Quarterly Journal of Austrian Economics

Home | Mises Library | Dando la vuelta a la palabra: cómo Cantillon redefinió al empresario

Dando la vuelta a la palabra: cómo Cantillon redefinió al empresario

Etiquetas El EmprendedorCantillon

02/06/2021Mark Thornton

Resumen: La palabra empresario significaba originalmente alguien activo, arriesgado e incluso violento. En los siglos XVI y XVII se utilizaba para designar a un contratista que construía grandes estructuras y fortificaciones para el gobierno o proporcionaba suministros para el ejército por un precio contratado pero con costes futuros en gran medida inciertos. En cambio, Cantillon (1755) definió al empresario como alguien que compraba bienes y recursos a los precios actuales del mercado para venderlos en el futuro a precios inciertos. Su definición fue adoptada por los principales economistas franceses de la época, por lo que acabó convirtiéndose en el uso común del término, como se verá en una muestra de diccionarios franceses a lo largo del tiempo. En esta notable y poco reconocida transformación, Cantillon dio la vuelta a la palabra. El empresario de Cantillon se autorregulaba sobre la base de los beneficios y las pérdidas, y se convirtió así en la base sobre la que pudo construir teorías y modelos de la economía de mercado, que conocemos como teoría económica. Su definición es esencialmente la de Frank Knight y Ludwig von Mises, por lo que tiene importantes implicaciones para el desarrollo de las escuelas de economía de Chicago y austriaca.

Clasificación JEL: B11, B31, B41, D81, L24, L26


El Dr. Mark Thornton (mthornton@mises.org) es miembro senior del Instituto Mises y es editor de reseñas de libros del Quarterly Journal of Austrian Economics.


 I. INTRODUCCIÓN

Una cuestión central sobre el concepto de espíritu empresarial tanto en la literatura académica como en el discurso público sigue siendo el significado del término. En la actualidad se acepta generalmente que Richard Cantillon (1680-1743) introdujo por primera vez el concepto de empresario en la literatura económica. Desde entonces, el significado del término ha sufrido muchos cambios y la lista de deberes, funciones y rasgos del empresario se ha hecho cada vez más larga. Existen incluso formas arquetípicas, como el gran empresario schumpeteriano y el siempre esquivo empresario kirzneriano. Sin embargo, el cambio más importante y dramático en el significado de empresario se produjo hace casi tres siglos.

Es entonces cuando, hacia 1730, se dice que Cantillon introdujo el término por primera vez. Sin embargo, antes de esa fecha, la palabra empresario existía y tenía significados muy diferentes. En primer lugar, se refería a alguien que trabajaba para el gobierno como contratista privado. Este contratista del gobierno, o lo que podríamos llamar un empresario político,1 normalmente licitaba la construcción de una estructura para el gobierno y, por lo tanto, tenía ingresos predeterminados, pero costos futuros inciertos. Cantillon redefinió al empresario como cualquier individuo que compraba bienes o recursos a precios de mercado actuales para venderlos en el futuro a precios inciertos. Así, su significado cambió el término de una orientación política a una orientación de mercado. Cabe señalar que Cantillon tenía una amplia experiencia tanto como contratista gubernamental, o empresario político, como empresario de mercado.

El nuevo significado de Cantillon dio un vuelco al concepto de empresario. El foco de atención se desplazó drásticamente del sector público al privado. Los conceptos funcionales de la naturaleza y las fuentes de incertidumbre son ahora sus opuestos. De ser pocos, los empresarios son ahora omnipresentes en la sociedad. El cliente, antes el gobierno, es ahora el público en general, incluido el gobierno. Y lo que es más importante, los diversos problemas de la Administración en materia de licitación y gestión de contratos son ahora barridos en gran medida por la mano invisible de los mercados competitivos.

Al darle la vuelta al concepto de empresario, se creó lo que se ha convertido en el significado más aceptado del término: alguien que se dedica a los negocios privados, que comercia en el mercado y que no sabe si tiene beneficios o pérdidas. De este modo, Cantillon tomó un sustantivo corriente, lo redefinió y creó un concepto teórico que sigue siendo muy utilizado en la actualidad. Más que un simple término, el empresario de Cantillon proporciona el mecanismo conceptual que regula automáticamente el comportamiento del mercado y, por tanto, sienta las bases de las construcciones teóricas presentadas en su libro Essai sur la nature du commerce en général (hacia 1730, publicado en 1755), que a su vez se convirtió en el fundamento de la economía teórica.2

En la actualidad, está bien establecido en la literatura económica y empresarial que Cantillon fue el primero en introducir el término empresario como un concepto económico funcional. La palabra ya existía, pero tenía un significado diferente. Él lo transformó radicalmente. Se demostrará que muchos de los economistas que fueron influenciados directa o indirectamente por Cantillon adoptaron su concepción y ayudaron a difundir el nuevo significado. Se revisará una muestra de diccionarios franceses para demostrar el cambio de significado y el momento en que se produjo dicho cambio, que posteriormente se convirtió en la definición comúnmente aceptada.

