleados. Los empleados gastan el dinero para la atención médica de los grandes fondos de estas contribuciones. Si los empleados compraran el cuidado de la salud con los sueldos que se llevan a casa, no tendrían ninguna razón para colectivizar todos sus costos de salud en pólizas de seguro de salud. Muchos empleados obtendrían un seguro de salud para eventos catastróficos, pero no para gastos de salud rutinarios.

Lamentablemente, la colectivización da un vuelco al progreso económico. El cuidado de la salud es un producto del trabajo humano. Así como podemos mejorar nuestra capacidad de producir todos los otros productos a través de aumentos en la productividad, podemos mejorar nuestra capacidad de producir la asistencia sanitaria. Los mismos mecanismos de mercado que causaron que los televisores fueran cada vez mejores y más asequibles pueden causar que toda la asistencia sanitaria sea cada vez mejor y más asequible. Pero en lugar de ser cada vez más barata con el paso del tiempo, la asistencia sanitaria en nuestro país se está volviendo cada vez más cara, un resultado típico de la colectivización. Dado que el dinero para la asistencia sanitaria se gasta en gigantescas cantidades de contribuciones, en su mayor parte, la gente no siente ningún efecto financiero directo de sus gastos de asistencia sanitaria. Por lo tanto, un individuo tiene pocas razones para mostrar alguna restricción en sus gastos de salud, y pocas personas lo hacen cuando saben que «el seguro está pagando por ello». Además, no hay ninguna fuerza limitante en los precios de la atención médica. Los proveedores de salud quieren que los precios suban más y más sin límite, y los compradores de salud que no sienten los efectos financieros directos de la compra de atención médica no tienen ninguna razón para ejercer presión sobre los proveedores para mantener los precios bajos. Principalmente por estas razones, los costos de la atención médica están aumentando bruscamente.

El problema fundamental del acceso a la atención médica en este país no tiene nada que ver con los empleadores, que pueden o no optar por ofrecer beneficios complementarios de atención médica ante el fuerte aumento de los costos de la atención médica. El problema fundamental es: los costos de la atención médica están aumentando considerablemente.

A medida que aumenten los costos de la atención médica, será cada vez más difícil para las empresas y los individuos pagarla, y pagarla se convertirá en una carga para el resto del sistema económico. La solución sensata es no presionar a compañías como Wal-Mart para que intenten limpiar el desorden del gobierno, vertiendo más y más dinero en el pozo sin fondo de la colectivización de la salud a medida que se vuelve más cara. La solución sensata es eliminar por completo la colectivización de la atención médica, la causa del fuerte aumento de los costos de la atención médica. Debemos sacar al gobierno de la sanidad, y debemos exponer como falsa la idea de que los empleadores tienen el deber moral de proveer los costos de la sanidad de sus empleados. En ausencia de la presión del gobierno, la colectivización de la salud terminaría. Los beneficios marginales de la asistencia sanitaria se reducirían drásticamente, los salarios netos aumentarían, el seguro médico se utilizaría principalmente para eventos catastróficos, y la mayoría de la gente compraría la asistencia sanitaria con los salarios netos al igual que compran casi todo lo demás con los salarios netos. Lo más importante es que la industria de la salud volvería a la senda del progreso económico, y la asistencia sanitaria sería cada vez mejor y más asequible para todos con el paso del tiempo.

Sueldos de los ejecutivos

Los críticos de Wal-Mart se quejan a menudo de que mientras muchos empleados ganan poco, los altos ejecutivos de la empresa ganan demasiado. En un reciente discurso, Nancy Pelosi, la líder demócrata de la Cámara de Representantes de EE.UU., dijo lo siguiente:

«Me dijeron que una persona de nivel inicial en Wal-Mart, que trabaja toda su carrera en Wal-Mart, ganaría tanto como el CEO gana en dos semanas. Toda una vida de trabajo versus dos semanas en la suite ejecutiva —esto no es Estados Unidos, esto no es justicia, esto no es la base de una fuerte clase media que es esencial para nuestra democracia. Debemos cambiar eso en nuestro país».

Este discurso fue reportado en un artículo de CNSNews.com titulado «Pelosi insinúa la agenda "unificada" de los demócratas». La cita es parte de lo que el artículo describe como una «versión borrador» de la «agenda de año electoral» de los demócratas. Si este artículo es correcto, promover aspectos de la agenda destructiva de los críticos de Wal-Mart puede convertirse en un objetivo central del Partido Demócrata.

Los salarios de los ejecutivos están sujetos a los mismos tipos de fuerzas de mercado que cualquier otro tipo de salarios. Pelosi comete los mismos errores que tantos otros críticos de Wal-Mart. Ella cree que los salarios son un fondo de caridad y que Wal-Mart tiene una preferencia retorcida e inmoral en cómo elige repartir su caridad. ¿Por qué, se pregunta, debe una compañía dar tanta caridad a sus altos ejecutivos cuando la gente de abajo la necesita más? Una vez más, la respuesta a esta pregunta es que los ¡salarios no son caridad!

