Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El imperio de la ley sin el Estado

El imperio de la ley sin el Estado

Etiquetas Mercados libresEconomía globalSistema legal

09/12/2007Spencer Heath MacCallum

Si existiera esa categoría, Somalia ocuparía un lugar en los Récords Mundiales Guinness como el país con la ausencia más prolongada de un gobierno central en funcionamiento. Cuando los somalíes desmantelaron su gobierno en 1991 y volvieron a su condición política precolonial, la expectativa era que se produjera un caos —y eso, por supuesto, sería lo políticamente correcto a esperar.

Imagínate si fuera de otra manera. Imagina que cualquier parte del globo no estuviera dominada por un gobierno central y que la gente de allí sobreviviera, incluso prosperara. Si esto sucediera y la idea se extendiera a otras partes de África o a otras partes del mundo, la mística de la necesidad del Estado podría quedar irreparablemente dañada, y muchos políticos y burócratas podrían encontrarse caminando en busca de trabajo.

Si la expectativa era que Somalia se sumiera en un abismo de caos, ¿cuál es la realidad? Varios estudios recientes abordan esta cuestión, incluido uno del economista Peter Leeson basado en datos estadísticos del Proyecto de Desarrollo de las Naciones Unidas, el Banco Mundial, la CIA y la Organización Mundial de la Salud. Comparando los últimos cinco años bajo el gobierno central (1985-1990) con los más recientes cinco años de anarquía (2000-2005), Leeson encuentra estos cambios de bienestar:

  • La esperanza de vida aumentó de 46 a 48,5 años. Esta es una esperanza pobre en comparación con los países desarrollados. Pero en cualquier medición del bienestar, lo que es importante observar no es dónde se encuentra una población en un momento dado, sino cuál es la tendencia. ¿Es la tendencia positiva o es la inversa?
  • El número de niños de un año completamente inmunizados contra el sarampión aumentó del 30 al 40 por ciento.
  • El número de médicos por cada 100.000 habitantes aumentó de 3,4 a 4.
  • El número de niños con bajo peso al nacer cayó del 16 por mil al 0,3 — casi ninguno.
  • La mortalidad infantil por cada 1.000 nacimientos se redujo de 152 a 114,9.
  • La mortalidad materna por cada 100.000 nacimientos se redujo de 1.600 a 1.100.
  • El porcentaje de la población con acceso a servicios de saneamiento aumentó de 18 a 26.
  • El porcentaje de la población con acceso a por lo menos un centro de salud aumentó de 28 a 54,8.
  • El porcentaje de la población en situación de extrema pobreza (es decir, con menos de 1 dólar al día) disminuyó de 60 a 43,2.
  • Las radios por cada mil habitantes aumentaron de 4 a 98,5.
  • Los teléfonos por cada mil habitantes aumentaron de 1,9 a 14,9.
  • Los televisores por cada mil habitantes aumentaron de 1,2 a 3,7.
  • Las muertes por sarampión bajaron de 8.000 a 5.600.

Otro estudio aún más exhaustivo publicado el año pasado por Benjamin Powell del Instituto Independiente, concluye: «Encontramos que el nivel de vida de Somalia ha mejorado en general... no sólo en términos absolutos, sino también en relación con otros países africanos desde el colapso del gobierno central somalí».

La economía pastoral de Somalia es ahora más fuerte que la de los vecinos Kenia o Etiopía. Es el mayor exportador de ganado de todos los países de África oriental. Las telecomunicaciones han florecido en Somalia; una llamada desde un teléfono móvil es más barata en Somalia que en cualquier otro lugar de África. Un pequeño número de inversionistas internacionales están descubriendo que el nivel de seguridad de la propiedad y los contratos en Somalia justifica hacer negocios allí. Entre estas empresas se encuentran Dole, BBC, la empresa de mensajería DHL, British Airways, General Motors y Coca Cola, que recientemente abrió una gran planta embotelladora en Mogadishu. Un Hotel Embajador de 5 estrellas está operando en Hargeisa, y tres nuevas universidades están en pleno funcionamiento: La Universidad Amoud (1997) en Borama, y la Universidad de Mogadishu (1997), y la Universidad de Benadir (2002) en Mogadishu.

