Mises Daily Articles

Home | Mises Library | El declive de la Vieja Derecha

El declive de la Vieja Derecha

Etiquetas Mercados libresOtras Escuelas de PensamientoTeoría Política

01/24/2022Murray N. Rothbard

«La idea de imponer la paz universal en el mundo por la fuerza es una fantasía bárbara». —Garet Garrett

Tras la muerte de Taft y a medida que la política exterior de Eisenhower empezó a adoptar los congelados lineamientos dullesianos de armamento masivo permanente y la amenaza de «represalias nucleares masivas» en todo el mundo, empecé a notar que el sentimiento aislacionista empezaba a desvanecerse, incluso entre viejos compatriotas libertarios y aislacionistas que deberían haberlo sabido. Los viejos amigos que solían burlarse de la «amenaza rusa» y habían declarado que El Enemigo era Washington, DC, ahora comenzaron a murmurar sobre la «conspiración comunista internacional». Me di cuenta de que los jóvenes libertarios que se incorporaban a las filas estaban cada vez más infectados por la mentalidad de la Guerra Fría y ni siquiera habían oído hablar de la alternativa aislacionista. Los jóvenes libertarios se preguntaban cómo era que yo defendía una «política exterior comunista».

En este ambiente emergente, la obra de no ficción del novelista Louis Bromfield de 1954, A New Pattern for a Tired World,1 un tratado contundente a favor del capitalismo de libre mercado y de una política exterior pacífica, comenzó a parecer anacrónico y no tuvo casi ningún impacto en la derecha de la época.

Bromfield acusó:

Aparte de la trágica sangría que supone para nuestra juventud, ya sea reclutada para dos de los mejores años de su vida o mutilada o asesinada o encarcelada, la grandiosa política de «contención» supone una inmensa y constante sangría en términos de dinero....

Y además:

Uno de los grandes fracasos de nuestra política exterior en todo el mundo surge del hecho de que hemos permitido que se nos identifique en todas partes con las viejas, condenadas y podridas pequeñas naciones coloniales-imperialistas europeas que una vez impusieron a gran parte del mundo el modelo de explotación y dominación económica y política. Este hecho está en la base de nuestro fracaso a la hora de ganar el apoyo y la confianza de las naciones y los pueblos antaño explotados que ahora se rebelan y revolucionan en todas las partes del mundo, pero especialmente en Asia. No hemos dado a estos pueblos la posibilidad de elegir realmente entre las prácticas del imperialismo comunista ruso o del comunismo y las de un mundo verdaderamente democrático en el que el individualismo, el capitalismo americano y la libre empresa son los pilares mismos de la independencia, la economía sólida, la libertad y el buen nivel de vida. Nos hemos presentado ante esos mismos pueblos... en el papel de imperialistas coloniales... y de partidarios en casi todos los casos de los viejos imperios europeos en descomposición....

Ninguno de estos pueblos rebeldes y despiertos confiará en nosotros, ni siquiera superficialmente, ni cooperará en modo alguno mientras sigamos identificados con el sistema económico colonial de Europa, que representa, incluso en su modelo capitalista, los últimos restos del feudalismo. ... No podemos aparecer ante estos pueblos asiáticos en el papel de amigos y benefactores mientras estemos al mismo tiempo financiando, intentando restaurar en el poder e incluso proporcionando armas a las propias fuerzas de los imperios coloniales moribundos, contra los que se rebelan.

Esto es exactamente lo que estamos haciendo en Indochina y en Hong Kong y en otras partes del mundo bajo una política confusa basada en el pasado condenado en lugar de en el patrón dinámico inevitable del futuro. Dejamos a estos pueblos que despiertan sin otra opción que recurrir a la comodidad y a las promesas de utopía rusas y comunistas. Hacemos posible en todas partes... que los comunistas... creen la impresión de que lo que en realidad es simplemente una intensa afirmación del nacionalismo es realmente una liberación comunista, planeada y llevada a cabo por influencia comunista....

Estamos jugando a la política de un mundo desaparecido, intentando ciega y estúpidamente rodear y contener lo que no puede ser contenido, bloqueando el libre intercambio de bienes y manteniendo al mundo en un constante alboroto haciendo alianzas y estableciendo instalaciones militares en todas partes. Es un modelo antiguo de política de poder.2

De nuevo en Asia:

La batalla en Indochina compromete a ... innumerables indochinos ... que odian la dominación francesa.... Sin embargo, hay incluso quienes, principalmente en las fuerzas armadas de los EEUU, abogarían, si se atrevieran, por reclutar a muchachos americanos de Ohio, Iowa, Kansas y otros lugares y enviarlos a esta lucha en la que ellos o la propia nación no tienen un lugar apropiado y donde nuestra intervención sólo puede servir para hacernos un daño trágico a largo plazo....

Puede que [Corea] no sea la nación heroica y martirizada que los sentimentales han hecho de ella, sino simplemente el albatros alrededor de nuestro cuello que puede llevarnos cada vez más lejos en complicaciones trágicas y guerras futuras. Porque no tenemos ninguna razón real para estar en Corea, a no ser, como sospecha todo asiático, por razones de poder y explotación. Decir que un país tan remoto e insignificante como Corea es nuestra primera línea de defensa es decir que todas las naciones de cualquier parte del mundo son también nuestra «primera línea de defensa», una concepción que es obviamente fantástica y grotesca hasta los límites de la megalomanía....

