Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Diez falacias económicas recurrentes, 1774-2004

Diez falacias económicas recurrentes, 1774-2004

Etiquetas Mercados libresEconomía globalEconomía de EEUUHistoria de EEUUHistorial mundialTeoría PolíticaValor e Intercambio

02/12/2022H.A. Scott Trask

Como historiador americano que sabe algo de derecho económico, ya que lo aprendió de los austriacos, me intrigó cómo Estados Unidos había seguido siendo próspero, su economía seguía siendo tan dinámica y productiva, dadas las graves y recurrentes falacias económicas a las que se han suscrito nuestros principales líderes (políticos, empresariales, académicos) y de las que parecen no poder liberarse y, por desgracia, siguen transmitiendo a la generación más joven.

Consideremos diez.

Mito nº 1: la ventana rota

Uno de los más persistentes es el de la ventana rota: se rompe una y se celebra como una bendición para la economía: el fabricante de ventanas recibe un pedido; la ferretería vende una ventana; se contrata a un carpintero para instalarla; el dinero circula; se crean puestos de trabajo; el PIB aumenta. En realidad, la economía no mejora en absoluto.

Es cierto que se produce un repentino estallido de actividad, y seguramente algunas personas han salido ganando, pero sólo a costa del propietario cuya ventana se ha roto, o de su compañía de seguros; y si es esta última, de los demás asegurados que pagarán primas más altas para pagar los siniestros pagados, especialmente si se han roto muchos.

La falacia radica en que no se comprende lo que se ha perdido con la reparación y la reconstrucción: el trabajo y el capital gastados, que se han perdido para la nueva producción. Esta falacia, aparentemente tan sencilla de explicar y comprender, aunque requiera un esfuerzo intelectual de cierta abstracción mental para entenderla, parece ser inerradicable.

Tras la horrible destrucción de las Torres Gemelas en septiembre de 2001, los medios de comunicación citaron a economistas académicos y empresariales asegurando que la respuesta del gobierno a los ataques ayudaría a poner fin a la recesión. Lo que nunca se mencionó fue que los recursos dedicados a la reparación, la seguridad y la lucha contra la guerra son recursos que no pueden dedicarse a la creación de bienes de consumo, a la construcción de nuevas infraestructuras o a la mejora de nuestra civilización. Estamos peor por culpa del 11-S.

Mito nº 2: lo benefactor de la guerra

Una segunda falacia es la idea de la guerra como motor de prosperidad. A los estudiantes se les enseña que la Segunda Guerra Mundial puso fin a la Depresión; muchos americanos parecen creer que los ingresos fiscales gastados en contratistas de defensa (que crean puestos de trabajo) no suponen una pérdida para la economía productiva; y nuestros líderes políticos siguen creyendo que la ampliación del gasto público es una forma eficaz de poner fin a una recesión y reactivar la economía.

La verdad es que la guerra, y la preparación para ella, es económicamente derrochadora y destructiva. Aparte del botín que se obtiene al ganar (si es que se gana), la guerra y el gasto en defensa dilapidan el trabajo, los recursos y la riqueza, dejando al final al país más pobre que si estas cosas se hubieran dedicado a esfuerzos pacíficos.

Durante la guerra, las fuerzas productivas de un país se desvían para producir armas y municiones, transportar armamento y suministros y apoyar a los ejércitos en el campo de batalla.

William Graham Sumner describió cómo la Guerra Civil, que él vivió, había dilapidado el capital y el trabajo: «Los molinos, las fraguas y las fábricas trabajaban activamente para el gobierno, mientras que los hombres que comían el grano y vestían la ropa se dedicaban a destruir, y no a crear capital. Esto, sin duda, era la guerra. Es lo que significa la guerra, pero no puede traer prosperidad».

No hay nada más básico; sin embargo, sigue eludiendo la comprensión de nuestros maestros, escritores, profesores y políticos. Los cuarenta años de Guerra Fría drenaron a este país de gran parte de su riqueza, despilfarraron el capital y desperdiciaron el trabajo de millones de personas, cuyo trabajo de toda la vida, ya sea como soldado, marinero o trabajador de la defensa, se dedicó a vigilar el imperio, a luchar en sus guerras de maleza y a fabricar armas, en lugar de construir nuestra civilización con cosas de utilidad, comodidad y belleza.