La segunda sección relata la evolución de la palabra empresario, mientras que la tercera sección rastrea esta evolución en los diccionarios franceses. La cuarta sección explica que la adopción del concepto de Cantillon por parte de los principales economistas franceses, incluso antes de la publicación de su Essai en 1755, contribuyó a difundir el nuevo significado, finalmente, en el uso común. La quinta sección concluye.

II. LA EVOLUCIÓN DEL TÉRMINO EMPRESARIO

Según Redlich (1949, 1), el término empresario evolucionó a partir de la palabra francesa entreprendre, que se refiere a alguien que emprende una actividad, es activo o consigue que se hagan cosas. Según Hoselitz (1951, 235), en el siglo XVI el término se utilizaba para referirse a personas que realizaban «alguna acción bélica violenta». En el siglo XVII, el término se utilizaba de forma más general para referirse a las personas que asumían riesgos, no a los comerciantes y fabricantes, sino a los contratistas que construían grandes proyectos de infraestructura para el gobierno o la iglesia, o que proporcionaban suministros a los militares. Así, el empresario de esta época era un contratista-empresario militar o gubernamental, o un empresario político que trabaja por un precio contratado. Hoselitz (1951) también señala que en la literatura jurídica de este período el empresario es un contratista gubernamental o militar. También señala que el término se utilizaba a veces para referirse a los exploradores y colonizadores, donde el concepto de «acción bélica violenta» se combina con el de contratista gubernamental. Así pues, la concepción original era en gran medida política.

Según Hébert y Link (1988, 16), el caso clásico de contratista-empresario del gobierno es el agricultor fiscal. Por un lado, el agricultor fiscal se parece más a un empresario, en el sentido moderno, que a un contratista gubernamental, porque es alguien que puja por el derecho a recaudar impuestos en una determinada jurisdicción durante un periodo de tiempo, por una tarifa fija, pero no sabe con certeza cuánto puede recaudar. Se produce un beneficio si la recaudación de impuestos supera el importe de la oferta. Por otro lado, el agricultor de impuestos se parece más a un contratista del gobierno que a un empresario del mercado, porque los incentivos de este antiguo sistema a menudo llevaban a los agricultores de impuestos a ser corruptos y a abusar de los contribuyentes de diversas maneras, como subestimando los bienes recaudados como pago de impuestos. Esta fue la vergüenza de Mateo, el recaudador de impuestos convertido en apóstol de Jesús.

La declaración definitiva del empresario como contratista del gobierno se produjo en La science des ingénieurs (1729) de Bernard F. de Bélidor. Bélidor fue un destacado ingeniero francés y su libro fue un libro de texto de referencia para los ingenieros. Fue elegido miembro de la Royal Society en 1726. Más tarde sería el primero en utilizar el cálculo integral para resolver los problemas técnicos de la hidráulica. En el siglo XIX, una calle de París recibió su nombre. Según Bélidor, a diferencia del empresario de mercado de Cantillon, que se autorregula gracias al sistema de pérdidas y ganancias, el contratista-empresario gubernamental es taimado y poco fiable y debe estar sujeto a la supervisión y regulación del gobierno.3

Hoselitz (1951, 240) considera que la visión del empresario de Bélidor era la «contrapartida exacta» del empresario de Cantillon, en el sentido de que el empresario del primero es un contratista gubernamental que vende a un precio contratado pero tiene precios inciertos de los insumos en el futuro, mientras que el de Cantillon compra insumos a precios de mercado y vende bienes a precios inciertos en el futuro. Técnicamente, ambos tipos de empresarios se arriesgan a sufrir pérdidas, pero lo más importante es que la naturaleza de su riesgo es diferente y sus incentivos y comportamiento también difieren. Ekelund y Price (2012, 54) concluyeron que los diferentes enfoques dieron lugar a «dos tipos diferentes de competencia». Según Bélidor, el contratista gubernamental siempre está recortando y socavando la calidad y la seguridad para reducir los costes en un esfuerzo por obtener beneficios, mientras que el empresario del mercado tiene que preocuparse más por la calidad, la seguridad y la reputación, es decir, por la maximización de los beneficios a largo plazo. La diferencia fundamental es que el empresario político de Bélidor es probablemente poco fiable y necesita supervisión, mientras que el empresario de Cantillon es más fiable y se autorregula, por lo que puede servir de base capaz para la teoría económica y una economía de mercado autorregulada. El concepto de economía autorregulada era en gran medida desconocido antes de Cantillon.