El llamado a «establecer la democracia»

Todo esto es políticamente incorrecto por la razón que sugerí. En consecuencia, las Naciones Unidas ya han gastado más de 2.000 millones de dólares en intentar restablecer un gobierno central en Somalia. Pero aquí está la ironía: es la presencia de las Naciones Unidas la que ha causado prácticamente toda la turbulencia que hemos visto en Somalia. Permítanme explicarles por qué es así.

Como la mayor parte del África precolonial, Somalia es tradicionalmente una sociedad sin Estado. Cuando las potencias coloniales se retiraron, para servir mejor a sus propósitos, entrenaron apresuradamente a la población local y establecieron en su lugar gobiernos al estilo europeo. Se suponía que estos eran democráticos. Pero pronto se convirtieron en brutales dictaduras.

La democracia es inviable en África por varias razones. Lo primero que hace el voto es dividir a la población en dos grupos — un grupo que gobierna y un grupo que es gobernado. Esto está completamente en desacuerdo con la tradición somalí. En segundo lugar, si la democracia va a funcionar, depende en teoría, por lo menos, de una población que votará sobre las cuestiones. Pero en una sociedad de parentesco como la de Somalia, la votación no tiene lugar por el mérito de las cuestiones sino por las líneas del grupo; uno vota según su afiliación de clan. Dado que la ética del parentesco requiere la lealtad a los compañeros de clan, los ganadores utilizan el poder del gobierno para beneficiar a sus propios miembros, lo que significa la explotación de los miembros de otros clanes. Por consiguiente, cuando existe un aparato gubernamental con sus impresionantes poderes de impuestos y monopolio policial y judicial, los intereses de los clanes entran en conflicto. Algún clan controlará ese aparato. Para evitar ser explotados por otros clanes, cada uno debe intentar ser ese clan controlador.

La agitación en Somalia consiste en que los clanes maniobran para posicionarse para controlar el gobierno cada vez que éste se crea, y esto ha sido exacerbado por los gobiernos del mundo, especialmente el de los Estados Unidos, manteniendo viva la expectativa de que pronto se establecerá un gobierno y suministrando armas a quien en la actualidad parece tener más posibilidades de «llevar la democracia» a Somalia. El fenómeno de los «señores de la guerra» se refiere a los clanes y las milicias independientes, que a menudo incluyen los restos del antiguo gobierno central, que prometen establecer un gobierno bajo el control de su propio clan. A menudo operan fuera del control de los ancianos tradicionales y a veces en oposición a ellos.

De ahí que los años más violentos en Somalia fueran los años posteriores a 1991, cuando las Naciones Unidas estaban físicamente presentes, tratando de imponer un gobierno central. Cuando las Naciones Unidas se retiraron en 1995, la expectativa de un futuro gobierno central comenzó a disminuir, y las cosas comenzaron a estabilizarse. Pero las Naciones Unidas continuaron sus esfuerzos para restablecer un gobierno a través de una serie de unas dieciséis fallidas «conferencias de paz». En el año 2000 estableció un gobierno de paja, el Gobierno Nacional de Transición (TNG). Sin embargo, no sólo los clanes del norte de Somalia no reconocieron al TNG, sino que no pudieron controlar su pretendida capital, Mogadiscio. Hoy en día, una «misión de mantenimiento de la paz» combinada de tropas respaldadas por los Estados Unidos de Etiopía, el enemigo tradicional de Somalia, y Uganda, bajo la égida de la Unión Africana, está en Mogadishu tratando de apuntalar al TNG y asegurar su control sobre el resto de Somalia. La violencia se dispara.

La situación es curiosamente como un evento de la mitología griega. Los dioses del Monte Olimpo disfrutaban de una fiesta a la que, comprensiblemente, no habían invitado a Eris, la diosa de la discordia. Eris, igual de comprensible, se tomó el asunto personalmente. Hizo que el herrero Hefesto moldeara una manzana de oro, en la que estaba escrito καλλιστι — «Para los más justos». Entonces abrió la puerta y enrolló la manzana de oro en el salón de fiestas. En poco tiempo, los dioses se pelearon por quién debía tener la manzana. La manzana de oro en Somalia es la expectativa de que pronto habrá un gobierno central. Mientras exista esa expectativa, los clanes deben luchar por quién lo controlará.

