The Free Market

Home | Mises Library | ¿Qué es el «interés originario»?

¿Qué es el «interés originario»?

Tags Mercado FinancieroDinero y BancosTeoría del Capital y el InterésTeoría FiscalDinero y Banca

09/03/2019Ludwig von Mises

[Este artículo es un extracto del capítulo 19 de Human Action: The Scholar's Edition]

El interés originario es la relación entre el valor asignado a la satisfacción de la necesidad en el futuro inmediato y el valor asignado a la satisfacción de la necesidad en períodos más remotos del futuro. Se manifiesta en la economía de mercado en el descuento de bienes futuros frente a los bienes presentes. Es una proporción de los precios de los productos básicos, no un precio en sí mismo. Prevalece una tendencia hacia la igualación de esta relación para todos los productos básicos. En la construcción imaginaria de la economía que rota uniformemente, el tipo de interés original es la misma para todas las mercancías.

El interés originario no es «el precio pagado por los servicios de capital».1 La mayor productividad de los métodos de producción más largos y redondos, a los que se refieren Böhm-Bawerk y algunos economistas posteriores en la explicación del interés, no explica el fenómeno. Es, por el contrario, el fenómeno del interés originario el que explica por qué se recurre a métodos de producción que consumen menos tiempo, a pesar de que los métodos que consumen más tiempo darían una mayor producción por unidad de insumo.

Por otra parte, el fenómeno del interés originario explica por qué los terrenos utilizables pueden venderse y comprarse a precios finitos. Si los servicios futuros que puede prestar un terreno se valoraran de la misma manera que se valoran sus servicios actuales, ningún precio finito sería lo suficientemente alto como para impulsar a su propietario a venderlo. Los terrenos no pueden comprarse ni venderse con cantidades determinadas de dinero, ni intercambiarse por bienes que sólo pueden prestar un número limitado de servicios. Los pedazos de tierra serían intercambiados sólo por otros pedazos de tierra. Una superestructura que puede rendir durante un período de diez años un ingreso anual de cien dólares tendría un precio (aparte del suelo sobre el que se construye) al principio de este período de mil dólares, al principio del segundo año de novecientos dólares, y así sucesivamente.

El interés originario no es un precio determinado en el mercado por la interacción de la demanda y la oferta de bienes de capital o de capital. Su altura no depende de la magnitud de esta demanda y oferta. Es más bien el tipo de interés original la que determina tanto la demanda como la oferta de capital y de bienes de capital. Determina qué parte de la oferta de bienes disponible se dedicará al consumo en el futuro inmediato y qué parte se destinará a períodos más remotos en el futuro.

La gente no ahorra y acumula capital porque hay interés. El interés no es el impulso al ahorro ni la recompensa o la compensación otorgada por abstenerse de consumir inmediatamente. Es la relación entre la valoración mutua de los bienes presentes y los bienes futuros.

El mercado de préstamos no determina el tipo de interés. Ajusta el tipo de interés de los préstamos al tipo de interés originario, tal y como se manifiesta en el descuento de bienes futuros.

El interés originario es una categoría de la acción humana. Es operativo en cualquier valoración de las cosas externas y nunca puede desaparecer. Si un día volviera la situación actual al final del primer milenio de la era cristiana, cuando la gente creía que el fin último de todas las cosas terrenales era inminente, los hombres dejarían de proveer para las necesidades seculares futuras. Los factores de producción se convertirían a sus ojos en inútiles y sin valor. El descuento de mercancías futuras con respecto a las mercancías actuales no desaparecería. Por el contrario, aumentaría más allá de toda medida.

Por otro lado, el desvanecimiento del interés originario significaría que la gente no se preocupa en absoluto por la satisfacción de los deseos en períodos más cercanos del futuro. Significaría que prefieren a una manzana disponible hoy, mañana, dentro de un año o dentro de diez años, dos manzanas disponibles dentro de mil o diez mil años.

«El fenómeno del interés originario explica por qué se recurre a métodos de producción que consumen menos tiempo, a pesar de que los métodos que consumen más tiempo darían una mayor producción por unidad de entrada».

Ni siquiera podemos pensar en un mundo en el que el interés originario no existiera como un elemento inexorable en todo tipo de acciones. Ya sea que exista o no una división del trabajo y de la cooperación social y que la sociedad esté organizada sobre la base del control privado o público de los medios de producción, el interés originario siempre está presente. En una mancomunidad socialista, su papel no diferiría del de la economía de mercado.

