The Austrian

Home | Mises Library | Discriminación en el mercado

Discriminación en el mercado

Etiquetas IntervencionismoPropiedad Privada

04/30/2015Jonathan Newman

FedEx y UPS anunciaron recientemente que no enviarán el Ghost Gunner, un molino digital específico (como una impresora 3D, pero para metales) comercializado como capaz de fabricar piezas sin números de serie.

La situación actual es: (1) comprar, vender, poseer y usar armas sin número de serie es legal, incluso los supuestos rifles de asalto; (2) tanto FedEx como UPS se han negado voluntariamente a enviar la fábrica digital, debido a la amenaza de acciones gubernamentales en el futuro; y (3) en el pasado, el gobierno federal responsabilizó a FedEx y UPS por la legalidad de los bienes que envían. Por el contrario, USP no es responsable de la legalidad de los bienes que envía (los remitentes sí lo son) y debe obtener una orden de registro para inspeccionar los paquetes de los clientes.

A pesar de la posible amenaza de una futura interferencia estatal, la decisión de FedEx y UPS es voluntaria, no ordenada legislativamente desde Washington. Ambas compañías simplemente tomaron la decisión voluntaria de no involucrarse en un asunto controvertido y, por lo tanto, discriminaron a ciertos clientes potenciales al rechazar su negocio.

El término discriminar conlleva un peso, así que vamos a desempacarlo.

Primero, este autor, como prácticamente todos en la sociedad occidental moderna, se opone a la discriminación racial en las formas que la mayoría de la gente imagina al leer o escuchar el término por primera vez. No patrocinaría un negocio con un cartel de «No negros, No inmigrantes o No judíos», por ejemplo, y desalentaría a otros de patrocinarlo también.

Sin embargo, vale la pena mencionar que algunas formas obvias de discriminación racial se consideran moralmente aceptables en ciertas situaciones. Por ejemplo, el director de casting de la película Selma nunca consideró utilizar a un actor blanco para interpretar el papel de Martin Luther King, Jr. Los productores de películas tienen un tipo físico ideal y lo tienen en cuenta incluso cuando eligen personajes ficticios, como Katniss Everdeen en la película Los juegos del hambre (un papel que nunca hubiera sido desempeñado por un hombre asiático).

Los directores de casting y los productores de películas discriminan según la raza, el origen étnico, el sexo, el tipo de cuerpo y el tipo de rostro porque sirve a la historia o al personaje en cuestión. No hay un revuelo colectivo contra este tipo de discriminación porque no se basa en un prejuicio emocional o de odio contra un grupo de personas, sino en el sentido común y el ojo para las preferencias de los cinéfilos (igualmente inocentes). No odiamos la discriminación racial categóricamente, odiamos la mentalidad racialmente prejuiciosa detrás de algunos casos de discriminación. La intención de la parte que discrimina es importante.

La discriminación en general funciona de la misma manera. No podemos negar el derecho de las empresas y los consumidores a discriminar, pero podemos estar en desacuerdo con sus razones.

Lo que nos lleva de vuelta a FedEx y UPS. Si estoy a favor de las armas y no quiero que el estado interfiera con la creciente industria de la impresión 3D, podría preferir que FedEx y UPS le digan al gobierno que se mantenga fuera. ¡Envien las máquinas a sus clientes y luego peleen una batalla legal por el derecho a hacerlo cuando llegue el momento!

Pero tú y yo no asumiremos los riesgos ni los costos de tal lucha. Solo FedEx y UPS pueden decidir si deben arriesgarse tanto a la presión pública (de las fuerzas antiarmas) como a las acciones legales al elegir enviar molinos de impresión 3D o cualquier otro artículo controvertido. La decisión de no hacerlo es prerrogativa de ellos, no nuestra.

La discriminación, en forma de opciones, es una parte diaria de cada encuentro de mercado. Y no se trata solo de lo que aceptan los clientes, sino a qué precio: FedEx y UPS cobran más por paquetes más pesados ​​o entregas más rápidas.

La discriminación, en este sentido, es un elemento crítico de toda actividad de mercado. Permite que los bienes y servicios sean consumidos por aquellos que están más dispuestos a pagar por ellos. Esto, a su vez, permite que la mano de obra y el capital se utilicen de las formas más productivas y valiosas.

Libertad significa libertad para discriminar. Esta declaración enoja a muchas personas tanto de izquierda como de derecha. Sin embargo, el derecho de FedEx y UPS a rechazar el envío de material controvertido es el mismo que el derecho del dueño de una tienda racista a poner un cartel que diga «No negros», o el derecho de un panadero a no vender pasteles de boda a parejas del mismo sexo, o el derecho de Starbucks a prohibir el porte abierto de armas de fuego en sus tiendas. Es el mismo derecho que ejerce el editor de una revista de moda que contrata solo a bellas modelos.

¿Qué se puede hacer, entonces, con los racistas, sexistas y otros tipos de personas intolerantes en nuestra sociedad? ¿Se les debe dar carta blanca para actuar sobre sus prejuicios? La respuesta debería hacerte sonreír: ¡podemos discriminarlos! Podemos evitar y boicotear al dueño del restaurante racista, al igual que podemos evitar y boicotear a FedEx y UPS por ceder ante los federales cuando se trata de enviar molinos 3D. El mercado no es una prueba del bien y el mal, pero puede revelar las preferencias de los consumidores y las empresas por los tipos de discriminación que son aceptables frente a los reprensibles.

Si bien podemos boicotear un negocio con un letrero de «No negros» en el frente, claramente no debemos apuntar con un arma a la cabeza del propietario y decir: «¡Permita negros en su tienda o de lo contrario!» Y si carecemos de la autoridad para hacer tal cosa, no podemos delegar tal autoridad a otra persona, incluso si se sienta en la legislatura o usa una insignia. Deberíamos limitar las respuestas violentas solo a los actos violentos. La no violencia es la única respuesta adecuada a los actos de discriminación no violentos, sin importar cuán desagradables y moralmente incorrectos sean tales actos.

Image source: iStockphoto
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Jonathan Newman

Jonathan Newman is Assistant Professor of Economics and Finance at Bryan College and an Associated Scholar of the Mises Institute. He earned his PhD at Auburn University while a Research Fellow at the Mises Institute. 

Cite This Article

Jonathan Newman, "Discrimination in the Marketplace," The Austrian 1, no. 2 (March-April 2015): 6–7, 14.

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here