Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El gobierno del dinero planificado

El gobierno del dinero planificado

Etiquetas Gran GobiernoIntervencionismoDinero y Banca

12/30/2021Garet Garrett

[Publicado originalmente en American Affairs, abril de 1948.]

«El dinero público es como el agua bendita. Cada uno se ayuda a sí mismo».

~ Proverbio italiano

A medida que el hambriento dólar devora su propio poder adquisitivo, podemos pensar que vamos a descubrir qué pasó con la fabulosa serpiente que se tragó a sí misma. Pero no lo haremos; y si lo hiciéramos, quizá no añadiría nada a la suma de la sabiduría humana.

Hay una larga historia de experiencia monetaria. Nos dice que el gobierno es, en el fondo, un falsificador y, por tanto, no se puede confiar en él para controlar el dinero, y esto es cierto tanto para los gobiernos autocráticos como para los populares. El historial ha sido acumulado desde la invención del dinero. Sin embargo, no se cree en él.

También hay una historia de la moneda sana, y si sus lecciones son igualmente ignoradas, ¿qué se puede concluir sino que los delirios monetarios son, por alguna extraña ley de la locura, recurrentes e incurables?

Hubo un siglo de dinero sano. Durante los cien años que precedieron a la primera guerra mundial, el gobierno apenas tocó el dinero más que para establecer normas de peso y medida, para establecer las leyes de responsabilidad y para autorizar a los banqueros.

En ese siglo la riqueza del mundo aumentó más que en toda la época anterior del hombre económico.

En ese siglo eran las empresas las que controlaban el dinero, la banca y el crédito mediante leyes propias; y por ese hecho el alcance del gobierno era limitado.

En ese siglo se confinó el gobierno y se liberó la empresa, con el resultado, más allá del prodigioso aumento de la riqueza, de que nunca antes el hombre político había sido tan libre.

En toda esa época de libre cambio, libre precio y dinero sano hubo dos cosas que los gobiernos responsables no hicieron.

Lo primero es que no crearon dinero, o si lo hicieron, se llamó dinero fiat y el dinero fiat se estropeó tan rápido que ningún gobierno que tuviera consideración por su crédito podría permitirse hacerlo de nuevo. Se estropeó porque, en primer lugar, no representaba nada de valor y porque, en segundo lugar, tenía que circular en competencia con el dinero sano. El resultado de esa competencia fue que para todo había dos precios —un precio del dinero fiat y un precio del dinero sano— y el crédito del gobierno fue humillado. Por lo tanto, en ese siglo el gobierno aprendió el mejor camino, que era cuando necesitaba dinero más allá de sus ingresos, pedirlo prestado al banco como un individuo, o pedirlo prestado directamente al pueblo al tipo de interés vigente y después devolverlo.

Lo segundo es que los gobiernos de aquel siglo no manipulaban el dinero y el crédito. No se conocían términos como dinero planificado o moneda gestionada. Esto hay que explicarlo un poco.

Dado que la cantidad de dinero que debe estar en circulación para efectuar el intercambio rítmico de bienes no es una cantidad fija —y esto por la razón de que hay mareas en el volumen de negocios—, se deduce que la oferta de dinero, incluso la de oro, debe ser administrada en cierta medida. Alguien debe velar por que la cantidad en circulación se expanda y se contraiga según fluctúe la necesidad. Durante el siglo de la moneda sana, fue el banquero privado quien desempeñó esa función. Se puede pensar en él sentado con sus dedos en el pulso de los negocios, diciendo no al prestatario cuando el pulso era demasiado alto, restringiendo así el suministro de dinero de crédito, o, cuando el pulso era bajo, liberando el crédito libremente, aumentando así el suministro de dinero como estímulo para los negocios. Tal era la psicoterapia clásica en un sistema económico libre conducido privadamente.

Pero cuando la gente empezó a hacer negocios con dinero a crédito, es decir, con cheques girados contra el crédito en el banco, nunca se sintió satisfecha con la forma en que los banqueros manejaban el dinero.

Dijeron: «Mira lo que hacen estos banqueros. De un plumazo en sus libros, cuando les conviene, crean dinero. De nuevo, cuando les conviene, con otro trazo de la pluma, eliminan el dinero. Así, a su antojo, hacen que el dinero sea abundante y barato o escaso y caro, con consecuencias alternas que afectan a todos los asuntos económicos, tanto para el bien como para el mal. Esto es más poder del que se puede confiar razonablemente a los particulares. El control del dinero es propiamente una función gubernamental, que debe ejercerse para el bienestar del pueblo. Además, estos banqueros privados, como demuestra el historial, hacen las cosas mal. Nos llevan del auge a la quiebra; y después de todo no es su dinero para hacer lo que quieran».