Algunos podrían responder que la Guerra Fría era una necesidad, pero ésa no es la cuestión, aunque ahora sabemos que la CIA, en otro fallo masivo de inteligencia, sobrestimó groseramente las capacidades militares soviéticas, así como el tamaño de la economía soviética, estimando que era dos veces más grande y productiva de lo que realmente era. La cuestión es el despilfarro de la guerra, y la preparación para ella; y no veo ninguna evidencia de que el pueblo americano o sus líderes entiendan esto, o incluso se preocupen por pensar en ello. La conciencia y la comprensión de estas realidades económicas podrían conducir a un escrutinio más profundo de los objetivos y métodos que la administración Bush ha elegido para la Guerra contra el Terror.

Sólo unos días después del 11-S, Rumsfeld declaró que la guerra duraría tanto como la Guerra Fría (más de cuarenta años), o más, una afirmación que la administración ha repetido cada pocos meses desde entonces, sin suscitar el más mínimo aviso o cuestionamiento por parte de los medios de comunicación, el público o la parte contraria. ¿Sería ese el caso, si la gente comprendiera lo mucho que nos costará una segunda Guerra Fría, esta vez con el Islam radical, en vidas, tesoros, y en comodidad y ocio perdidos?

Mito 3: la mejor manera de financiar una guerra es pidiendo prestado

Comenzando con la Guerra de la Independencia y continuando con la Guerra contra el Terror, los americanos han optado por pagar sus guerras pidiendo dinero prestado e inflando la moneda. Adam Smith creía que la guerra debía financiarse mediante una tasa sobre el capital. De este modo, la población del país entiende cuánto le está costando la guerra, y entonces puede juzgar mejor si es realmente necesaria. Aunque admitía que el endeudamiento podía ser necesario en la primera parte de la guerra, antes de que los ingresos de los impuestos de guerra empezaran a llegar al tesoro, insistía en que el endeudamiento se mantuviera al mínimo como un recurso temporal.

Los préstamos aumentan los costes de la guerra en forma de intereses. La inflación de la moneda, que a menudo acompaña a los préstamos masivos, como ocurrió durante la Guerra de la Independencia, la Guerra entre los Estados y la Guerra de Vietnam (por nombrar sólo tres), es el peor método de financiación de la guerra, ya que hace subir los precios, aumenta los costes, amplía la deuda, engendra malas inversiones y especulación, y empeora los efectos redistributivos del gasto de guerra.

En 1861, el gobierno de Lincoln decidió que la población del norte no soportaría muchos impuestos y que eso aumentaría la ya considerable oposición a la guerra del sur. Según Sumner, la cuestión financiera del momento era «si debíamos continuar la guerra con moneda en especie, precios bajos y pequeñas importaciones, o con emisiones de papel, precios altos y fuertes importaciones». Se eligió esta última opción, y las consecuencias fueron una deuda nacional que se disparó de 65 millones de dólares en 1860 a 27.000 millones de dólares (2.700 millones de dólares) en 1865, y una redistribución masiva de la riqueza entre los tenedores de bonos federales.

En 1865, la cuestión financiera se repitió. Era: «¿Retiramos el papel, recuperamos nuestra especia [moneda de oro y plata], reducimos los precios, disminuimos las importaciones, reducimos la deuda y vivimos económicamente hasta que hayamos recuperado el despilfarro y las pérdidas de la guerra, o mantenemos el papel como dinero, exportamos toda nuestra especia que hasta ahora se había guardado en previsión de la reanudación, compramos productos extranjeros con ella y seguimos como si nada hubiera pasado?»

Se volvió a tomar el camino fácil (los pagos en especie no se reanudaron hasta 1879, catorce años más tarde, y casi veinte años después de la suspensión de 1861) y las consecuencias fueron un boom bursátil y ferroviario impulsado por la inflación que culminó en el pánico de 1873, el fracaso de la Casa de Cook y la Gran Huelga Ferroviaria de 1877, el primer estallido de violencia industrial a gran escala de la historia de Estados Unidos.