Somalia y el imperio de la ley

Ahora, he llegado hasta aquí sin decirte mucho sobre Somalia. Es el Cuerno de África, esa parte del noreste de África que sobresale en el Océano Índico justo debajo de la Península Arábiga. El área de la cultura somalí incluye todo el Cuerno y es el hogar de unos 11,5 millones de personas. Las potencias coloniales fragmentaron arbitrariamente esta zona de cultura, de modo que hoy en día algunas partes de ella están bajo la jurisdicción de Kenya en el sur, otras en Etiopía en el oeste y otras en Djibouti en el norte. El resto a lo largo de la costa está ahora sin un gobierno que funcione.

Lo que estas personas tienen en común, incluso más que un idioma, un estilo de vida y un carácter físico similares, es un cuerpo de derecho consuetudinario, el Xeer, que difiere de un clan a otro de maneras no esenciales, como los mitos fundacionales, pero que es notablemente uniforme en lo que respecta a su disposición para la protección de las personas y los bienes. El Xeer establece un imperio de la ley —es decir, el derecho consuetudinario— que permite los viajes seguros, el comercio, el matrimonio, etc. en toda la región. El Xeer está más intacto en el norte de Somalia, que estaba bajo dominio británico; en el sur, los italianos trataron de erradicarlo. No obstante, sobrevive en gran medida en todas partes, incluso en las zonas urbanas, y prácticamente no se ve afectado en las zonas rurales de Somalia.

El Xeer es el secreto de toda la desconcertante cuestión del éxito de Somalia sin un gobierno central, ya que proporciona un auténtico imperio de la ley para apoyar el comercio y el desarrollo económico. Afortunadamente, sabemos algo sobre el Xeer gracias a Michael van Notten, un abogado holandés que a principios de los años noventa se casó dentro del clan Samaron, en el noroeste de Somalia, el quinto mayor de los clanes somalíes, y vivió con ellos durante los últimos doce años de su vida. Aprovechó al máximo esa oportunidad para investigar a los Xeer. El resultado fue su estudio pionero, The Law of the Somalis (Red Sea Press, 2005). Van Notten murió cuando su manuscrito estaba a medio terminar. Afortunadamente, había completado en gran parte el montaje del material etnográfico. En su testamento, me pidió que editara y completara el manuscrito para su publicación. La tarea por delante es ver el trabajo traducido al somalí.

Lo más destacado del Xeer

Hay tiempo en esta corta charla para darles sólo algunos de los puntos más destacados del Xeer. En primer lugar, la ley y, en consecuencia, el crimen se definen en términos de derechos de propiedad. La ley es compensatoria más que punitiva. Debido a que el derecho de propiedad requiere una compensación, en lugar de un castigo, no hay encarcelamiento, y las multas son raras. Las multas que pueden imponerse rara vez superan el monto de la indemnización y no se pagan a ningún tribunal o gobierno, sino directamente a la víctima. Una multa podría estar en orden cuando, por ejemplo, la matanza de un camello fue deliberada y premeditada, en cuyo caso la víctima recibe no uno sino dos camellos.

Las multas se utilizan de otra manera interesante. Se espera que una figura pública prominente como un dignatario religioso o político o un policía o un juez lleve una vida ejemplar. Si viola la ley, paga el doble de lo que se exigiría a una persona normal. Además, cabe señalar que, puesto que la ley y el delito se definen en términos de derechos de propiedad, el Xeer se opone inequívocamente a cualquier forma de tributación.