En estos dichos había mucha verosimilitud aparente. Era cierto que los banqueros a menudo lo hacían mal. El auge y la quiebra eran fenómenos que se alternaban. Pero mientras que los banqueros rara vez fueron culpados por el éxtasis del boom, fueron amargamente denunciados por las miserias de la caída. Por lo tanto, lo que la gente se quejaba no era exactamente lo que decían. De lo que se quejaba realmente era de lo que puede llamarse la función de dolor del dinero. Si esa función se suspende, o si no hay ninguna autoridad que quiera y pueda ejercerla, entonces una economía monetaria está condenada a explotar. ¿Por qué? Porque la imaginación en pos de la ganancia no tiene límites. Las expectativas son infinitamente expansibles. Si entonces no hay límites a la oferta de dinero, la inflación será incontrolable hasta el punto de ser un desastre. Todo el mundo sabe que esto es cierto; y sin embargo, nunca hubo un prestatario que defendiera su propia burbuja que no creyera que si hubiera podido pedir más prestado podría haberla salvado. Por eso la deflación es siempre dolorosa. Uno de los usos del dinero sano es producir ese dolor en el cuerpo económico; el dolor le dice que por el exceso y la vida equivocada está haciendo un daño a su salud.

Ahora bien, la primera diferencia entre la gestión del dinero por parte de los banqueros y la del gobierno es que el banquero no es tan libre como parece. Está obligado a mantener la solvencia de su banco; debe estar siempre dispuesto a satisfacer las demandas de sus depositantes, cuyo dinero ha aceptado en fideicomiso en el entendimiento de que, mientras no lo utilicen, lo prestará. Es cierto que de un plumazo puede crear dinero a crédito, pero no puede pagar a sus depositantes con eso.

Crea dinero a crédito anotando en su libro un crédito en tu cuenta; y cuando recurres a ese crédito extendiendo cheques para pagar tus facturas, los cheques que firmas tienen la función de dinero. Decimos que lo que hace el banquero en este caso es monetizar el crédito. La cantidad de dinero a crédito así creada asciende a miles de millones, pero contra ella el banquero debe mantener en todo momento una cierta reserva de dinero real. Si lleva la monetización del crédito demasiado lejos, llega un día en que alguien aparece en su ventanilla y quiere un dólar de dinero real, y si no puede pagarlo a la demanda, su banco tendrá que cerrar. La cantidad de dinero a crédito que el banquero puede crear está, pues, definitivamente limitada por la cantidad de dinero real que tiene en reserva. Cuando se encuentra con que ha superado ese límite, no sólo debe dejar de prestar, sino que tiene que pedir a los prestatarios que paguen sus préstamos al mismo tiempo. Esto es la deflación. La función de dolor del dinero está entonces actuando.

Pero cuando el poder de crear dinero a voluntad está en manos del gobierno, la función del dolor se suspende. Las razones son obvias. En primer lugar, no es políticamente factible que el gobierno fuerce la deflación y pinche así las burbujas de la gente. Después de la Primera Guerra Mundial, el Sistema de la Reserva Federal lo hizo para reducir el coste de la vida, y la gente cuyas burbujas fueron destruidas en ese momento nunca lo ha perdonado. En segundo lugar, ¿por qué debería el gobierno forzar la deflación? No tiene ninguna solvencia que mantener. No es el caso del banquero, que nunca debe olvidar que alguien puede llegar a su ventanilla pidiendo un dólar en efectivo y que si no lo tiene está en quiebra. El gobierno nunca está en esa dificultad. Si la gente se acerca a sus ventanillas pidiendo dólares, puede imprimirlos. Sea o no dinero real, el gobierno puede decir que es de curso legal, y la gente debe tomarlo como si fuera real.

Hay otra diferencia más y ésta es crucial en un sentido político.