El libro de Bélidor se publicó en París en 1729, justo antes de la época en que los estudiosos creen que Cantillon estaba escribiendo y terminando su propio manuscrito. Murphy (1986, 246) presenta pruebas que sugieren que el manuscrito se estaba escribiendo entre 1730 y 31 y que se terminó en algún momento antes de la muerte de Cantillon en 1734. No hay pruebas de que Cantillon conociera o leyera a Bélidor, pero basándonos en el contenido del Essai podemos decir que era muy leído en temas científicos. Los hombres eran contemporáneos, y ambos eran celebridades menores de la época. Como antiguo contratista del gobierno, así como banquero e inversor en bienes raíces, el muy leído Cantillon habría estado interesado en el contenido del libro de Bélidor. Por lo tanto, no podemos descartar la posibilidad de que Cantillon lo conociera y posiblemente lo leyera.

El libro de Bélidor habría sido un punto de partida agudo para Cantillon. El empresario omnipresente de Cantillon habría contrastado fuertemente con el empresario político-contratista del gobierno, connivente y poco fiable, de Bélidor. Es posible que el texto incluso haya servido de inspiración a Cantillon como contraste para definir a su empresario. Sin embargo, la consideración más definitiva es que el empresario, como contratista del gobierno, o empresario político, era el concepto bien establecido hacia 1730.

III. REDEFINICIÓN DEL EMPRESARIO

La evolución de la definición de empresario, desde el contratista gubernamental o el empresario político de Bélidor hasta el omnipresente empresario del sector privado, puede observarse a lo largo del tiempo en los diccionarios franceses. Para ello se ha consultado y traducido una muestra de diccionarios franceses de los siglos XVII al XX, disponibles en línea en el Proyecto ARTFL de la Universidad de Chicago.4

Según el diccionario de Jean Nicot, Thresor de la langue francaise: Tant ancienne que moderne (1606), la palabra empresario se refería a un susceptor o redentor, siendo susceptor la persona que asume alguna función, especialmente la tutela de otra, mientras que redentor se refería a alguien que trabaja como contratista. Esta entrada del diccionario de principios del siglo XVII proporciona, por tanto, la noción muy general de cualquier empresa, incluyendo la tutela y la contratación que beneficia a otros.

A finales del siglo XVII, el Dictionnaire de L'Académie française (primera edición, 1694) indica que el empresario es alguien que emprende grandes proyectos de construcción por un precio determinado. Más tarde, en la cuarta edición (1762), el Dictionnaire define empresario como un contratista que emprende proyectos importantes, como la construcción de fortificaciones, puentes o la pavimentación de las calles de la ciudad. La quinta edición (1798) y la sexta (1832-35) describen lo mismo, aunque la sexta da un ejemplo de empresario en la producción de textiles. Jean-Baptiste Say (1767-1832), a quien se atribuye la introducción del término en esta época, era propietario de una fábrica textil. La octava edición (1932-35) también amplió la definición para incluir a contratistas de todo tipo. El Dictionnaire señala que cuando el término se utiliza en femenino se refiere explícitamente a un fabricante textil. Por lo tanto, el término empresario pasó de indicar a alguien muy activo a un contratista gubernamental o empresario político, y luego al prototipo de empresario de mercado moderno durante este periodo.

En el Dictionnaire critique de la langue française de Jean-François Féraud (Marsella, 1787-88), no se menciona al empresario, pero se define entreprenant (adjetivo «emprendedor» o verbo «emprender») como un comportamiento empresarial audaz. El Dictionnaire de la langue française de Émile Littré (1872-77) también indica que el término se utiliza para designar a un contratista o a alguien que emprende un proyecto empresarial. El Dictionnaire de Littré hacía referencia en particular a Étienne Bonnot de Condillac y Jean-Baptiste Say, cuya obra generalizaba y ampliaba la definición de empresario para incluir la manufactura, la banca, la agricultura y el comercio, e incluso designaba empresario como un término de la economía política.

Esto es importante porque, como muestra Thornton (2009a), Condillac (1997, 134n) estuvo muy influenciado por Cantillon. En una rara nota a pie de página, Condillac hace un gran elogio de Cantillon:

He tomado la base de este capítulo de esta obra [Essai sur la nature du Commerce, Cantillon, 1755] y de varias observaciones de las que me he servido en otros capítulos. Es una de las mejores obras que conozco sobre este tema, pero estoy lejos de conocerlas todas.