Nuestra ocupación permanente de Corea para mantener artificialmente su independencia económica y política es un acto contra toda la tendencia de la revolución mundial y las fuerzas irresistibles de nuestro tiempo.... Debemos permanecer en Corea indefinidamente y finalmente retirarnos y aceptar la derrota o involucrarnos nosotros mismos y el mundo en una guerra que puede ser para nosotros y será ciertamente para toda Europa el fin de la carretera.... La situación de Corea... no se resolverá hasta que nos retiremos por completo de una zona en la que no tenemos derecho a estar y dejemos que los pueblos de esa zona resuelvan sus propios problemas.3

Bromfield llegó a la conclusión de que toda nuestra política exterior no «valía la pena la tortura o la vida de un solo recluta involuntario, aunque no fuera la más peligrosa y destructiva de las políticas para la paz y el bienestar del mundo».4

En este periodo de desvanecimiento de la devoción por la paz, en una derecha en la que el libro de Bromfield tuvo poco impacto, decidí intentar reafirmar la tradición de política exterior más antigua en el movimiento conservador-libertario.

En abril de 1954, William Johnson preparó un número de Faith and Freedom totalmente aislacionista y pacifista que fue uno de los últimos coletazos intelectuales de la derecha aislacionista-libertaria. El número incluía un artículo de Garet Garrett, «The Suicidal Impulse», que continuaba su análisis de «The Rise of Empire». Garrett declaraba que el Imperio Americano había construido «la más terrible máquina de matar que la humanidad haya conocido jamás», que estábamos blandiendo nuestro «inmenso stock de bombas atómicas», que había tropas y bases aéreas americanas por todo el mundo, y que había «de vez en cuando una declaración de un eminente militar americano diciendo que la Fuerza Aérea Americana está preparada para lanzar bombas en Rusia con la mayor facilidad, sobre objetivos ya seleccionados». Garrett concluyó que el «atractivo del liderazgo mundial teje un hechizo fatal. La idea de imponer la paz universal en el mundo por la fuerza es una fantasía bárbara».5

En el número de Faith and Freedom también se incluyó a Ernest T. Weir, el industrial derechista rompe-sindicatos de los años 30, aislacionista de la Segunda Guerra Mundial y jefe de la National Steel Corporation de Pittsburgh. Weir, el Cyrus Eaton de los años 50, había recorrido el país y publicado panfletos pidiendo una paz negociada con la Unión Soviética y la China comunista y el fin de la Guerra Fría. En su artículo, «Dejando las emociones fuera de la política exterior», Weir declaró que

tenemos que aceptar el hecho de que no es la misión de los Estados Unidos ir cargando por el mundo para liberarlo de las malas naciones y los malos sistemas de gobierno. Debemos reconciliarnos con el hecho de que siempre habrá malas naciones y malos sistemas y que nuestra tarea consiste en idear alguna base distinta de la guerra sobre la que podamos vivir en el mundo.6

Mi propia contribución al tema fue «The Real Aggressor», bajo el nombre de «Aubrey Herbert», en el que traté de establecer una base libertaria para una política exterior aislacionista y pacífica, y pedí la coexistencia pacífica, el desarme conjunto, la retirada de la OTAN y la ONU, y el reconocimiento de la China comunista, así como el libre comercio con todos los países.

Por nuestras molestias, tanto el Sr. Weir como yo nos vimos perjudicados en el New Leader socialdemócrata por William Henry Chamberlin. El hecho de la creciente influencia de Chamberlin en la derecha intelectual era sintomático de su acelerada decadencia. Antiguo compañero de viaje comunista en la década de 1930, Chamberlin parecía capaz de cambiar sus principios a voluntad, escribiendo asiduamente tanto para el Wall Street Journal como para el New Leader, apoyando la economía de libre mercado en la primera publicación y el estatismo en la segunda. También era capaz de escribir un libro7 elogiando el aislacionismo y el pacto de Múnich para la Segunda Guerra Mundial, al tiempo que denunciaba a los aislacionistas actuales y a los opositores a la Guerra Fría como «apaciguadores» y defensores de «otro Múnich». Pero en un sentido este nuevo Chamberlin era coherente, ya que formaba parte de esa creciente legión de periodistas excomunistas y excompañeros de viaje que encabezaban el frente ideológico de la Guerra Fría y la cruzada anticomunista mundial. En su artículo «Appeasement on the Right» (Apaciguamiento en la derecha),8 Chamberlin acusó al artículo de Weir de que «podría haber aparecido en el Nation, tal vez incluso en Masses y Mainstream»; en cuanto a mi artículo, yo había expuesto «un proyecto de política americana hecho a medida de las especificaciones del Kremlin».

Era la primera vez que se me acusaba de ser rojo, aunque no sería la última, y para un declarado «extremo derechista» esta acusación fue una especie de shock. Cuando contesté en el New Leader y señalé que el propio Chamberlin había aclamado el apaciguamiento y Múnich poco antes, Chamberlin respondió de forma característica: que Ernest Weir había sido aclamado recientemente en el Trybuna Ludu de Varsovia, y que quizás yo pronto «recibiría [mi] reconocimiento apropiado de la misma fuente o de una similar».9

Poco después, firmé para sustituir a Chodorov como columnista mensual de Faith and Freedom en Washington, y mes tras mes, hasta finales de 1956, machaqué el estatismo de la administración Eisenhower. Preocupado por la creciente adhesión al militarismo y a la Guerra Fría en el ala derecha, arremetí especialmente contra estas tendencias. Mientras pedía la retirada de las Naciones Unidas, insté a que reconocieran la realidad y admitieran a China como miembro; llamando al neutralismo y al aislacionismo, expresé la esperanza de un neutralismo en el extranjero y de una Alemania neutralista y reunificada pacíficamente; atacando la expansión permanente de Estados Unidos más allá de nuestras costas, pedí que se concediera la independencia a Hawai, Alaska y Puerto Rico en lugar de incorporarlos como estados permanentes. A principios de 1956, ataqué a la administración Eisenhower por torpedear la segunda conferencia de Ginebra y sus esperanzas de distensión y desarme: primero, al presentar una demanda de reunificación alemana bajo la OTAN como nuestra principal exigencia en la conferencia; y segundo, al retirar nuestra antigua demanda de desarme e inspección simultáneos tan pronto como los rusos habían aceptado nuestra propia posición, y sustituirla después por la demagógica propuesta de Ike de «cielos abiertos». Unos meses más tarde, critiqué duramente a la derecha por salir en defensa del instructor de los marines que ordenó brutalmente a seis hombres que fueran a la tumba en una marcha de la muerte sin sentido en Parris Island. ¿Cómo es posible, pregunté, que sólo los liberales de izquierda se hayan levantado para defender la libertad contra la brutalidad y el militarismo?