Mientras el gobierno, como cualquier otro prestatario, tenga que acudir al banco para obtener fondos, pagar el tipo de interés vigente y dar garantías de devolución de lo que toma prestado, sus proyectos están limitados tanto en la paz como en la guerra. Pero una vez que consigue el control del mecanismo monetario para poder controlar el tipo de interés y crear dinero es totalmente libre. El control parlamentario del gobierno mediante el control de la cartera sólo tiene sentido mientras la cantidad de dinero sea limitada; deja de tenerlo cuando el propio gobierno controla la oferta de dinero y puede llenar su propia cartera.

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial hubo banqueros que pensaron que la duración de la misma podría contarse en semanas porque, como podían prever, el coste de la misma iba a ser espantoso. No podían imaginarse cómo se podría encontrar el dinero para llevarla a cabo durante mucho tiempo. Esta forma de pensar pertenecía a los viejos tiempos de los cofres de guerra, cuando un gobierno en guerra, que necesitaba más dinero del que había ahorrado para ese fin, tenía que acudir al mercado monetario privado en busca de fondos, pedir un préstamo allí, dar una garantía y pagar intereses.

Pero no fue por falta de dinero que la Primera Guerra Mundial se detuvo. Fue entonces cuando el gobierno, habiendo superado los misterios de la banca de crédito, hizo un profundo descubrimiento. Fue cómo monetizar la deuda pública. Eso significa simplemente convertir la deuda pública en dinero. Para entender lo que ocurre en ese caso no es necesario comprender las técnicas del procedimiento bancario. Obsérvese en primer lugar que cuando un gobierno vende bonos al pueblo es, en sentido estricto, un prestatario; le pide prestado dinero con la promesa de devolverlo, y como no puede pedir prestado más de lo que el pueblo puede prestar, la cantidad que puede pedir prestada en sus bonos es limitada. Pero no hay límite a la cantidad de deuda pública que puede ser monetizada. En ese proceso, el gobierno no vende sus bonos al pueblo. En su lugar, con una mano «vende» sus bonos a los bancos y luego con la otra mano crea y proporciona el dinero que piden los bonos.

La diferencia entre este tipo de dinero y el dinero fiat puro es una cuestión de percepción dividida. Hay dos trozos de papel en lugar de uno. En el dinero fiat puro sólo tienes un papel grabado con la promesa del gobierno de canjearlo, y, como no representa nada de valor ni ningún aumento de los bienes adquiribles, la historia del mismo será que su valor se destruya por una subida de precios y que al final sea parcial o totalmente repudiado. En el caso del dinero creado por la monetización de la deuda pública tienes dos papeles. Uno es el bono grabado con la promesa de pago del gobierno y el segundo es el papel moneda que pasa de mano en mano, garantizado por el bono.

En la medida en que esta nueva moneda no representa nada de valor ni ningún aumento de la oferta de bienes adquiribles, produce el mismo efecto que el dinero fiat, es decir, hará que los precios suban y, a medida que los precios suben, su poder adquisitivo cae. Pero ahora observen la diferencia que hace de la monetización de la deuda pública el maravilloso dispositivo que resulta ser. El escándalo del repudio, que es la secuela histórica del dinero fiat, se evita maravillosamente. ¿Cómo? Por este medio: La promesa del gobierno de pagar según lo grabado en el bono es una promesa de pagar en qué? Es una promesa de pagar en nada más que el dinero que se pone en la garantía del bono. Así, un papel es garantía de otro. La fianza garantiza el dinero y el dinero garantiza la fianza. Así que puedes asegurar a un perro atándolo a su propia cola. Pero mientras funcione, ningún gobierno debe preocuparse ya por el dinero.

Este es el descubrimiento que facilitó la financiación de la primera guerra mundial. Sin embargo, las supersticiones de solvencia eran demasiado fuertes para ser destruidas de golpe.

Después de la Primera Guerra Mundial, el antiguo orden, aunque algo dañado, fue restaurado. Inglaterra volvió al patrón oro. En este país se produjo una deflación intencionada. El oro y el papel moneda volvieron a ser libremente intercambiables y la deuda pública comenzó a pagarse con impuestos. Incluso Alemania, después de haber repudiado su papel moneda, fue provista por sus antiguos enemigos de oro en el que basar una nueva moneda de patrón oro, y esto fue con el fin de que otros países pudieran comerciar de nuevo con ella.

Sin embargo, era seguro que el gobierno nunca olvidaría lo que significaba estar libre de las frustraciones del dinero sano. También era seguro que cuando apareciera la próxima ocasión la nueva inteligencia económica del gobierno estaría lista con una doctrina de control completa y plausible derivada de la experiencia de la primera guerra mundial.