Böhm-Bawerk ha desenmascarado de una vez por todas las falacias de las explicaciones ingenuas de la productividad, es decir, de la idea de que el interés es la expresión de la productividad física de los factores de producción. Sin embargo, Böhm-Bawerk mismo ha basado su propia teoría en cierta medida en el enfoque de la productividad.

Al referirse en su explicación a la superioridad tecnológica de los procesos de producción más largos y complejos, evita la crudeza de las ingenuas falacias de productividad. Pero en realidad vuelve, aunque de forma más sutil, al enfoque de la productividad. Aquellos economistas posteriores que, descuidando la idea de la preferencia temporal, han subrayado exclusivamente la idea de productividad contenida en la teoría de Böhm-Bawerk, no pueden evitar concluir que el interés originario debe desaparecer si los hombres llegaran un día a una situación en la que ningún alargamiento adicional del período de producción pudiera producir un nuevo aumento de la productividad.2 Sin embargo, esto es totalmente erróneo. El interés originario no puede desaparecer mientras haya escasez y, por lo tanto, acción.

Mientras el mundo no se transforme en una tierra de Cockaigne, los hombres se enfrentan a la escasez y deben actuar y economizar; se ven obligados a elegir entre la satisfacción en períodos más cercanos y en períodos más remotos del futuro, porque ni para los primeros ni para los segundos se puede alcanzar la plena satisfacción. Entonces, un cambio en el empleo de los factores de producción que retira tales factores de su empleo para la satisfacción de deseos en un futuro cercano y los dedica a la satisfacción de deseos en un futuro más lejano debe necesariamente perjudicar el estado de satisfacción en un futuro más cercano y mejorarlo en un futuro más lejano. Si asumiéramos que no es así, nos veríamos envueltos en contradicciones insolubles.

En el mejor de los casos podemos pensar en un estado de cosas en el que el conocimiento y la habilidad tecnológica han llegado a un punto más allá del cual no es posible ningún progreso adicional para los hombres mortales. No se pueden inventar nuevos procesos que aumenten la producción por unidad de entrada. Pero si suponemos que algunos factores de producción son escasos, no debemos suponer que todos los procesos que -aparte del tiempo que absorben- son los más productivos están plenamente utilizados, y que no se recurre a ningún proceso que produzca una menor producción por unidad de insumo simplemente por el hecho de que produce su resultado final antes que otros procesos físicamente más productivos.

La escasez de factores de producción significa que estamos en condiciones de elaborar planes para mejorar nuestro bienestar, cuya realización es inviable debido a la cantidad insuficiente de medios disponibles. Es precisamente la inviabilidad de estas mejoras deseables lo que constituye el elemento de escasez. El razonamiento de los partidarios modernos del enfoque de la productividad es engañado por las connotaciones del término de Böhm-Bawerk sobre los métodos de producción indirecta y la idea de mejora tecnológica que sugiere.

Sin embargo, si hay escasez, siempre debe haber una oportunidad tecnológica no utilizada para mejorar el estado de bienestar mediante un alargamiento del período de producción en algunas ramas de la industria, independientemente de si el estado del conocimiento tecnológico ha cambiado o no. Si los medios son escasos, si la correlación praxiológica de fines y medios sigue existiendo, existen por necesidad lógica necesidades insatisfechas con respecto tanto a los períodos más cercanos como a los más remotos del futuro.

Siempre hay bienes cuyo aprovisionamiento debemos renunciar porque el camino que conduce a su producción es demasiado largo y nos impediría satisfacer necesidades más urgentes. El hecho de que no proporcionemos más para el futuro es el resultado de una ponderación de la satisfacción en los períodos más cercanos del futuro frente a la satisfacción en los períodos más remotos del futuro. El ratio que resulta de esta valoración es el interés originario.

Este artículo es un extracto del capítulo 19 de Human Action: The Scholar's Edition.

  • 1. Esta es la definición popular de interés como, por ejemplo, dada por Ely, Adams, Lorenz, y Young, Outlines of Economics (3d ed. New York, 1920), p. 493.
  • 2. Cf. Hayek, «The Mythology of Capital», The Quarterly Journal of Economics, L (1936), 223 y ss. Sin embargo, desde entonces, el profesor Hayek ha cambiado en parte su punto de vista. (Cf. su artículo «Time-Preference and Productivity, a Reconsideration», Economica, XII[1945], 22-25.) Pero la idea criticada en el texto sigue siendo ampliamente aceptada por los economistas.
Shield icon interview