Economics For Entrepreneurs

Home | Mises Library | Per Bylund: ¡actúa!

Per Bylund: ¡actúa!

Tags El EmprendedorTeoría del Capital y el InterésEmpresarialidad

06/25/2019Hunter HastingsPer Bylund

La Teoría Austriaca del Capital (TAC) suena arcana, académica y complicada. De hecho, es la clave para el diseño organizacional moderno, las estructuras de negocios de vanguardia y los modelos de negocios de alta respuesta que los empresarios líderes despliegan para ganar en el entorno empresarial actual. Hunter Hastings y Per Bylund discuten cómo aplicar la Teoría Austriaca del Capital en el diseño organizacional moderno, la estructura de negocios contemporánea y un modelo de negocios de alta respuesta.

La economía austriaca reconoce que el capital y los recursos son tan variados y diferentes hoy en día que los empresarios ágiles pueden combinarlos y recombinarlos de maneras que son altamente diferenciadas, incluso únicas. Cada empresa es una estructura de capital que está en continuo cambio, a medida que el empresario cambia y se ajusta para crear nuevo valor en respuesta a los cambios del mercado y del medio ambiente. Por lo tanto, toda la economía es una estructura de capital cambiante y en rápida evolución que genera crecimiento económico. Lo que caracteriza al empresario austriaco es la apreciación de la necesidad de barajar continuamente las combinaciones de capital de la empresa, así como el dominio y la agilidad a la hora de hacerlo. Es un orquestador de capital, comprando y vendiendo bienes de capital y combinándolos con trabajadores nuevos y reciclados para cambiar los procesos de producción, escalar a nuevos niveles de eficiencia y resolver los problemas de los clientes de nuevas maneras.

El propósito de la función de orquestación es lograr el mayor rendimiento del capital mediante la creación de la mayor cantidad de valor para el cliente. El valor del capital son los flujos de ingresos futuros que genera de los clientes, y los ingresos son un reflejo del valor creado. Los empresarios examinan cada pieza de capital, y cada combinación de capital, para medir el grado de creación de valor que aporta. ¿Podría hacer más? ¿Puede el empresario hacer que el capital sea más productivo para maximizar el valor al final de la cadena de producción?

¿Cómo pueden los empresarios evaluar si su combinación de bienes de capital es correcta? La contabilidad de gestión de los empresarios austriacos no es idéntica a la contabilidad financiera formal. Un balance general convencional no va a decir la verdad sobre el valor monetario de los activos, ya que no se basa en la evaluación de futuros flujos de ingresos. Y la cuenta de resultados de este año es de poca utilidad, ya que es estática y retrospectiva. ¿Cómo pueden los empresarios diferenciar entre activos que simplemente se sienten bien como propios y activos que realmente crean valor para el consumidor y futuros flujos de ingresos? No es fácil, pero hay dos pasos útiles, ambos de los cuales se centran en el consumidor.

  • Desarraigar aquellos activos que claramente no contribuyen directamente al valor de consumo, o que claramente contribuyen muy poco. Un edificio de oficinas podría ser un ejemplo de ello. Es agradable tener una oficina central, pero ¿no podrían sus empleados contribuir tanto desde una ubicación remota, para que usted pueda eliminar el costo de la centralización?
  • Examinar las combinaciones de capital que podrían contribuir más si se reorganizan. Un servidor + software + personal formado es una combinación productiva. ¿Qué pasaría si el empresario pudiera deshacerse del servidor y alquilar potencia de cálculo a AWS? ¿Qué pasaría si los ahorros se pudieran reinvertir en más capacitación para la persona o en un mejor software? ¿Contribuiría esta reorganización a aumentar el valor para el consumidor? Alquilar en lugar de poseer activos es una forma de añadir flexibilidad dinámica a la empresa.

El empresario debe centrar la empresa en lo que sólo él puede hacer por sus consumidores y clientes. Subcontrata todo lo demás. La empresa es un vehículo necesario para que el empresario lleve sus ideas al mercado y obtenga beneficios. Es más eficiente cuando está 100% enfocado en lo que hace de manera única: su marca única, sus procesos únicos, su receta única, su diseño único, sus beneficios funcionales y emocionales únicos para el consumidor. Todo lo demás debería ser despojado. La infraestructura necesaria puede ser alquilada o subcontratada. Si usted posee 10 computadoras y tiene 10 personas sentadas frente a ellas todos los días, es difícil identificar qué productividad está obteniendo de cada una de ellas todos los días. Si no los posee y está pensando rigurosamente en las futuras corrientes de valor de consumo que su empresa está produciendo, no se sentirá encerrado en su actual estructura de capital.

Una estructura «capital-liviano» no reduce de ninguna manera el valor de mercado de la empresa – de hecho, puede aumentarlo. En el pasado, las empresas se valoraban en función de los activos que poseían, tal y como figuraban en el balance general. Pero este método de valoración se basaba en el supuesto de que los activos eran de su propiedad porque producían valor de consumo y contribuían a los beneficios. ¿Qué sucede si los activos no contribuyen a las ganancias futuras? Se convierten en una carga. Las empresas como GE se están dando cuenta de esto hoy en día: poseen una gran cantidad de activos no contributivos y se enfrentan a importantes costes de transacción al deshacerse de ellos.

No hay necesidad de poseer activos que produzcan valor para el consumidor. Usted necesita controlar entonces y tener los derechos para utilizarlos para producir valor, pero no para poseerlos. En los mercados de capital riesgo, es común ver a las empresas cambiar de manos a un precio que representa un alto múltiplo de los ingresos o de las ganancias, incluso si la base de capital tradicional es insignificante. Los activos que no aparecen en el balance, como la marca y una base de clientes leales, son más importantes que los que sí aparecen.

Visión práctica

El empresario austriaco revisa en todo momento las combinaciones de capital y recursos laborales y no capitales, buscando formas de mejorar esa combinación en beneficio del consumidor. La atención se centra en los consumidores y sus preferencias cambiantes y las consiguientes implicaciones para un cambio sensible en la estructura de capital de la producción.

Descargue el PDF «Austrian Capital Theory at Work».

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here
Shield icon interview