A los dueños de Wal-Mart les encantaría pagar menos a sus ejecutivos, así como les encantaría pagar menos a todos sus empleados. La razón por la que pagan a los ejecutivos mucho más que a los cajeros es porque el puesto es mucho más importante para el negocio. ¿No es obvio que el trabajo de un director general de una de las mayores empresas del mundo es bastante diferente del trabajo de un cajero? El trabajo de cajero puede ser realizado bien por la gran mayoría de las personas, incluso con calificaciones y habilidades muy modestas, pero el trabajo de líder de toda la empresa sólo debe ser confiado a una de las personas más calificadas disponibles en todo el mundo. Debe poseer la más extraordinaria motivación, experiencia y habilidad. Para obtener gente de este calibre, Wal-Mart debe ofrecer salarios suficientes. Un CEO puede hacer o deshacer una compañía. Para una compañía del tamaño de Wal-Mart, elegir a la persona adecuada para CEO puede hacer que gane muchos miles de millones de dólares más de lo que podría hacer de otra manera, y elegir a la persona equivocada para CEO puede hacer que pierda muchos miles de millones de dólares. Debido a la importancia crucial de los altos cargos como este, no es sorprendente que Wal-Mart esté dispuesto a pagar muchos millones de dólares para obtener lo mejor. Si el gobierno obliga a Wal-Mart a pagar menos a sus altos ejecutivos, reducirá la capacidad de Wal-Mart de obtener las personas que quiere para manejar su compañía.

No está claro por qué Pelosi dice que el éxito del líder de una de las mayores empresas de Estados Unidos es «no Estados Unidos». Tal vez ella quiso decir «esto no es lo que debería pasar en Corea del Norte». En Estados Unidos tenemos el Sueño estadounidense, que es la idea de que en nuestra economía de mercado, con trabajo duro, es posible lograr cosas extraordinarias. Todo el mundo tiene la oportunidad de mejorar su situación y posiblemente lograr un gran éxito. La historia de éxito del CEO de Wal-Mart, Lee Scott, es un ejemplo perfecto del Sueño estadounidense hecho realidad. Scott no provenía de un entorno de élite. Era el hijo del dueño de una gasolinera en Kansas. Se pagó la universidad y obtuvo un puesto de capacitación administrativa en una empresa de camiones después de la universidad. Scott entró en contacto por primera vez con Wal-Mart cuando su compañía tuvo una disputa con Wal-Mart por un billete de 7.000 dólares. David Glass, que más tarde se convirtió en el director general de Wal-Mart, se reunió con Scott para hablar de la disputa. Glass se negó a pagar la factura pero quedó impresionado con Scott y le ofreció un trabajo. Al principio Scott lo rechazó, pero luego cambió de opinión y aceptó un trabajo como gerente del departamento de transporte de Wal-Mart en 1979. Con el paso de los años se desempeñó muy bien y se le dieron niveles cada vez mayores de responsabilidad. En el año 2000, Scott se convirtió en el director general de toda la empresa. Ha llevado a la compañía a un éxito tremendo y hoy en día gana muchos millones de dólares al año.

Algunos de los empleados que Pelosi dice que sólo harán en toda su vida lo que el CEO hace en dos semanas pueden ser de hecho los futuros CEO de Wal-Mart u otros altos ejecutivos. La historia de Scott debería servir de inspiración para que esas personas trabajen duro y traten de lograr lo que él ha hecho. En cambio, Pelosi prefiere alentar a la gente a sentir celos de este nivel de éxito y pide una intervención gubernamental forzosa para evitar que sea posible en el futuro. Eso es antiestadounidense.

Conclusiones sobre las críticas

Muchos de los críticos de Wal-Mart son socialistas que probablemente se resienten del hecho de que Wal-Mart ofrece un ejemplo cada vez más claro de cómo el capitalismo puede hacer llover abundancia sobre toda su población, como sus utopías socialistas nunca pudieron hacerlo. Muchos de los críticos parecen estar motivados por el miedo al cambio y el temor al progreso económico. Tienen una profunda desconfianza en la libertad económica y ven la fatalidad y el pesimismo a la vuelta de cada esquina a medida que la economía avanza. En el pasado, personas como esta denunciaron innovaciones como la línea de ensamblaje y la producción en masa por muchas de las mismas razones que denuncian a Wal-Mart hoy en día. Decían que estos nuevos métodos de producción nos reducirían a todos a miserables engranajes de una máquina esclavizada a nuestros empleadores. Es irónico que sus descendientes intelectuales ahora entren en pánico ante la idea de perder los trabajos de fabricación de la línea de ensamblaje en el extranjero por culpa de Wal-Mart. La próxima generación de críticos ignorantes probablemente se quejará de la pérdida de trabajos en Wal-Mart a favor de productores más eficientes.