Mi más severo enredo con la derecha proguerra se produjo en una serie de debates a principios de 1955 sobre la conveniencia o no de luchar por Formosa, una cuestión que se cernía en ese año.

En mi columna de marzo pedí la retirada de Formosa, ataqué la lógica maníaca que exigía una serie interminable de bases para «proteger nuestras bases anteriores» y pregunté cómo nos sentiríamos si los chinos estuvieran ocupando y fortificando una isla a tres millas de nuestra costa. Además, aclamé el llamamiento a la paz realizado recientemente por el héroe de la derecha proguerra, Douglas MacArthur, y también elogié al representante Eugene R. Siler (R., Ky.) por recoger el viejo testigo aislacionista y votar en contra de la resolución en blanco del Congreso del 29 de enero sobre Formosa porque había prometido a sus electores que nunca ayudaría a «involucrar a sus chicos en una guerra en suelo extranjero».

Este artículo precipitó un debate con un colega columnista de Faith and Freedom, William S. Schlamm, otro líder de las nuevas tendencias de la derecha, y anteriormente editor de reseñas de libros de la entonces principal revista de la derecha intelectual, el Freeman. Schlamm era el típico derechista de la Nueva Derecha: antiguo comunista alemán y editor de Die Rote Fahne, Schlamm dedicaba ahora su carrera a fomentar el entusiasmo por el aplastamiento de sus antiguos camaradas, tanto en su país como en el extranjero. En su celo por la cruzada anticomunista mundial, nunca pude —y aún no puedo— detectar un ápice de devoción por la libertad en la visión del mundo de Schlamm. Para empezar, ¿qué hacía en Faith and Freedom? Cuando se fundó la National Review a finales de 1955, Schlamm se convirtió en su editor de reseñas de libros y, durante un tiempo, en su principal teórico; más tarde regresaría a Alemania y ganaría un gran número de seguidores populares para una política exterior de línea ultra dura contra el Este.

Schlamm y yo mantuvimos una serie de dos debates —«¿Luchar por Formosa o no?»— en los números de mayo y junio de Faith and Freedom. Le acusé de abogar por la guerra preventiva, y recordé a nuestros lectores que no habíamos sido atacados ni por Rusia ni por China, y que una guerra mundial significaría la destrucción total de la civilización. ¿Y por qué, pregunté, como había hecho antes en esas columnas, los conservadores proguerra, supuestamente dedicados a la superioridad del capitalismo sobre el comunismo, al estar sedientos de un enfrentamiento inmediato, conceden implícitamente que el tiempo está del lado del sistema comunista? Entonces reafirmé que seguramente cualquier libertario debe sostener que «el enemigo» no es el comunismo ruso, sino cualquier invasión de nuestra libertad por parte del Estado; renunciar a nuestra libertad para «preservarla» sólo es sucumbir a la dialéctica orwelliana de que «la libertad es esclavitud». En cuanto a la posición de Schlamm de que ya habíamos sido «atacados» por el comunismo, señalé la distinción crucial entre el ataque militar y el «ideológico», una distinción a la que el libertario, con toda su filosofía basada en la diferencia entre la agresión violenta y la persuasión no violenta, debería estar especialmente atento. Mi perplejidad debería haberse resuelto comprendiendo que el Sr. Schlamm era lo más alejado de un «libertario». También abogaba por unas negociaciones realistas con el mundo comunista, que desembocaran en un desarme atómico y bacteriológico mutuo.

Más importante en el intento de frenar los esfuerzos de los belicistas por hacerse con la derecha fue el reducidísimo Frank Chodorov. Resultó ser una tragedia para la causa libertaria que Frank hubiera liquidado su magnífico análisis a principios de los años 50 y lo hubiera fusionado con Human Events, donde luego se desempeñó como editor asociado. Frank fue también mi predecesor como columnista en Washington de Faith and Freedom. En el verano de 1954, Frank asumió la dirección del Freeman, el principal órgano de la derecha intelectual, que antes era un semanario y que en ese momento se había reducido a un mensual publicado por la Fundación para la Educación Económica. En su editorial del Freeman de septiembre («¿El regreso de 1940?»), Chodorov proclamó que la vieja división aislacionista-intervencionista entre conservadores y libertarios volvía a entrar en juego. «Los libertarios ya están debatiendo entre ellos sobre la necesidad de aplazar la lucha por la libertad hasta que la amenaza del comunismo, al estilo de Moscú, haya sido eliminada, incluso mediante la guerra». Frank señaló las consecuencias de nuestra entrada en la Segunda Guerra Mundial: una enorme carga de deuda, una gigantesca estructura impositiva, un incubo permanente de reclutamiento, una enorme burocracia federal, la pérdida de nuestro sentido de libertad e independencia personal. «Todo esto», concluyó Frank,

los «aislacionistas» de 1940 lo previeron. No porque estuvieran dotados de algún don de previsión, sino porque conocían la historia y no negarían su lección: que durante la guerra el Estado adquiere poder a costa de la libertad, y que debido a su insaciable ansia de poder el Estado es incapaz de renunciar a él. El Estado nunca abdica.10

Cualquier otra guerra sería infinitamente peor, y quizás destruiría el mundo en el proceso.

