Mises Daily Articles

Home | Mises Library | Contra los neoliberales

Contra los neoliberales

Tags BiografíasHistoria de la Escuela Austriaca de Economía

01/08/2019Jörg Guido Hülsmann

La Sociedad Mont Pèlerin había comenzado como una empresa “ecuménica”, que reunía a los liberales puros de la tradición clásica y los neoliberales, que respaldaban los esquemas intervencionistas en un grado u otro. Desde el principio, Mises había sido escéptico sobre el concepto ecuménico, pero durante los primeros cinco o seis años sus temores parecían injustificados, a pesar de que la organización de todas las actividades de Mont Pèlerin estaba en manos de un devoto neoliberal: Albert Hunold de Suiza. Mises se había reunido por primera vez en la reunión de Verein für Sozialpolitik en Zurich en 1928.

Como admirador de Camino de Servidumbre, Hunold estuvo entre los que animó a Hayek a convocar la reunión fundacional de la sociedad en Mont Pèlerin, y también recaudó fondos sustanciales para el evento. En esta reunión, el ambicioso Hunold fue elegido secretario de la sociedad, pero después de algunos años ya no estaba satisfecho con su posición bajo Hayek. Su objetivo a largo plazo era convertirse en presidente de la Sociedad Mont Pèlerin; su estrategia era hacerse insustituible. Se ocupó de los detalles más pequeños de la organización y, a mediados de la década de 1950, comenzó a manejar la correspondencia sin consultar a Hayek, quien estaba resentido por estas invasiones de un hombre al que no amaba exactamente en primer lugar. Después de 1956, el conflicto entre los dos hombres se hizo más intenso y eventualmente llegó a un choque que llevó a la sociedad al borde de la disolución.

En los primeros años, este choque apenas era visible. Con el apoyo de Hunold y otros, los neoliberales aumentaron constantemente su número, pero no dominaron la sociedad. La razón principal probablemente fue que, aunque Hunold contaba con respaldo financiero en la comunidad empresarial suiza, no pudo igualar los fondos que se movilizaron al otro lado del Atlántico. Hayek, Mises y algunos otros liberales clásicos tuvieron un impacto primordial en la selección de los temas a discutir. Por un lado, esto se debió a su pedigrí científico.Por otro lado, gozaban de un importante respaldo financiero del Fondo Volker y de individuos como Nymeyer, Grede y Crane. Al menos hasta finales de 1953, el Fondo Volker pagó las cuotas de membresía y, a menudo, también cubría los gastos de viaje para prácticamente todos los miembros no estadounidenses de la Sociedad Mont Pèlerin.1 Y el Fondo estaba ansioso por satisfacer los deseos de Mises (y probablemente también los deseos de Hayek) cuando se trataba de asegurar financieramente la presencia de ciertos miembros en las reuniones. Por ejemplo, cuando Mises declaró que no asistiría a la reunión de 1954 en Venecia, debido a la insuficiente participación francesa y británica, el Fondo Volker le pidió que seleccionara a los beneficiarios de la asistencia financiera en orden de importancia relativa.2 Al final de esa primera fase de la historia de la Sociedad Mont Pèlerin, el liderazgo en torno a Hayek era mucho más radicalmente libertario que la mayoría de los miembros regulares, especialmente los de Europa.

La coexistencia dentro de la Sociedad Mont Pèlerin de grupos con orientaciones tan diferentes fue bien conocida por sus miembros.3 También fue bastante obvio incluso para los recién llegados. Un ejemplo de ello fue Jean-Pierre Hamilius, un joven profesor de economía y negocios en Luxemburgo, a quien Mises conocía a través de correspondencia.4 Hamilius había descubierto recientemente la literatura del liberalismo clásico, que devoró y tradujo al francés y al alemán. Mises lo tuvo invitado para la reunión de la Sociedad Mont Pèlerin de 1953 en Seelisberg.5 Hamilius se dio cuenta inmediatamente de que la sociedad estaba dividida a lo largo de las líneas de orientación ideológica y lenguaje en “diferentes grupos y clanes”. Él mismo sintió las más afinidades con el grupo estadounidense de Mises, Hayek, Hazlitt, Morley, Fertig y Miller. De los otros participantes, que no sabían que había recibido su invitación a través de Mises, escuchó las reservas sobre “la vieja guardia (Mises, Hayek, ...)” que a veces se llamaba “los viejos conservadores”. El joven profesor de Luxemburgo estaba tomando notas con entusiasmo y discutiendo los esquemas intervencionistas de varios miembros que aún no formaban parte de la vieja guardia. Así, John van Sickle propuso imponer impuestos a los ricos herederos, Wilhelm Röpke favoreció los subsidios para los propietarios de viviendas, y Otto Veit argumentó que los impuestos pesados ​​no disuadirían a los empresarios de trabajar.6 Ludwig Erhard, recién llegado de la victoria de su partido en las elecciones de 1953 en Alemania, también dio una charla en la reunión.

