Economics For Entrepreneurs

Home | Mises Library | El Dr. Per Bylund sobre la escuela austriaca versus la escuela de negocios

El Dr. Per Bylund sobre la escuela austriaca versus la escuela de negocios

Etiquetas El EmprendedorEmpresarialidad

09/29/2020Hunter HastingsPer Bylund

Principales conclusiones y perspectivas de acción

¿Por qué existen las escuelas de negocios?

El Dr. Bylund se pregunta si las escuelas de negocios se enfrentan a un problema existencial. Originalmente, su propósito era entrenar a los jóvenes para una carrera comercial. Hicieron la transición al campo de la gestión, preparando a los jóvenes para la práctica de la gestión en grandes corporaciones. Pero la transición también convirtió a las escuelas en criaturas del mundo académico, donde la investigación y la teoría son la moneda dominante para las carreras de los profesores. La investigación y la teoría no están bien adaptadas a la enseñanza de habilidades prácticas. Así que los profesores tomaron prestado del resto de la universidad, especialmente de los departamentos de economía, psicología y sociología, para crear una disciplina de gestión. El resultado ha sido una desconexión con las realidades de los negocios.

Los modelos y estrategias de las escuelas de negocios reflejan sus fuentes académicas, no empresariales.

Una de las consecuencias de la naturaleza derivada de la disciplina de gestión en las escuelas de negocios es la naturaleza poco realista de sus modelos y estrategias. Los modelos tienden a ser estáticos, lo que exige un «posicionamiento» de las empresas o marcas en un marco de mercado o industria que es dado o preexistente. El Dr. Bylund ve esto como una extensión de los principios de equilibrio de la economía clásica, donde el ideal es la ausencia de cambio. Los modelos de las escuelas de negocios tienden a exigir que se asuma que las industrias y los mercados y las condiciones de la competencia son estáticos, lo que permite que el enfoque recaiga en las variables de una empresa o marca u oferta, y en la forma en que penetra o invade o «perturba» el statu quo.

Las escuelas de negocios extrañan la continua dinámica de la visión austriaca de los negocios, los mercados y los procesos económicos.

La visión austriaca del mercado como proceso desecha una visión de la empresa y la gestión empresarial que despoja de todo vestigio de estática. Los austríacos entienden que las preferencias de los consumidores cambian continuamente y que las ofertas de una empresa deben ajustarse continuamente para reflejar esas preferencias cambiantes de los consumidores. Los empresarios austríacos saben que las características y atributos de sus productos y servicios necesitan un ajuste continuo similar; lo mismo ocurre con los precios y las ofertas promocionales y los mensajes publicitarios. Las empresas competidoras están haciendo lo mismo, lo que da lugar a un complejo sistema adaptativo de ajuste multidireccional. El cambio continuo en respuesta a los cambios del mercado es la norma. No hay lugar para suposiciones fijas o para el pensamiento estático o para límites inabarcables.

El modelo comercial austriaco centra a los empresarios en la agilidad de valores.

El espíritu empresarial es el proceso de descubrir la mejor manera de contribuir al proceso de mercado en curso, y cómo facilitar una experiencia de valor para los clientes en cada momento. Este enfoque en el valor se acomoda automáticamente a los cambios en las preferencias de los clientes y las ofertas competitivas. El valor en la percepción del cliente siempre está en relación con las alternativas — ya sea ofertas alternativas o usos alternativos de su dinero para fines completamente diferentes (incluyendo no comprar nada y ahorrar en su lugar). Estas comparaciones relativas, y el contexto en el que se realizan, siempre están cambiando. Esta es una perspectiva totalmente diferente para los empresarios que el «posicionamiento» de los modelos de las escuelas de negocios.

La perspectiva austriaca hace que muchos de los conceptos estándar de las escuelas de negocios sean inaplicables.

El comentario general del Dr. Bylund sobre el contenido de las escuelas de negocios (sus modelos y sus marcos estratégicos, por ejemplo) se refiere a su aplicabilidad en situaciones empresariales reales. Por ejemplo, sus conceptos de la competencia generalmente se enmarcan en contra de las empresas competidoras con ofertas sustitutivas en una industria determinada. Pero los empresarios saben que están compitiendo por el uso de sus dólares por parte del cliente en el intercambio de valor subjetivo más favorable, y no contra otras empresas.

Las escuelas de negocios instan a la eficiencia empresarial a través de la reducción de costos, pero el verdadero objetivo empresarial es la experiencia de valor del cliente. Enseñan a posicionarse y a penetrar en los mercados, pero no hay mercado sin espíritu empresarial; los empresarios crean mercados. Enseñan la interrupción y la sustitución, pero los empresarios facilitan nuevas formas de hacer las cosas para los clientes, lo que no es ni interrupción ni sustitución—sino un avance creativo. Enseñan a los estudiantes a preparar planes de negocios integrales, que pueden ser ejercicios útiles en una preparación minuciosa, pero no sustituyen la interacción en el mercado; a los clientes no les interesa ver su plan de negocios. Y sus ideas de incubación son a menudo para proteger las ideas de la exposición real en el mercado.

Las escuelas de negocios a veces pueden confundir el «quién» de la iniciativa empresarial con el «qué».

La economía austriaca estudia y analiza el «qué» del empresariado: la acción de atender a los clientes en un mercado cambiante en condiciones de incertidumbre. Las evaluaciones del éxito vienen después de que se toma la acción; no se puede predecir, y ningún empresario tiene más éxito que otro en las etapas de planificación de llevar los productos y servicios al mercado. Sólo el cliente decide.

Cuando las escuelas de negocios elevan a personajes como Elon Musk o Jeff Bezos a la categoría de ícono y analizan su carácter y estilo individual, están confundiendo el «quién» de la iniciativa empresarial con el «qué». Musk y Bezos son héroes porque los clientes compraron sus ofertas. Evaluar cómo y por qué el cliente descubrió y experimentó el valor es más importante que estudiar cómo se comportan Musk y Bezos.

Recursos adicionales

«Austrian School vs. Business School» (PDF): Mises.org/E4E_85_PDF

The Seen, The Unseen, and The Unrealized de Per Bylund: Mises.org/E4E_85_Book1

The Problem of Production: A New Theory of The Firm por Per Bylund: Mises.org/E4E_85_Book2

El ensayo del Dr. Bylund, «The Realm Of Entrepreneurship in The Market in The Next Generation Of Austrian Economics»: Mises.org/E4E_85_Essay

«The Austrian Business Model» (video): Mises.org/E4E_ABM2

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Authors:

Hunter Hastings

Hunter Hastings is a member of the Mises Institute, Business Consultant, and co-chair of the Rescue California Educational Foundation. He is also host of the Economics for Entrepreneurs podcast. You can find Hunter’s writings on entrepreneurship at hunterhastings.com.

Contact Per Bylund

Per Bylund is assistant professor of entrepreneurship & Records-Johnston Professor of Free Enterprise in the School of Entrepreneurship at Oklahoma State University. Website: PerBylund.com.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon audio