 

Condillac sigue a Cantillon en muchos conceptos y fenómenos económicos, pero rara vez lo supera. Por ejemplo, sobre el interés y la usura, le sigue bastante de cerca, sólo para admitir, en contra de Cantillon, que algún tipo de interés muy alto, no especificado, podría calificarse de usura. Para Condillac, el empresario se limita al empresario comercial, a los agricultores y a los grandes empresarios de todo tipo, pero no extiende el término al omnipresente portador de incertidumbre de Cantillon.

Así, la definición de empresario pasó de tener el impreciso significado de persona arriesgada en los siglos XVI y XVII a convertirse en contratista del gobierno, o empresario político, en los siglos XVII y XVIII, antes de llegar a representar a cualquier persona dedicada a alguna forma de actividad empresarial después de finales del siglo XVIII y principios del XIX. La evolución real de la palabra es mucho más complicada e inexacta. Hélène Vérin (1982) describe esta compleja evolución histórica; sin embargo, cuando Vérin (2014) la destila en una sinopsis comprensible, surge una historia muy similar.

El concepto evolucionó junto con la progresión de los tiempos precapitalistas hacia el apogeo del colonialismo europeo y la guerra, y hacia el surgimiento del capitalismo y la Revolución Industrial. El cambio más básico que se produjo a lo largo de esta evolución es que el sujeto pasó de ser un empresario político a cualquiera que se dedique a un negocio privado, incluyendo la agricultura, la manufactura y el comercio, en el que hay incertidumbre sobre los precios futuros del mercado. Landström (2010, 9-10) relata una transformación comparable del término inglés undertaker a lo largo de un calendario similar.

IV. CÓMO SE DIFUNDIÓ LA CONCEPCIÓN DE CANTILLON

Las pruebas que rastrean el cambio de significado del empresario sí encuentran a Cantillon en el pivote histórico previo a que el nuevo significado gane aceptación y uso generalizado. El más experto en el tema, Murphy (1986, 246), cree que Cantillon completó el Essai en forma de manuscrito hacia 1730, aunque no se publicó hasta 1755. Entonces, ¿cómo se difundió la redefinición de un oscuro escritor anónimo hasta convertirse en un uso aceptado?

La aceptación del concepto de empresario de Cantillon se debió a su influencia en los escritores posteriores. En particular, el popular escritor Mirabeau el Viejo tuvo una copia manuscrita del Essai durante catorce años antes de su publicación en 1755. Asimismo, el famoso editor de diccionarios Malachy Postlethwayt se basó en el Essai tanto antes como después de su publicación. Además, Murphy (1986, 308) demuestra que Vincent de Gournay, líder de los fisiócratas, debió leerlo antes de su publicación.

Uno de los primeros usos notables del concepto de Cantillon de empresario como líder de una empresa privada aparece en la famosa obra de referencia de la época Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers de Diderot y d'Alembert, publicada de 1751 a 1772. En un artículo escrito por un líder de los fisiócratas, François Quesnay (Gendzier, ed. 1967, 814), sobre el tema de los «granos», el empresario Cantillon se entrelaza con la visión social de los fisiócratas:

Ahora no consideramos al agricultor rico como un trabajador que cultiva personalmente su tierra. Es un empresario que administra y aumenta el valor de su empresa con su inteligencia y su riqueza. La agricultura administrada por los cultivadores ricos es una profesión muy honesta y lucrativa, reservada a los hombres libres que están en condiciones de adelantar un desembolso considerable de dinero necesario para el cultivo de la tierra que da trabajo a los campesinos y les procura siempre ganancias satisfactorias y seguras. Estos son, en opinión de M. de Sully, los verdaderos agricultores o los verdaderos financieros que debemos crear y sostener en un reino que posee un enorme territorio, porque es de su riqueza de donde debe surgir el sustento de la nación, la afluencia pública, las rentas del soberano, las de los terratenientes, las del clero, los grandes gastos distribuidos a todas las profesiones, una gran población y el poder y la prosperidad del Estado.

 

Quesnay era el líder de los fisiócratas y el principal teórico de la escuela. Describió al agricultor no como un peón de campo o un supervisor, sino como un «empresario que gobierna y administra su empresa por su inteligencia y su riqueza» (ed. Gendzier 1967, 814). Higgs (1897, 30-31) nos recuerda que Quesnay se refiere explícitamente a las «verdades fundamentales» de Cantillon en este artículo. El biógrafo de Cantillon, Antoin Murphy (1986, 307-08), concluye que el grupo asociado a Vincent de Gournay y Quesnay fue el responsable de la publicación y promoción del Essai de Cantillon en 1755.