Primero, sin embargo, sería necesario deshacerse del patrón oro. Mientras el dinero y el crédito estuvieran, por ley y costumbre, definitivamente relacionados con una reserva de oro, un gobierno no podría manipular la oferta monetaria con perfecta libertad, ni aumentarla infinitamente, y el gran descubrimiento de cómo monetizar la deuda pública tenía una utilidad limitada. Todo gobierno, por tanto, era un enemigo del patrón oro.

En el segundo año de la gran depresión, Inglaterra lo abandonó con el argumento de que sostenerlo le había costado ya demasiada deflación. Poco después el gobierno americano, sin necesidad alguna, teniendo de hecho más oro del que necesitaba, repudió las obligaciones de oro grabadas en sus bonos y en su dinero y al mismo tiempo se apoderó del control del dinero, del crédito y de la banca, lo que significa que se apoderó definitivamente de dos poderes, a saber:

  1. el poder de manipular el dinero como instrumento de política social, y
  2. el poder de crear dinero mediante la monetización de la deuda pública tanto en tiempos de paz como de guerra.

No bastaba con derrocar el patrón oro. Era necesario algo más, y era hacer ilegal el dinero sano. El dinero planificado por el gobierno tenía que ser el único dinero legal, ya que si no lo era se encontraría en competencia con el oro o el dinero del patrón oro. Y así se destruyó la propiedad privada del oro. La posesión privada de oro se convirtió en un crimen, y se aprobó una ley que decía que cualquier contrato que estipulara el pago en cualquier tipo de dinero que no fuera el dinero planificado por el gobierno era ilegal.

Este fue el logro monetario supremo del New Deal: hacer ilegal el dinero sano. De este modo se engañó el axioma de Gresham: el axioma de que cuando dos tipos de dinero, uno mejor y otro peor, circulan juntos, el mejor dinero tiende a desaparecer porque la gente lo acapara. El New Deal hizo imposible ese tipo de competencia. Sólo iba a haber un tipo de dinero, y era el dinero tal y como lo había planificado el gobierno. Todo lo que podía ocurrir después era un mercado negro de oro.

Hay que señalar que lo que hizo el New Deal fue popular. El gobierno y el pueblo se dieron la mano. Lo mismo ocurrió en Gran Bretaña, cuando de manera similar se sustituyó el dinero sano por el dinero planificado. Lo que el gobierno ganó fue una vasta extensión del poder en la dimensión económica, y lo que la gente ganó -o pensó que había ganado- fue la inmunidad para siempre de la función de dolor del dinero. Nunca más la gente debería sufrir por falta de dinero, es decir, por falta de poder adquisitivo. El gobierno siempre podría proporcionar suficiente dinero. Nunca más se permitiría a los banqueros sacrificar el bienestar social en el altar de la solvencia. Nunca más un banquero podría decir: «Los prestatarios deben pagar sus préstamos, y todo el mundo debe vender más y comprar menos, porque nos estamos quedando sin dinero».

Durante un tiempo funciona. De hecho, durante un tiempo y para muchos funciona tan bien que uno puede preguntarse si no hay una especie de lógica inmediata en lo que llamamos delirios monetarios. Una abundancia inagotable de dinero barato planificado ofrece inmunidad a la liquidación. Además, ofrece la idea ilusoria de la estabilidad. La alternancia de auge y caída será abolida. Porque, por supuesto, si nadie tiene que sufrir nunca más una deflación por falta de dinero, no hay razón para que haya nunca una caída.

Lo que resulta ser, sin embargo, es una fantasía de auge perpetuo. El principio corrector del dinero sano, que hemos llamado principio del dolor, consiste en inducir la venta y la liquidación en determinadas circunstancias. Cuando esa función del dinero se suspende, la función positiva, que es la de inducir a la compra, funciona sola, de modo que todo el mundo prefiere comprar a vender y el mecanismo monetario actúa como un reloj sin péndulo, haciendo subir los precios cada vez más rápido. Y esto seguirá así hasta que se gaste la primavera. Lo que ocurrirá entonces nadie lo sabe. Es una calamidad que hay que aplazar todo lo posible.