El informe de Hamilius arrojó luz sobre el cambio de peso relativo dentro de la sociedad que resultó del éxito aparente de las políticas neoliberales de Ludwig Erhard en Alemania, el llamado Wirtschaftswunder o milagro económico. Para los socialistas y socialdemócratas que dominaban el clima de la opinión económica dominante en ese momento, fue verdaderamente milagroso que la abolición de los controles de precios y la transición de una economía de planificación centralizada a una economía de mercado arrojaran beneficios económicos sustanciales. Para los liberales clásicos impenitentes como Mises no había ningún milagro. Pero el éxito de Erhard fue problemático porque le dio credenciales injustificadas a su filosofía de mitad de camino.Esto también se aplicó a sus asesores más cercanos, a los que a menudo se les llamaba campeones de la “economía social de mercado” o líderes de la “Escuela de Ordo” de economía: su subsecretario de Estado Müller-Armack y los profesores Wilhelm Röpke (Ginebra), Alexander Rüstow (Heidelberg) y Walter Eucken (Friburgo). En resumen, el éxito de las políticas iniciales de liberal clásico de Erhard se utilizó para reivindicar las políticas intervencionistas posteriores, en particular, las leyes antimonopolio y la inflación.

Incluso antes de la guerra, Mises no tenía la opinión más alta de la mayoría de los economistas alemanes. Después de su emigración, había evitado involucrarse más con ellos. Reconocería los logros de Erhard al contribuir a un Festschrift en honor de Erhard, pero se negó a escribir una entrada para el nuevo diccionario estándar de ciencias sociales, el Handwörterbuch der Sozialwissenschaften; solo después de que Gottfried Haberler defendiera el caso de los editores, Mises aceptó escribir un artículo sobre “El liberalismo económico”, un complemento del artículo de Hayek sobre “El liberalismo político”.7 Y la perspectiva de cooperar con la elegante Escuela de Ordo, ya sea en la Sociedad Mont Pèlerin o en cualquier otro lugar, tampoco calentó su corazón exactamente. Creía que la gente de Ordo no era mejor que los socialistas con los que había luchado toda su vida. De hecho, eventualmente los llamó los “ordo-intervencionistas”.8 Y sus asociados de Nueva York parecen haber albergado esencialmente los mismos puntos de vista, pero sin la vacilación de Mises para expresar tales puntos de vista en papel.

Hubo liberales clásicos en Alemania que se opusieron a los excesos intervencionistas del ministerio de Erhard y la Escuela Ordo. Los líderes de este grupo de laissez-faire fueron Volkmar Muthesius y Hans Hellwig.9 Pero no podían hacer más que luchar contra una honrosa acción de retaguardia. Al negárseles la cátedra en las universidades, su principal medio de acción era la revista Muthesius, a la que Mises contribuyó con varios artículos. Hellwig le escribió a Mises:

Hombres como Erhard y tal vez más el Prof. Rüstow no tienen mucho que ver con el liberalismo clásico. Los antiguos liberales clásicos no habrían hecho huesos llamándolos socialdemócratas. No los habrían llamado ni social-liberales ni socialistas de la cátedra.10

Mises respondió:

No me hago ilusiones sobre el verdadero carácter de la política y los políticos de la “economía social de mercado”. [El profesor de Erhard, Franz Oppenheimer] enseñó más o menos la línea de la Nueva Frontera de los consultores de Harvard [del presidente Kennedy] (Schlesinger, Galbraith, etc.)11

Pero debido a la casi total ignorancia de las lenguas extranjeras, explicó Mises, el público estadounidense tenía una idea muy poco realista acerca de lo que representaba el modelo alemán de "mercado social". El único tema de la política alemana incluido en el debate estadounidense fue la política monetaria del banco central alemán, que era mucho menos inflacionaria que las políticas de la Reserva Federal de los Estados Unidos. Así, la clase dominante en Alemania fue percibida como dedicada a los principios clásicos-liberales, como el dinero sólido y el comercio internacional.