Condillac, a quien el Dictionnaire de la langue française (1872-77) hace referencia sobre este tema, también consideraba al agricultor como un empresario que supervisaba el cultivo y a los que realizaban el trabajo. Mientras que antes no se consideraba a los agricultores como empresarios en ningún sentido, ahora se consideraba que el empresario se dedicaba a «todas las profesiones», incluidas las agrícolas y las manufactureras. Condillac ([1997] 1776, 147) señala que todos los tipos de empresarios llevan a cabo su actividad con riesgo de fracaso:

En efecto, un empresario sólo puede mantener su comercio en la medida en que el dinero, con el que hace anticipos, vuelva continuamente a él con un rendimiento en el que encuentra su subsistencia y la de los trabajadores que emplea, es decir, un salario para ellos y un salario para él.

 

Condillac también examinó los factores que aumentan y disminuyen el número de empresarios. Su discusión se produjo en un capítulo sobre el interés y la usura, una ubicación que, según Redlich (1949, 6-7), no era común antes o después de esta época. Esta ubicación también sugiere la influencia de Cantillon, que trató este tema de forma similar pero más larga en su famoso capítulo sobre el interés y la usura en el Essai. Como se ha mostrado anteriormente, en una nota a pie de página de su propio capítulo, Condillac (1776 [1997], 134) reconoció que estaba muy influenciado por Cantillon.

Otro economista importante relacionado con Cantillon fue Anne-Robert-Jacques Turgot. Según Hébert y Link (1988), Turgot se refirió a Cantillon y le siguió en un gran número de cuestiones, pero la influencia más fuerte es indirecta, de Quesnay, Gournay y otros fisiócratas. Por ejemplo, en la agricultura, la manufactura y cualquier otro campo de la producción, Turgot, al igual que Cantillon, decía que hay dos clases básicas de productores en la sociedad: los empresarios y los trabajadores asalariados. A menudo se piensa que la teoría de Turgot sobre el espíritu empresarial es más avanzada que la de Cantillon, o al menos diferente de ella (Rothbard 1995, 395), porque el enfoque del primero se centraba en los capitalistas-empresarios líderes más schumpeterianos, mientras que el empresario de Cantillon era omnipresente en el mercado.

El capitalista-empresario debe acumular primero un capital ahorrado para poder adelantar los pagos a los trabajadores mientras se produce la mercancía. Turgot señaló que los anticipos de capital son vitales en todas las empresas. Es indiferente que ese ahorro sea suministrado por otra persona o por los propios empresarios. Por ejemplo, en la agricultura, los empresarios capitalistas deben ahorrar fondos para pagar a los trabajadores, comprar ganado y pagar los edificios y el equipo hasta que se cosechen sus cultivos. Sólo después de la cosecha pueden vender los cultivos y recuperar sus anticipos y posiblemente obtener un beneficio. El mismo proceso ocurre en la industria y en todos los campos de la producción. Los empresarios buscan obtener beneficios y evitar pérdidas.

Sin embargo, Brown y Thornton (2013) muestran que Cantillon no ignoró en absoluto al capitalista-empresario. De hecho, el capitalista está completamente integrado en la teoría del espíritu empresarial de Cantillon. El empresario aporta sus propios recursos o los toma prestados, en cuyo caso el prestamista, no el banquero, también se convierte en una especie de empresario en el enfoque de Cantillon debido a los riesgos, no a la incertidumbre, de la rentabilidad. El prestamista gestiona estos riesgos exigiendo garantías, tratando únicamente con prestatarios conocidos y fiables o, en el caso de los prestatarios de alto riesgo, cobrando tipos de interés elevados a un gran número de estos clientes, de modo que, al jugar con los porcentajes, el prestamista no se enriquece ni se arruina por los impagos. Esto encaja perfectamente con el enfoque de Frank Knight y Ludwig von Mises. En definitiva, el empresario de Cantillon incluye al capitalista-empresario.5 Turgot y Cantillon también comparten la idea de que los empresarios sólo invertirán en empresas de riesgo si esperan mayores beneficios que el tipo de interés del préstamo. Ambos destacan la incertidumbre como un aspecto importante del espíritu empresarial. Por lo tanto, Turgot, al igual que Quesnay y Condillac, tenía muchos puntos de vista en común con Cantillon, aceptó muchos de sus puntos de vista sobre el espíritu empresarial, y posteriormente ayudó a difundir la definición básica de Cantillon sobre el espíritu empresarial, tanto a través de sus propios escritos, libros de texto y a través de obras de referencia populares.