El editorial de Chodorov provocó una refutación del infatigable Willi Schlamm, y ambos debatieron la cuestión de la guerra en las páginas del Freeman de noviembre de 1954. La refutación de Chodorov, «A War to Communize America», fue su última gran reafirmación de la posición aislacionista de la Vieja Derecha. Chodorov comenzó,

Se nos vuelve a decir que tengamos miedo. Al igual que antes de las dos guerras mundiales, así es ahora; los políticos hablan en términos aterradores, los periodistas inventan frases de miedo, e incluso los vecinos de al lado hacen suyo el grito: el enemigo está a las puertas de la ciudad; debemos ceñirnos para la batalla. Por si no lo saben, el enemigo esta vez es la URSS.11

Chodorov se centró en la cuestión de la conscripción, ya que «librar una guerra con Rusia en suelo extranjero», admitieron los intervencionistas, requería esta forma de esclavitud. «No creo que se haya podido reunir una sola división por el sistema de voluntarios para la aventura de Corea». Y si el pueblo americano no quiere luchar en esas guerras, ¿con qué derecho se le va a «obligar a luchar en ellas»? Y: «Se nos dice que debemos temer a los rusos. Yo temo más a los que, como sus antepasados, nos obligarían contra nuestra voluntad a luchar contra los rusos. Tienen el complejo de dictador».12

Chodorov reiteró entonces que cualquier otra guerra acabaría con cualquier libertad que tuviéramos, que la esclavitud a un amo americano no era mejor que la esclavitud a un amo extranjero: «¿Por qué ir a la guerra por [el] privilegio» de elegir uno u otro? En cuanto a que nos invadieran, no había ninguna posibilidad real de que eso ocurriera. Lo único que teníamos que temer en la situación actual era la propia «histeria del miedo». La única manera de eliminar este miedo en ambos lados, concluyó Chodorov, era que «abandonáramos nuestros compromisos militares globales» y volviéramos a casa.

En cuanto a la supuesta amenaza rusa para Europa Occidental si nos retiramos, «sería duro para los europeos si cayeran en manos soviéticas; pero no peor que si precipitáramos una guerra en la que sus hogares se convirtieran en el campo de batalla».13

Y si estos países desean, de hecho, el comunismo, entonces «nuestra presencia en Europa es una interferencia impertinente en los asuntos internos de estos países; que se hagan comunistas si quieren».14

Desgraciadamente, poco después Chodorov fue destituido como editor; hombre de obstinada independencia e integridad, Chodorov no se sometería a ninguna forma de castración mental. Sin Chodorov, Leonard Read pudo volver a su antigua política de no entrar nunca en polémicas políticas o ideológicas directas, y el Freeman se hundió en el fango de la desuetud inocua en el que permanece hoy.

Chodorov se vio ahora privado de una salida libertaria, su gran voz se apagó; y esta pérdida se hizo definitiva con la trágica enfermedad que le sobrevino en 1961 y en la que Frank pasó los últimos años de su vida. La tragedia se vio agravada por la traición ideológica de amigos cercanos como el joven William F. Buckley, a quien Frank había descubierto como escritor mientras editaba Human Events (y que en un reciente intercambio de opiniones en «Firing Line» con Karl Hess se atrevió a sacar a relucir el nombre del fallecido Chodorov como sanción libertaria para su propia postura proguerra).

Aún más conmovedora es la historia de la Sociedad Intercolegial de Individualistas, que Frank había fundado en 1952 como un «proyecto de cincuenta años» para ganar los campus universitarios lejos del estatismo y hacia el individualismo. En 1956, la ISI abandonó las oficinas de la FEE para instalarse en Filadelfia. La elección de Frank para sucederle al frente del ISI, E. Victor Milione, ha llevado desde entonces al ISI directamente al campo tradicionalista-conservador, hasta el punto —más o menos en el momento de la muerte de Frank, a finales de 1966— de cambiar el nombre de la creación de Chodorov por el de «Instituto de Estudios Interuniversitarios». Parece que el nombre «individualista» molestaba a los empresarios conservadores, a quienes les evocaba visiones de los rebeldes de la Nueva Izquierda. ¡Oh, libertad! ¡Qué crímenes se cometen en tu nombre!15

Otro grave golpe para el aislacionismo y la Vieja Derecha fue la pérdida de Human Events. Desde el principio, los tres propietarios de Human Events habían sido Felix Morley, el teórico; Frank Hanighen, el periodista; y Henry Regnery, el financiero. Antes y durante la Segunda Guerra Mundial, todos habían sido aislacionistas, pero después de la guerra Hanighen, seguido por Regnery, comenzaron a subirse al carro anticomunista y pro-intervencionista, para gran resistencia de Morley. Morley, que en su autobiografía rindió un gran homenaje a la influencia de Nock, se burló de que sus colegas hicieran hincapié en el caso Hiss. Una vez que Franklin Roosevelt, guiado por Harry Hopkins, había logrado una «victoria comunista», declaró Morley, «parecía una tontería preocuparse por las maquinaciones de unos cuantos compañeros de viaje como acusados de traidores comunistas». Además de la ideología, Hanighen estaba especialmente motivado por el dinero: Hanighen

creía que el caso Hiss sería sensacional, como así fue, y que podríamos aumentar enormemente nuestra circulación explotándolo, al igual que las amplias acusaciones del senador McCarthy. Probablemente tenía razón, ya que después de mi partida la pequeña publicación creció rápidamente subiéndose al carro anticomunista.16