El éxito de Erhard cambió a la Sociedad Mont Pèlerin, por lo que debería excluirse la cuestión de los temas que Mises había subrayado, como la necesidad de antimonopolio y las posibles virtudes de la expansión del crédito.En ambos temas, Mises se alió con Volkmar Muthesius, quien argumentó que la mejor manera de combatir los monopolios era abolir las políticas y las instituciones gubernamentales que los crearon en primer lugar. Mises desconfiaba especialmente de otra ronda de discusiones sobre leyes antimonopolio. En su juventud había presenciado la agitación anticartel que siguió a su ascenso en la década de 1890. En ese momento, el debate había sido impulsado por la Verein für Socialpolitik, que siempre buscaba una nueva justificación para un mayor intervencionismo. Durante décadas, no había encontrado nuevos argumentos en ninguno de los dos lados, y esperaba que cualquier debate en la Sociedad Mont Pèlerin girara rápidamente hacia una agenda intervencionista, en lugar de abordar el caso principal de los precios actuales del monopolio: las políticas de precios de los Estados Unidos. Para productos agrícolas. Probablemente se debió a su influencia que el tema no apareció hasta la reunión de la Sociedad Mont Pèlerin en Berlín en 1956, momento en el cual muchos miembros del profesorado alemán habían instado a Hayek a establecer la cuestión del monopolio en el programa. El problema ya no se podía evitar.12

La reunión confirmó plenamente las expectativas de Mises.13 Resultó ser la obertura de unos cinco años de lucha interna por la Sociedad Mont Pèlerin. Unos meses más tarde, Hayek intentó movilizar a sus aliados para asistir a la próxima reunión en Saint Moritz (1957), que consideró que sería decisiva para el futuro de la sociedad, pero fue en vano.14 Las tensiones personales entre Hayek y Hunold se hicieron evidentes en el año siguiente, que por primera vez llevó a Princeton a una reunión de la Sociedad Mont Pèlerin a los Estados Unidos.15

Sin embargo, la reunión de Princeton fue positivamente memorable, ya que Mises entregó una de sus últimas conferencias a la Sociedad Mont Pèlerin, sobre el tema “Libertad y propiedad”. El tema había sido sugerido por Hayek, quien estaba desesperado por organizar algo así como un debate sobre cuestiones fundamentales entre los miembros de la sociedad. Todos sus intentos anteriores habían terminado en un fiasco, como él mismo reconoció. Pero Mises se levantó a una de sus últimas grandes apariciones públicas. Su charla sobrevive como una grabación de cinta y da testimonio del hecho de que todavía estaba en el apogeo de sus poderes. La versión impresa de la conferencia ha sido una de las mejores exposiciones concisas del caso para el liberalismo clásico.16

Durante los siguientes tres años, el conflicto entre Hayek y su recalcitrante secretaria se ocultó bajo la superficie. Hayek no pudo obtener un apoyo sustancial para expulsar a Hunold. La mayoría de los miembros estadounidenses estaban del lado de Hayek, pero temían que un conflicto abierto destruyera a la sociedad. Eventualmente llegó a un enfrentamiento en la reunión de Kassel en 1960.17 Tanto Hayek como Hunold abandonaron sus posiciones, pero Hunold se convertiría en vicepresidente de la sociedad y causaría estragos por un tiempo más. La reunión de 1961 fue para celebrar el ochenta cumpleaños de Mises, pero Hunold lo convirtió en otra batalla entre el neoliberalismo y el laissez-faire. Los ordoliberales pronto serían empujados al fondo por un tiempo; el vacío de poder no debía llenarse con austro-libertarios, sino con economistas de la Escuela de Chicago.