Mito nº 4: el gasto deficitario beneficia a la economía y a la deuda pública

Hace tres años, cuando el entonces secretario del Tesoro, Paul O'Neill, se opuso a la política de la administración Bush de armas, mantequilla y recortes de impuestos, el vicepresidente, Dick Cheney, le dijo que «los déficits no importan».

Por supuesto, no le importan a él, pero sí al país. La receta de John Maynard Keynes para curar una recesión incluía recortes de impuestos y aumento del gasto público. «Ahora todos somos keynesianos» debería ser el nuevo lema inscrito en la fachada del edificio del Tesoro en Washington.

Sin embargo, Keynes enseñó que una vez que la recesión hubiera terminado el gasto público debería reducirse, aumentar los impuestos y eliminar el déficit. La política actual de Estados Unidos es continuar con el gasto deficitario una vez superada la recesión, y pedir préstamos tanto en la paz como en la guerra. Una crítica de larga data a estas políticas es que el endeudamiento del gobierno «desplaza» la inversión privada, elevando así las tasas de interés.

En una época en la que la creación de crédito es tan fácil y los tipos de interés se mantienen bajos a pesar de los enormes déficits que alcanzan los 500.000 millones de dólares anuales, los economistas ya no se toman en serio esta objeción. Otra crítica es que una deuda que se acumula impone a las generaciones futuras una pesada carga, que es injusta y perjudicial para el crecimiento futuro. Una vez más, los economistas y los políticos consideran esta objeción infundada. Argumentan que las generaciones futuras se benefician de los gastos del déficit -mayor seguridad, más infraestructuras, mejor salud y bienestar- y que, como el principal no tiene que pagarse nunca, no es una gran carga de todos modos.

Se equivocan. Al evitar tener que aumentar los impuestos, el endeudamiento oculta el precio que hay que pagar por el aumento del gasto público (el desvío destructivo de capital y mano de obra de las actividades privadas a los proyectos del gobierno), y desactiva la posible oposición pública a las iniciativas nuevas o ampliadas del gobierno, aquí y en el extranjero. Por lo tanto, es antirrepublicano y antidemocrático.

En segundo lugar, dependiendo del tiempo que se aplace la amortización del principal, los pagos de intereses acumulados pueden duplicar, triplicar, cuadruplicar, ... el coste del gasto inicial (¡Este país nunca ha saldado su deuda de la Guerra Civil!) En tercer lugar, los pagos de intereses representan una transferencia perpetua de ingresos del público trabajador a los tenedores de bonos, una especie de impuesto regresivo que hace a los ricos, más ricos y a los pobres, más pobres. Por último, la deuda introduce formas nuevas y totalmente artificiales de incertidumbre en los mercados financieros, ya que todo el mundo tiene que adivinar si la deuda se pagará mediante impuestos, inflación o impago.

Mito 5: las políticas gubernamentales de fomento de las exportaciones son una buena idea

La falacia de que el gobierno juzga mejor que los individuos los modos más rentables de dirigir el trabajo y el capital queda bien ilustrada por las políticas de exportación. En el siglo XX, el gobierno federal ha tratado de promover las exportaciones de varias maneras. La primera fue forzando la apertura de los mercados extranjeros mediante una combinación de presión diplomática y militar, mientras mantenía nuestros propios mercados total o parcialmente cerrados. La famosa política de «puertas abiertas», formulada por el Secretario de Estado John Hay en 1899, nunca pretendió ser recíproca (al fin y al cabo, sirvió en la administración de McKinley, la más archiproteccionista de la historia de Estados Unidos), y a menudo se necesitó una lancha cañonera y un contingente de infantes de marina de gran carga para abrir la puerta a patadas.

Un segundo método fue el de las subvenciones a la exportación, que aún perduran. El Banco de Exportación e Importación fue creado por Roosevelt en 1934 para proporcionar subvenciones en efectivo, préstamos garantizados por el gobierno y créditos baratos a los exportadores y sus clientes en el extranjero. Sigue vigente hoy en día, sin que lo hayan tocado las «supuestas» administraciones y congresos Republicanos de libre mercado.

Un tercer método fue la devaluación del dólar, para abaratar el precio de venta de los productos americanos en el extranjero. En 1933, Roosevelt sacó al país del patrón oro y lo revalorizó a 34,06 dólares, lo que representó una importante devaluación. El objetivo era permitir una mayor inflación interna e impulsar las exportaciones, especialmente las agrícolas, lo que fracasó; ahora Bush lo está intentando.

Un cuarto método, ensayado por la administración Reagan, consistía en bajar los precios agrícolas para impulsar las exportaciones, reduciendo así el déficit comercial. El plan consistía en que Estados Unidos vendería menos que sus competidores, capturaría los mercados y obtendría divisas. (Cuando otros hacen esto se denuncia como injusto, como comercio depredador.) ¿Qué ocurrió? Bueno, resultó que el mercado de las exportaciones agrícolas era bastante elástico. Países como Brasil y Argentina, que dependían de las exportaciones agrícolas como una de sus pocas fuentes de divisas, que necesitaban desesperadamente para pagar el servicio de su deuda, simplemente redujeron sus precios para igualar a los americanos. El plan fracasa.

Pero la cosa empeoró: Los agricultores americanos tuvieron que vender mayores cantidades (a precios más bajos) sólo para alcanzar el equilibrio. Sin embargo, aunque el volumen total de las exportaciones agrícolas americano aumentó, su valor real (en dólares constantes) cayó: más trabajo, menos beneficios. Además, los agricultores tuvieron que importar más petróleo y otros bienes de producción para ampliar su producción, lo que empeoró el déficit comercial. Además, hubo efectos secundarios imprevistos y nocivos. La expansión de los cultivos y la ganadería estresaron y degradaron la calidad de los suelos, contaminaron las cuencas hidrográficas y redujeron el valor nutricional de la creciente cosecha de verduras, cereales y proteínas animales.

Por último, la política de menor precio/mayor volumen hizo que muchos pequeños agricultores, aquí y en el extranjero, abandonaran la tierra, se fueran a las ciudades y cruzaran la frontera, nuestra frontera. He aquí una política económica que no sólo fracasó en su propósito, sino que empeoró el mismo problema que pretendía aliviar, y causó una catástrofe nutricional, ecológica y demográfica.

Mito nº 6: la guerra comercial funciona

Sumner señaló que los americanos declararon su independencia política, pero no se habían liberado del todo de las falacias del mercantilismo. Los mercantilistas creían que el gobierno debía tanto regular como promover ciertos tipos de actividad económica, ya que la economía no se autorregulaba ni era capaz de alcanzar la máxima eficiencia si se la dejaba sola. Así, en su lucha por la independencia, los americanos recurrieron a dos políticas dudosas: la guerra comercial y la financiación de la guerra inflacionaria.

No voy a repetir la historia de la depreciación del Continental -que condujo a la confiscación de propiedades sin una compensación adecuada, a acreedores defraudados, a soldados y marineros empobrecidos, a controles de precios, a una mayor deuda de guerra- pero sí voy a señalar lo que Sumner demostró ampliamente en su historia financiera de la Guerra de la Independencia: la guerra comercial perjudicó a los americanos mucho más que a los británicos.

En los siglos XVIII y XIX, la guerra comercial adoptó la forma de boicots y embargos. La idea era que cerrando nuestros mercados a los productos británicos, o negándoles nuestras exportaciones, la agricultura y las materias primas, podríamos coaccionarlos, pacíficamente, para que cambiaran sus políticas. Esta política sólo funcionó una vez, ayudando a persuadir a los británicos para que derogaran la Ley del Timbre de 1765; pero cada vez que se intentó a partir de entonces, sólo se consiguió enemistarlos y provocar alguna forma de represalia. En 1774-75, en vísperas de la guerra, los americanos necesitaban desesperadamente suministros para prepararse para la guerra, y los ingleses ofrecían los mejores productos a los mejores precios.

Al negarse a comerciar, con la esperanza de coaccionar a los británicos para que abandonaran sus propias Leyes Coercitivas, los americanos comenzaron la guerra sufriendo una escasez de suministros, que no hizo más que empeorar; tras unos años de guerra, se vieron en la necesidad de comerciar con el enemigo, lo que se llevó a cabo a través de los Países Bajos y las islas antillanas de Antigua y San Eustaquio. El embargo del presidente Jefferson de 1807-09 fue un completo fiasco. No sólo no logró su propósito de obligar a británicos y franceses a respetar nuestro comercio neutral, sino que devastó la economía de Nueva Inglaterra, que dependía del comercio y la construcción naval, perjudicó a los plantadores del sur (que ya no podían exportar), redujo los ingresos por aranceles federales y llevó a los estados de Nueva Inglaterra al borde de la secesión.

Mito 7: el final del siglo XIX fue una época de capitalismo laissez-faire

Ciertamente, el final del siglo XIX no fue una época de laissez-faire, a pesar del obstinado y persistente mito de lo contrario. Es cierto que había pocas regulaciones gubernamentales sobre las empresas, pero los altos aranceles, las subvenciones a los ferrocarriles y el sistema bancario nacional demuestran que el gobierno no era un espectador neutral. Sumner la calificó con más precisión como la era de la plutocracia, en la que la riqueza políticamente organizada utilizaba el poder del Estado en beneficio propio.

También advirtió: «En ningún lugar del mundo el peligro de la plutocracia es tan formidable como aquí». Por estas indiscreciones, la jerarquía manufacturera y de tenedores de bonos trató de que lo echaran de Yale, donde pensaban que estaba envenenando las mentes de sus hijos con herejías de libre comercio. Desde 1776, sólo durante dos períodos el gobierno ha dejado la economía en paz: durante los primeros años de la república federal y en las dos décadas anteriores a la Guerra Civil. El economista político Condy Raguet llamó al primer periodo de libertad económica, de 1783 a 1807, «la edad de oro» de la república: El comercio era libre, los impuestos eran bajos, el dinero era sólido y los americanos disfrutaban de más libertad económica que cualquier otro pueblo del mundo. Sumner pensaba que los años comprendidos entre 1846 y 1860 —la época del tesoro independiente, la caída de los aranceles y la moneda de oro— eran la verdadera «edad de oro».

(Los historiadores consideran que los presidentes de este último periodo —Fillmore, Pierce y Buchanan— están entre los peores que hemos tenido. Sin embargo, entre 1848 y 1860, el país estaba en paz, la economía era próspera, los impuestos eran bajos, el dinero era fuerte y la deuda nacional disminuía. Esto nos dice cómo definen los historiadores la grandeza política.

Mito nº 8: las empresas favorecen una política de laissez-faire

Nunca en la historia de nuestro país las corporaciones, los financieros de Wall Street, los tenedores de bonos y otros grandes capitalistas, como clase o interés, han favorecido una política de libertad económica y no intervención del gobierno. Siempre han favorecido alguna forma de mercantilismo. Es sin duda significativo que el segundo Partido Republicano, fundado en Michigan en 1854, fuera financiado y dirigido por hombres que deseaban derrocar el desiderátum libertario de los años 1840 y 50. Por supuesto, ha habido excepciones.

Los comerciantes y armadores de la Nueva Inglaterra marítima dieron una buena batalla por el libre comercio y la moneda sana en los primeros años de la república, y los banqueros de la ciudad de Nueva York en el siglo XIX eran demócratas conservadores que apoyaban el libre comercio, los impuestos bajos, la moneda sana y el patrón oro. Pero estas eran excepciones. Consideremos el testimonio de William Simon, que fue Secretario del Tesoro con Nixon:

Observé con incredulidad cómo los empresarios corrían hacia el gobierno en cada crisis, lloriqueando para obtener limosnas o protección contra la misma competencia que ha hecho que este sistema sea tan productivo. Vi cómo los ganaderos de Texas, afectados por la sequía, exigían préstamos garantizados por el gobierno; cómo las gigantescas cooperativas lecheras presionaban para obtener mayores ayudas a los precios; cómo las grandes compañías aéreas luchaban contra la desregulación para preservar su condición de monopolio; cómo empresas gigantes como Lockheed buscaban ayuda federal para rescatarlas de la pura ineficiencia; cómo banqueros, como David Rockefeller, exigían rescates del gobierno para protegerse de sus inversiones mal concebidas; cómo ejecutivos de cadenas, como William Paley de la CBS, luchaban para preservar las restricciones regulatorias y bloquear la aparición de la televisión competitiva por cable y de pago.

Y siempre, tales señores proclamaron su devoción por la libre empresa y su oposición a la intervención arbitraria del Estado en nuestra vida económica. Excepto, por supuesto, en su propio caso, que siempre fue único y que se justificaba por su inmensa preocupación por el interés público.

Durante el siglo XIX, los que más clamaban por la intervención del gobierno en la economía eran los empresarios; por supuesto, los agricultores también lo hacían a veces. Los empresarios buscaban políticas de promoción en forma de aranceles protectores, un banco nacional y la financiación pública de «mejoras internas», como autopistas, puentes y canales. En la década de 1820, los defensores de este programa lo llamaban «el Sistema Americano», siendo el senador Henry Clay de Kentucky su más destacado defensor. Raguet se refería más exactamente a él como el «Sistema Británico». Clay se presentó tres veces a la presidencia con esta plataforma, y perdió tres veces (1824, 1832 y 1844). Su protegido, Abraham Lincoln, aprendió de esta experiencia, por lo que cuando se presentó a la presidencia en 1860, con la esperanza de poner en práctica el mismo programa, rara vez lo mencionó; en su lugar, prometió salvar los territorios occidentales de la plaga de la esclavitud y derrocar el «poder esclavista», un camuflaje político que funcionó brillantemente.

El Sistema Americano era una forma atroz de política redistributiva de intereses especiales. Enriqueció a los plantadores de azúcar de Luisiana, a los cultivadores de cáñamo de Kentucky, a los pastores de ovejas de Nueva York, a los comerciantes de hierro de Pensilvania, a los magnates textiles de Nueva Inglaterra, a las compañías de canales y a las empresas ferroviarias, todo ello a expensas de los plantadores, los agricultores, los mecánicos y los consumidores. El movimiento proteccionista antebellum alcanzó su apogeo con el arancel de 1828, que duplicó los tipos impositivos sobre las importaciones sujetas a derechos de aduana hasta una media del 44% en 1829 y del 48% al año siguiente.

En su momento, Raguet calculó que el americana medio trabajaba un mes al año sólo para pagar el arancel. Para sus lectores, que no pagaban ningún impuesto federal directo ni ningún impuesto especial, esta cifra resultaba chocante. En 1830, el día de la libertad de impuestos era el primero de febrero; hoy es en junio, lo que hace que nuestra carga fiscal sea cinco veces mayor.

Otra transferencia de ingresos se vio afectada por el vicioso sistema bancario de la época, según el cual los banqueros incorporados, sin capital, cobraban intereses por prestar trozos de papel y depositar créditos, que no les costaban nada excepto el coste de impresión. Algunos libertarios han afirmado que ésta fue la época de la banca libre. No era nada de eso. Los banqueros estaban protegidos bajo el escudo de la responsabilidad limitada y, durante los pánicos financieros y las corridas bancarias, por leyes especiales que autorizaban la suspensión de los pagos en especie, cuando rechazaban su obligación contractual de pagar en especie por sus billetes.

Y su papel era aceptado por el gobierno federal y los gobiernos estatales; tanto si se compraban tierras, como si se pagaban derechos de importación, se adquirían bonos o se compraban acciones bancarias, para el gobierno, el papel bancario era tan bueno como el oro. Estas medidas plutocráticas efectuaron así una redistribución de la riqueza, mucho antes de la aparición del socialismo. Sumner dijo que los plutócratas de su propia época posterior a la guerra (fabricantes, barones del ferrocarril, banqueros nacionales y tenedores de bonos federales) estaban «simplemente tratando de hacer lo que los generales, los nobles y los sacerdotes han hecho en el pasado: poner el poder del Estado en sus manos, para doblegar los derechos de los demás en su propio beneficio». Los plutócratas de hoy siguen haciéndolo, incluso con más éxito, sin apenas oposición.