Finalmente, la ruptura se produjo en febrero de 1950, debido a la insistencia de Hanighen en que Human Events apoyara totalmente la intervención americana en favor del régimen de Chiang Kai-shek, ahora refugiado en Taiwán. Regnery se puso del lado de Hanighen, por lo que Morley fue comprado por sus socios. Al recordar esta separación forzada, Morley concluyó,

En retrospectiva, veo este episodio como sintomático de lo que ha llegado a dividir al movimiento conservador en Estados Unidos. Frank y Henry, por separado, pasaron a asociarse con la extrema derecha del Partido Republicano. Mi posición siguió siendo esencialmente «libertaria», aunque con gran reticencia cedo la vieja terminología de «liberal» a los socialistas. Me opuse y sigo oponiéndome firmemente a la centralización del poder político, pensando que este proceso acabará destruyendo nuestra república federal, si no lo ha hecho ya. La investidura de poder en el HEW es manifiestamente mala, pero su concentración en el Pentágono y la CIA es peor porque la autoridad se ejerce a menudo de forma oculta y encubierta. La falta de control de cualquiera de los dos extremos significa la financiación continua del déficit y la consiguiente inflación que, con el tiempo, puede ser fatal para el sistema de libre empresa.17

Morley, amigo de Bob Taft, había sido propuesto para un alto cargo en el Departamento de Estado si Taft se convertía en presidente en 1953; pero no fue así.

Pero a mediados de la década de 1950 la batalla por el aislacionismo de la Vieja Derecha aún no se había perdido del todo. Así, a finales de 1955, For America, un importante grupo de acción política de derechas dirigido por el decano de la Facultad de Derecho de Notre Dame, Clarence Manion, publicó su plataforma política. Dos de sus principales puntos de la política exterior eran «Abolir el reclutamiento» y «No entrar en guerras extranjeras a menos que la seguridad de Estados Unidos esté directamente amenazada». Ni una palabra sobre la liberación de los países comunistas, o sobre la detención del comunismo en todo el mundo. En cuanto a nuestro pequeño grupo libertario, los anarquistas de derechas Robert LeFevre y Thaddeus Ashby consiguieron hacerse con el control, durante un breve pero glorioso tiempo, del derechista Congreso de la Libertad, dirigido por el washingtoniano Arnold Kruckman. El 24 de abril de 1954, LeFevre y Ashby consiguieron que el Congreso aprobara una plataforma libertaria, que pedía específicamente la abolición del servicio militar obligatorio, la «ruptura de nuestra enrevesada alianza con las naciones extranjeras» y la abolición de toda ayuda exterior. La plataforma declaraba: «Denunciamos la guerra que hemos perdido en Corea y nos opondremos a la intervención americana en la guerra de Indochina». Sin embargo, los derechistas más ortodoxos consiguieron recuperar el control del Congreso al año siguiente.

El último gran aliento político de la derecha aislacionista se produjo en la lucha por la Enmienda Bricker, el principal plan de política exterior de los republicanos conservadores durante el primer mandato de Eisenhower. El senador John W. Bricker (R., Ohio) había sido el malogrado candidato de la derecha a la presidencia en 1948, y era el sucesor natural de Taft tras la muerte de su compañero de Ohio. La Enmienda Bricker a la Constitución se diseñó para evitar la amenaza de que los tratados internacionales y los acuerdos ejecutivos se convirtieran en la ley suprema del país y anularan el derecho interno anterior o las disposiciones de la Constitución. Disponía que ningún tratado o acuerdo ejecutivo que entrara en conflicto con la Constitución, o que no se hiciera en cumplimiento de ésta, tendría fuerza alguna; y que ningún tratado o acuerdo ejecutivo de este tipo entraría en vigor como ley interna, salvo mediante la legislación interna que hubiera sido válida en ausencia del acuerdo.

A favor de la enmienda había una batería de grupos de derecha: veteranos y organizaciones patrióticas, la Federación de la Oficina Agrícola Americana, la Cámara de Comercio, Pro América, la Asociación Nacional de Pequeñas Empresas, la Conferencia de Organizaciones de Pequeñas Empresas, el Consejo Económico Nacional de Merwin K. Hart, el Comité para el Gobierno Constitucional, los Clubes de la Libertad del Rev. Fifield, Inc. y gran parte de la Asociación de Abogados Americanos.

El principal opositor a la Enmienda fue la administración Eisenhower, en particular el Secretario de Estado Dulles y el Fiscal General Herbert Brownell, hábilmente secundados por las fuerzas del liberalismo organizado: los Americanos por la Acción Democrática, la AFL, B'nai B'rith, el Congreso Judío Americano, la Asociación Americana para las Naciones Unidas y los Federalistas Mundiales Unidos.

La votación culminante sobre la Enmienda Bricker se produjo en el Senado de EEUU en febrero de 1954, y la enmienda sufrió una severa derrota. Aunque la inmensa mayoría de los republicanos de derechas votaron a favor de la enmienda, hubo algunas deserciones importantes, como la de William Knowland y Alexander Wiley (republicano de Wisconsin), un antiguo aislacionista que estaba desempeñando el inicuo «papel de Vandenberg» como presidente del Comité de Relaciones Exteriores en el que bien podría haber sido el último Senado controlado por los republicanos.18

Es indicativo del posterior declive de la Vieja Derecha el hecho de que la Enmienda Bricker se alejara y desapareciera totalmente en los consejos de la derecha, para no volver a oírse nunca más. En particular, la Nueva Derecha, que empezó a surgir con fuerza después de 1955, pudo enterrar la Enmienda Bricker, así como el sentimiento aislacionista que encarnaba, en una especie de «agujero de la memoria» orwelliano.