Extraído de Mises: El último caballero del liberalismo.
  • 1. Para la lista de los beneficiarios de las suscripciones de membresía, vea Hazlitt to Mises, carta fechada el 21 de diciembre de 1953; Grove City Archive: archivos de la Sociedad Mont Pèlerin.
  • 2. Mises nombrado entre los economistas franceses: (1) Louis Baudin, (2) Daniel Villey, (3) François Trevoux, y (4) Bertrand de Jouvenel;entre los británicos: (1) Jewkes, (2) Plant, y (3) Dennison; así como el irlandés Duncan. Véase Mises a Richard Cornuelle, carta del 4 de junio de 1954; Grove City College Archive: archivos de la Sociedad Mont Pèlerin. Mises no asistió a la reunión de Venecia porque tuvo que someterse a una cirugía de vesícula biliar. Dos años más tarde, aprobó la financiación de Coase, Nutter, Alchian, Philbrook y Yeager. Ver Mises a Luhnow, carta fechada el 7 de diciembre de 1956; Grove City College Archive: archivos de la Sociedad Mont Pèlerin.
  • 3. “Hay dentro de la Sociedad Mont Pèlerin, en general, dos campos antagónicos: los liberales de laissez-faire ... y los neoliberales ... todos lo saben”. Albert Hunold, “Cómo Mises me hizo cambiar de opinión”, Mont Pèlerin Quarterly III, no. 3 (octubre de 1961): 17.
  • 4. Hamilius a Mises, carta fechada el 26 de febrero de 1952; Grove City Archive: archivos de Hamilius. En ese momento Hamilius tenía 29 años.
  • 5. También sugirió invitaciones para Fertig, Cortney y Nymeyer. Estos tres hombres fueron admitidos como nuevos miembros en una reunión del Consejo de Hayek, Rappard, Jitta, Mises y Hunold. Véase Mises a Hunold, carta fechada el 26 de junio de 1953 y el protocolo de la reunión del Consejo del 9 de septiembre de 1953; Grove City Archive: archivos de la Sociedad Mont Pèlerin.
  • 6. Hamilius a Mises, carta fechada el 11 de octubre de 1953; Grove City Archive: archivos de Hamilius.
  • 7. Su contribución fue finalmente publicada bajo el título “mercado”. Ver Mises, “Markt,” Handwörterbuch der Sozialwissenschaften (Stuttgart: Gustav Fischer, 1959), parte 27, pp. 131–36. Entregó el trabajo antes de finales de marzo de 1955. Los editores “mejoraron” su artículo después de haber recibido las páginas de prueba de él. Ver Mises a Hermann Bente, carta fechada el 15 de enero de 1960; Grove City Archive: archivo “B”. Una traducción de esta pieza de Edmund A. Gibson está en Grove City Archive: archivo “G”. Véase también la carta de Haberler del 19 de mayo de 1953 en Grove City Archive: archivo de Haberler.
  • 8. Mises a Muthesius, carta fechada el 1 de junio de 1955; Grove City Archive: archivos de Muthesius. Hay que decir, sin embargo, que los apoyó cada vez que se podían encontrar puntos en común. Así, en junio de 1950, recomendó la traducción del libro de texto de Röpke Die Lehre von der Wirtschaft a la University of Chicago Press. Vea la correspondencia en Grove City Archive: Röpke files.
  • 9. Muthesius, que vivía en Fráncfort del Meno, publicó dos revistas exitosas: Zeitschrift für das gesamte Kreditwesen y Monatsblätter für freiheitliche Wirtschaftspolitik .
  • 10. Hellwig a Mises, carta fechada el 12 de enero de 1962; Grove City Archive: archivo Hellwig. Hellwig había expresado tales puntos de vista en escritos publicados desde 1955 en adelante. En un artículo para el diario de Muthesius, había argumentado que las políticas antimonopolio eran contraproducentes y que los defensores de tales políticas, sobre todo Eucken, Miksch y Böhm, no podían ser llamados apropiadamente liberales clásicos. Además, tuvo la falta de delicadeza de señalar que las monografías de Böhm y Miksch se habían publicado en la era nazi, y solo podían haber sido publicadas en ese momento porque los nazis no percibían el neoliberalismo como una amenaza fundamental. Por el contrario, a muchos de ellos les gustó la idea de que el gobierno imprima su “orden” en la competencia. Hellwig sabía de qué estaba hablando: había sido un periodista berlinés durante esos mismos años. Pero la viuda de Walter Eucken, Edith y Wilhelm Röpke protestaron con gran vehemencia y recriminación a Muthesius por publicar tales puntos de vista políticamente incorrectos. Mises se puso del lado de Muthesius. Vea la correspondencia de mayo de 1955 en el archivo Grove City Archive: Muthesius.