Los estudiosos, al menos hasta Cole (1942, 120), habían pensado erróneamente durante mucho tiempo que Jean-Baptiste Say introdujo el término empresario en la economía. Fue Schumpeter (1954, 222), al escribir que «nadie antes de Cantillon lo había formulado de forma tan completa», quien corrigió el registro histórico al constatar que Cantillon fue el primero en tener una concepción clara del empresario como alguien que realiza compras a precios actuales pero que vende en el futuro a precios inciertos y que, por tanto, arriesga pérdidas en busca de beneficios.

Según Say (1971, 83), los empresarios utilizan su «industria» para organizar y dirigir los factores de producción para lograr la «satisfacción de los deseos humanos». En lugar de ser meros gestores, los empresarios son también pronosticadores, evaluadores de proyectos y tomadores de riesgos. Al igual que Turgot, Say vio que los empresarios utilizan su propio capital financiero o lo toman prestado de otros para adelantar fondos para la mano de obra, las materias primas y los bienes de capital. Los empresarios sólo recuperan estos pagos si consiguen vender sus productos a los compradores a precios superiores a los costes.

Para Say, el comportamiento empresarial abarca varios tipos de actividades económicas, como la planificación, la organización, la supervisión, la innovación y el suministro de capital. Por tanto, añadió varios aspectos del espíritu empresarial a la teoría general de Cantillon. El enfoque de Say es muy moderno en el sentido de que los estudiosos del espíritu empresarial modernos se basan tanto en una definición general del empresario como portador de incertidumbre, pero también están muy interesados en los rasgos, funciones y características adicionales de los empresarios que contribuyen a su éxito o fracaso.

Por ejemplo, Salerno (2018, 193) muestra que Rothbard desarrolló el concepto de «renta de la toma de decisiones» como un rendimiento de un tipo de trabajo realizado por el empresario como propietario y responsable último de la toma de decisiones que, de otro modo, no podría ser contratado por la empresa. Esta renta para el propietario está separada de los beneficios y las pérdidas. Es una función que tiene que ver con la «organización y la técnica productiva, que es distinta de la función de previsión de las condiciones futuras inciertas del mercado». La toma de decisiones, sin embargo, es un aspecto necesario de la iniciativa empresarial, mientras que muchas de las características de la iniciativa empresarial estudiadas por los estudiosos modernos no son necesarias, sino que simplemente están altamente correlacionadas con los empresarios de éxito.

Comparando los dos enfoques del espíritu empresarial, Say ofrece una descripción más elaborada de lo que hace un empresario, similar a la concepción moderna. Sin embargo, este planteamiento también desvía nuestra atención de la tenencia de la incertidumbre, y Hébert (1985) no encuentra pruebas de que Cantillon considerara ninguna de estas características adicionales como fundamentales para el empresario. Say también reduce el ámbito del espíritu empresarial a la industria manufacturera, que era un tema común de la época debido a la aparición de la Revolución Industrial.

Hoselitz (1951) considera que la teoría del empresario de Say no puede relacionarse de forma tangible con la de Cantillon y concluye que la teoría de Say representó un retroceso respecto a Cantillon y los fisiócratas. Sin embargo, Schumpeter (1954, 222) llama nuestra atención sobre una conexión entre Cantillon y Say: «Aunque no hay nada que demuestre que realmente influyó en J. B. Say, no es menos cierto que 'objetivamente' su actuación en este punto... es el vínculo entre ambos». Por supuesto, sabemos que Say fue influenciado por los fisiócratas y que éstos fueron fuertemente influenciados por Cantillon. Además, como encuentra Salerno (1985), Say fue posiblemente influenciado por Cantillon, particularmente en la metodología, y tanto Cantillon como Say modelaron la economía como un mecanismo regulado por el espíritu empresarial.

IV. CONCLUSIÓN

Este tema histórico de conexiones e influencias es complejo, pero los puntos principales parecen claros: 1. El significado original de la palabra era diferente del uso moderno y se refería a los contratistas del gobierno o a los empresarios políticos ya en 1729. 2. Cantillon utilizó el término hacia 1730 para referirse a un empresario de mercado que actuaba en condiciones de incertidumbre. 3. Los diccionarios franceses recogen la sustitución de la definición original por la de Cantillon a lo largo del tiempo. 4. Los economistas franceses influyentes difundieron el nuevo significado de Cantillon y lo introdujeron en el uso común. Lo más significativo para nuestro propósito es que, aunque Say tenía una visión más elaborada del empresario que Cantillon, el Dictionnaire sólo cita a Say en relación con la visión más limitada del empresario de Cantillon.