Si la Enmienda Bricker fue la última campaña de presión aislacionista de la Vieja Derecha, la candidatura del tercer partido de 1956 fue su última encarnación política directa. Había estado anhelando un tercer partido de la Vieja Derecha desde la vergonzosa convención republicana de 1952, y algunos taftianos intentaron lanzar un Partido de la Constitución, nominando a Douglas MacArthur ese mismo otoño, sólo para lamentar que no había suficiente tiempo, y que 1956 sería el año. Los debates y movimientos de terceros partidos por parte de los viejos derechistas descontentos comenzaron a finales de 1955, y numerosos partidos conservadores, de la Constitución y «nuevos» surgieron en varios estados. Pero estos intentos tenían muy poca organización, dinero o habilidad política, y ninguno de los principales líderes de la derecha apoyaba sus esfuerzos.

Yo mismo participé en dos intentos de tercer partido en Nueva York, un minúsculo Partido de la Constitución y un Partido Independiente más grande, encabezado por un anciano llamado Dan Sawyer. Recuerdo muy bien un mitin de buen tamaño celebrado por los independientes a principios de 1956. Uno de los oradores más destacados era Kent Courtney, de Nueva Orleans, que junto con su esposa, Phoebe, fue el principal fundador del nuevo partido. Una característica particular era un viejo y colorido caballero, cuyo nombre se me escapa, con el aspecto de un estereotipado coronel de Kentucky, que se dirigía cojeando al estrado. El coronel, pues tal creo que era, aunque de Texas, proclamó que era un fundador no reconocido de la ciencia de las encuestas de opinión pública, y que había sido asesor de encuestas del presidente Coolidge. (¡Y si Hoover le hubiera escuchado! ...) En cualquier caso, el Coronel nos aseguró, desde lo más profundo de su conocimiento de la opinión pública, que cualquier Demócrata estaba seguro de derrotar a Eisenhower en las elecciones de 1956. Tal era la perspicacia de los líderes del tercer partido. Como era de esperar, el Partido Independiente de Nueva York no celebró más reuniones.

El Partido de la Constitución de Nueva York tuvo una vida aún más corta. De nuevo, sólo asistí a una reunión «masiva», presidida por un joven abogado llamado Ed Scharfenberger en un pequeño restaurante de Manhattan. Scharfenberger me dio a entender que podía ayudar a redactar la plataforma del partido, pero algo me decía que el partido no estaba para este mundo. El gran argumento del Partido de la Constitución era su conexión con una mini-red de grupos constitucionales encabezados por el partido en Texas, que realmente llegó a las papeletas de votación y presentó algunos candidatos.

Mi candidato personal a la presidencia en 1956 fue el gobernador Bracken Lee de Utah, que era sin duda lo más parecido a un libertario en la vida política. De hecho, había pocos gobernadores que abogaran por la derogación del impuesto sobre la renta, que vendieran las universidades estatales a la empresa privada, que rechazaran las subvenciones federales para las carreteras, que denunciaran la seguridad social, que instaran a la retirada de la ONU o que proclamaran que la ayuda exterior era inconstitucional.

De hecho, un tercer partido se puso en marcha, pero una vez más comenzó muy tarde, a mediados de septiembre del año de las elecciones, por lo que sólo pudo entrar en la votación en unos pocos estados. El Nuevo Partido, en una Convención sobre los Derechos de los Estados, nominó a T. Coleman Andrews, de Virginia, como presidente, y al ex representante Thomas H. Werdel (Republicano, California) como vicepresidente. Andrews se había convertido en un héroe de la lucha contra los impuestos al servir durante varios años como Comisionado de Impuestos Internos de Eisenhower, y luego dimitir para defender al país de la derogación de la 16ª Enmienda (del impuesto sobre la renta). Apoyé firmemente la candidatura de Andrews-Werdel, cuyo encanto no era menor, ya que no se pedía una cruzada anticomunista mundial. La Enmienda Bricker, la oposición a la ayuda exterior y la retirada de la ONU eran el alcance de su programa de asuntos exteriores, y lo mismo podría decirse de los partidos de la Constitución. Andrews-Werdel alcanzaron su punto álgido en Virginia y Luisiana, donde obtuvieron alrededor de un 7 por ciento de los votos, y ganaron un condado —Prince Edward en Virginia—, mientras que J. Bracken Lee obtuvo más de 100.000 votos en Utah en una carrera independiente para la presidencia en su estado natal.

Aunque apoyé a Andrews-Werdel, dejé claro a mis lectores de Faith and Freedom que entre los dos candidatos principales favorecía a Adlai Stevenson. El motivo principal no era, como en 1952, castigar a los republicanos de izquierda por hacerse con el partido. Presagiando mi posterior carrera política, mi principal razón fue la postura decididamente más pro-paz que Stevenson estaba adoptando: específicamente en su llamamiento a la abolición de las pruebas de las bombas H, así como su sugerencia de abolir el reclutamiento. Esto fue suficiente para empujarme en una dirección stevensoniana.

Poco después de las elecciones, Bill Johnson, que siempre había elogiado mis columnas, voló hacia el Este para informarme de que me habían desechado como columnista de Washington. ¿Por qué? Porque sus lectores, ministros protestantes, habían llegado a la conclusión de que yo era «comunista». Otra vez la caza de rojos, ¡y esta vez de «libertarios»! Protesté porque, mes tras mes, había atacado sistemáticamente al gobierno y defendido al individuo; ¿cómo podía ser esto «comunista»? Las líneas se estrecharon. La propia Faith and Freedom se derrumbó poco después (no, me apresuro a añadir, por mi despido). Bill Johnson pasó a unirse a Dick Cornuelle en la operación del Fondo Volker.