  • 11. Mises a Hellwig, carta fechada el 19 de enero de 1962; Grove City Archive: archivo Hellwig. Mises también conocía bien las opiniones pro inflacionistas del subsecretario de economía de Erhard, Alfred Müller-Armack. En 1932, Müller-Armack publicó un libro que amplía el caso de la inflación presentado por Joseph Schumpeter. Había argumentado que la expansión del crédito tenía el carácter de una anticipación autocumplida del crecimiento. Ver Entwicklungsgesetze des Kapitalismus de Alfred Müller-Armack (Berlín: Juncker y Dünnhaupt, 1932).
  • 12. Hayek a Mises, carta fechada el 25 de octubre de 1955; Grove City Archive: Hayek files.
  • 13. Unos meses más tarde, escribió: “Espero que la reunión de este año en Mont Pèlerin sea más interesante que la reunión de Berlín”. Mises a Pierre Goodrich, carta fechada el 3 de abril de 1957; Grove City Archive: Archivos de Goodrich. La compañía de Goodrich (Indiana Telephone Corporation) emitió informes anuales que destacaban las consecuencias de la inflación en curso para la economía estadounidense y para la contabilidad corporativa (el problema de las “ganancias ilusorias”). A Mises les gustaron mucho e instó a Goodrich a buscar una mayor difusión de su mensaje.
  • 14. Ver la carta circular de Hayek del 27 de noviembre de 1956; Grove City Archive: Hayek files.
  • 15. A principios de la década de 1950, los libertarios estadounidenses intentaron celebrar una reunión de la Sociedad Mont Pèlerin en los Estados Unidos, pero por razones financieras (los europeos no tenían dinero) este proyecto se materializó solo en 1958, cuando Jasper Crane gestionó la recaudación de fondos. El estallido de tensiones en la reunión de Princeton se afirma en Hunold a Röpke, carta fechada el 4 de abril de 1960. En esa época, el estudiante de Mises de sus años en Ginebra, Stefan Possony, tuvo dificultades para ser aceptado en la sociedad. Vea su pregunta en una postal de diciembre de 1958 a Mises; Grove City Archive: archivo “P”.
  • 16. Bettina Bien Greaves, Economía austriaca: una antología (Irvington-on-Hudson, NY: Foundation for Economic Education, 1996), págs. 77–82.
  • 17. Vea la correspondencia en los archivos de Cortney, Fertig, Hunold y Leoni. Hunold presentó su opinión sobre los eventos antes de la reunión de Kassel en una carta a Röpke, fechada el 4 de abril de 1960, copia de la cual también envió a Mises. Hayek declaró en otra carta abierta, con fecha del 3 de julio de 1960, que el reemplazo de Hunold como secretario de la sociedad sería la tarea más importante de la próxima reunión general. Después de un examen cuidadoso de la evidencia, Röpke se convenció cada vez más de que varios de los cargos de Hayek contra Hunold eran infundados y que, por el contrario, el mismo Hayek ocasionalmente había sobrepasado los límites de su autoridad. A su vez, Hunold creía que Hayek había estado bajo la mala influencia de Machlup y otros (¿Friedman?) Que intentaban abusar de la sociedad para sus propósitos personales. Después de la reunión de Turín, el miembro Wolfgang Frickhöffer estuvo de acuerdo; tenía la impresión de que un grupo alrededor de Friedman había envenenado la atmósfera con intriga y mezquindad. A principios de enero de 1962, Bruno Leoni presentó sus experiencias negativas con Röpke y Hunold en una carta abierta a todos los miembros de la Sociedad Mont Pèlerin. Ver Grove City Archive: archivos de MLS. Y entró en más detalles (feos) en una carta confidencial a Koether, que por supuesto llegó a Mises. Ver Leoni a Koether, carta fechada el 14 de octubre de 1961; Grove City Archive: archivo Leoni.
Shield icon interview