Mientras tanto, llega el momento en que el propio gobierno no puede hacer nada, aunque quiera detener la inflación. La teoría del dinero planificado es que el péndulo puede retroceder cuando sea necesario. Esta es la doctrina de la inflación controlada. Pero cuando llega el momento de actuar, el gobierno no se enfrenta a una teoría sino a una realidad política. No se atreve a desinflar la economía restableciendo la función de dolor del dinero. ¿No fue por eso que el banquero fue condenado? ¿Ahora lo hará el gobierno en su lugar? Si es así, ¿qué pasa con la ilusión de que una vez que el gobierno controle y planifique el dinero la gente se librará para siempre de esa experiencia?

Una fuente de confusión es la idea de que el espantoso coste de la guerra fue la causa principal de esta inflación. La guerra proporcionó el espectáculo volcánico. Pero el fuego ya estaba ardiendo. Comenzó en los años 30, cuando los gobiernos derrocaron el patrón oro con el pretexto de que frustraba las aspiraciones sociales de la gente y tomaron el control del dinero. Mucho antes de la guerra, los gobiernos se habían liberado de las limitaciones del dinero sólido. Habían encontrado una forma de socializar el dinero, y una de las consecuencias fue que el coste de la guerra estaba enormemente fechado.

Así que ahora el incomparable delirio llega a una secuela. El dinero planificado ha seguido su curso tan bien y de forma tan verdadera que no hay hoy en día en ninguna parte del mundo un precio inteligible para nada ni en ninguna parte una pieza de dinero legal por la que la gente esté dispuesta, de forma normal, a intercambiar sus bienes; de ahí el acaparamiento de cosas como un mal universal, los mercados negros, un desorden en el intercambio, y un comercio internacional cada vez más inclinado a los principios del trueque.

Los males de la inflación adquieren ahora las proporciones de un azote universal. Sin embargo, en la mente del gobierno sólo se piensa en tratar estos males como efectos —mediante edictos que los prohíben o mediante nuevos mecanismos de control y gravámenes sobre el capital— en lugar de actuar sobre la causa. Cómo actuar sobre la causa, cómo restaurar en el mundo el principio de solvencia, cómo volver a un tipo de dinero en el que la gente confíe, que ponga fin al acaparamiento, que destruya los mercados negros y libere las fuerzas de la libre empresa, es un problema para el que no existe una solución indolora.

Desde el surgimiento de la economía moderna, nunca antes había sucedido que el dinero en todo el mundo estuviera inflado a la vez. Nunca antes fue imposible comprobar el valor del dinero inflado por el simple método de tasarlo en oro. Incluso en nuestros propios días del billete verde —eso fue en el período de la Guerra Civil— la moneda fiat del billete verde podía ser valorada en oro. El prestigio financiero del gobierno se resintió a medida que el dólar verde disminuía. En su punto más bajo valía 35 centavos. Finalmente, se hizo canjeable en oro por su valor nominal.

Pero ahora el oro como dinero ha sido prohibido por el gobierno. El libre mercado del oro ha sido suprimido. ¿Dónde se va a probar ahora el valor del dólar americano o de la libra esterlina ofreciéndolos a cambio de oro? El Fondo Monetario Internacional fija el valor del dólar en términos de la libra esterlina y el valor de la libra esterlina en términos del dólar.

Si esto fuera todo, se trataría de un problema monetario. Pero hay mucho más. En el fondo, el problema es moral. De todas las principales naciones monetarias del mundo no hay ninguna que no haya rebajado recientemente su dinero o repudiado las promesas grabadas en sus obligaciones. La desconfianza en el dinero, por lo tanto, es la desconfianza en la palabra del gobierno.

Francia lucha ahora con esa incapacidad moral. Es el único país que debería haberlo sabido. Su experiencia con la inflación es históricamente clásica. Sin embargo, llevó la monetización de la deuda pública a un punto en el que el franco era una moneda demente, que expresaba valores en una especie de galimatías. Así que finalmente resolvió devaluarlo por decreto y al mismo tiempo permitir lo que ella llamaría un mercado libre de oro y dólares.

El Fondo Monetario Internacional le rogó que no lo hiciera. El temor era que destrozara su telaraña de paridades artificiales y expusiera el verdadero valor del dinero de alguien, especialmente de la libra esterlina, que se vendía en el mercado negro a la mitad de lo que el Fondo Monetario Internacional decía que valía.