La desaparición de Fe y Libertad y de la organización que la controlaba, Movilización Espiritual (SM), fue sintomática del grave declive del ala libertaria de la Vieja Derecha en la segunda mitad de la década de 1950. En medio de la crisis más grave del libertarismo —y de la Vieja Derecha— desde la Segunda Guerra Mundial, la Movilización Espiritual, en lugar de proporcionar liderazgo en estos tiempos tormentosos, se volvió hacia lo que sólo puede llamarse palabrería mística neobudista. A mediados de la década de 1950, el reverendo Fifield cedió la gestión diaria de SM a Jim Ingebretsen, un libertario y viejo amigo de Leonard Read que había sido funcionario de la Cámara de Comercio. Sin embargo, apenas asumió las riendas de SM, él —y el resto del influyente grupo de SM— cayó bajo la carismática influencia del místico neobudista inglés Gerald Heard.

Heard, a quien le gustaba considerar sus turbias elucubraciones como exigencias de la «ciencia», ya había convertido a Aldous Huxley y a Christopher Isherwood al misticismo heardiano (fue Heard quien proporcionó el modelo para el gurú que convirtió al sofisticado héroe de Huxley al misticismo en Eyeless in Gaza). Heard se había instalado en un retiro proporcionado por un empresario mecenas en una finca llamada Idyllwild, en la zona de Los Ángeles; y allí organizaba retiros para todos los empresarios de la otrora Vieja Derecha libertaria.

En particular, Heard, parloteando sobre el «Growing Edge» y lo paranormal, organizó sesiones místicas que incluían experimentos con «hongos locos» alucinógenos e incluso con LSD. Es fascinante que Heard y su equipo fueran prototipos de Timothy Leary, un salto incongruente hacia una forma gentil pero altamente debilitante de «contracultura» de derecha. Una de las cosas que consiguió la inmersión en este sinsentido, por supuesto, fue convencer a los participantes de que la libertad, el estatismo, la economía, la política e incluso la ética no eran realmente importantes; que lo único que realmente contaba eran los avances en la «conciencia» espiritual personal.

Aunque presumiblemente no se diseñó con ese fin, esta fue una hermosa manera de destruir un movimiento ideológico activo. Todos los participantes quedaron manchados de una u otra manera. Thaddeus Ashby, que se había convertido en editor adjunto de Faith and Freedom, influyó en Johnson, y Gerald Heard obtuvo una columna regular allí, cada mes emitiendo incomprensibles pronunciamientos tipo Confucio. (Una columna típica comenzaba así: «La gente me pregunta, Sr. Heard, ¿habrá guerra? Y yo respondo: '¿Has leído The Life of the Bee, de Maeterlinck?'»; estoy seguro de que es una respuesta muy útil a la candente cuestión de la política exterior). Ashby acabó abandonando por completo la ideología libertaria y persiguiendo el hongo loco en México y el extraño camino del yoga tántrico. El entusiasmo de Bill Mullendore por la libertad se debilitó. E Ingebretsen se vio tan influenciado que se retiró prácticamente de forma permanente. Las contribuciones empresariales disminuyeron drásticamente, a pesar de un intento desesperado de última hora de transformar Faith and Freedom en un órgano exclusivamente antisindical, y el reverendo Fifield, que había dirigido SM desde los años 30, dimitió en 1959, haciendo sonar así la campana de la muerte de una organización antaño activa e importante.19

Incluso Leonard Read se vio afectado, y el coqueteo de Read en los márgenes del grupo Growing Edge sólo pudo acelerar el deterioro constante de la FEE. Leonard siempre había tenido una vena mística; así, obsequiaba a todos los recién llegados a la FEE con un monólogo de una hora de duración en el que afirmaba que «los científicos me dicen que si pudieras hacer estallar un átomo del tamaño de esta sala, y luego poner un pie dentro de él, escucharías una música preciosa». (Me abstuve de preguntarle si sería Bach o Beethoven.) Al parecer, esta tontería gustó a muchos devotos de la FEE. Por supuesto, no podía gustar en absoluto a Frank Chodorov, un tipo con los pies en la tierra que disfrutaba debatiendo ideas y cuestiones reales. No es de extrañar que Chodorov durara tan poco tiempo en un ambiente tan intelectualmente embrutecedor.

Mientras tanto, la vida social libertaria en la ciudad de Nueva York había sido un asunto de poca monta. No había jóvenes libertarios en Nueva York después de que Dick Cornuelle se trasladara al Oeste, y los pocos que había —entre los que no había anarquistas— se agrupaban en torno al Seminario Mises de la Universidad de Nueva York. Un camino para salir del desierto llegó a finales de 1953, cuando conocí en el seminario a un brillante grupo de jóvenes libertarios en ciernes; la mayoría estaban entonces en el último año de la escuela secundaria, y uno, Leonard Liggio, era un estudiante de segundo año en Georgetown.

Algunos de este grupo habían formado un Club Cobden en el Bronx High School of Science y el grupo en su conjunto se había reunido como activistas en la campaña Youth for Taft en 1952. La conversión de este grupo al anarquismo fue una simple cuestión de lógica libertaria, y todos nos hicimos rápidamente amigos, formando un grupo muy informal llamado el Círculo Bastiat, en honor al economista francés laissez-faire del siglo XIX. Teníamos interminables discusiones sobre la teoría política libertaria y la actualidad, cantábamos y componíamos canciones, bromeábamos sobre cómo nos tratarían los «futuros historiadores», brindábamos por el día de la futura victoria y jugábamos a juegos de mesa hasta la madrugada. Eran tiempos verdaderamente alegres.