En segundo lugar, a fin de asegurar la indemnización incluso en los casos en que el autor es un niño, o está sin dinero, o loco, o ha huido al extranjero, el Xeer exige que toda persona esté plenamente asegurada contra cualquier responsabilidad en que pueda incurrir en virtud de la ley. Si un individuo no puede hacer el pago requerido, un grupo designado de sus parientes es responsable. Van Notten describe de manera interesante cómo sucede esto:

La persona que viola los derechos de alguien y no puede pagar la indemnización por sí misma lo notifica a su familia, que paga en su nombre. Desde el punto de vista emocional, esta notificación es un procedimiento doloroso, ya que ningún miembro de la familia perderá la oportunidad de decirle al malhechor lo vicioso o estúpido que fue. Además, pedirán garantías de que será más cuidadoso en el futuro. De hecho, todos los que deban pagar por las fechorías de un miembro de la familia lo vigilarán después e intentarán intervenir antes de que incurra en otra responsabilidad. Por ejemplo, ya no le permitirán tener o llevar un arma. Mientras que en otros continentes la reeducación de los delincuentes suele ser una tarea del gobierno, en Somalia es responsabilidad de la familia.

Si la familia se cansa de pagar la fianza de un reincidente, pueden repudiarlo, en cuyo caso se convierte en un forajido. Al no estar asegurado, pierde toda la protección de la ley y, por su seguridad, debe abandonar el país.

El derecho consuetudinario es similar en este y muchos otros aspectos en todo el mundo. Un ejemplo se cuenta en la leyenda fundadora de mi propio Clan MacCallum en Escocia. El fundador del Clan supuestamente se exilió hace 1.500 años desde Irlanda porque era un impulsivo al que su familia repudió por involucrarlos en peleas. En la soledad de su exilio en el Mar del Norte, se convirtió en un hombre de paz. No podía regresar a Irlanda, ya que no estaba bajo la protección de la ley y podría haber sido asesinado con impunidad. Así que se fue a Escocia y allí fundó nuestro clan.

Un tercer punto sobre el Xeer es que no hay monopolio de la policía o de los servicios judiciales. Cualquiera es libre de servir en esas funciones siempre y cuando no sea al mismo tiempo un dignatario religioso o político, ya que eso comprometería la aguda separación de la ley, la política y la religión. Además, cualquiera que desempeñe esa función está sujeto a las mismas leyes que cualquier otra persona — y más aún: si viola la ley, debe pagar daños o multas más cuantiosas que las que se aplicarían a cualquier otra persona. Se espera que las figuras públicas muestren una conducta ejemplar.

Cuarto, no hay crimen sin víctimas. Sólo una víctima o su familia pueden iniciar una acción judicial. Si no hay una víctima que pueda convocar a un tribunal, no se puede formar un tribunal. Ningún tribunal puede investigar por iniciativa propia ninguna prueba de presunta mala conducta.

Por último, el procedimiento judicial es interesante. Desde su nacimiento, cada somalí tiene su propio juez que se sentará en el tribunal que lo juzgará si transgrede la ley. Ese juez es el oday, el jefe de su familia extendida que consiste en todos los varones descendientes del mismo bisabuelo, junto con sus cónyuges e hijos. Varias familias extensas forman un jilib, que es el grupo responsable de pagar el precio de la sangre en caso de que un miembro mate a alguien de otro jilib o clan. El oday, o juez, es elegido cuidadosamente, tras semanas o meses de deliberación por los ancianos del clan. No tiene autoridad sobre la familia, sino que es elegido únicamente por su conocimiento de los asuntos humanos y su sabiduría, y puede perder su posición si sus decisiones no son altamente consideradas en la comunidad.

Cuando se comete un delito, el delincuente va primero a su día, que luego forma un tribunal con el día del demandante. Si los dos odays no pueden resolver el asunto, forman otro tribunal compuesto por odays que representan familias adicionales, jilibs o clanes. Una virtud de que cada persona sepa desde su nacimiento quién será uno de sus jueces, y viceversa, es que un oday conoce íntimamente a cada persona de su familia extendida y puede observarlo y aconsejarlo antes de que lo que podría parecer un pequeño problema se convierta en un crimen.