Sin embargo, en una desesperación egoísta, Francia lo hizo, con el resultado de que en lugar de resolver cualquier problema propio empeoró la confusión general. El pueblo francés sabía perfectamente que el nuevo valor del franco era arbitrario y provisional; podía volver a cambiarse. Por eso desconfiaban aún de él. Además, la nueva ley monetaria se interpretó correctamente en el sentido de que el gobierno francés se reservaba el derecho de hacer lo que quisiera con el dinero, incluso de confiscarlo.

En cuanto al mercado libre de dólares y oro, no era libre por derecho propio, sino por permiso como experimento, sólo para ver qué pasaba. El gobierno francés fue tan ingenuo como para creer que si se permitía el libre comercio de oro durante unas horas cada día, la prima que se pagaría por él tentaría a los campesinos franceses a traer sus famosos acopios; pero los campesinos franceses no se dejaron convencer en absoluto de cambiar su oro por ningún tipo de papel moneda, ni siquiera por dólares de papel.

La debacle moral actual es tal que, cuando los gobiernos decidan desinflar sus monedas, no se restablecerá la confianza en el dinero. Esto es así por la razón de que ninguna palabra del gobierno sobre el dinero es buena. ¿Quién puede estar seguro de que las nuevas promesas son mejores que las incumplidas? Sólo el tiempo puede decirlo. Y no hay tiempo. La necesidad de restablecer el ritmo de los intercambios en el mundo es extremadamente urgente. No se podrá restablecer hasta que la gente vuelva a escuchar el sonido del dinero sano.

El oro lo haría sonar; pero aunque hay más oro que nunca en el mundo, su uso como dinero está prohibido. Pasa entre los gobiernos, sobre todo en forma de lingotes, y todos los gobiernos están celosos de poseerlo, ya que ahora es la única medida de valor en la que incluso los gobiernos pueden confiar; pero tanto la moneda de oro como el papel moneda convertible en oro a petición han desaparecido de la circulación en todo el mundo. Un individuo que quiera atesorar oro debe encontrarlo primero en los mercados negros de Bombay, El Cairo o China, y luego llevárselo de contrabando, ya que está sujeto a confiscación, y el individuo que se encuentra en posesión de él es penalizado.

Lo curioso es que al mismo tiempo los propios gobiernos lo acaparan, y lo hacen por la razón de que ya no pueden confiar en su propio dinero planificado.

Bajo el New Deal, el gobierno americano aprobó una ley que convertía en delito la posesión de oro por parte de un ciudadano americano. Luego, tras confiscar el oro del pueblo, lo enterró en Fort Knox. Con el tiempo, este tesoro se ha ido ampliando hasta representar más de la mitad de todo el oro monetario del mundo. Sin embargo, la existencia de este oro no es la verdadera razón por la que el dólar americano es el tipo de dinero planificado del que menos se desconfía. Es el poder productivo de Estados Unidos el que sostiene al dólar, no el atesoramiento de oro en Fort Knox.

Se dice que este país tiene un «estándar monetario internacional de lingotes de oro», si se sabe lo que eso significa. Se dice que el dólar americano está «atado» al oro. Se dice que contra el papel moneda planificado que tienes en tu bolsillo hay una «reserva de oro». Estas son construcciones monetarias solamente. ¿De qué te sirve saber que detrás de tu papel moneda hay una reserva de oro cuando es ilegal que toques el oro, y cuando incluso el banquero que mantiene lo que se llama una reserva de oro no tiene el oro?

Ningún banco tiene oro. Ningún banco está autorizado a poseer oro. Lo que el banco tiene es un certificado de oro emitido por el gobierno. Este certificado no puede ser convertido en oro, excepto con el permiso del gobierno, y sólo si el oro se quiere para hacer un pago internacional. Y este certificado de oro, que constituye lo que llamamos la reserva de oro contra nuestro dinero, no es ni legal ni moralmente mejor que el hermoso certificado de oro amarillo que usted tenía en su bolsillo hace unos años, grabado de la siguiente manera:

«Esto es para certificar que una cantidad igual de moneda de oro ha sido depositada en el Tesoro de los Estados Unidos y es pagadera al portador a la demanda».

Ese era el certificado de oro que el gobierno le obligaba a entregar so pena de multa o prisión. Al hacerlo, no sólo ignoró las palabras grabadas en el dinero, sino que repudió un recibo legal por el oro mal depositado por los particulares en el Tesoro de los Estados Unidos. Es decir, confiscó el oro que tenía en custodia para el pueblo.