Cantillon redefinió al empresario, transformándolo de un contratista gubernamental o empresario político que trabaja por un precio de contrato y tiene costos futuros inciertos en uno omnipresente que compra insumos a precios de mercado sólo para hacer ventas en el futuro a precios de mercado inciertos. El elemento de incertidumbre crea la posibilidad de obtener beneficios y pérdidas, grandes riquezas y quiebras. Cantillon utilizó esta concepción del papel del empresario como portador de incertidumbre con gran efecto para crear una teoría económica de la economía de mercado (Thornton 2007, 2009b, Brown y Thornton 2013). Economistas como Mirabeau, Quesnay, Condillac, Turgot y otros adoptaron el concepto de Cantillon con gran efecto, y para la época de Jean Baptiste Say, se consideraba de uso común y se empleó sin más atribuciones a lo largo del siglo siguiente.

Establecer el significado central de la iniciativa empresarial como la incertidumbre en la búsqueda de beneficios como el comúnmente entendido no significa que la teoría de la iniciativa empresarial haya permanecido estática. De hecho, Hébert y Link (1988) nos recuerdan que hubo muchos giros, reorientaciones, agujeros secos y elaboraciones durante el interludio entre las teorías de Say y las modernas. Cuando los economistas más modernos examinaron el concepto de espíritu empresarial, volvieron a gravitar hacia Cantillon sin saber de su existencia. Empezando por Hawley (1907) y Davenport (1913) y terminando por Knight (1921) y Mises (1949), la teoría central del empresario volvió a sus orígenes en Cantillon. A su vez, estos dos últimos economistas se convirtieron en fundadores de la escuela de Chicago y de la moderna escuela austriaca de economía, respectivamente.

Por supuesto, desde entonces también ha habido algunas grandes ideas nuevas en la teoría del espíritu empresarial, como el gran empresario schumpeteriano y el siempre esquivo empresario kirzneriano, así como lo que es análogo a un big bang en la investigación empírica del espíritu empresarial y el establecimiento del espíritu empresarial como una disciplina académica independiente. El núcleo, sin embargo, sigue siendo el empresario de Cantillon.

  • 1. Un empresario político es alguien en el mundo de los negocios que busca beneficiarse de los contratos gubernamentales, las subvenciones y las diversas formas de proteccionismo, como los aranceles, a través de la influencia política. Es un aspecto necesario del bienestar empresarial, o lo que ahora se denomina amiguismo.
  • 2. Véase en Brown y Thornton (2013) ejemplos de por qué el espíritu empresarial es esencial para la teoría económica.
  • 3. Véase Gupta et al. (2001) sobre la naturaleza corrupta de los empresarios políticos.
  • 4. Proyecto ARTFL, https://artfl-project.uchicago.edu/content/dictionnaires-dautrefois.
  • 5. Cantillon sostiene que un mendigo sin recursos es un empresario, pero no se trata del empresario kirzneriano sin recursos, porque el mendigo debe aportar su tiempo para pedir dinero y comida.
Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Author:

Contact Mark Thornton

Mark Thornton is a Senior Fellow at the Mises Institute and the book review editor of the Quarterly Journal of Austrian Economics. He has authored seven books and is a frequent guest on national radio shows.

References

Académie française. 1694, 1762, 1798, 1835, 1932–35. Dictionnaire de l’Académie française. 1st, 4th, 5th 6th, 8th eds. ARTFL Project. https://artflproject. uchicago.edu/.

Bélidor, Bernard F. de. 1729. La science des ingénieurs dans la conduite des travaux de fortification et d’architecture civile. 2 vols. Paris: Claude Jombert.

Brown, Christopher, y Mark Thornton. 2013. “How Entrepreneurship Theory Created Economic Theory.” Quarterly Journal of Austrian Economics 16, no. 4: 401–20.

Cantillon, Richard. [1755] 1931. Essai sur la nature du commerce en général, ed. and trans. Henry Higgs. London: Royal Economic Society. The 2010 English translation is available at: https://mises-media.s3.amazonaws. com/An Essay on Economic Theory_2.pdf.

Cole, Arthur H. 1942. “Entrepreneurship as an Area of Research.” Journal of Economic History 2: 118–26.

Condillac, Étienne Bonnot de. [1776] 2008. Commerce and Government Considered in Their Mutual Relationship, trans. Shelagh Eltis. Indianapolis: Liberty Fund.

Davenport, Herbert J. 1913. The Economics of Enterprise. New York: Macmillan.

Diderot, Denis, y Jean Le Rond d’Alembert. 1751–72. Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers. Paris: Briasson, David, Le Breton, or Durand.