Cuando los conocí, el Círculo había formado, tras la derrota de Taft, el ala libertaria de una coalición conservadora-libertaria que había constituido Students for America; de hecho, los chicos del Círculo controlaban totalmente la rama oriental de la SFA, mientras que su presidente, Bob Munger, un conservador con conexiones políticas de derechas, controlaba la occidental. Pero, por desgracia, sólo Munger tenía acceso a la financiación, y cuando fue reclutado poco después, la SFA se desmoronó. A partir de entonces, continuamos durante toda la década de 1950 como un grupo aislado, aunque con mucho movimiento, en Nueva York.

A mediados de la década de 1950, la Vieja Derecha estaba desmoralizada políticamente con la muerte de Taft, la derrota de la Enmienda Bricker y el triunfo del republicanismo de Eisenhower, mientras que intelectualmente el desvanecimiento de la Vieja Derecha dejaba un vacío: el Freeman estaba a todos los efectos acabado, la FEE estaba en declive, Chodorov estaba incapacitado, Garrett muerto y Felix Morley, por su persistente aislacionismo, fue expulsado de Human Events que había ayudado a fundar. Faith and Freedom y Movilización Espiritual también habían muerto.

Finalmente, la muerte del coronel McCormick en abril de 1955 privó al aislacionismo y a su base del Medio Oeste de su voz más importante y dedicada, como editor que moldeaba el Chicago Tribune. A estas alturas ya no había literalmente ningún medio editorial libertario o aislacionista disponible. Había llegado el momento de llenar el vacío, de apoderarse de este continente perdido y de este ejército perdido, y de movilizarlos mediante un hombre y un grupo que pudieran aportar inteligencia, ingenio, erudición, dinero y conocimientos políticos para captar a la derecha para una causa y un ritmo muy diferentes. Había llegado la hora de Bill Buckley y National Review.

Este artículo es un extracto del capítulo 11 de The Betrayal of the American Right.

  • 1. (Nueva York: Harper and Bros., 1954).
  • 2. Louis Bromfield, A New Pattern for a Tired World (Nueva York: Harper and Bros., 1954), pp. 49-55.
  • 3. Ibídem, pp. 60-63.
  • 4. Ibídem, p. 75.
  • 5. Garet Garrett, «The Suicidal Impulse», Faith and Freedom 5, nº 8 (abril de 1954): 6.
  • 6. Ernest T. Weir, «Leaving Emotions Out of Our Foreign Policy», ibídem, p. 8.
  • 7. William Henry Chamberlin, America's Second Crusade (Chicago: Henry Regnery, 1950).
  • 8. William Henry Chamberlin, «Appeasement on the Right», New Leader (17 de mayo de 1954).
  • 9. Ibídem, p. 21; carta de Aubrey Herbert y respuesta de Chamberlin, ibídem, 21 de junio de 1954, p. 29. Que yo sepa, el espaldarazo polaco nunca llegó. En cuanto a la desmoralizada y desangrada izquierda nacional, una de las pocas piezas de reconocimiento de la derecha antiimperialista apareció en el New York Compass del 2 de enero de 1952, secundado por el National Guardian del 9 de enero de 1953, que elogiaban un excelente artículo de Garet Garrett en el Wall Street Journal. Garrett había atacado la política exterior imperialista bipartidista y denunciado a todos los candidatos presidenciales, incluido Taft, por apoyarla.
  • 10. Frank Chodorov, «The Return of 1940?» Freeman (septiembre de 1954): 81.
  • 11. Frank Chodorov, «A War to Communize America», Freeman (noviembre de 1954): 171.
  • 12. Ibídem, p. 172.
  • 13. Ibídem, p. 174.
  • 14. Ibídem, p. 173
  • 15. La idea del cambio de nombre se originó en el otoño de 1960 con Bill Buckley, pero Chodorov nunca aceptó el cambio. Hubo que esperar hasta casi la muerte de Chodorov para que Milione estuviera dispuesto a hacer la ruptura, y simbolizar así otra toma de posesión por parte de la Nueva Derecha buckleyana. George H. Nash, The Conservative Intellectual Movement in America Since 1945 (Nueva York: Basic Books, 1976), p. 390.
  • 16. Felix Morley, For the Record (South Bend, Ind.: Regnery Gateway, 1979), p. 430. En un relato más agudo y menos meloso de la ruptura, escrito para la celebración del 30º aniversario de Human Events, Morley escribió que Hanighen empezaba a considerarle «blando con el comunismo». Felix Morley, «The Early Days of Human Events», Human Events (27 de abril de 1974): 26, 28, 31. Citado en Nash, Conservative Intellectual Movement, pp. 124-25.
  • 17. Morley, For the Record, p. 437. Morley rinde homenaje al hecho de que Regnery, a pesar de estas críticas, se alegró de publicar su libro.
  • 18. Sobre la lucha por la Enmienda Bricker, véase Frank E. Holman, Story of the «Bricker» Amendment (The First Phase) (Nueva York: Committee for Constitutional Government, 1954). Holman, ex presidente de la Asociación de Abogados Americanos, fue uno de los líderes de las fuerzas a favor de la enmienda. En los apéndices del libro se incluyen declaraciones a favor de la Enmienda Bricker del veterano individualista y aislacionista Samuel Pettingill, Clarence Manion, Garet Garrett y Frank Chodorov.
  • 19. Para un debate esclarecedor sobre el misticismo que supuso la Movilización Espiritual a finales de la década de 1950, véase Eckard Vance Toy, Jr., «Ideology and Conflict in American Ultraconservatism, 1945-1960» (tesis doctoral, Universidad de Oregón, 1965), pp. 156-90.
Author:

Murray N. Rothbard

Murray N. Rothbard made major contributions to economics, history, political philosophy, and legal theory. He combined Austrian economics with a fervent commitment to individual liberty.

Image source:
Wikimedia
Shield icon library