Por lo tanto, un certificado de oro no es oro. Si no era oro en manos del individuo tampoco puede serlo en manos de un banco. Ninguna palabra solemne grabada en el papel por un gobierno que haya faltado a su palabra puede convertirlo en oro. Sólo el oro es oro. De ello se deduce que frente a todos los dólares de papel planificados que están ahora en circulación, el dinero de nuestros bolsillos, no hay en realidad en todo el sistema bancario ni un dólar de reserva de oro.

En toda esta confusión de realidad y ficción lo único que brilla es el oro. Para algunos su brillo es el ojo maligno del basilisco, que atrae a la gente de vuelta al capitalismo del siglo XIX; para otros es la pequeña luz del día en la boca de la caverna en la que estamos perdidos.

Así, ahora los economistas se dividen. Y si se marca la línea de su separación, que es como la línea de un cisma religioso, con los modernistas a un lado y los fundamentalistas al otro, se verá que llega un punto en el que dejamos de hablar de dinero. La discusión no gira en torno a principios monetarios, que pueden ser probados o refutados, sino en torno a convicciones políticas, que generalmente están fuera de toda discusión.

Los economistas que creen en la economía planificada creen también en el dinero planificado, y es lógico, ya que cuando el gobierno se compromete a planificar la vida económica con fines sociales debe ser capaz de planificar también el dinero. De lo contrario, sus intenciones sociales se verán frustradas.

Por otra parte, los economistas que creen en una economía libre y en un gobierno limitado creen también en el dinero sólido, porque el dinero sólido es, de todos los instrumentos, el que ha derrotado con más éxito el instinto totalitario del gobierno.

Estos son los fundamentalistas. Con una voz creciente exigen ahora el regreso al patrón oro, y esto no por razones monetarias únicamente, sino por el motivo superior de que no hay otra manera de salvar una economía y una sociedad libres de la ingestión total por parte del gobierno. El dinero del patrón oro es lo único que el gobierno no puede tragar.

Pero el camino de vuelta a la moneda sana es difícil. Ya era bastante difícil cuando sólo había un obstáculo natural, a saber, el poder de la falacia, que siempre está del lado del dinero público porque habrá mucho y cada uno, según el proverbio, puede ayudarse a sí mismo.

Pero más allá de este primer obstáculo hay dos más.

La segunda es la resistencia del gobierno, con su arraigado control de la oferta monetaria. Es un poder al que no renunciará sin luchar.

El tercer obstáculo es el economista keynesiano, que defiende la economía planificada en parte por convicción social y en parte, se puede sospechar, por ventaja, pues en una economía planificada se le eleva a los honores del sacerdocio. La influencia de este economista keynesiano es grande, tanto en el gobierno como en el pensamiento económico, y en su campo de visión apenas hay otra imagen tan odiosa en todos los sentidos como el patrón oro.

En el Congreso, la idea de volver al patrón oro está liderada por Howard Buffett, de Nebraska, que ha presentado un proyecto de ley en el que se propone «restaurar el derecho de los ciudadanos americanos a poseer libremente oro y monedas de oro; devolver al pueblo el control sobre el erario público» y «frenar un mayor deterioro de nuestra moneda». Los párrafos esenciales son dos, como sigue:

La unidad monetaria estándar de los Estados Unidos de América será el dólar de oro de quince y veintiún centavos de grano de nueve décimos. Se acuñarán y emitirán, a petición, monedas de oro de una denominación no inferior a 10 dólares y de las denominaciones superiores que el Secretario del Tesoro considere convenientes.

Todas las demás monedas de los Estados Unidos se mantendrán en paridad con el dólar de oro estándar mediante la libertad de cambios a la par con el oro estándar.

Hablando de su proyecto de ley, el Sr. Buffett dijo:

En algún momento, estas personas ahorradoras y frugales decidirán que privarse del disfrute inmediato ahorrando dólares no es prudente. Al igual que las poblaciones de muchas tierras europeas, estos trabajadores ya no depositan su confianza en un papel moneda irredimible.

Si el Congreso no aborda pronto el problema de forma efectiva, este peligro puede no estar demasiado lejos. Un abandono masivo de los hábitos de ahorro en dólares sería una gran calamidad, sobre todo porque a continuación se produciría casi con toda seguridad una huida masiva del dólar. 

Author:

Garet Garrett

Garet Garrett (1878–1954) was an American journalist and author who was noted for his critiques of the New Deal and US involvement in the Second World War.

Image source:
Getty
Shield icon library