Una vez que un tribunal se forma y acepta la jurisdicción sobre un caso, su primera acción es designar un grabador, que repetirá en voz alta durante la audiencia cada punto importante planteado por los oradores. El tribunal anuncia entonces cuándo y dónde escuchará el caso. Cuando se abre la sesión del tribunal, éste invita al demandante a exponer su caso. El demandante tiene derecho a designar un representante para que haga la presentación en su nombre. Durante la presentación, el demandante tiene la oportunidad de consultar con su familia para asegurarse de que no ha olvidado nada. Cuando el demandante ha terminado, el tribunal le pide que resuma su caso y exponga sus demandas. Por último, el tribunal pide al demandado que presente su defensa y cualquier contrademanda.

Luego el tribunal se aplaza para deliberar sobre si se debe escuchar a algún testigo. Un hecho controvertido sólo se admite como prueba cuando tres testigos han declarado su verdad. Las partes también pueden llamar a expertos y testigos de carácter. Si la víctima ha muerto o ha sido herida, el tribunal instruirá a un dignatario religioso para que evalúe cómo murió o fue herida la víctima. Estos dignatarios evalúan las lesiones generalmente aplicando las normas enumeradas en el comentario del erudito musulmán del siglo XII al-Nawawii, Minhaaj at-Talibiin. Cuando el demandante ha elaborado su caso con testigos y pruebas, se da al demandado la oportunidad de refutar los cargos, argumentos y pruebas del demandante. No es habitual interrogar a los testigos.

Finalmente, el tribunal se aplaza de nuevo para evaluar las pruebas. Si menos de tres testigos apoyan un hecho, o si los testigos se contradicen entre sí, el tribunal procederá a prestar juramento. Hay varios tipos de juramento. El más simple comienza con el juramento diciendo: «Juro por mi virilidad». Alternativamente, puede decir, «Juro por Alá». Un juramento más fuerte es el llamado triple juramento, en el que jura tres veces el mismo juramento. Un juramento más fuerte es el que se repite 50 veces. También está el llamado juramento de divorcio, en el que el que presta el juramento jura por su(s) matrimonio(s). Si más tarde se descubre que ha mentido, su matrimonio será nulo y sin efecto.

Cabe señalar que incluso cuando el demandante no convence al tribunal de su caso, el tribunal no suele fallar a favor del demandado hasta que éste haya prestado juramento de inocencia.

En una charla más larga, podría discutir el papel de la policía y la ejecución de las sentencias, pero esto debería dar un poco de sabor al sistema legal practicado por los somalíes. Proporciona un imperio de la ley efectivo sin el respaldo de un gobierno.

El Xeer ocupa su lugar entre los grandes sistemas legales del mundo como el derecho romano, el derecho consuetudinario inglés, el Derecho Mercantil y el derecho tradicional judío (Halacha). Debe ser extremadamente antiguo y se cree que se ha desarrollado en el Cuerno de África. No hay pruebas de que se desarrollara en otro lugar o que estuviera muy influenciado por algún sistema jurídico extranjero. El hecho de que la terminología jurídica somalí esté prácticamente desprovista de palabras prestadas de idiomas extranjeros sugiere que el Xeer es verdaderamente indígena.

El libro de Michael van Notten que describe este sistema jurídico merece ser más conocido y ampliamente leído. Es el primer estudio de cualquier derecho consuetudinario que lo trata no como una curiosidad del pasado, sino como potencialmente instructivo para una futura sociedad libre. En su libro, Van Notten expone algunas aplicaciones prácticas al mundo en el que nos encontramos hoy, aplicaciones que no he tenido tiempo de tocar aquí. Si la intervención de los gobiernos extranjeros, que se ha intensificado con el rechazo de los somalíes a morir o seguir siendo pobres, frustrará o no este potencial, sólo el tiempo lo dirá.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
Getty

References

De Nike, Howard J. 2006. «Customary Law Upholds Natural Law». Opiniones de los clientes de Amazon.com

Leeson, Peter T. 2005. "Better Off Stateless: Somalia Before and After Government Collapse." West Virginia University. (PDF)

Powell, Benjamín, Ryan Ford, y Alex Nowrasteh. 2006. "Somalia after State Collapse: Chaos or Improvement?" Independent Institute Working paper No. 64 del Independent Institute. (PDF)

Van Notten, Michael. 2005. The Law of the Somalis: A Stable Foundation for Economic and Social Development in the Horn of Africa. Trenton NJ: Red Sea Press.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library