Home | Mises Library | ¿Es un peligro una mayor productividad?

¿Es un peligro una mayor productividad?

Tags Libre MercadoIntervencionismo

01/01/2020David Gordon

Ya es bastante malo que los oponentes del libre mercado culpen erróneamente al capitalismo por la contaminación ambiental, las depresiones y las guerras. Cualesquiera que sean las fallas de sus teorías causales, por lo menos están enfocadas en cosas indudablemente malas. Sin embargo, nos hemos pasado de la raya cuando se le echa la culpa al mercado por algo bueno.

Tim Jackson, profesor de desarrollo sostenible en la Universidad de Surrey, hace precisamente eso en su artículo «Let's Be Less Productive», que apareció en el New York Times el 26 de mayo de 2012.

Jackson sugiere que una mayor productividad puede haber alcanzado sus «límites naturales». Por productividad se refiere a «la cantidad de producción entregada por hora de trabajo en la economía», y reconoce que a medida que el trabajo se ha hecho más eficiente, se han producido beneficios sustanciales: «nuestra capacidad de generar más producción con menos gente nos ha sacado de la monotonía y nos ha entregado una cornucopia de riqueza material».

A pesar de estos beneficios, el peligro está por venir:

El aumento constante de la productividad significa que si nuestras economías no continúan expandiéndose, corremos el riesgo de dejar a la gente sin trabajo. Si cada año que pasa es posible obtener más con cada hora de trabajo, entonces la producción tiene que aumentar o bien hay menos trabajo que hacer. Nos guste o no, nos encontramos enganchados al crecimiento.

Si las crisis financieras, los altos precios de los recursos como el petróleo o los daños al medio ambiente hacen inalcanzable el crecimiento continuo, corremos el riesgo de perder el empleo: «El aumento de la productividad amenaza el pleno empleo».

¿Qué se va a hacer entonces? Jackson tiene un ingenioso remedio. Deberíamos concentrarnos en los trabajos en áreas de baja productividad.

Ciertos tipos de tareas dependen inherentemente de la asignación del tiempo y la atención de las personas. Las profesiones asistenciales son un buen ejemplo: medicina, trabajo social, educación. Expandir nuestras economías en estas direcciones tiene todo tipo de ventajas.

Un cínico podría preguntarse si es toda una coincidencia que el propio Jackson esté empleado en una de estas profesiones.

Jackson tiene en mente otras reformas además de un mayor énfasis en las «profesiones de cuidado» (uno se pregunta, por cierto, si con este término Jackson está sugiriendo que a los que se dedican a ocupaciones de alta productividad no les importan los seres humanos. Por decir lo menos, sería una sugerencia bastante atrevida). También deberíamos dedicar más recursos a los productos artesanales que requieren un tiempo considerable para su fabricación y también al «sector cultural».

El programa de Jackson plantea una pregunta: ¿cómo se pueden lograr estos cambios? Está listo con una respuesta. Por supuesto, la transición a una economía de baja productividad no se producirá por una ilusión:

Exige una cuidadosa atención a las estructuras de incentivos — impuestos más bajos sobre el trabajo y más altos sobre el consumo de recursos y la contaminación, por ejemplo.

Jackson tiene ciertamente razón en que si la mano de obra se vuelve más eficiente, los trabajadores deben encontrar otros usos para el tiempo que ahora tienen disponible. ¿Pero por qué es esto un problema? Los seres humanos tienen deseos ilimitados, y siempre hay nuevos usos para el trabajo humano.

Como señala Murray Rothbard,

El trabajo necesita ser «salvado» porque es el bien preeminentemente escaso y porque los deseos del hombre por bienes intercambiables están lejos de ser satisfechos. ... Cuanto más trabajo se «ahorre», mejor, pues entonces el trabajo utiliza más y mejores bienes de capital para satisfacer más de sus deseos en un tiempo más corto. …

Una mejora tecnológica en una industria tenderá a aumentar el empleo en esa industria si la demanda de ese producto es elástica a la baja, de modo que la mayor oferta de bienes induce un mayor gasto del consumidor. Por otro lado, una innovación en una industria con una demanda inelástica a la baja hará que los consumidores gasten menos en los productos más abundantes, contrayendo el empleo en esa industria. En resumen, el proceso de innovación tecnológica desplaza el trabajo de las industrias de demanda inelástica a las de demanda elástica.1

Las crisis financieras pueden interrumpir el crecimiento, pero dado el carácter ilimitado de las necesidades humanas, no pueden suplirlo permanentemente. Jackson nos ha ofrecido una cura, pero no ha demostrado que exista una enfermedad que requiera su remedio.

[Publicado originalmente el 6 de junio de 2012]

  • 1. Murray N. Rothbard, Man, Economy, and State with Power and Market, scholar's ed. (Auburn, AL: Ludwig von Mises Institute, 2004), pp. 587-88, énfasis omitido.
Author:

Contact [node:title]

David Gordon is Senior Fellow at the Mises Institute, and editor of The Mises Review.

Image source:
Getty
Shield icon interview