Ekelund, Robert B., Jr., y Edward O. Price III. 2012. The Economics of Edwin Chadwick: Incentives Matter. Northampton, Mass.: Edward Elgar Publishing, Inc.

Féraud, Jean-François. 1787–88. Dictionaire critique de la langue française. Marseille: Jean Mossy.

Gendzier, Stephen J., ed. y trans. 1967. Denis Diderot’s The Encyclopedia: Selections. New York: Harper and Row.

Gupta, Sanjeev, Luiz de Mello, y Raju Sharan. 2001. “Corruption and Military Spending.” European Journal of Political Economy 17, no. 4: 749–77.

Hawley, Frederick B. [1907] 2018. Enterprise and the Productive Process: A Theory of Economic Productivity Presented from the Point of View of the Entrepreneur and Based Upon Definitions, Secured Through Deduction (and Presumably, Therefore, Precise and Final) of the Scope and Fundamental Terms of the Science of Economics. Pranava Books.

Hébert, Robert F. 1985. “Was Richard Cantillon an Austrian Economist?.” Journal of Libertarian Studies 7, no. 2: 269–79.

Hébert, Robert, y Albert Link. 1988. The Entrepreneur: Mainstream Views and Radical Critiques. New York: Praeger.

Higgs, Henry. 1897. The Physiocrats: Six Lectures on the French Économistes of the 18th Century. New York: The Macmillan Company.

Hoselitz, Bert F. [1951] 1960. “The Early History of Entrepreneurial Theory.” In Essays in Economic Thought: Aristotle to Marshall, ed. Joseph J. Spengler and William R. Allen. Chicago: Rand McNally and Company.

Knight, Frank H. 1921. Risk, Uncertainty, and Profit. Boston and New York: Houghton Mifflin Co.

Landström, Hans. 2005. Pioneers in Entrepreneurship and Small Business Research. New York: Springer.

Littré, Émile. 1863–72. Dictionnaire de la langue française. Paris: Librairie Hachette et Cie.

Mises, Ludwig von. 1949. Human Action: A Treatise on Economics. New Haven, Conn.: Yale University Press.

Murphy, Antoin E. 1986. Richard Cantillon: Entrepreneur and Economist. Oxford: Clarendon.

Nicot, Jean. 1606. Thresor de la langue francoyse, tant ancienne que moderne. Paris: David Douceur.

Quesnay, François. [1757] 1967. “Grains” (abridged). Pp. 812–31 in The Encyclopedia: Selections, ed. Stephen J. Gendzier and trans. Denis Diderot. Vol. 7. New York: Harper and Row.

Redlich, Fritz. 1949. “The Origins of the Concepts of ‘Entrepreneur’ and ‘Creative Entrepreneur.’” Explorations in Entrepreneurial History 1: 1–7.

Rothbard, Murray N. 1995. Economic Thought before Adam Smith: An Austrian Perspective on the History of Economic Thought, Volume 1. Cheltenham, U.K.: Edward Elgar Publishing, Ltd.

Salerno, Joseph T. 1985. “The Influence of Cantillon’s Essai on the Methodology of J. B. Say.” Journal of Libertarian Studies 7, no. 2: 305–16.

———. 2018. “Are Ownership Rent and Pure Profit Separate Returns to the Entrepreneur?.” Quarterly Journal of Austrian Economics 21, no. 3: 193–208.

Say, Jean-Baptiste. [1880] 1971. A Treatise on Political Economy or the Production, Distribution and Consumption of Wealth. Reprint, New York: Augustus M. Kelley.

Schumpeter, Joseph A. 1954. History of Economic Analysis. New York: Oxford University Press.

Thornton, Mark. 2007. “Richard Cantillon and the Discovery of Opportunity Cost.” History of Political Economy 39, no. 1: 97–119.

———. 2009a. “Cantillon and the Rise of Anti-Mercantilism.” Procesos de mercado: revista europea de economía política 6: 13–42.

———. 2009b. “Cantillon and the Invisible Hand.” Quarterly Journal of Austrian Economics 12, no. 2: 27–46.

Vérin, Hélène. 1982. Entrepreneurs, entreprise: Histoire d’une idée. N.P.: Presses universitaires de France.

———. [2004] 2014. Dictionary of Untranslatables: A Philosophical Lexicon, ed. Barbara Cassin, trans. ed. Emily Apter, Jacques Lezra, Michael Wood, and trans. Steven Randall et al. Princeton, N.J.: Princeton University Press.

 

Cite This Article

Thornton, Mark, "Turning the Word Upside Down: How Cantillon Redefined the Entrepreneur," Quarterly Journal of Austrian Economics 23, no. 3 and 4 (Fall/Winter): 265–280

When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon library