Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | El lugar del cálculo económico en la teoría económica de Ludwig von Mises

El lugar del cálculo económico en la teoría económica de Ludwig von Mises

Tags SocialismoCálculo y ConocimientoSubjetivismo

03/20/2019Jeffrey M. Herbener

 

RESUMEN: Al exaltar la subjetividad del valor, la revolución marginalista planteaba un problema fundamental para la teoría económica. Cada persona elige cómo asignar sus medios y, por lo tanto, economiza sus acciones ordenando el valor de las alternativas. Al ser interpersonalmente incomparables, los rangos ordinales no pueden servir directamente para economizar medios dentro de una división del trabajo. Los economistas neoclásicos resolvieron este problema renunciando a una explicación de la división del trabajo basada en la realidad de las personas y, en su lugar, construyeron modelos matemáticos formales. La respuesta subjetivista de F. A. Hayek al proyecto neoclásico fue aumentar los modelos matemáticos formales con características selectas de personas humanas. En contraste, Ludwig von Mises fundamentó la teoría económica en la realidad de las personas humanas. Demostró cómo el intercambio voluntario de bienes a favor y en contra del dinero genera números cardinales de los rangos ordinales. Los precios monetarios reales que surgen de las elecciones humanas reales constituyen la condición necesaria para economizar recursos en toda la división del trabajo. A diferencia de las valoraciones subjetivas, que no pueden compararse interpersonalmente, y las relaciones de intercambio de trueque que son inconmensurables, los precios del dinero pueden compararse. Además, los cálculos económicos del ingreso neto y del patrimonio neto son un fenómeno de la economía de mercado. El enfoque de Mises no solo resolvió el problema de economizar recursos en una división del trabajo, sino que también proporciona un marco sólido para la investigación económica.

 

PALABRAS CLAVE: cálculo económico, subjetivismo, economización, equilibrio general, socialismo.

CLASIFICACIÓN JEL: B13, B14, B24, B25, P11, P21, P51


Jeffrey Herbener (jmherbener@gcc.edu) es presidente del Departamento de Economía y Sociología del Grove City College.

Quarterly Journal of Austrian Economics 21, no. 3 (Otoño 2018) edición completa, haga clic aquí.


Probablemente no sea exagerado decir que cada avance importante en la teoría económica durante los últimos cien años fue un paso más en la aplicación consistente del subjetivismo (Hayek, 1955, p. 52).

INTRODUCCIÓN

F. A. Hayek (1955, pp. 52-53) adjuntó la siguiente nota a su famosa máxima sobre el subjetivismo citado anteriormente:

Este es un desarrollo que probablemente ha sido llevado a cabo de manera más consistente por Ludwig von Mises, y creo que la mayoría de las peculiaridades de su visión, que a primera vista le parecen extrañas e inaceptables al hecho de que en el desarrollo consistente del enfoque subjetivista que desde hace mucho tiempo se ha adelantado a sus contemporáneos. Probablemente todos los rasgos característicos de sus teorías, desde su teoría del dinero (muy adelantada a su tiempo en 1912) hasta lo que él llama su apriorismo, sus puntos de vista sobre la economía matemática en general y la medición de los fenómenos económicos en particular, y sus críticas a la planificación se siguen directamente (aunque, tal vez, no todas con la misma necesidad) desde esta posición central. Ver particularmente Grundprobleme der Nationalökonomie (1933) y La Acción Humana (1949).

Uno de los logros del campamento de Salerno en el segundo debate de cálculo fue demostrar que Hayek, al menos, deja una impresión errónea de la relación entre el trabajo de Mises y el suyo. Al referirse al «enfoque subjetivista», Hayek parece implicar que su enfoque y el de Mises son fundamentalmente los mismos. Aunque Hayek admite algunas diferencias en los detalles, dado que los puntos de vista de Mises, como él lo expresa, «todos siguen directamente (aunque, quizás, no todos con la misma necesidad) desde esta posición central».

Mises, sin embargo, no aceptó el enfoque subjetivista de Friedrich von Wieser, en el que Hayek modeló su propio marco, sino que trabajó con el enfoque realista-causal de Carl Menger y Eugen von Böhm-Bawerk.1 Al discutir las dos tradiciones en la economía austriaca, Joseph Salerno (1999, p. 37) escribió:

Es importante tener en cuenta que incluso en esta etapa temprana, la escuela austriaca estaba profundamente dividida en un tema crucial de la teoría básica. Por un lado, Böhm-Bawerk absorbió completamente el enfoque realista-causal de Menger sobre la teoría de los precios y se esforzó por desarrollarlo más y aplicarlo a nuevas áreas. Wieser, por otro lado, aprovechó por poco el «subjetivismo» de Menger como se incorpora en el principio de la utilidad marginal y, mientras elaboraba de manera útil algunas de las implicaciones de este principio, ignoró completamente la estructura de la teoría de precios basada en la realidad que Menger había trabajado para construir sobre ella. El propósito de Wieser era construir su propio ideal peculiar de bienestar social basado en un estado de equilibrio general que él llamaba «valor natural», y vincularlo a través del concepto de utilidad marginal a los fundamentos de la psicología humana.

Con su aceptación del equilibrio general y el énfasis en la psicología humana, Hayek pertenece al ala wieseriana de la escuela austriaca. Hayek intentó injertar en la concepción neoclásica del equilibrio general sus propios conocimientos sobre el aprendizaje humano, el conocimiento y otros elementos «subjetivistas». Al analizar las principales contribuciones a la teoría moderna de los precios para una entrada en The New Palgrave: A Dictionary of Economics a principios de la década de los ochenta, que no estaba publicada en ese momento, escribió (Hayek, 1992, pp. 53–54):

Igualmente importante es lo que bien puede considerarse como la formulación final del análisis de utilidad marginal por J. R. Hicks del análisis de utilidad de valor marginal en el concepto de tasa de sustitución marginal, basado en la técnica de curva de indiferencia introducida por Irving Fisher y F. Y. Edgeworth. Esta concepción de tasas variables de sustitución o equivalencia, totalmente independiente de cualquier concepción de utilidad medible, bien puede considerarse como la declaración final de más de medio siglo de discusión en la tradición de la escuela austriaca ...

Podría decirse que la afirmación de Hayek acerca de que Mises lidera el avance del subjetivismo puede no ser errónea per se, sin embargo, el enfoque de Mises para fundamentar la teoría económica en una base subjetivista adecuada difirió dramáticamente de la de Wieser y sus seguidores.

CÁLCULO ECONÓMICO Y SUBJETIVISMO EN LA ACCIÓN HUMANA

En su obra magna, La acción humana, Mises subsume los aspectos subjetivistas de la cataláctica dentro del concepto de cálculo económico. El libro está organizado en siete partes que contienen 39 capítulos. Dedica una parte entera del libro, la parte 3, al cálculo económico. Contiene tres capítulos. En uno de esos capítulos, Evaluación sin cálculo, encontramos la discusión de Mises sobre la subjetividad del valor. No ofreció ideas sobre cómo el avance del concepto de subjetividad puede hacer que el marco de equilibrio general sea más adecuado para la teorización económica. En cambio, Mises se centró en dos principios fundamentales relacionados con la subjetividad del valor.

Primero, yuxtapuso la clasificación ordinal inherente a la valoración con los números cardinales en los que se miden las mercancías que se clasifican. Lo hizo para demostrar un principio de cálculo económico. Escribió (Mises, 1998, p. 201):

El objetivo inmediato de actuar es con frecuencia la adquisición de suministros contables y medibles de cosas tangibles. Entonces el hombre actuante tiene que elegir entre cantidades contables; prefiere, por ejemplo, 15r a 7p ; pero si tuviera que elegir entre 15r y 8p , podría preferir 8p ... Esto equivale a la afirmación de que prefiere a a b y b y b a c ... Ciertamente no hace posible el cálculo de cuentas con números cardinales. No abre un campo para el cálculo económico y las operaciones mentales basadas en dicho cálculo.

En segundo lugar, hizo referencia al principio que él (Mises, 1998, p. 699) llamaría en su crítica de los esquemas socialistas para proporcionar un método de cálculo económico, «el teorema fundamental de la economía moderna», es decir, la disminución de la utilidad marginal. Su propósito era, nuevamente, hacer un punto fundamental sobre el cálculo económico. Mises (1998, p. 206) escribió:

No hay un método disponible para construir una unidad de valor. Recordemos que dos unidades de una oferta homogénea se valoran necesariamente de manera diferente. El valor adjunto a la unidad n es más bajo que el que se adjunta a la unidad (n – 1).

Mises (1998, p. 206) concluyó esta línea de argumentación con las siguientes palabras:

Es una suposición ficticia que un individuo autosuficiente aislado o el gerente general de un sistema socialista, es decir, un sistema en el que no existe un mercado para los medios de producción, podría calcularlo. No hay forma de que pueda llevar a uno de los cálculos monetarios de una economía de mercado a cualquier tipo de cálculo en un sistema que no sea de mercado.

En la subsección que cierra esta sección del libro, que Mises tituló «La teoría del valor y el socialismo», Mises (1998, p. 207) escribió lo siguiente sobre el subjetivismo:

La ilusión de que un orden racional de gestión económica es posible en una sociedad basada en la propiedad pública de los medios de producción debe su origen a la teoría del valor de los economistas clásicos y su tenacidad al fracaso de muchos economistas modernos para pensar de manera coherente a su Conclusión definitiva del teorema fundamental de la teoría subjetivista.

CÁLCULO ECONÓMICO Y EL PROBLEMA DE ECONOMIZACIÓN

Como se señaló anteriormente, Mises consideró el «teorema fundamental de la economía moderna» que disminuye la utilidad marginal, que puede deducirse de una persona que economiza con unidades homogéneas de un bien. Aunque todos los economistas modernos aceptan la disminución de la utilidad marginal, Mises fue el primero en percibir la implicación de su razonamiento para tomar decisiones económicas sobre el uso de los recursos en la sociedad y su aplicación a este problema en el socialismo. En relación con la propuesta de los economistas matemáticos para resolver el problema de la economía en el socialismo, Mises (1978, p. 112) escribió:

No pudieron ver el primer desafío: ¿Cómo puede la acción económica que siempre consiste en preferir y dejar de lado? es decir, de hacer valoraciones desiguales, ¿transformarse en valoraciones iguales y en el uso de ecuaciones? De este modo, el socialista propuso la absurda recomendación de sustituir las ecuaciones de las catalácticas matemáticas, representando una imagen de la cual se elimina la acción humana para el cálculo monetario en la economía de mercado.2

La deficiencia en la teoría económica que necesitaba corrección, según Mises, era una falacia que los economistas sostenían en relación con el cálculo económico. Mises (1998, p. 202) escribió:

La elaboración de la teoría económica depende heurísticamente de los procesos lógicos de cálculo hasta el punto de que los economistas no se dieron cuenta del problema fundamental involucrado en los métodos de cálculo económico ... Malinterpretaron el cálculo económico. Lo tomaron para una categoría de toda acción humana e ignoraron el hecho de que es solo una categoría inherente a actuar en condiciones especiales ... Pero no comprendieron que los precios del dinero son el único vehículo de cálculo económico. Así, la mayoría de sus estudios son de poca utilidad. Incluso los escritos de los economistas más eminentes están viciados en cierta medida por las falacias implícitas en sus ideas sobre el cálculo económico.

Contrariamente a Hayek, quien pensaba que la teoría del equilibrio general podía corregirse insertando ideas subjetivistas sobre ella, Mises percibió que la deficiencia del constructo del equilibrio general se derivaba de su tratamiento falaz del dinero. Identificó dos errores. Primero, el constructo del equilibrio general concebido de una economía de mercado con solo un intercambio directo y afirmaba concomitantemente la neutralidad del dinero. Escribió (Mises, 1998, pp. 203-204):

Un error grave que debe su origen y su tenacidad a una interpretación errónea de esta construcción imaginaria [un mercado con intercambio directo] fue la suposición de que el medio de intercambio es un factor neutral solamente ... Esto es, por supuesto, lo que la fábula de la neutralidad del dinero implica. Toda la teoría de la cataláctica, se sostuvo, puede ser elaborada bajo el supuesto de que solo hay comercio directo. Si esto se logra una vez, lo único que se agregará es la inserción «simple» de términos monetarios en el complejo de teoremas sobre el intercambio directo. Sin embargo, esta finalización final del sistema cataláctico fue considerada de menor importancia solamente. No se creía que pudiera alterar algo esencial en la estructura de las enseñanzas económicas. La principal tarea de la economía fue el estudio del intercambio indirecto.

Solo los economistas posteriores se dieron cuenta de que algunos de los problemas más importantes y más complejos de los catalácticos se encuentran en el campo del intercambio indirecto y que una teoría económica que no les presta mucha atención es lamentablemente defectuosa.

En segundo lugar, Mises observó un error más trascendental extraído de la construcción imaginaria de un mundo de trueque ficticio, a saber, que el valor es objetivo y se puede medir con dinero.3 Escribió (Mises, 1998, p. 205):

Incluso Friedrich von Wieser e Irving Fisher dieron por sentado que debe haber algo como la medición del valor y que la economía debe poder indicar y explicar el método mediante el cual se realiza dicha medición. La mayoría de los economistas menores simplemente sostuvieron que el dinero sirve como «una medida de valores».

El correctivo de Mises sobre las deficiencias de la teoría del equilibrio general se basó en su integración del dinero en la teoría del valor subjetivo. Demostró (Mises, 1953) en 1912 cómo los rangos ordinales se transforman en números cardinales adecuados para el cálculo económico en una economía de mercado. Los compradores y vendedores tienen preferencias por un bien que intentan intercambiar en relación con el dinero. Ellos intercambian para adquirir el beneficio mutuo latente en el orden inverso de sus preferencias. La oferta competitiva por parte de los compradores y la oferta competitiva por parte de los vendedores dan como resultado un precio de liquidación del mercado. Como Rothbard (1991, p. 65) lo cuenta:

En el curso de esa notable integración de la teoría monetaria y la teoría de la utilidad «micro» marginal, Mises fue uno de los primeros en darse cuenta de que las valoraciones subjetivas del consumidor (y de los trabajadores) en el mercado son puramente ordinales, y no son de ninguna manera. mensurable. Pero los precios de mercado son cardinales y medibles en términos de dinero, y los precios de mercado hacen que los productos se comparen y calculen de manera cardinal (por ejemplo, un sombrero de $ 10 vale cinco veces más que una barra de pan de $ 2).

Mises no resolvió completamente esta integración y sus implicaciones hasta el antecedente en lengua alemana de su obra magna, La acción humana.3 En ese trabajo, demostró que la economía de mercado es la única solución para transformar los órdenes de valor de rango en números cardinales adecuados para tomar decisiones de economización en una división del trabajo. Según Mises, solo existen tres alternativas a la solución de mercado de los precios monetarios.

Una es la comparación de valores interpersonales entre los participantes en la división del trabajo. Sin embargo, todos los economistas modernos están de acuerdo en que las comparaciones interpersonales de valor son imposibles y, por lo tanto, los economistas modernos no consideran esta alternativa como una solución al problema de la economización. Una segunda alternativa es la imputación de valor a través de la división del trabajo por una sola persona. La valoración, argumentó Mises, puede aplicarse solo a una economía autosuficiente, es decir, una economía en la que una persona es la productora de todo lo que consume.5 En este caso, una sola mente puede integrar el uso de sus recursos en toda la gama de bienes del productor con los que actúa. Lo hace imputando el valor de los bienes de orden inferior a los de orden superior. Según Mises, sin embargo, una sola mente no puede descomponer el valor del fin alcanzado en el valor de la contribución de cada factor. Escribió (Mises, 1998, p. 332):

La valoración tal como puede ser practicada por un actor aislado (Robinson Crusoe o una junta socialista de administración de producción) nunca puede resultar en una determinación de algo así como cuotas de valor ... Está permitido declarar que, teniendo en cuenta la preferencia temporal, el valor asignado a un producto es igual al valor del complejo total de factores complementarios de producción. Pero sería absurdo afirmar que el valor adjunto a un producto es igual a la «suma» de los valores adjuntos a los diversos factores complementarios de la producción. Uno no puede sumar valores o valoraciones. Uno puede sumar los precios expresados ​​en términos de dinero, pero no escalas de preferencia ... El proceso de imputación de valor no da como resultado la derivación del valor de los agentes productivos individuales del valor de su producto conjunto. No produce resultados que puedan servir como elementos de cálculo económico.

Mises insistió en que al tomar decisiones económicas sobre el uso de los recursos en una división extendida del trabajo, es necesario desentrañar la contribución de cada factor complementario de producción utilizado para producir cada bien. La necesidad surge porque los factores de producción no son perfectamente específicos de cada bien ni perfectamente inespecíficos entre todos los bienes. A falta de esas condiciones extremas, el cálculo económico no se puede realizar conociendo solo el valor de los bienes de primer orden y las condiciones técnicas de producción de estos bienes. Lo que plantea la tercera alternativa: utilizar los números cardinales de las posibilidades de producción como base para el cálculo económico. Si bien las consideraciones técnicas permiten la descomposición de la contribución física a la producción realizada por cada factor, estos números no tienen conexión con el valor de los fines alcanzados. Mises escribió (1998, p. 208):

[El hecho de que] los diversos medios permitan diversos usos, le asigna al hombre la tarea de asignarlos a aquellos empleos en los que pueden prestar el mejor servicio. Aquí el cálculo en especie según lo aplicado por la tecnología es inútil. La tecnología opera con cantidades contables y medibles de cosas y efectos externos; conoce las relaciones causales entre ellos, pero es ajena a su relevancia para los deseos y deseos humanos ... [Tecnología] ignora el problema económico: emplear los medios disponibles de tal manera que ningún deseo sentido con mayor urgencia deba quedar insatisfecho porque los medios adecuados para su logro fueron empleados, malgastados, para alcanzar un deseo con menor urgencia.

En una división extendida del trabajo, los factores individuales de producción pueden cambiarse de una línea de producción a otra y configurarse en varias combinaciones con otros factores complementarios de producción en cada proceso de producción. Por lo tanto, para saber si una configuración particular de factores complementarios de producción será más económica para la sociedad que otra configuración, deben existir precios de factores individuales de producción. Mises (1998, pp. 209-210) escribió:

[El hombre práctico] debe saber si lo que quiere lograr será una mejora en comparación con el estado actual de las cosas y con los proyectos realizables que no se pueden poner en ejecución si el proyecto que tiene en mente absorbe los medios disponibles. Dichas comparaciones solo pueden hacerse mediante el uso de los precios del dinero ... Donde no hay precios en dinero, no hay cosas tales como cantidades económicas. Solo hay varias relaciones cuantitativas entre las diversas causas y efectos en el mundo externo. No hay ningún medio para que el hombre descubra qué tipo de acción serviría mejor a sus esfuerzos para eliminar la inquietud en la medida de lo posible.

Mises concluyó esta línea de investigación volviendo al punto de partida en Robinson Crusoe, es decir, la producción en autosuficiencia en lugar de una división del trabajo. Crusoe podría comparar el valor de la salida con el valor de los factores complementarios utilizados porque las posibles combinaciones que puede explotar son lo suficientemente simples como para imputar el valor adecuadamente para 6economizar. Escribió (Mises, 1998, p. 210):

No es necesario detenerse en las condiciones primitivas de la economía doméstica de los agricultores autosuficientes. Estas personas realizan procesos de producción muy simples. Para ellos no era necesario ningún cálculo, ya que podían comparar directamente la entrada y la salida. Si querían camisas, cultivaban cáñamo, tejían, tejían y cosían. Podrían, sin ningún cálculo, decidir fácilmente si el trabajo y los problemas que se gastaron fueron compensados ​​por el producto. Pero para la humanidad civilizada, un retorno a tal vida está fuera de discusión.

CÁLCULO ECONÓMICO Y ESQUEMAS DE SOCIALISMO

Con su teoría del cálculo económico en la mano, Mises criticó los esquemas de los socialistas para asignar racionalmente los recursos en el capítulo 26 en La acción humana. Tanto el título del capítulo, «La imposibilidad del cálculo de la economía en el socialismo», como la lista resumida de esquemas indican el énfasis de Mises en el cálculo económico. Escribió (Mises, 1998, pp. 699–700):

Los diferentes esquemas propuestos se pueden clasificar de la siguiente manera:

1. El cálculo en especie se sustituirá por el cálculo en términos de dinero ...

2. Partiendo de las ideas de la teoría del valor trabajo, la hora de trabajo se recomienda como la unidad de cálculo ...

3. La unidad debe ser una «cantidad» de utilidad ...

4. El cálculo debe ser posible mediante el establecimiento de un cuasi mercado artificial….

5. El cálculo debe hacerse con la ayuda de las ecuaciones diferenciales de los catalácticos matemáticos ...

6. El cálculo debe hacerse superfluo recurriendo al método de prueba y error ...

Todos estos esquemas socialistas, excepto el número 6, son intentos de tener un cálculo económico bajo el socialismo. Y la crítica de Mises al director socialista que utiliza el método de prueba y error para tomar decisiones económicas de producción e inversión se basa en sus puntos de vista sobre el cálculo económico. Argumentó (Mises, 1998, p. 700) que las decisiones de ahorro se encuentran en una categoría de prueba y error en la que «la única marca de la solución correcta es que se ha alcanzado mediante la aplicación de un método considerado apropiado para la solución del problema». Su ejemplo es resolver un problema de multiplicación. Escribió (Mises, 1998, p. 700):

Uno puede tratar de adivinar el resultado correcto por prueba y error. Pero aquí el método de prueba y error no es un sustituto para el proceso aritmético. Sería bastante inútil si el proceso aritmético no proporcionara un criterio para discriminar lo que es incorrecto de lo que es correcto.

En el caso de decisiones económicas, la única forma de descubrir si la prueba y el error han tenido éxito es mediante el cálculo de la pérdida y ganancia. Mises escribió (1998, p. 701):

El problema del cálculo económico socialista es precisamente este: que en ausencia de precios de mercado para los factores de producción, no es factible un cálculo de pérdidas y ganancias.

Podemos suponer que en la comunidad socialista hay un mercado para los bienes de los consumidores y que los precios monetarios de los bienes de los consumidores están determinados en este mercado … Pero la marca característica del sistema socialista es que los bienes de los productores están controlados por una sola agencia en cuyo nombre actúa el director, que no se compran ni se venden, y que no hay precios para ellos. Por lo tanto, no puede haber ninguna cuestión de comparar la entrada y la salida por los métodos de la aritmética.

En cuanto al esquema socialista para un cuasi mercado, Mises señaló que representa el triunfo de su enfoque de la economía. Escribió (Mises, 1998, p. 702):

Por lo tanto, no es más que un reconocimiento pleno de la corrección e irrefutabilidad del análisis de los economistas y la crítica devastadora de los planes socialistas de que los líderes intelectuales del socialismo están ahora ocupados diseñando esquemas para un sistema socialista en el que el mercado, los precios del mercado para los factores de producción, y la competencia cataláctica deben ser preservados. El triunfo abrumadoramente rápido de la demostración de que ningún cálculo económico es posible bajo un sistema socialista no tiene precedentes en la historia del pensamiento humano. El socialista no puede dejar de admitir su aplastante derrota final.

Finalmente, Mises dejó perfectamente claro que la derrota del socialismo no le debía nada a la economía matemática del equilibrio general. El problema de dirigir el uso de los recursos de manera económica debe comenzar con las condiciones existentes, que no son las del equilibrio, sino que han sido provocadas tanto por los éxitos como por los fracasos del pasado. Incluso si se conoce la configuración de equilibrio final de la asignación de recursos, el problema de la economización permanece: cómo pasar paso a paso de las condiciones existentes a las del equilibrio final. Para la solución de este problema, la expresión matemática del estado de equilibrio final no sirve de nada. Mises escribió (1998, p. 709):

Incluso si, por el bien del argumento, asumimos que una inspiración milagrosa ha permitido al director sin cálculos económicos resolver todos los problemas relacionados con la disposición más ventajosa de todas las actividades de producción y que está presente la imagen precisa del objetivo final que debe apuntar. En su opinión, subsisten problemas esenciales que no se pueden resolver sin un cálculo económico. Para la tarea del director no es comenzar desde el fondo de la civilización y comenzar la historia económica desde cero. Los elementos con cuya ayuda debe operar no son solo recursos naturales no afectados por la utilización previa. También existen bienes de capital producidos en el pasado y no convertibles o no perfectamente convertibles para nuevos proyectos. Es precisamente en estos artefactos ... en los que nuestra riqueza está encarnada. Su estructura, calidad, cantidad y ubicación son de primordial importancia en la elección de todas las operaciones económicas posteriores ... [El director] debe tratar de aprovechar cada pieza de los bienes de capital ya disponibles de la mejor manera posible.

CONCLUSIÓN

La integración del dinero de Mises en la teoría subjetiva del valor hizo más que poner la teoría monetaria en una base sólida. Estableció todo el cuerpo de la teoría económica en el fundamento causal-realista establecido por Carl Menger. Para ello se requiere una reconstrucción de la teoría de los precios y la producción. No simplemente injertando elementos subjetivistas en la teoría del equilibrio general, sino reconstruyendo esta teoría desde abajo hacia arriba. No existe mejor evidencia de la solidez de este enfoque que la demostración de Mises de que los planificadores centrales no pueden asignar recursos de manera económica en el socialismo por falta de cálculo económico.

Desde que el segundo debate sobre el cálculo hizo evidente el logro de Mises al proporcionar una verdadera teoría general de la economía, el enfoque causal-realista ha estado avanzando en varios frentes. Por mencionar solo algunos: la teoría del ciclo económico se ha refinado (Salerno, 2012); se ha desarrollado la teoría del espíritu empresarial y la teoría organizacional (Klein, 2010); la teoría del costo ha sido reconsiderada (McCaffrey, 2018); la teoría del interés ha sido considerada más a fondo (Herbener, 2011); y el concepto de valoración empresarial de Mises se ha ampliado (Herbener y Rapp, 2016).

  • 1. Sobre el enfoque de Wieser, ver Bostaph (2003).
  • 2. Citado en Salerno (1999, p. 58).
  • 3. a. b. Mises (1998, pp. 697–699) repite su acusación al marco de equilibrio general en el capítulo 26, en el que critica a los economistas matemáticos por perpetuar la falacia de que el cálculo económico era posible en el socialismo.
  • 5. Como Mises (1998, p. 210) concede, la valoración es adecuada para economizar recursos dentro de una economía familiar o la de una pequeña tribu, así como una sola persona.
  • 6. Todas las combinaciones de factores de producción pueden ser valoradas por Crusoe a través de su propia experiencia. Esto no lo puede hacer una sola persona en una división del trabajo, especialmente la división extendida del trabajo en una economía moderna y capitalista.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

References

Bostaph, Samuel. 2003. “Wieser on Economic Calculation under Socialism,” Quarterly Journal of Austrian Economics 6, no. 2: 3–34.

Hayek, Friedrich A. 1992. The Collected Works of F.A. Hayek, Volume 4: The Fortunes of Liberalism, ed. Peter Klein. Chicago: University of Chicago Press.

——. 1955. The Counter-Revolution of Science. Glencoe, Ill.: The Free Press.

Herbener, Jeffrey M. 2011. The Pure Time Preference Theory of Interest. Auburn, Ala.: Mises Institute.

Herbener, Jeffrey M. and David Rapp. 2016. “Toward a Subjective Approach to Investment Appraisal in Light of Austrian Value Theory,” Quarterly Journal of Austrian Economics 19, no. 1: 3–28.

Klein, Peter. 2010. The Capitalist and the Entrepreneur. Auburn, Ala.: Mises Institute.

McCaffrey, Matthew C. 2018. The Economic Theory of Cost. New York: Routledge.

Mises, Ludwig von. 1912. The Theory of Money and Credit. New Haven: Yale University Press, 1953.

——. 1949. Human Action: A Treatise on Economics, Scholar’s Edition. Auburn, Ala.: Mises Institute, 1998.

——. 1978. Notes and Recollections, trans. Hans F. Sennholz. South Holland, Ill.: Libertarian Press.

Rothbard, Murray. 1991. “The End of Socialism and the Calculation Debate Revisited,” Review of Austrian Economics 5, no. 2: 51–76.

Salerno, Joseph. 1999. “The Place of Human Action in the Development of Modern Economic Thought,” Quarterly Journal of Austrian Economics 2, no. 1: 35–65.

——. 2012. “A Reformulation of Business Cycle Theory in Light of the Financial Crisis,” Quarterly Journal of Austrian Economics 17, no. 1: 3–44.

Cite This Article

Herbener, Jeffery M., "The Place of Economic Calculation in the Economic Theory of Ludwig von Mises," Quarterly Journa of Austrian Economics 21, no. 3 (Fall 2019): 263-276.

Shield icon interview