Mito nº 9: Hamilton era grande

Otro mito es que el genio financiero y las dotes de estadista económico de Alexander Hamilton salvaron el crédito de los incipientes Estados Unidos y establecieron la sólida base financiera y económica esencial para el crecimiento y la prosperidad futuros. La biografía hagiográfica de Hamilton, escrita por Ron Chernow, está ahora subiendo en las listas de los más vendidos, abarrotando las mesas de exposición de Borders y Barnes & Noble, y ocupando tiempo en el programa Booknotes de C-Span; pero su mayor contribución será perpetuar el mito de Hamilton durante otra generación.

La concisa y devastadora biografía de Sumner sobre ese vanidoso popinjay, escrita hace más de cien años, sigue siendo la mejor. Estudió detenidamente las cartas y los escritos de Hamilton, incluidos los tres grandes -su Informe sobre el crédito público (1790), el Informe sobre un banco nacional (1790) y el Informe sobre las manufacturas (1791)- y llegó a tres conclusiones: En primer lugar, el neoyorquino nunca había leído La riqueza de las naciones (1776) de Smith, el tratado económico más importante escrito en el mundo angloamericano en ese período; en segundo lugar, era un mercantilista, que habría estado muy a gusto sirviendo en el ministerio de Sir Robert Walpole o Lord North; y en tercer lugar, Hamilton creía muchas cosas que no son ciertas: que los bonos federales eran una forma de capital; que una deuda nacional era una bendición nacional; que la existencia de bancos aumentaba el capital del país; que el comercio exterior drenaba la riqueza de un país, a menos que diera lugar a un superávit comercial; y que los impuestos más altos eran un estímulo para la industria y necesarios porque los americanos eran perezosos y disfrutaban de demasiado ocio.

La idea era que si se cobraban más impuestos a los americanos, éstos tendrían que trabajar más para mantener su nivel de vida, aumentando así el producto bruto del país y proporcionando al gobierno más ingresos para gastar en grandes proyectos y aventuras militares. Hamilton fue apedreado una vez por una multitud de mecánicos neoyorquinos enfadados. ¿Acaso es de extrañar el motivo?

Mito nº 10: agrarismo o industrialismo: debemos elegir

Los historiadores enseñan que los americanos de las décadas de 1790 y 1800 tenían dos opciones económicas: Hamilton y los federalistas, que creían en el dinero sólido, la banca, la manufactura y el progreso económico, y los jeffersonianos, que creían en la inflación, el agrarismo y el estancamiento. Esto es una simplificación burda. No todos los federalistas eran hamiltonianos; muchos lo despreciaban. Hamilton creía dogmáticamente que Estados Unidos debía convertirse en una nación manufacturera como Inglaterra y que era deber del gobierno federal conseguirlo mediante políticas de promoción. Jefferson, por su parte, oscilaba entre el liberalismo y el agrarismo. En sus mejores momentos, era liberal, pero durante mucho tiempo creyó dogmáticamente que Estados Unidos debía seguir siendo una nación agrícola y que era deber del gobierno federal mantenerla en ese estado retrasando el inicio de la fabricación a gran escala.

Por lo tanto, para ampliar el comercio, debería luchar contra las potencias proteccionistas y los bloques comerciales hostiles, adquirir más tierras agrícolas mediante la compra o la guerra y, tras obtener la enmienda necesaria, financiar la construcción de mejoras internas para fomentar el movimiento de los productos agrícolas hacia los puertos marítimos.

Así, Jefferson fue el autor de la Compra de Luisiana, la Guerra de Trípoli, el Embargo; y su sucesor elegido, James Madison, de la Guerra de 1812, todo ello diseñado para cumplir esta visión agraria. Como presidente, Madison se volvió cada vez más hamiltoniano, apoyando el restablecimiento del Banco de los Estados Unidos, el aumento de los aranceles, la conscripción y el nombramiento de nacionalistas para el Tribunal Supremo. Nombró a Joseph Story, que es como si Ike nombrara a Earl Warren, o Bush a Souter. Mientras tanto, en su retiro, Jefferson abogaba por la fabricación para lograr la autosuficiencia económica nacional.

¿Por qué no la libertad?

Además del industrialismo y el agrarismo, había una tercera posición —llamada liberalismo o laissez-faire— que sostenía que el gobierno no debía promover ni la manufactura ni la agricultura, sino dejar a ambas solas, para que prosperaran o no, se expandieran o retrocedieran, según las guías infalibles de la rentabilidad, la utilidad, la elección individual y la ley económica. Inspirado en los escritos de Adam Smith y David Ricardo, pero aún más en los de la escuela radical francesa de Turgot, Say y de Tracy, cuyos lemas laissez nous faire (deja al pueblo en paz) y ne trop gouverneur (no gobierne demasiado) captaban la esencia del buen gobierno.

Representantes destacados de esta filosofía liberal fueron el joven Daniel Webster, que se hizo famoso por su oratoria con encendidos discursos a favor del libre comercio, el dinero duro y los derechos estaduales como congresista de New Hampshire, y el gran John Randolph de Virginia, que rompió con Jefferson por el embargo y se opuso a la Guerra de 1812, perdiendo su escaño como consecuencia, y Condy Raguet, el influyente economista político, que fue el primer americano en desarrollar una teoría monetaria del ciclo económico, lo que hizo en respuesta al pánico de 1819. El laissez-faire era la causa de quienes se oponían a la plutocracia y apoyaban al pueblo. Representaba tanto la moral como el buen razonamiento económico.

Conclusión

Cuando escribía su magistral Historia de la moneda americana, Sumner se preguntaba cómo había resistido Norteamérica a niveles de inflación y endeudamiento que habrían arruinado a cualquier país europeo. Su respuesta: «El futuro que descontamos tan libremente honra nuestros giros sobre él. Seis meses [de] restricción sirven para enderezarnos, y nuestras creaciones de crédito, como anticipaciones del futuro producto del trabajo, se solidifican.»

En otras palabras, el país era tan productivo que las pérdidas generadas por estos excesos se recuperaban rápidamente. Continuó: «A menudo nos jactamos de los recursos de nuestro país, pero nosotros no hicimos el país. ¿Qué motivo hay para presumir aquí?

La pregunta para nosotros es: ¿Qué hemos hecho con ello? Nadie puede apreciar con justicia los recursos naturales de este país hasta que, estudiando los efectos deletéreos de la mala moneda y los malos impuestos, se haya formado una idea de cuánto, desde que llegaron los primeros colonos, se ha desperdiciado y perdido.»

De nuevo lo invisible. Empecemos por la geografía y los recursos, a los que alude Sumner. Los 48 estados inferiores se encuentran en su totalidad en la zona templada. Aparte de los estados desérticos del suroeste, todos reciben abundantes precipitaciones. La mayor parte de la tierra es fértil y abundante. El país rebosa de recursos naturales.

Luego está la gente. Hasta hace muy poco, Estados Unidos gozaba de una baja densidad de población, lo que se traducía en altos salarios y bajos precios del suelo. Y durante siglos, la población ha sido una de las más trabajadoras del mundo, creando una infraestructura sobre la que construir. Luego está la cultura. Debido en gran parte a la influencia del cristianismo, el debilitante pecado de la envidia no tiene aquí ninguna importancia social, a diferencia del Tercer Mundo, donde es quizá el principal impedimento para la creación de riqueza y el desarrollo.

Además, por la misma razón, hay pocos sobornos, que también impiden el crecimiento. Por último, está la tradición del derecho, el respeto a la propiedad privada, la tradición del beneficio y la libertad contractual. Estas instituciones —y no las ideas falaces, las instituciones corruptas y las malas políticas mencionadas anteriormente— forman el núcleo de la prosperidad americana.

Author:

H.A. Scott Trask

Historian Scott Trask was an adjunct scholar of the Mises Institute.

Image source:
commons.wikimedia.org