La verdad sobre los críticos de Wal-Mart es que no están realmente interesados en la economía en absoluto, pero saben que para ser tomados en serio tienen que pretender abordar el tema desde un punto de vista racional. La ciencia económica es complicada y poco comprendida por la mayoría de la gente, por lo que los propagandistas a menudo la utilizan como una herramienta para dar credibilidad a sus argumentos. Al hacer un mal uso de los conceptos, la terminología y las estadísticas económicas, los críticos de Wal-Mart han podido dar a muchas personas la impresión de que están del lado de la ciencia. Espero que este ensayo haya demostrado la absoluta falsa impresión.

La comprensión de los críticos de Wal-Mart sobre la economía no es mucho mejor de lo que se podría esperar de un niño pequeño. Son incapaces de ver nada excepto los efectos más directos de una acción o política a corto plazo. Si un niño ve algo que quiere, lo toma, y también lo hacen los críticos de Wal-Mart. No importa si esto causa destrucción y declive a largo plazo para el sistema económico en su conjunto y desempleo y empobrecimiento para aquellos que supuestamente están tratando de ayudar.

Todo lo que los críticos afirman estar en contra es causado por las políticas que tratan de promulgar. Afirman estar en contra del desempleo, pero luego tratan de evitarlo promulgando lo que causa el desempleo. Dicen estar en contra del empobrecimiento de los asalariados, pero luego buscan promulgar políticas que causen tal empobrecimiento. Los críticos de Wal-Mart son el equivalente económico de los curanderos histéricos que andan por ahí tratando de curar una epidemia de salud imaginaria inyectando a la gente con enfermedades reales.

Una respuesta adecuada de Wal-Mart

Desafortunadamente, Wal-Mart, incluso con todos sus recursos, no ha logrado hacer un caso sólido en su propio nombre. Al defenderse, ha hecho argumentos superficiales, y peor aún, ha aceptado muchas de las falsas premisas de las que dependen los argumentos de sus críticos. Por ejemplo, para demostrar que es bueno para la economía, Wal-Mart a menudo afirma ser un motor de creación de empleo. Este argumento perjudica a Wal-Mart al aceptar y dar credibilidad a la falsa premisa de que el empleo, y no la producción, es el bien precioso que debería preocuparnos a todos. Cuando los críticos condenan a Wal-Mart por pagarle a sus empleados muy poco, Wal-Mart responde diciendo que le paga a sus empleados más de lo que dicen los críticos. Este argumento perjudica a Wal-Mart al aceptar y dar credibilidad a las falsas premisas de que los salarios son un fondo de caridad, y que cuanto más alto sea el salario nominal que una empresa paga a sus empleados, mejor para los asalariados en su conjunto.

Wal-Mart también ha abogado por un salario mínimo federal más alto, presumiblemente para tratar de congraciarse con los críticos. Esta estrategia perjudica a Wal-Mart al aceptar y dar credibilidad a la falsa premisa de que la interferencia del gobierno con los salarios del mercado —como la que los críticos tratan de desatar en Wal-Mart —es una política sensata.

Wal-Mart debe saber que no debe tratar de apaciguar a estos críticos viciosos, que nunca estarán satisfechos hasta que Wal-Mart sea completamente destruido. Wal-Mart contra sus críticos es una batalla intelectual y debe ser peleada en términos intelectuales.

La cruzada anti-Wal-Mart está creciendo y si el Partido Demócrata decide respaldarla, no se sabe qué tipo de políticas desastrosas podrían ser promulgadas contra la empresa. La actual estrategia de Wal-Mart para defenderse es insuficiente; se necesita desesperadamente una nueva estrategia de principios. La primera cosa que la alta gerencia de Wal-Mart debe hacer es aprender más sobre economía. La compañía tiene mucho poder de fuego financiero, pero lo más importante es que necesita poder de fuego intelectual. Mientras que los críticos han traído el equivalente a una pistola de juguete a la lucha, Wal-Mart ha traído aún menos.

Para empezar, los ejecutivos de Wal-Mart deberían leer La economía en una lección de Henry Hazlitt, Los sofismas económicos de Frederic Bastiat, y especialmente El capitalismo de George Reisman. La simple lectura de estos tres libros les dará las herramientas necesarias para fortalecer su posición.

Cuando Wal-Mart comenzó a usar tecnología avanzada, la alta gerencia se preocupó por mantenerse informada de la tecnología disponible y de cómo podía ayudar. Lo mismo debería hacerse con la defensa intelectual del negocio.

Un entendimiento adecuado de la economía mostrará claramente que Wal-Mart tiene la razón de su lado, que, para contrarrestar los ataques de los críticos, debe ser comunicada tan lejos y ampliamente como sea posible. Los críticos deben ser expuestos por los tontos que son, y tratados como tales. Wal-Mart debe dejar de disculparse y de consentir; debe estar orgulloso, ya que es el verdadero campeón de una mejor forma de vida para todos.

  • 1. Estoy especialmente en deuda con George Reisman por sus sugerencias sobre este párrafo.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:
Image source:
Mike Mozart via Flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library